Por @Wicho — 27 de Mayo de 2016

BEAM que no se hincha

Tras dejarle algo más de un mes para que se aclimatara a las condiciones ambientales la NASA intentó hinchar el módulo BEAM de la Estación Espacial Internacional el 26 de mayo de 2016.

BEAM, de Bigelow Expandable Activity Module o Módulo de Actividad Expandible de Bigelow, tiene unas dimensiones de 1,9×2,6 metros cuando está sin hinchar, y debe alcanzar los 4×3,5 metros una vez hinchado, para lo que se inyecta aire entre su pared interior y su pared exterior.

Pero tras liberar todos los bloqueos que impedían que se moviera durante el lanzamiento y comenzar a inyectar aires este se negó a hincharse del todo; de hecho se hinchó un poco a lo ancho y apenas nada a lo largo, incluso metiendo aire a mayor presión de la prevista, lo que llevó a los responsables de la NASA y de Bigelow a decidir detener el intento de hinchado mientras evaluaban la situación.

Durante la noche del 26 al 27, sin embargo, el módulo se hinchó un poco más a pesar de que no se le estaba inyectando más aire, por lo que la conclusión preliminar es que el rozamiento del tejido del que está fabricado es el que está frenando su hinchado por haber pasado demasiado tiempo plegado.

Así que tras deshincharlo para «relajar» tensiones intentarán volver a hincharlo en 28 de mayo, aunque a un ritmo menor que el primer intento, para evitar que las paredes se queden pegadas, y con tiempo para hincharlo y deshincharlo varias veces si fuera necesario para que el proceso vaya avanzando.

Representación artística de BEAM instalado e hinchado
Representación artística de como debería quedar BEAM una vez hinchado – Bigelow Aerospace

La idea es que BEAM esté al menos durante dos años acoplado a la Estación, durante los cuales una serie de sensores medirán continuamente la temperatura, los niveles de radiación, y el número de impactos que sufre el módulo; también se estudiará su durabilidad mecánica y su estabilidad en cuanto a fugas de aire.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear