Por @Alvy — 21 de Octubre de 2019

PhonoCut: un grabador de discos de vinilo que puedes instalar en casa

Los fans de los discos en vinilo están de enhorabuena porque este invento llamado PhonoCut es algo a lo que difícilmente tendrían acceso: una máquina para grabar discos en vinilo con un precio apto para tener en casa. Ha tenido un despegue importante en su página de KickStarter vendiéndose a 1.000 euros la unidad; se espera que el precio normal sea de unos 2.000 eurazos.

PhonoCut: un grabador de discos de vinilo que puedes instalar en casa

La forma de grabar físicamente los surcos es mediante un mecanismo especial y un cartucho de diamante, que se reemplaza de vez en cuando. Para el usuario es tan sencillo como conectar un cable de audio (mini-jack), poner un disco en blanco –vienen 5 incluidos con la unidad– y darle al botón de reproducir y grabar. Cada disco almacena unos 10-15 minutos, dependiendo del «perfil sonoro». El tamaño de los discos no es el estándar de 7 ni 12 pulgadas sino de 10 pulgadas, algo intermedio.

En la web pueden verse algunos ejemplos de funcionamiento y comparaciones de la calidad del sonido con CDs y vinilos convencionales, algo un poco raro teniendo en cuenta que se supone que el sonido es diferente del puramente digital (pero la demostración la vas a oír vía web en digital). Dicen que para DJs y otro tipo de profesionales puede resultar interesante.

Otra cosa: la clavada por cada disco virgen es también importante: 10 euros. Un poco caro para tres o cuatro canciones, pero se supone que es para ocasiones especiales. Eso sí: dicen que luego se pueden escuchar en cualquier tocadiscos normal y corriente, que es parte de la gracia.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 21 de Agosto de 2019

Max Cooper y Nick Cobby colaboraron en este vídeo para un álbum audivisual en el que se combinan música e imagenes artísticas con tomas cenitales capturadas desde drones sobre el cielo de Ciudad de México.

La idea era documentar el movimiento continuo de la gente, explorando cómo no hay un sentido inherente de la vida, sólo el significado que queremos darle, creándolo mientras luchamos por alcanzar nuestros objetivos individuales.

El montaje es exquisito, encargado por el Barbican Centre de Londres, lugar de grandes eventos artísticos. Combina una calidad de imagen perfecta desde lugares comunes pero espectaculares a la vez, que muestran el entorno y la vida de la gente y sus vehículos en la ciudad.

(Vía Laughing Squid.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 19 de Agosto de 2019

La gente de Eclectic Method nos ha dejado en los últimos años muchas remexclas de gran calidad [ver abajo] así que este dedicado a los ovnis y titulado, apropiadamente, Unidentified Remix no podía ser menos.

Las escenas están en su mayor parte tomadas de entrevistas con frases magufas de «himbestigadores» y vídeos clásicos que han aparecido en Unidentified: Inside America’s UFO Investigation, uno de esos programas desquiciadamente conspiranoicos del Canal de Historia. ¡Ja! ¡Ha dicho «Historia»!

La letra y los tópicos mencionados a lo lago del videoclip son ya legendarios en el mundo ufológico: ovnis «interceptados» por aviones y portaaviones, objetos voladores a «velocidades extremas», naves que «desparecen», velocidad «hipersónica», maniobras con «anti-gravedad», «fenómenos» aéreos, vuelos en «formación», aceleraciones «inimaginables», fuerzas g «imposibles»… A cuál más descerebrado. Pero el videoclip está genial, eso sí que sí.

No diré que fueran alienígenass… pero ERAN ALIENÍGENAS

(Vía Bruno Teixidor, ¡gracias por la pista!)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 11 de Agosto de 2019

Este videoclip de Ewan Jones Morris con el tema Paramour de Anna Meredith no sólo es precioso sino que acaba siendo hipnotizante. No sé si será por la suave y creciente complejidad del recorrido o por los pequeños trucos que hay en cada parte de la canción, que combinados con el ágil ritmo de fondo consiguen retorcerte un poco el oído.

Naturalmente recuerda un poco a los recorridos de trenes Lego, a las «carreras de canicas» y a las producciones estilo Rube Goldberg de OK Go aunque con una puesta en escena mucho más humilde, aunque realmente currada. De hecho en los créditos se incluye a responsables de artilugios y hasta de «ingeniería Lego».

Atención al momento en el que la cámara que va sobre el trenecito hace un dolly zoom, tan impactante como inesperado.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear