Por @Alvy — 17 de Noviembre de 2022

¿Te imaginas ver Star Wars y que todos los láseres fueran reales y te pasaran por encima de la cabeza? Pues en esos consiste este experimento, que a falta de un nombre mejor han llamado mapeado láser o visionado aumentado / cine 4D. Pero pocas palabras alcanzan a describir lo flipante que parece y la diferencia que se experimenta en la proyección.

El caso es que tal y como nos cuenta Diego de Cubensis Project cayó en manos un láser programable de 20W. Su pequeña empresa se dedica a crear sistemas de tecnología para espectáculos y museos. Así que durante el día en que lo tuvieron disponible probaron a ver cómo podían hackearlo y combinarlo con las escenas de la primera película de la saga Star Wars, y creo que George Lucas estaría orgulloso.

En el vídeo se ve cómo cada vez que aparece un láser en pantalla el láser de 20W dispara un haz luminoso, lo cual con esa potencia y en una sala a oscuras resulta bastante espectacular. Y ya sabemos el dicho: cualquier escena es mejor con sables láser, o rayos láser en este caso. Y si los ves que casi puedes tocarlos… ¡imagina!

El proceso no es del todo automático, y a pesar de la falta de tiempo pudieron preparar algunas de las escenas más icónicas, incluyendo las del ataque del destructor imperial, el combate en los calabozos de la Estrella de la Muerte y algunas con los sables láser Jedi. La forma en que funciona es curiosa: la película se procesa primero para extraer los efectos que muestran un mayor contraste (sables láser, disparos de naves), aunque alternativamente se puede hacer un tracking manual (como en el caso de los disparos de blásteres rojos). Luego un reproductor de vídeo proyecta la película y en perfecta sincronía se activa el láser de 20W ya preprogramado.

Según dicen, el vídeo no hace justicia a lo impresionante que resulta ver las escenas de la película con «los disparos pasándote por encima de la cabeza», una idea que parece bastante flipante de por sí. Así que a ver si hay suerte y alguien les encarga un trabajo completo en el que puedan desarrollar el experimento hasta algo más funcional; creen que se podría automatizar completamente. Mientras tanto, ¡a seguir disfrutando con las espadas láser de plástico haciendo el brrrzzzzzz, brrrzzzzzz con la boca!

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Alvy — 9 de Noviembre de 2022

No me imaginaba yo que en un humilde ratón de ordenador hubiera tanta tecnología avanzada, pero tal y como puede verse en este instructivo vídeo de Branch Education así es. Y eso que el vídeo está dedicado únicamente a uno de los componentes principales: el sensor de imagen de navegación óptico. Resulta ser una pequeña maravilla que junto con los botones, las comunicaciones inalámbricas, los circuitos impresos y la batería hacen del descubrimiento de «cómo funciona el ratón» una pequeña aventura.

Los más antiguos del lugar recordarán que los prehistóricos ratones mecánicos de bola usaban sensores de movimiento accionados por el rodar de una bola de goma, algo impreciso pero práctico. La bola y el interior del mecanismo había que limpiarlos de vez en cuando porque acumulaban polvo y perdían sensibilidad. Unos circuitos eléctricos relativamente sencillos hacían el resto, transmitiendo pulsos y señales al ordenador sobre la velocidad de movimiento en los ejes X e Y.

En el ratón óptico, en cambio, se utiliza una luz infrarroja que se refleja sobre la superficie por la que rueda el ratón. Esto «ilumina» (de forma invisible) las rugosidades microscópicas bajo el ratón, que son «fotografiadas» a alta velocidad con un sensor óptico. Estas son las impresionantes especificaciones de algunos de los ratones comunes:

  • Resolución de entre 4.000 y 25.000 puntos por pulgada
  • Sensor de entre 324 y 1.600 píxeles de tamaño (18×18 a 40×40)
  • Sensibilidad de 12 bits (4.096 niveles de grises)
  • 17.000 «fotogramas» por segundo

La clave del asunto es que aunque parezca mucha información y de excesiva resolución, nada de eso se almacena permanentemente: tan solo se comparan dos imágenes cada 59 microsegundos (o una cifra similar, depende del modelo) para determinar sus diferencias: cuánto se ha movido el ratón en los ejes X e Y. Luego se descartan, y se repite el proceso. De esto se encarga un procesador de señal (DSP) especializado, que guarda los valores tomados cada 1/17.000 de segundo para luego enviar el dato «resumido» cada milisegundos al puerto USB (ya sea por Bluetooth o cable) y así es como llega al equipo.

Como se explica en el vídeo, es el hecho de que el sensor «tome fotos» de la textura de la alfombrilla o de la mesa –algo inapreciable aunque a nosotros nos parezca completamente lisa– lo que hace que se puedan distinguir incluso los movimientos más pequeños y calcular la velocidad con matemáticas básicas en un instante. La única excepción al buen funcionamiento del ratón óptico son a veces las mesas de cristal, donde no se produce el rebote de la luz.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Alvy — 6 de Noviembre de 2022

Un Mapa 3D de ciudades con edificios y monumentos de todo el mundo sobre los datos abiertos de OpenStreetMap

Esta demo de F4Map muestra cómo es su tecnología de mapas interactivos utilizando todas las capas y datos de OpenStreetMap, el sistema de mapas colaborativo creado mediante mapas oficiales aportaciones de la gente. Se pueden ver en las principales ciudades edificios icónicos, monumentos, instalaciones y otros detalles.

La demo de F4map es extremadamente fluida y la verdad es que da gusto acceder a todo con el ratón: un poco de zoom con la rueda o el gesto equivalente permite acercarse o alejarse. Tan pronto como se está suficientemente cerca, el modo cambia de 2D a 3D y comienzan a aparecer edificios. Como suele suceder con este tipo de proyectos todo depende de la relevancia del lugar elegido: Manhattan o París tienen más nivel de detalle que Madrid, Barcelona o Sevilla, como es natural. En la galería pueden verse muchos ejemplos.

Galería / Un Mapa 3D de ciudades con edificios y monumentos de todo el mundo sobre los datos abiertos de OpenStreetMap

Una curiosidad es que el sistema casi siempre añade árboles a las zonas verdes y el agua de los ríos y el mar es una textura animada. También hay canchas de tenis, estatuas y barquitosn. En algunos monumentos hay simpáticos toques originales por ejemplo en los chorrillos de las fuentes. También hay estadios y otras estructuras modernas, incluso torres de electricidad donde corresponden, quizá porque es de lo que se cuenta con más datos públicos.

El invento procede de una compañía francesa especializada en este tipo de mapeados para todo tipo de proyectos, desde ingeniería civil a videojuegos, en especial «mundos virtuales»; creo que también se les pueden pedir mapas a medida para proyectos concretos, lo cual supongo tendrá su utilidad.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Alvy — 28 de Octubre de 2022

Record-breaking chip can transmit entire internet's traffic per second

Según publican en New Atlas unos investigadores de la Universidad Técnica de Dinamarca y de la Universidad de Chalmers han batido el récord de transmisión de datos situándolo en 1,84 petabits por segundo. Esto básicamente es casi el doble que todo el tráfico global de internet en un segundo, y si suena a una burrada es porque lo es. Apuntemos además «tráfico global de internet» (1 petabyte/s a día de hoy, bit arriba o abajo) como candidato a medida del Sistema Internacional.

Para conseguir estas velocidades utilizaron un chip especial con 37 núcleos y 223 canales de longitudes de onda distintas. La transmisión se hizo a través de un cable de fibra óptica de 8 km. Lo más impresionante es que dicen que potencialmente y según unas simulaciones de cómo escalaría este chip si se utilizaran varios simultáneamente se podrían alcanzar velocidades de hasta 100 Pbit/s, básicamente multiplicando por 100 la velocidad de los equipos actuales más potentes.

El trabajo se ha publicado está en la revista Nature Photonics, para quien le interesen los detalles: Petabit-per-second data transmission using a chip-scale microcomb ring resonator source.

{Foto (CC) Stockvault.}

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear