Por @Alvy — 24 de Junio de 2019

Carta de ajuste

En Present & Correct encontraron hace tiempo estas cartas de ajuste en una página de Internet que ya no existe. Si la imagen de ese «patrón geométrico de colores» no te suena de nada es porque eres de milénico para arriba. Era la imagen que se emitía en las televisiones cuando no había programación y la de Radio Televisión Española era similar a esta.

No recuerdo la última vez que vi una; hoy en día las televisiones emiten las 24h así que no hay tiempo de «cartas de ajustes» aunque la mayoría de televisores y monitores llevan esa opción en algún lugar de la configuración avanzada, porque el ajuste es algo conveniente de hacer.

Las cartas de ajuste servían para ajustar la calidad de la imagen mediante diferentes botones: geometría, color, brillo contraste… Los círculos deberían verse perfectamente redondos, las finas líneas convenientemente separadas, la gradación de color con diferencias en cada paso (y no los dos o tres grises más oscuros como negros), etcétera.

En la Wikipedia hay más información sobre las cartas de ajuste, incluyendo esta que es muy parecida a la llamada Philips PM5544. La zona de las barras de color se conoce también como barras SMPTE o barras EBU según se refiera a los sistemas americanos o europeos, porque los sistemas y colores son ligeramente diferentes.

(Vía Kottke.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 20 de Junio de 2019

En este didáctico vídeo de Steve Mould acerca de los cristales de cuarzo y su frecuencia de 32.768 hertzios en los relojes se pueden aprender unas cuantas cosas, entre ellas:

  • El funcionamiento básico de algunos relojes mecánicos, incluyendo la necesidad de un oscilador a una frecuencia determinada (como un péndulo, muelle o similar).
  • Cómo se puede hacer que un electroimán actúe como oscilador; de hecho hay relojes mecánicos de este tipo que vibran 360 veces por segundo (y se oye un zumbido)
  • Qué es el efecto piezoeléctrico y por qué se usa para los relojes de precisión.
  • Cómo extraer el cristal de cuarzo de un reloj y examinarlo de cerca.
  • Cómo además del «sonido» de su oscilación los cristales de cuarzo producen oscilaciones en el voltaje, y cómo se miden con un osciloscopio.
  • Cómo se afinan los cristales de cuarzo, cuya precisión suele ser de un solo decimal (32,7 kHz) para que oscilen exactamente 32.768 veces por segundo: calibrándoles añadiéndoles minúsculas cantidades de oro durante su fabricación.
  • El porqué de 32.768 y no otro número. Esto lo sabe cualquier informático: es un «número redondo» en binario, una potencia de dos: 215. Esto tiene consecuencias útiles.
  • Cómo añadiendo electrónica para dividir esas oscilaciones mediante biestables (flip-flops) se puede dividir esa señal por dos con unos pocos componentes, hasta obtener algo que deja pasar la corriente una vez cada segundo. Exactamente.
  • Cómo a partir de esa oscilación de 1 Hz se añaden los componentes mecánicos que mueven las manecillas del reloj, o cómo digitalmente se utiliza para llevar una cuenta del tiempo exacto y marcar la hora en la pantalla de uno digital.

Las explicaciones son muy buenas y la descripción de los flip-flops –aunque no es ideal para mi gusto– es bastante original porque la hace con chanclas colgadas de un cable. Quizá sea más fácil ver cómo es el conteo binario en este otro vídeo de un contador binario de los alumnos del IIT Gandhinagar: basta imaginar que la manivela gira 32.768 veces por segundo y que hay 15 dígitos binarios de cartón (que equivaldrían a los flip-flops). Al cabo de un segundo se habrían recorrido todos los números y el último dígito marcaría el paso del tiempo una vez por segundo.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 16 de Junio de 2019

Un método para detectar imágenes «retocadas con Photoshop» y detectar manipulaciones y fakes

Un equipo de Adobe Research y de la UC Berkeley han publicado un artículo acerca de una técnica para detectar manipulaciones faciales en Photoshop. Básicamente se aplica un algoritmo sobre una foto de una persona y confirma si ha sido manipulada de algún modo o no. ¡El terror de las instagrammers!

Lo que hace el algoritmo es examinar diferentes zonas de la imagen de un rostro para detectar si hay alguna parte que esté clonada, licuada (pasada por el popular filtro Liquify) o borrada.

Lo que intentan los investigadores con este sistema es básicamente intentar responder a estas preguntas:

  • ¿Se puede crear una herramienta que identifique rostros manipulados de forma más fiable a como lo hacen las personas?
  • ¿Se pueden descifrar los cambios realizados en una imagen?
  • ¿Se pueden deshacer esos cambios para ver el original?

A la primera pregunta yo diría que seguramente sí; a la segunda que probablemente también y a la tercera claramente no porque hay cambios de tipo destructivo con los que se pierde información (imaginemos un tatuaje simplemente cambiado por el tono de piel).

Lo interesante sería que una herramienta como esta estuviera a disposición de cualquiera en Photoshop o en una página web a la que bastara subir una foto para obtener una respuesta. Esto también lo podrían usar las apps para añadir uno icono de ¡Ojo cuidao, imagen con retoques! a cualquier foto.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 13 de Junio de 2019

– Bien razonado, bien razonado.
– Desde luego. Está claro que una cosa lleva a la otra.

– Ye Olde Black Mirror

El siempre hilarante elenco de actores y los sagaces guionistas de CollegeHumor nos deleitan en esta ocasión con una versión medieval de Black Mirror, una de nuestras series favoritas¹. Claro que aquí el futuro distópico es nuestro presente (o incluso antes) y los «peligros de la tecnología» muy diferentes. Y lo tratan con una ironía deliciosa.

Niños absorbidos por ese nuevo invento llamado libros que ofusca sus jóvenes mentes; el desastre tecnológico que supondrá el peligroso arado con el que al surcar la tierra se puede llegar a los infiernos o el yugo, con el que tan pronto se transportan dos cubos de agua como tres, cuatro, diez o un número ilimitado (lógicamente).

A mí me parece que el sketch contaría con el beneplácito de los Monty Python sin dudarlo. De hecho, me gustaría ver una versión de los Monty Python al estilo Los caballeros de la mesa cuadrada.

___

(1) Excepto la quinta temporada, que vaya castaña.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear