Por @Wicho — 22 de Febrero de 2024

Los auriculares y su estucheHe estado probando los auriculares Creative Aurvana Ace, los primeros de la marca junto con los Ace 2 –y unos de los primeros del mercado– con transductores MEMS. Y suenan muy bien. De hecho diría que son los auriculares que mejor suenan de los que he probado desde hace mucho tiempo; por encima, sin duda, de la categoría que les corresponde por su precio.

A diferencia de los transductores (los altavoces que van dentro de los auriculares) tradicionales, que usan un diafragma que mueven una bobina de hilo y un imán para producir sonido, los transductores MEMS usan cristales piezoeléctricos, que cambian de forma cuando se les aplica una corriente eléctrica, para producir el movimiento que se transmite a la membrana. Simplificando un poco las cosas, y si se me permite el símil, los MEMS son a los transductores tradicionales lo que los discos SSD a los discos duros de toda la vida.

Los Ace, en concreto, usan un transductor xMEMS combinado con un transductor tradicional de 10 mm en cada auricular. Los xMEMS son una variante de los MEMS que usan cristales que vibran en la frecuencia de los ultrasonidos, que no podemos oír, pero combinados con unas aberturas que se mueven en combinación con esos ultrasonidos para dejar salir aire del transductor pero ya convertido en sonidos que podemos oír.


Los dos transductores de los Aurvana Ace – Creative

El resultado, que es lo que nos importa, es brillante en los Aurvana Ace, al menos para mis oídos: los bajos suenan fuertes y limpios; los tonos medios son correctísimos; y los agudos son brillantes pero no estridentes. El escenario sonoro es amplio para este tipo de auriculares, con ubicaciones muy definidas para los distintos instrumentos.

Aunque esto, claro, depende mucho de que la grabación que estás escuchando sea buena. Como ya he comentado en muchas ocasiones unos auriculares medianamente buenos –no hace falta que sean de gama alta ni mucho menos– te permitirán descubrir que mucha de la música que está disponible por ahí no está en muy buena calidad.

Por si te interesa el dato, la respuesta de frecuencia va de los 5 a los 40.000 Hz, lo que cubre de sobras nuestro rango normal de audición, que va aproximadamente de los 20 a los 20.000 Hz.

En cualquier caso, con la app de Creative, disponible tanto para Android como para iOS, puedes ajustar el sonido más a tu gusto, si así lo estimas necesario, gracias a un ecualizador de diez bandas. Lo que no ofrece es la posibilidad de hacer unas fotos a tus orejas o a un sonograma para personalizar más el sonido, algo que sí he visto con auriculares de otras marcas. La app sirve también para actualizar el firmware de los Ace.

En el oído y con los dedos

No lo he dicho antes, aunque por la foto ya lo habrás visto: los Ace son auriculares intraaurales, así que van metidos en el canal auditivo. Por eso es importante usar las almohadillas adecuadas para que sellen bien pero que al tiempo no sean molestos. En mi caso necesité utilizar las más pequeñas; de hecho con las medianas, que son las que vienen colocadas de fábrica, me hacen daño. Cada uno de ellos pesa 4,7 gramos. Tienen certificación IPX5, con lo que no deberías tener problemas con que se mojen un poco con la lluvia o con el sudor.

Se encienden y apagan y la reproducción y el volumen, así como la cancelación de sonido, se controlan tocando la parte superior de las «patillas» de cada uno de los auriculares mediante distintas combinaciones que vienen en el manual. Aunque la app permite reasignar los controles a tu gusto. Sin embargo otra cosa que he echado en falta, además de lo de las fotos de las orejas y lo de los sonogramas, es que no tienen un sensor que pare la música automáticamente cuando te los quitas de los oídos.

Se conectan mediante Bluetooth 5.3 LE, así que son compatibles con prácticamente cualquier dispositivo del mercado. De hecho soportan Bluetooth multipunto, con lo que podrás emparejarlos con el móvil y el ordenador, por ejemplo, y cambiar de uno a otro rápidamente. Lo que no tienen es la opción de conectarlos mediante cable.

Soportan multitud de CODECS, así que no deberías tampoco tener problemas en ese sentido. Aunque no soportan aptX Lossless; eso sólo lo hacen los Ace 2. Que también son un poco más caros, además de tener un acabado en color cobre.

La cancelación de sonido, que he mencionado por ahí arriba, es una cancelación activa de ruido híbrida (ANC), según el fabricante. Para ello los Ace utilizan tres micrófonos en cada auricular que captan los sonidos que te rodean y los minimizan. Creative dice que cancelan hasta el 96 % del ruido. No sabría medirlo con esa precisión, pero diría que funciona razonablemente bien sin afectar la calidad del sonido. Por el otro extremo tienes el modo ambiente, que te permite escuchar con más fuerza lo que te rodea pero sin parar la reproducción de lo que sea que estás escuchando.

Los Ace funcionan también como manos libres, por supuesto, ya sea con el móvil o con el ordenador. Nunca van a sonar tan bien como tener el teléfono al lado de la boca o unos auriculares con micro «tipo Madonna». Pero no tengo mucha queja. Aunque también es cierto que tampoco hablo mucho por teléfono, la verdad sea dicha. Eso es como del milenio pasado.

La carga de la batería, con la cancelación de ruido desactivada, dura oficialmente algo más de seis horas. Aunque como el estuche almacena tres cargas más, dispones de unas 24 horas de autonomía entre carga y carga. Diez minutos de carga en el estuche dan una hora de escucha. El estuche se puede cargar vía USB-C o de forma inalámbrica con cualquier cargador compatible con el estándar Qi. El peso total de auriculares y estuche es de 46,6 gramos. Es un estuche redondeado que mide 64,7×49,1×26,9 mm, por lo que cabe en cualquier sitio.

Que si quiere bolsa, señora, AKA que si me los compro

Pues si estás buscando unos auriculares intraaurales inalámbricos, creo que como poco deberías plantearte probar los Aurvana Ace. O los Ace 2 si para ti es importante el soporte del CODEC aptX Lossless. Los Ace salen por 150 euros en Amazon; los Ace 2 están en 180 euros.

Y como decía más arriba, creo que suenan tan bien o mejor que otros auriculares del doble de precio.

Eso sí, mi consejo en estos casos es comprarlos siempre en algún sitio en el que puedas devolverlos si no te satisface el resultado.

_____
El enlace a Amazon lleva nuestro código de asociado, así que si compras los auriculares o alguna otra cosa¡ tras haberlo seguido es posible que cobremos algo en forma de comisión.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Alvy — 22 de Enero de 2024

La vida es breve, como muestra con decimales este curioso proyecto digital

Este reloj llamado Shortlife v3 muestra que la vida es breve, supuestamente con dos decimales de precisión. Lo de los decimales es un poco de coña, y para mi el chisme resulta un poco caro, quizá más digno de proyecto para hacer en casa que otra cosa, pero el concepto es lo importante, como suele suceder.

La vida es breve, como muestra con decimales este curioso proyecto digitalEl chisme en sí tiene un display de cinco dígitos y viene en una caja de madera con una placa de metacrilato y un diseño bastante atractivo y un montaje artesanal. El brillo se puede ajustar y está pensado para una sola persona, como cabe imaginar.

La forma en que el reloj se programa es sencilla y requiere tan solo ajustar la fecha y hora. Los datos demográficos, que la verdad no son muchos, son la fecha de nacimiento, el género y la nacionalidad. He visto otros dispositivos y páginas web que recaban más datos para ganar cierta precisión: si fumas o no, si has pasado ciertas enfermedades o no o si realizas cierto tipo de actividades más o menos peligrosas.

Como alguna vez he dicho, la utilidad de este chisme, como la del reloj de pulsera Tikker que básicamente es lo mismo pero en versión compacta, es muy relativa. En mi experiencia, lo mejor que proporciona –más allá de la información– son las conversaciones que genera el aparato entre aquellas personas que lo ven. ¿Te gustaría saber cuándo vas probablemente a morir? ¿Ver a qué velocidad se agota tu vida útil? ¿Harías algo para cambiarlo? ¿Te da incluso yuyu pensar sobre el tema? Como sucede algunas veces, es un producto surgido de un concepto que parece ir más allá de lo normal.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Wicho — 11 de Enero de 2024

Los iPhones en cuestión en las manos de sendas personas; se ve la conversación en sus pantallasEl pasado 2 de enero SpaceX ponía en órbita un lote de 23 satélites Starlink. Pero con la peculiaridad de que seis de ellos tenían el hardware necesario para comunicarse con teléfonos móviles estándar. La empresa acaba de informar que el día 8 ha conseguido enviar y recibir mensajes de texto –SMS de toda la vida– entre dos teléfonos [PDF] que no identifica pero que son dos iPhone. Dos iPhone estándar, que es la gracia de todo este asunto.

Starlink Direct to Cell, que es como se llama el servicio, puede ser t¡utilizado por cualquier móvil que soporte LTE, que es así como un 3G avanzado pero que no llega a 4G. Esto quiere decir que cualquier móvil medianamente moderno podrá utilizarlo. Para el teléfono no habrá ninguna diferencia entre usar una conexión a través de un satélite Starlink o hacerlo a través de una base terrestre de telefonía móvil.

Aunque los satélites tienen que hacer un poco de magia tecnológica para ser capaces de recibir la señal de los teléfonos –ya muy débil a la altitud a la que orbitan– y para mantener la conexión, ya que se mueven a miles de kilómetros por hora, algo que no sucede con las estaciones de telefonía móvil, que de hecho suelen permanecer estáticas mientras lo que se mueve es el móvil.

En ese sentido, el servicio es algo similar a lo que busca hacer AST SpaceMobile con sus satélites. Y muy diferente a lo que ofrecen Apple o Huawei, que sólo funciona con teléfonos con cierto hardware y con un software muy determinado.

Starlink Direct to Cell dará acceso a mensajes de texto en 2024 y voz y datos e Internet de las cosas en 2025. Habrá que ver cómo y a qué precio ofrecen a su vez las operadoras ese servicio. En los Estados Unidos la primera operadora en hacerlo será T-Mobile.

Pero es todo un avance, quizás mayor y con mayor número de potenciales clientes que el acceso a Internet vía satélite.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Alvy — 4 de Enero de 2024

Clicks: el superpoder de las Blackberry para los iPhone actuales: un teclado físicoEsta curiosa funda para iPhone con teclado físico al estilo Blackberry se llama Clicks*. Lo cierto es que dota al teléfono del superpoder de los viejos terminales, esto es, el teclado físico que tantas veces se añora. Sirve para el iPhone 14 Pro y el 15 Pro y 15 Pro Max.

Sus creadores (entre los que hay curiosamente empleados de Apple, Blackberry y Google) lo plantean como una solución que combina varios aspectos: por un lado el teclado físico, por otro que deja más espacio libre para la pantalla, y también que permite la carga inalámbrica (aunque parece que sin «imán»). Para los adoradores de lo natural, está fabricado con cuero vegano, sea lo que sea eso.

Estará disponible a partir de febrero-marzo según modelos y el precio lo han cifrado en 139 dólares… Lo cual es barato (¡por fin un teclado!) o caro (¡me podría comprar un móvil nuevo por ese precio!) según se mire.

_____
* «iPhone no incluido» dicen los muy cachondos.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD