Por @Alvy — 14 de Mayo de 2017

Aprovechando aquello de la armonía de las esferas, un concepto de Pitágoras que maravilló a los griegos y obsesionó al mismísimo Kepler, unos astrofísicos de la Universidad de Toronto han recreado en forma de música el sistema solar Trappist-1 recientemente descubierto para ver «a qué sonaba».

En el trabajo utilizaron Rebound para procesar los datos originales que conocemos sobre el lejano sistema planetario y luego Universe Sandbox² para crear la animación. Con el movimiento de los planetas acelerado 212 millones de veces –para que el ritmo de las notas no fuera demasiado lento– cada vez que uno de los siete planetas atraviesa el punto central suena una nota.

Como la mayor parte de estos planetas tienen órbitas que pueden hacerse equivaler a números racionales del tipo 3:2 o 4:3 el resultado es… curiosamente sonoro. Al menos para los tres o cuatro planetas más exteriores… luego la cosa se descontrola un poco a lo Jimmy Hendrix.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear