Por Nacho Palou — 26 de Enero de 2011

midzipy12.jpg

El MID Zipy Fun es un reproductor multimedia de bolsillo con pantalla de 5 pulgadas y sistema operativo Android 2.1. Con un precio desde 159,90 € se presenta como alternativa asequible a los tablets, aunque por tamaño y prestaciones evidentemente no pertenece a esa categoría.

El modelo probado (179,90 €) tiene 8 GB de memoria interna que puede ampliarse por tarjeta microSD, conexión WiFi y pantalla TFT de 800 x 480 píxeles táctil de tecnología resistiva, es decir, que funciona ejerciendo un ligera presión y no por tacto.

midzipy09.jpg

Lo anterior significa que, aunque para uso general la pantalla táctil se puede utilizar con los dedos, para un uso más intensivo, como escribir, conviene recurrir al puntero incluido que va insertado en uno de los laterales, algo que a estas alturas resulta un poco obsoleto.

midzipy07.jpg

Exteriormente, además de los controles de volumen, cuenta con un botón de inicio que sirve para desbloquearlo. Dado que carece de los botones físicos habituales en dispositivos Android -home, menú, volver y buscar– estas funciones se muestran como elementos en la barra superior del sistema operativo.

midzipy08.jpg

Dispone de salida para auriculares estándar y un puerto micro USB para carga y conexión de datos en el extremo opuesto. Aparte cuenta con cámara de 2 megapíxeles y una ranura para tarjetas micro SD de hasta 16 GB.

midzipy06.jpg

El Zipy Fun no es incómodo de llevar pero, a diferencia de la mayoría de los móviles con capacidad para funcionar como reproductor multimedia, tampoco cabe en el bolsillo del pantalón. A cambio esas 5 pulgadas se notan al visualizar páginas web o ver películas y vídeos.

Pero, una vez más, el tamaño no lo es todo.

Aunque se trata de un dispositivo sin grandes pretensiones –y a pesar de sus limitaciones cumple lo que promete y reproduce todo tipo de formatos de audio y vídeo– sus principales pegas son precisamente la pantalla táctil resistiva –que adolece además de una ligera falta de brillo y nitidez– y su escasa autonomía de 3h de vídeo sobre el papel que, literalmente, pueden dejarte sin ver el final de la película.

Aunque el Zipy Fun sí es asequible en comparación con otros dispositivos de similar tamaño de pantalla el modelo probado (8 GB, 179,90 euros) se queda a menos de 50 euros de lo que cuesta un iPod Touch de igual capacidad pero con el que no puede competir ni por prestaciones ni por calidad. Y que a cambio de renunciar a una pulgada y media de pantalla ofrece más del doble de autonomía de vídeo (7h).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear