Por @Wicho — 14 de Octubre de 2015

Fiio X3 II en la mano

He estado probando un FiiO X3 II, el primer reproductor portátil de música dedicado que uso en mucho tiempo, y estoy impresionado con los resultados.

Para simplificar las cosas, el X3 II es como un iPod de los originales, pero pensado para dar mejor calidad de sonido. De hecho físicamente se parecen bastante, y el interfaz de uso es similar, con una gran rueda con un botón central que permite ir navegando por los menús y otros cuatro botones que rodean a esta rueda para ir escogiendo opciones y retroceder; no necesitarás leer el manual para moverte por los menús y para empezar a usarlo.

En el lateral izquierdo está el botón de encendido y apagado, que no sobresale para que sea más difícil que le des por accidente, y los botones para subir y bajar el volumen, el primero de estos con un bultito para que los puedas diferenciar al tacto. En el lateral derecho está la ranura para una tarjeta microSD de hasta 128 GB, aunque la idea es soportar tarjetas de más capacidad según vayan estando disponibles.

FiiO X3 II vs iPhone 6
El FiiO X3 II mide 96,7×57,7×16,1 mm y pesa 135 gramos

En la parte superior están la salida para cascos, que soporta mandos remotos, y la salida de línea y coaxial, que comparten conector; se escoge que funcione como una o como otra mediante una opción de menú.

La parte inferior alberga el conector micro USB 2.0 que sirve tanto para cargarlo –12 horas de autonomía en su batería no reemplazable, se carga en unas tres horas– como para conectarlo al ordenador, ya sea como dispositivo de almacenamiento para gestionar la música que tienes en la tarjeta o como «tarjeta de sonido» del ordenador (más sobre esto más adelante). También permite conectar pinchos USB o discos duros con alimentación externa para reproducir la música que haya almacenada en ellos mediante la función OTG.

Eso, que para gustos…La construcción es totalmente en metal, con lo que lo de llevártelo de un sitio a otro metido en un bolsillo no debería ser algo que te preocupara, y además viene con una funda de silicona para protegerlo y evitar que se raye.

La caja también incluye un par de protectores de pantalla y otro más para la parte posterior, así como unas pegatinas –para gustos colores– para personalizarlo.

Calidad de sonido ante todo

Pero la gran diferencia del X3 II frente a un dispositivo como el iPod, iPhone, o similares, es que está pensado para dar un audio de mucho más calidad, con una serie de circuitos de conversión de digital a analógico de gama alta que te dejan redescubrir canciones que ya has oído mil veces.

Esto, salvando todas las distancias, es como si en vez de ir de un sitio a otro en un Hoffmann de 1951, para algunos el peor coche de la historia, vas en un Jaguar, por ejemplo. Los dos hacen el trabajo, pero la experiencia es muy distinta. En el caso del X3 II lo que permite es que, a partir de los mismos archivos de audio, obtengas mejor calidad de sonido que otros reproductores con conversores más normalitos

Una de las cosas que deja clara la intención de FiiO con el X3 II en este sentido es que aunque soporta los habituales mp3, OGG, WMA, y algún que otro formato de audio comprimido también soporta un montón de formatos sin compresión, de los que, lógicamente, se saca la mejor calidad de sonido.

Y sí, el X3 II suena de maravilla; no creo que haga falta ser un audiófilo ni nada parecido para poder apreciar la diferencia que hay en reproducir los mismos archivos de audio, aún los comprimidos, con él o con otros dispositivos al uso como un iPhone o incluso un ordenador, pues en estos los fabricantes buscan un equilibrio de todos los componentes que les ponen para que el precio no se dispare, con lo que no incluyen, por norma general, circuitería de conversión digital a analógico de mucha calidad.

Además, el X3 II tiene ajustes de ecualización y algún que otro trasteo más para ajustar el sonido si por cualquier motivo así lo necesitas.

Como tarjeta de sonido

Una de las habilidades más interesantes del X3 II es la de funcionar como tarjeta de sonido del ordenador, escogiendo la opción DAC (Digital Audio Converter, Conversor de Audio Digital) en el menú Modo USB.

En el caso de OS X basta con escoger esta opción y conectar el X3 II a un puerto USB del Mac para que este lo reconozca, sin necesidad de instalar drivers ni nada. A partir de ahí basta con escoger FiiO X3 II como dispositivo de salida de audio para que este sea el que se encargue del sonido. Tus cascos o altavoces parecerán otros. La única pega, que en este modo dejan de funcionar los botones de ajuste de volumen del Mac y que hay que usar los del X3 II para ello.

Por cierto que la mayor pega del X3 para mí es precisamente el funcionamiento de los botones de volumen aún cuando lo estás usando como reproductor: o me he perdido algo, o hay que desbloquearlo con el botón de encendido antes de poder usarlos, lo que es un poco un incordio.

Otra cosa que me pareció curiosa es que aunque es capaz de reproducir música sin saltos entre canciones, como por ejemplo cuando se trata de una grabación de un concierto, esa función viene desactivada por defecto y hay que ir al correspondiente menú para activarla: Opciones de reproducción - Sin pausas.

Pero por lo demás, usarlo tanto el sólo como conectado a mi Mac ha sido indoloro.

Una buena compra

Hace unos días di con mi viejo Handspring Visor en el fondo de un cajón y recordé los tiempos en los que lo llevaba conmigo junto con un móvil y un reproductor de mp3 con la barbaridad de 32 MB de memoria, y la verdad es que agradezco poder llevar esos tres gadgets en uno, así que en realidad no estoy en el mercado para comprar un reproductor de música.

Pero la verdad es que el FiiO X3 II podría llegar a tentarme, en especial ahora que sé lo diferente que suenan mi iPhone o mi ordenador con los mismos cascos o el mismo altavoz; eso sí, nada de conexiones a Internet, Spotifys y cosas de esas con el X3 II.

Su precio es de 220 euros, precio que incluye el cable USB, un cable adaptador a coaxial, además de la funda de silicona, los protectores, y las pegatinas ya mencionadas, así que si estás buscando un reproductor portátil que se salga de lo normal pero sin irte a la gama más alta yo diría que este es un candidato a considerar, con el extra añadido de que te servirá también para mejorar la calidad de sonido de tu ordenador.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear