Por Nacho Palou — 29 de Enero de 2013

Este circuito electrónico se puede disolver de forma segura aplicando una pequeña cantidad de líquido. Está construido en una capa muy fina de silicio y magnesio, dos elementos presentes en la naturaleza y en el cuerpo humano. De modo que es biológicamente compatible —puede utilizarse para implantes en personas— y se descompone de forma natural en el medio ambiente.

En realidad su desarrollo es parte de un programa militar de Darpa que busca conseguir aparatos electrónicos que puedan disolverse o destruirse, desaparecer, de manera controlada cuando sea necesario, al recibir una señal de activación. Por ejemplo, si cae en manos del enemigo.

En Wired, Suicidal Sensors: Darpa Wants Next-Gen Spy Hardware to Literally Dissolve.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible