Logo Lainformacion.com
< ClassicMap para iOS muestra los mapas de Google y de Apple en la misma
Descomunales pompas de jabón >

El roaming de datos en la Unión Europea sigue siendo un timo

Consumo en roaming
50€ apenas dan para 15 megas de subida y los de bajada ni mueven el contador

Hace unos días, aprovechando que estaba de viaje en Bélgica, decidí utilizarme a mi mismo como conejillo de indias para probar la nueva normativa en vigor desde el pasado 1 de julio que obliga a las operadoras a rebajar hasta un 90% las tarifas que pueden a sus clientes por el uso de Internet móvil en el extranjero, también conocido como roaming de datos.

En la práctica esto quiere decir que el precio máximo autorizado para el uso de Internet móvil fuera del país de la operadora será de 70 céntimos por mega, precio que bajará a 45 céntimos por mb en julio de 2013 y 20 céntimos por mb en julio de 2014

Afortunadamente esta nueva norma estipula también la implantación de un sistema de avisos por SMS y el corte del servicio de datos en cuanto se alcance un consumo de 50 euros, para evitar grandes sustos, así que como mucho dispones de algo menos de 71,5 megas de transferencia antes de alcanzar el límite, lo que da más bien para poco.

De hecho, a pesar de que estuve casi todo el rato usando el Wi-Fi del hotel y del sitio en el que se celebraban las charlas a las que iba el lunes por la mañana ya recibí el mensaje de que había consumido 40 euros (el 80 por ciento de lo estipulado) y a la hora de comer ya se me habían terminado los 50 euros.

¡Te pasaste, macho!
¡Te pasaste, macho!

Y eso que me limitaba a ver el correo, usar Twitter o buscar alguna información vía web. Si llego a subir alguna foto a Instagram o similares los 50 euros se me hubieran acabado mucho antes.

Obviamente la cosa puede mejorar con algún tipo de abono para conexiones a Internet en roaming, pues a mi me lo cobraron al precio máximo al no tener contratado nada por el estilo, más que nada porque mi operadora no ofrece tal cosa.

Pero en definitiva, mi opinión es que la bajada de precios no es gran cosa y que por ahora el roaming de datos sigue siendo un timo, aunque afortunadamente paliado por los sistemas de corte automático de consumo excesivo.