Por @Alvy — 15 de Octubre de 2019

Esta pequeña belleza se llama Ditto y es un pequeña minipantalla de píxeles gigantes y un altavoz de calidad. Sirve como reloj, alarma, para crear pixel-art y para escuchar música. Lleva una batería que se recarga con un cable USB normal y corriente y puede funcionar unas 8 horas. También tiene una ranura para tarjetas microSD.

El diseño es el de un ordenador cabezón, con unas pocas teclas gigantes «de verdad» que suenan mecánicamente, otro de sus encantos. En este vídeo de SupraPixel puede verse en funcionamiento: se conecta con el móvil mediante Bluetooth y se puede dibujar sobre la pantalla del móvil, o utilizar directamente cualquiera de los iconos predefinidos en la app.

Ditto: la belleza de los retro píxeles en miniatura

Es un gadget decorativo, elegante pero también un poco caro (unos 110 euros al cambio), pero definitivamente muy llamativo. Ideal para ir apuntando en la lista de regalos originales para estas navidades. El fabricante es Divoo International y hace los envíos desde China.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 10 de Septiembre de 2019

Este curioso proyecto de Katja Trinkwalder y Pia-Marie Stute se llama accesoires for the Paranoid y es un proyecto medio artístico, medio tecnológico, medio irónico acerca de la seguridad de nuestros datos y la privacidad en el siglo XXI. Son pequeños gadgets que se instalan junto a ordenadores y dispositivos para generar señales falsas sobre nuestra presencia y costumbres:

La Internet de las cosas nos ha traído un nuevo tipo de objetos cuya funcionalidad depende de recolectar información personal (…) Nos hemos acostumbrado a la fórmula de intercambio de «servicios gratis a cambio de nuestros datos personales» (…) Pero si los intentos por restringir nuestro flujo de datos personales nos llevan a limitar el uso de esos servicios y productos ¿acaso no tendremos más opción que obedecer y compartirlos?

Entre estos objetos para paranoicos hay una pequeña pantalla que muestra imágenes aleatorias a las webcams, grabaciones de sonido ambiente con voces para engañar a Alexa (a quien además se dirige por su nombre, para que cuente chistes y haga algunas otras cosas triviales) o un software que genera datos falsos de navegación de forma aleatoria visitando Google, Facebook, YouTube, Twitter, Amazon e incluso simulando procesos de compra, clics en los favoritos y similares

Los gadgets en cuestión además de curiosos son elegantes, como salidos de una impresora 3D directamente de un programa de diseño.

(Vía Core77.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 23 de Agosto de 2019

Los vídeos de 4096 suelen ser pequeñas joyas, pero este que publicó hace unos meses es espectacular: una cuidadísima animación con los diseños de las carátulas de las cintas de vídeo VHS más populares.

En el vídeo se transforman grácilmente unas en otras casi como si cada una de ellas hubiera sido concebida estéticamente con ese propósito, quizá siguiendo un estilo de época «from the past» y una escasez de tipografías (Helvética y poco más) propia de aquel entonces. Quizá sea porque tanto las primeras marcas (Basf, Polaroid, Sony) como las marcalacabra son tan similares.

Esto recuerda mucho al aspecto de las cintas de casete rusas, aunque aquí el protagonista sea el mítico VHS. Pero el transfondo es el mismo: lo que antes era viejuno ahora es vintage, lo que ahora parece un diseño vulgar y hortera entonces era lo que hoy llamarían tendencia. Que mejor ejemplo que esta pequeña maravilla para examinar el pasar del tiempo.

(¡Gracias, @kaoki, por la pista!)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 9 de Agosto de 2019

Die With Me

Die With Me [iOS, Android] es una app medio real, medio artística, medio emo, obra de Dries Depoorter y David Surprenant. Lo que hace es conectarse con una sala de chat llena de gente que usa la misma app cuando al teléfono móvil le queda menos de un 5% de batería y va a «morir». Pocas situaciones hay más dramáticas en el PrimerMundo™ que esa hoy en día: la falta de fluido vital, la desconexión, la nada.

La app lleva a quien la usa a una sala de chat de apropiado color negro donde pueden decirse cosas como ¡Adiós, mundo online cruel! ¡Necesito un cargador! ¡Qué estrés! y escuchar los lamentos y gritos ahogados de otras personas que están en «modo ahorro» y cuyos móviles van a desconectarse al cabo de unos momentos. De ese modo pueden «despedirse» de perfectos desconocidos.

Desde luego Die With Me muy útil no parece, pero al menos tiene un punto divertido y algo de factor risas, aparte de servir como tema de conversación. Y es gratis.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear