Por @Alvy — 18 de Agosto de 2022

A Zack Freedman de Voidstar Lab se le ocurrió un curioso proyecto tras darse cuenta de que mucha gente prefiere ver los vídeos y películas con subtítulos en vez de sin ellos, por cualquier razón (dominio del idioma, dificultades de audición, privacidad…) ¿Por qué no hacer eso en tiempo real mientras él mismo hablaba? El resultado es el «hombre con subtítulos», y funciona sorprendentemente bien. Además, es fácil de fabricar y muy didáctico.

El hackeo tiene varios componentes. Primero, una pantalla LED sencilla, que va conectada con otra caja que se lleva a la espalda, que es donde están la batería y el procesador. La caja y el marco para la pantalla se pueden imprimir en 3-D. Todo ello va sujeto a su jersey/sudadera con unos poderosos imanes, porque al tratarse de un prototipo prefirió no agujerearlo; parece que sujeta perfectamente. Además de eso, un micrófono de solapa recoge el sonido de su voz.

En cuanto a programación, el invento podría funcionar con software de reconocimiento de voz-a-texto directo, pero eso requería ponerse a programar más allá de lo que estaba dispuesto. Así que para quitarse de complicaciones optó por Deepgram; un servicio externo que a través de una API realiza la misma función, aunque naturalmente requiere una conexión a internet, vía wifi/móvil, y es de pago (más allá de un periodo de prueba).

Una vez montado todo, las pruebas demostraron que el sistema funciona, convirtiendo su voz en texto con una precisión razonable. Freedman cuenta que aprendió las siguientes lecciones:

  • Aunque los «subtítulos» funcionan en tiempo real y apenas tienen retardo (lag) el software requiere que no hables demasiado rápido y hagas interrupciones naturales. Si no se hace así se descubre parte del truqui de su funcionamiento: Deepgram aprovecha las pausas para «darle sentido» a las frases. Su algoritmo se comporta como una suerte de «texto predictivo» y si no dejas de hablar comienza a corregir palabras retroactivamente, dificultando la lectura.
  • Puesto a prueba en una tienda de electrónica con la gente que pasaba por allí, descubrió que la gente entiende el concepto a la primera con solo verle, gracias a que el texto sigue el ritmo de sus palabras (y no parece una grabación). Es útil por ejemplo si lleva la mascarilla puesta y no se le entiende del todo bien porque habla en voz baja. (Otra utilidad obvia sería para hablar con una persona con dificultades auditivas).
  • También descubrió que al hablar con alguien en voz baja cambia su vocabulario y cadencia de voz, y resulta que eso es más «compatible» con el software, por lo que la precisión acaba siendo sorprendentemente alta.
  • Otro detalle curioso es que el hecho de que la gente no tiene que establecer contacto visual y mirarte a los ojos, lo cual parece que ayuda a muchas personas a comportarse de forma más sociable y a entablar una conversación. ¡Así es el mundo moderno!
  • Es mejor si la pantalla no tiene demasiado brillo y reflejos, porque eso también complica la lectura.

Como invento me ha parecido bastante curioso. Desde luego hay formas parecidas de hacer lo mismo, incluyendo darle al micrófono de Google en cualquier teléfono móvil poniendo la letra muy en grande, pero como «montaje independiente» el resultado es tan simpático como original y resultón.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 16 de Agosto de 2022

L-door key - nendo

La llave en forma de L diseñada por Shinichiro Umehana y Zhao Jie para la tienda japonesa Nendo Home es una idea de esas del tipo «¿Pero cómo no se le había ocurrido a nadie antes?» Y es que aunque muchas llaves modernas funcionan igual se introduzcan en una posición o en otra, muchas todavía requieren que los dientes vayan hacia arriba o hacia abajo, algo que no siempre es obvio a primera vista, especialmente para las personas con dificultadas en la visión.

En esta llave la L siempre se introduce hacia abajo, y problema resuelto. La cabeza de la llave hace además de palanca improvisada, para que resulte más fácil todavía girarla. Eso sí, no resuelve otro de los problemas universales de las llaves: el de si para abrir hay que girarla en sentido horario o antihorario, algo que no creo que esté estandarizado y a lo que se añade la circunstancia de que las cerraduras se pueden instalar a la izquierda o a la derecha de la puerta.

La idea de la llave L parece más un diseño conceptual que un producto real, pero me ha parecido ingeniosa cuando menos.

(Vía Core77.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 27 de Julio de 2022

Captura de pantalla de la ventana principal de la aplicación de Raindrop para macOS
Ventana principal de la aplicación de Raindrop para macOS

Hace más de diez años que Pocket es una herramienta imprescindible en mi trabajo. Tanto que algunos de esos años he estado en el 1% de las personas que más lo usan en el mundo. Pero como desde principios de 2020 ha ido acumulando fallos que me han hecho buscar una alternativa. Y por lo que he estado viendo en estas últimas semanas, Raindrop parece una alternativa más que válida para sustituirlo.

La idea con cualquiera de los dos servicios es tener un sitio en el que guardar enlaces que te interesan y que puede que luego quieras revisitar. Como los favoritos de un navegador, pero en versión supervitaminada: los dos servicios son multinavegador, multidispositivo y multiplataforma.

Esto quiere decir que con Raindrop puedes añadir direcciones a tu colección desde cualquiera de los navegadores soportados (Crhome, Edge, Firefox y Safari) desde cualquiera de las plataformas soportadas (Android, iOS, Linux, macOS y Windows) y desde tantos dispositivos como quieras. Además, las puedes consultar a través del interfaz web o desde la aplicación disponible en cualquiera de las plataformas soportadas.

Todo lo que guardas puede ser etiquetado y/o guardado en carpetas (que pueden ser anidadas en la versión de pago). Las carpetas pueden ser públicas o compartidas con otras personas en que usen Raindrop. El texto, además, es indexado, con lo que luego puedes buscar, combinando además la búsqueda de texto con las etiquetas o carpetas que te interesen. Si usas la versión Pro, también indexa el contenido de PDFs que añadas.

Raindrop es, además, lo suficientemente «listo» como para darse cuenta de si lo que estás guardando es una foto (por ejemplo de Instagram) o un vídeo de YouTube y de añadirlos automáticamente a las carpetas correspondientes.

Además de todo esto, la versión de pago es capaz de crear copias permanentes de los favoritos que guardes por si dejan de estar en línea; de hacer copias extra de tu archivo de favoritos en Dropbox o Google Drive; y de localizar enlaces «muertos» o duplicados. También tiene un límite máximo de ficheros que puedes subir al mes de 10 Gb frente a los 100 Mb de la versión gratuita.

Qué corrige (o no le falla) Raindrop

Como decía antes, con el tiempo Pocket ha ido acumulando fallos que poco a poco lo han vuelto prácticamente inútil, al menos para mí. En orden de cuánto me minan la moral, estos son:

  • No añade etiquetas a las direcciones que guardas desde Twitter en iOS, ya sea desde la app oficial o desde Tweetbot.
  • Falla la previsualización de muchísimos enlaces, en especial los de Twitter. Y de forma un tanto aleatoria.
  • La búsqueda no funciona correctamente. Y es una opción de pago, ojo. Ya sea en la aplicación de macOS o en el interfaz web muestra los resultados de búsqueda duplicados. Y sólo muestra unos cuantos; no profundiza demasiado en la historia de marcadores guardados.
  • Relacionado con lo anterior, supongo, si simplemente te dedicas a bajar por tu colección de enlaces guardados en un momento dado, mucho antes de llegar al final, se para y no te permite ir más hacia atrás en el tiempo.

De todo esto, en especial del primer punto, he hablado en distintas ocasiones con el departamento de soporte de Pocket y lo único que hacen es reconocer el fallo pero no saben dar ningún tipo de fecha –tan siquiera aproximada— para su corrección.

Qué echo de menos

Raindrop no es perfecto, al menos no para mí. Echo de menos estas cosas:

  • Una mejor navegación con comandos de teclado, en especial una tecla que me permita abrir un enlace en el navegador. Hay un botón que lo hace, pero hacer clic en él es más lento. En Pocket podía hacer esto pulsando la o.
  • Una carpeta de archivo para los enlaces que ya he «usado», lo que para mí quiere decir que ya he escrito sobre ellos en el blog. He creado una carpeta para eso, pero tengo que moverlos a mano. En Pocket, basta con pulsar la a para moverlos a ella.
  • Poder desactivar las previsualizaciones cuando estoy navegando por mi colección en las vista de Lista o Títulos.
  • Una extensión para compartir para macOS. Sin ella no puedo, por ejemplo, añadir un favorito a Raindrop desde Tweetbot; primero tengo que abrirlo en el navegador.
  • El poder pegar un URL directamente en Raindrop. Eso me evitaría, por ejemplo, el paso de abrirlo antes en un navegador si lo veo en Tweetbot.

Otra cosa que Raindrop no tiene es un modo fuera de línea, mientras que Pocket sí. Pero la verdad es que como casi siempre que trabajo con el ordenador tengo conexión a Internet me da un poco igual que no tenga esta opción, así que en realidad no la echo de menos.

Pero en cualquier caso estoy encantado de poder volver a etiquetas cosas. Y de encontrarlas; en las aproximadamente tres semanas que llevo usando Raindrop no he tenido problemas, aunque aún guardo también las cosas en Pocket por si acaso. Así que cada vez tengo más claro que me voy a cambiar.

(Vía JMiguel).

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 18 de Julio de 2022

The Illustrated Guide to Video FormatsAshley Blewer ha publicado The Illustrated Guide to Video Formats que parece una bonita guía ilustrada sobre el maravilloso y técnicamente no-tan-trivial mundillo de los formatos de vídeos. Como supongo que sería imposible incluir todas y cada una de las pequeñas variantes o rarezas la recopilación trata acerca de los 36 formatos de vídeo más populares o llamativos a lo largo de sus primeros 50 años de historia: analógicos, digitales y mediopensionistas.

La lista no sólo incluye el popular triunvirato del VHS, Betamax y Video2000, también están el 2" Quadruplex video (inventado en 1956), el Blu-Ray, que es el más moderno y los LaserDisc, y algunos raros, raros como el CE o el V-Cord II.

ImgImgImg

Al ser una guía ilustrada cada formato se puede ver con su aspecto de cintas / cartuchos / discos junto a los aparatos en que los se reproducían. Es un libro no sólo informativo; debe ser que aquí somos muy de libritos con ilustraciones. Como las ilustraciones son en blanco y negro el autor dice que lo mismo pueden servirte para hacer pósteres como para libro de colorear.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo