Por @Alvy — 19 de Junio de 2020

Conciertos para consolas: la música y efectos de sonido de los videojuegos transcritos como partituras

En Console Concertos, una página del sitio para aprender música SoundSlice, se recopilan decenas de efectos musicales y melodías de videojuegos clásicos. Hay muchos de ellos: Zelda, Pac-Man, Donkey Kong, Super Mario Bros, Sonic The Hedgehog, Mega Man 2, Metroid…

La particularidad es que están transcritos como partituras musicales, con líneas para cada uno de los instrumentos y efectos: bajo, melodía, armonía… Visitando las páginas completas de cada tonadilla se puede además comparar la versión grabada (original) con la del sonido digital al reinterpretar la partitura. También se puede variar la velocidad, ver las pistas por separado y cambiar su apariencia, transponerlas y demás.

Lo más interesante es quizá cómo con paciencia –y supongo que algo del código original– han conseguido extraer incluso los más mínimos detalles de algunos de los juegos, no sólo la melodía principal: soniditos tan identificables como «vida extra», «game over» o incluso el «completado de líneas» de Tetris.

(Vía Adrian Holovaty.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 11 de Junio de 2020

EqMac

Una pequeña nota para recomendar EqMac para MacOS. Era algo que pasé tiempo buscando a falta de una solución «de sistema» y que hoy he tenido que actualizar manualmente he visto que se ha renovado de nuevo (antes se llamaba EqMac2). Es un ecualizador de sonido que se instala como un controlador del sistema, de modo que filtra todo el audio con los ajustes de ecualización de frecuencias deseados.

Este control permite personalizar todas las salidas de sonido del equipo como cada cual prefiera: bajos más potentes, más agudos, subir o bajas las frecuencias de voz… También permite potenciar los canales a derecha/izquierda. Lleva más de una decena de ecualizaciones predefinidas y luego se pueden tunear un poco más y grabar.

Otro detalle interesante es que se pueden definir esos ajustes para cada una de las salidas: auriculares, altavoces incorporados, Bluetooth, monitor… Y la interfaz estilo WinAmp le hace ganar puntos extra.

Instalarlo es bastante sencillo y basta darle los permisos habituales (incluyendo el micrófono, para que pueda acceder a todo el audio del sistema). Luego se puede acceder a él desde el menú superior (o el icono del Dock) o configurarlo para que arranque automáticamente al encender el equipo. Sonido más limpio y a gusto de cada cual. Un gran utilidad, que además es de código abierto y gratuita.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 9 de Junio de 2020

Portada de Alien 3. El guion no filmadoGlenn Gould. Una vida a contratiempo. Por Sandrine Revel. Traducción de María Serna Aguirre. Astiberri Ediciones 2016. 19€. 136 páginas.

No presumo de conocer muchos pianistas. Pero de los que conozco sin duda Glenn Gould es mi favorito, en especial cuando interpreta a Bach. Personalmente me encanta oír cómo tararea en las grabaciones. Para mí forma parte de quien es él. Aunque sé que a otras personas les espanta. Y de hecho en una viñeta de éste cómic la autora pone en su boca las frases «soy incapaz de cambiar mi forma de tocar el piano. ¡Tendrán que aceptarme como soy o rechazarme!»* Y no sólo iba a contratiempo en su postura a la hora de tocar el piano –algo que en sus actuaciones al principio dio mucho que hablar– sino en muchos otros aspectos de su vida.

Hipocondríaco, de trato complicado –prefería la soledad a estar acompañado, y esa fue una de las causas que dejara de hacer conciertos– y maniático para muchas cosas, era insoportable para muchas personas. Pero para otras, una vez que pasabas de ese exterior huraño, era adorable. Para otros músicos, era simplemente un genio como pocos en la historia de la música.

Y mi impresión es que esta suerte de biografía resumida de Sandrine Revel recoge perfectamente su figura. Entre otras cosas porque huye desde el principio de contar la historia de forma lineal, saltando cada pocas páginas entre distintas épocas y eventos que definieron la vida de Gould. Incluye también algunas páginas de lo que podrían ser imágenes salidas de su mente mientras agonizaba, víctima de un derrame cerebral en 1982 a la edad de 50 años. Y todo ello más o menos encerrado entre las dos grabaciones que probablemente más le definieron, las hechas en 1955 y 1981 de Las variaciones Goldberg de Bach.

Una verdadera delicia de obra para una persona probablemente inabarcable que incluye además al final una breve discografía y unas cuantas referencias en libros, revistas y DVDs para profundizar más en la vida y obra de Gould.

Para mí, una combinación perfecta de dos de mis pasiones, Gould y los cómics. Y si añadimos la lista This is: Glenn Gould pues ya miel sobre hojuelas.

Como es habitual arriba queda enlazada la página de Amazon en la que podéis adquirir el cómic. Pero también podéis hacerlo en vuestra comiquería favorita habitual ahora que están abiertas de nuevo.

*Si tienes la oportunidad de ver a James Rhodes en concierto no la dejes pasar. Creo que su actitud de intentar huir del encorsetado ritual que habitualmente rodea a la música clásica sería muy del agrado de Gould.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 28 de Febrero de 2020

En este viejunísimo vídeo rescatado por Fred Koke que procede de lo no menos viejo documental I Love Quincy (1984) se puede ver a Herbie Hancock enseñándole sus instrumentos electrónicos, sintetizadores y un sampler al compositor y arreglista Quincy Jones. Entre otros se ven un sintetizador analógico Rhodes Chroma de la época (5.000 dólares de la época).

Pero la joya de la corona es el sintetizador digital y sampler Fairlight CMI, literalmente el primer sampler de la historia –o al menos el que popularizó el término «sampler»– que vio la luz en 1979. La música moderna no sería como es sin este instrumento.

Estos chismes eran tan primitivos que según cuentan cuando algo no funcionaba tenías que llamar al fabricante (Fairlight) para que te enviaran un ingeniero a encontrar los bugs. Entre otras cosas en el vídeo se ven innovaciones «raras» para la época como lo que parece un lápiz óptico y una pantalla táctil, tecnología curiosa e interesante pero que nunca progreso (la del lápiz) aunque las pantallas táctiles son lo que usamos hoy en día en todo tipo de gadgets.

Es muy curioso ver los comentarios de estos pioneros acerca del papel que tendrían los sintetizadores y los samplings en el futuro; por ejemplo comparan los «buenos y malos usos» de la nueva tecnología para «crear nuevos instrumentos y cosas interesantes o simplemente para machacar los oídos de la gente e interferir con sus vidas; en cierto modo es igual que un hacha: una tecnología que puedes usar para cortar madera y construir una casa o para pegarle un hachazo a tu vecino.»

(Vía Core 77.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear