Por @Alvy — 26 de Junio de 2022

Diales que no hacen nada

Estos diales que no hacen nada de nada son todo un ejemplo de gadgets inútiles pero divertidos. Se venderán en una tienda de Japón, el país de los chismes inútiles pero graciosetes (además de otros sumamente útiles, todo sea dicho). Así que a partir de mayo segurament también estarán en Aliexpress, Amazon y los demás sitios habituales.

Hay 6 modelos distintos y en la parte trasera llevan un imán para fijarlos en la nevera o cualquier otro aparato metálico, aunque si eso no te vale siempre puedes tirar de pegamento y hacerlo más manual. Se venden a poco más de un euro, aunque por la traducción googlelítica no me ha quedado bien si eso es por unidad o por bolsa de 6 o de 50… Me temo que mi conocimiento de la lengua de los samurais es muy limitado ;-)

Eso sí: recuerda que no hacen absolutamente nada, todo será producto de tu imaginación. Aunque quizá eso los demás no lo sepan… ¡Mwahahahaha!

Para la próxima hornada les podemos recomendar que incluyan versiones del dial de 11 sobre 11 de Spinal Tap:

Up to 11!

(Vía Technabob.)

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 22 de Junio de 2022

Desde hace ya unos años los termómetros con mercurio están prohibidos en la Unión Europea. Pero en The (Freddie) Mercury Thermometers te podrás construir un termómetro de ambiente en el que es Freddie Mercury el que indica la temperatura. Lo que es una más que digna sustitución

Es un proyecto de TurboSnail que usa un Arduino; un sensor de temperatura Adafruit; un servo; un transistor; unos ledes; una placa de circuito impreso personalizada con Freddie Mercury en una de sus poses más míticas; y un pequeño brazo impreso en 3D que es el que se mueve para indicar la temperatura. Los ledes indican la humedad. También necesitarás algo de madera para construir la caja.

Está diseñado y programado para cubrir un rango de temperaturas que va de -5 a 35 °C. Pero con un rediseño del frontal y ajustando la calibración vía software se puede utilizar en otros sitios menos compatibles con la vida humana.

Un rápido y entretenido proyecto par hacer más llevaderos los calores de este verano.

(Vía arduino.cc y Manuti).

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 20 de Junio de 2022

Este curioso invento de Pakésquis es un simulador de TV fabricado con una Raspberry Pi. Hay que verlo para creerlo, y que mejor que un vídeo demostrativo que acaba desmontando el aparato para que se vea que hay ni trampa ni cartón y que todo es una especie de ilusión que utiliza la tecnología más moderna para simular los cacharros más antiguos.

La idea es utilizar el un televisor portátil y viejuno de esos que funcionaban a piñas. Tan antiguo es que los mandos de seleccionar los canales y el volumen son analógicos. No es difícil desmontar la caja para escudriñar en sus tripas (¡ojocuidao con el voltaje!); mientras tenga un conector de vídeo compuesto y una entrada de audio puede servir. La Raspberry Pi 3B+ va montada en el hueco que originalmente ocupaban las pilas; también hay un regulador de 12V a 5V para alimentarla y una pequeña placa Arduino. El resto son unos pocos cables al audio y el vídeo y programación. (Esquemas y código en Github.)

El encendido del televisor «resucitado» comienza con los clásicos «segundos de calentamiento» y acto seguido aparece una película, que en vez de estar sintonizada es en realidad una película MPEG que está en la carpeta /Movies/ de la tarjeta microSD de la Pi, donde se pueden añadir varias. Hay un ruido blanco bastante realista al cambiar de canales antes de mostrar los diferentes videoclips.

El inventillo tiene espacio para muchas mejoras, porque esta versión básica muestra siempre las mismas películas desde el comienzo, y se podría hacer algo mejor, por ejemplo permitiendo seleccionar por canales temáticos, guardar los puntos de tiempo para continuar con mayor realismo, etcétera. Eso ya a gusto de cada cual.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 19 de Junio de 2022

Exaluminal: Protect 'ya neck from exploding stars

Este extraño y absurdo proyecto se llama Exaluminal y tiene una función tan interesante como fútil: avisarte de la inminente destrucción de la Tierra si ha estallado una supernova y sus fotones, neutrones y otras partículas se dirigen hacia la Tierra. La antelación con la que suena la alarma la han calculado en alrededor de 60 minutos, de modo que ese es el tiempo que tendrás no ya para protegerte –recuerda: la aniquilación total del planeta está garantizada– sino para hacer lo que te apetezca antes de disfrutar del Fin. Que una Supernova no es algo que se vea todos los días.

ExaluminalLa cuestión es, ¿cómo funciona? En la página explican que el aparato –que va en serio, aunque no lo parezca y lo hayamos categorizado como humor fino– es simplemente un chisme de la IoT (Internet de las cosas) que se enchufa en la pared de casa y va conectado al wifi. Resulta que cuando las estrellas gigantes colapsan y se convierten en supernovas emiten neutrinos un poco antes. Y esos neutrinos se pueden detectar con cierta antelación antes de que lleguen las poderosas y destructivas ondas de choque con el resto de partículas.

«Ya, claro» –dirá alguien– «pero detectar neutrinos no es algo que se pueda hacer en casa». Correcto. Necesitas una instalación como la del impresionante Super-Kamiokande japonés, que no es lo típico que vendan en el Media Markt. De modo que el truco del Exaluminal es simplemente conectarse por internet con los datos de seis de estos observatorios de neutrinos y analizarlos en tiempo real. Cuando el Exaluminal detecta el patrón del flujo de neutrinos de una supernova, es señal de que «está llegando», y entonces hace sonar la alarma. ¡Fácilmente!

60 minutos pueden no parecer gran cosa como preaviso, y es cierto. Pero recuerda que la destrucción inminente de todo el planeta está asegurada, de modo que, en la práctica, da igual, y así al menos el caos no será supino. Según el carácter de cada cual habrá gente que utilice ese tiempo para rezar, ir a reunirse con los seres queridos o subirse a una azotea para disfrutar de las mejores vistas del Apocalipsis bebiéndose un tequila. Aunque es altamente improbable que algún día llegue a sonar, el Exaluminal al menos da para entablar una conversación con los amigos al respecto; un tema algo diferente pero sin duda más interesante que las aventuras de las islas de supervivientes, lo mucho que están subiendo los precios o las últimas babaridades de los políticos.

_____
Foto (CC) NVSLive @ Flickr.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo