Por Nacho Palou — 6 de Junio de 2016

Pink Light es un proyecto piloto instalado en uno de los trenes que une las ciudades de Busan y Daehong, en Corea del Sur. Su utilidad es la de notificar a los ocupantes de los asientos cuándo hay en el vagón una pasajera embarazada, de tal modo que sea posible ceder el asiento aunque el embarazo no sea evidente Y también en el caso de que ofrecer el asiento resulta embarazoso.

El sistema consta de dos partes, un beacon o radiobaliza en posesión de la mujer embarazada —el modelo es aplicable también a mujeres con bebés en brazos y personas mayores o con alguna minusvalía física— y un dispositivo Bluetooth que emite un pequeño aviso sonoro y se ilumina cuando detecta la proximidad de alguna de las radiobalizas.

Vía Engadget.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear