Por @Alvy — 29 de Mayo de 2020

En este vídeo se puede ver cómo «gente corriente» aprende a volar en los entrenamientos personales del jetsuit de Richard Browning, una «versión traje» estilo Iron Man de los jetpack soñados desde nuestra infancia. Como es sabido el invento funciona con 6 microturbinas alimentadas por queroseno, que pesan poco proporcionan un impulso de 22 kilos cada una (130 kilos en total) lo que permite levantar por el aire a quien lo pilote.

Aunque sobre las primeras versiones contaban que tanto la fabricación como el entrenamiento han tenido mucho de ensayo-y-error, con tropezones y golpes, en las demostración del vídeo no constan. La gente realiza las pruebas en una zona acotada por una estructura metálica, con un cable colgante de seguridad. Algo parecido a lo que se utiliza en escalada, actividades circenses o en las tomas de acción con dobles en los rodajes de cine.

Según dicen «la mayor parte de la gente le coge el tranquillo en un sólo día de entrenamiento», porque resulta «sorprendentemente intuitivo». A partir de ese momento ya se puede volar sin cable, aunque preferiblemente a baja altura, me imagino. Los entrenamientos se están ofreciendo en instalaciones del Reino Unido y Los Ángeles y es lo típico que todos querríamos tan pronto como pasemos cerca.

Relacionado:


Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 26 de Mayo de 2020

La Bicipedia: un gigantesco buscador comparativo de bicicletas eléctricas

La Bicipedia forma parte de HolaBici, la comunidad de ciclistas urbanos del RACC. Es una gigantesca base de datos de bicicletas eléctricas que se puede filtrar por precios, capacidades y características. La típica página de obligatoria consulta para hacer una selección rápida. Los enlaces llevan normalmente a las páginas de los propios fabricantes.

En el momento de escribir esto hay más de mil modelos que se pueden filtrar principalmente por el tipo de uso (recreativo, distancias cortas, medias, transporte de niños…) por rangos de precio, año y algunos detalles más (plegables, de entrada baja…) Entre los más importantes al ser eléctricas están la capacidad de la batería (de 300 a 600 Wh) y autonomía (por rangos de 30 a 125 Km o más) y la velocidad máxima.

Por último también se pueden filtrar por peso, tipo de marchas, frenos y si la batería es desmontable o no. Curiosamente el más raro de los filtros es el del Género: de las 1017 bicis resulta que hay 699 «para hombres» y 933 «para mujeres». Todo un misterio cómo actúa este filtro sobre los datos, o en otras palabras, por qué una bici depende del tipo de órganos sexuales que se tengan en el cuerpo (que en principio no se usan para pedalear).

(Vía @GenisRoca).

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 22 de Mayo de 2020

Colección Buxton

La Colección Buxton es el nombre que recibe una impresionante colección de dispositivos de entrada que atesora el experto en interacción Bill Buxton desde hace más de 30 años. Además de trabajar en Microsoft Research, Buxton paseó la colección como exposición por algunas conferencias y galerías de arte haceaños.

Los gadgets e ingenios que aquí se muestran abarcan todas las épocas, pero principalmente la era digital. Son mayoritariamente dispositivos de entrada: teclados, ratones, lápices, superficies táctiles y similares. Lógicamente también hay joysticks, trackballs y hasta pedales.

En la parte de interacción están los dispositivos de mano, desde el Newton a las Palm, los iPod o las calculadoras Casio, y también hay relojes y tabletas. Entre los chismes más raros están los teclados de acordes, los escáneres de mano y los guantes.

Por la antiguedad de los objetos la colección parece que queda congelada en el tiempo a principios de los años 2000: no se ve rastro del iPhone ni ningún smartphone posterior; tampoco de gafas de realidad virtual, wereables o relojes inteligentes. Pero en cualquier caso a quien le gusten estas cosas pasará un buen rato viendo antiguallas que hicieron historia.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 13 de Mayo de 2020

Este pequeño y simpático robot se llama Quincy y es un juguete educativo para enseñar a dibujar, escribir y practicar con los números. Tan solo necesita que le pongan un rotulador en las «manos» y una hoja de papel sobre la mesa para empezar a garabatear con gran habilidad.

Quincy tiene un «ojo» que en realidad es una cámara, con la que reconoce unas tarjetas especiales QR con dibujos, letras y números, 64 en total. Después de mostrárselas habla y explica lo que está haciendo; también hace preguntas.

Para dibujar se puede utilizar cualquier rotulador. Como lleva una batería recargable se puede enchufar a cualquier conector USB para funcionar hasta 5 o 6 horas sin cansarse. También lleva unos cuadernillos de actividades. Los pequeños pueden ver cómo dibuja e imitarle, colorear los diseños o practicar con sumas y restas sencillas. Su precio es de unos 99 dólares (unos 90 euros).

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear