Por @Alvy — 22 de Septiembre de 2021

Byte / Robert Tinney

Gracias a una anotación de Byran Lunduke acerca de las portadas de la revista Byte del artista Robert Tinney tuve un momento remember de aquellas ilustraciones que hoy nos parecerían casi «retrofuturistas», donde había mucha ilustración, imaginación y normalmente muy poco texto, un poco al estilo de las que también publicaban Scientific American y otras de la época. Tinney publicó unas 80 portadas entre los años 70 y 80.

Byte / Robert Tinney

Allí hay un enlace a una entrevista a Robert Tinney en VC&G donde hay muchas más portadas y comentarios sobre cómo era su trabajo, incluso el día a día.

Resulta que Tinney no tenía especialmente muchos conocimientos de informática, y es por eso que sus ilustraciones suelen ser visiones metafóricas de lo que le transmitían los editores de la revista. Le contaban de qué iba la cosa y todo lo que hacía era plantear una idea y dibujar un boceto que enviaba por fax para que en la revista verificaran que la idea no era demasiado descabellada; al recibir el OK ya trabajaba la ilustración usando las técnica definitiva, normalmente témperas.

La revista pasaría de las ilustraciones al uso predominante de fotografías a finales de los años 80 hasta su cierre en 1998, aunque su nombre y característico logotipo continuaron usándose en Internet hasta 2011 más o menos, aunque en 2013 ya dejó de existir incluso online. Aunque en Estados Unidos está más que desaparecida, en España su espíritu continúa bajo el nombre de Revista Byte TI. Y aunque ya no existe, todavía se pueden leer todos loe ejemplares en el archivo de Internet (Archive.org): Byte Magazine, donde también pueden verse las portadas de Tinney junto a otras.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 13 de Septiembre de 2021

Charles Babbage | The Royal Mint

The Royal Mint, que es el nombre de lo que viene siendo la «casa de la moneda» del reino unido, ha anunciado el lanzamiento de unas monedas de coleccionista en honor de Charles Babbage, el matemático y «padre de la computación moderna». Es una figura tan histórica y épica para los informáticos como el mismísimo Alan Turing, con la diferencia de que Babbage se adelantó un siglo a Turing, aunque no a sus homenajes en monedas y billetes.

Las monedas de Charles Babbage son de 50 peniques en oro, plata y «material brillante»; su precio varía entre las 10 libras (unos 12 euros) la más barata y 1.000 libras (unos 1.250 euros) la de oro, de la que sólo se fabricarán 250 unidades. Para que luego digan de las locuras de los coleccionistas, las criptos y los NFTs: la escasez y el ansia de coleccionismo hará sin duda que estos precios se disparen.

El diseño de las monedas en sí precioso y muy cuidado: por un lado está el tradicional perfil de la Reina de Inglaterra y por el otro algo que recuerda a los intrincados mecanismos de la máquina diferencial de Babbage y su tornillería. Además lleva impreso el número 2122175. ¿Qué significa? Parece una fecha, pero no lo es. Piénsalo un poco… La solución, al final de esta anotación.

La forma de anunciarlo además ha sido muy simpática, con la cuenta de la @RoyalMintUK preguntando a los colegas de @BletchleyPark (los rompecódigos) si un código binario que habían preparado para la ocasión lo habían «convertido» correctamente. La respuesta ha sido afirmativa: Charles BabbageUn pionero de la computación, tal y como puede verse con cualquier conversor binario-ASCII con el texto de los tuits.

La moneda por cierto conmemora el 150 aniversario del fallecimiento de Babbage (1791-1971) y en las elegantes cajas en que se venden –y ojo con esas tarjetas de crédito, que las carga el diablo– se incluye un libreto que describe algunas de las invenciones más reseñables del insigne pionero.

.

.

.

{Solución: 2122175 se corresponde con la palabra BABBAGE escrita en un sencillo cifrado de sustitución numérica-alfabética: 1=A, 2=B, 3=C… etcétera. Es interesante que se pueda hacer esta conversión sin problemas con los números del 0 al 9 porque la letra más «alta» de la palabra, la G, equivale al 7, que es menor de 9, que sería el máximo posible para utilizar un sólo dígito por letra. ¡Casualidades!}

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 11 de Septiembre de 2021

RemoteOK index.php — VS Code

Tras esta pantalla de un editor de código fuente se esconde una realidad más interesante: ofertas de empleo de tecnología para leer de forma disimulada mientras estás en el trabajo. La idea es, digámoslo claro, doblemente malévola porque si algo fastidia a los jefes es que la gente pierda el tiempo en horas de trabajo, pero es que además perderlo buscando otros trabajos roza la perfección y apunta a fría venganza.

Se puede acceder a ella a través de RemoteOK: index.php (el nombre del «invento» es simplemente index.php) y muestra un listado dentro del código donde se puede ver el tipo de trabajo, la ubicación y cuánto tiempo hace que se subió la oferta… además de montón de enlaces, menús y botones falsos.

Como bonus las ofertas tienen enlaces y se pueden ver en modo Word, Google Docs además de VS Code (y el HTML normal y corriente, claro). Quien está detrás es la gente de Remote.io, un servicio de búsqueda de empleo y teletrabajo donde además aparecen listados con los salarios y todo es bastante abierto y transparente.

Si te parece raro que la gente busque trabajo estando trabajando es que vives en otro mundo. Recuerdo un sitio, hace décadas, donde los técnicos de la empresa hicieron unas estadísticas sobre el proxy/caché y se sorprendieron al ver que entre las páginas web más visitadas por la gente de la oficina estaba la web de Infojobs. Esto supuso un gran WTF para los jefes, que pensaban que la plantilla vivían en un mundo idílico. Y es que en trabajo las cuestiones de fidelidad son muy relativas: la empresa te puede mandar a casa en cualquier momento y por cualquier razón, de modo que hay quien considera que toda contramedida es en justicia perfectamente válida.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 21 de Agosto de 2021

Lex Fridman es un investigador del MIT especializado en inteligencia artificial, robótica y aprendizaje automático que tiene un canal de entrevistas «intensitas» con gente de lo más top del sector. Ayer publicó este vídeo a modo de resumen rápido de las novedades en IA de Tesla y la verdad es que permite hacerse una idea de todo lo que se contó por allí.

Entre otras cosas pueden verse algunas demos de cómo es la arquitectura de redes neuronales en Tesla, de cómo capturan los datos y los clasifican (básicamente a partir de imágenes 2D de cámaras con varios tipos de visión: normal, infrarroja, etc.) y cómo está evolucionando su sistema de conducción automática y el superordenador Dojo donde se realiza todo el procesamiento.

Es una buena forma de entender cómo los coches autónomos ven el mundo o más bien cómo lo recrean. En uno de los fragmentos se puede ver cómo a medida que se mueve y capta más imágenes el «mapa» se va a ampliando; también cómo clasifica en tiempo real todo tipo de objetos en las calles y carreteras e incluso cómo se utilizan imágenes de distintos vehículos y el mismo lugar para mejorar el conocimiento de esos lugares.

Tesla Bot

También puede verse algo acerca del Tesla Bot, que es como han llamado al futuro robot humanoide de la compañía, que utiliza el mismo tipo de tecnología y que pretende ser una «inteligencia artificial de propósito general», ya sea para hacer cosillas en casa o para practicar con ella si acaso te dedicas a la robótica.

A estas alturas el Tesla Bot no es siquiera un prototipo, sino más bien un dibujo con unos letreritos que indican lo que «podría tener»: cámaras, herramientas de simulación… Todo esto en un «humanoide» de 172 cm de altura, unos 55 kg y capaz de levantar unos 70 kg. A simple vista no da demasiado miedo. De hecho como no tenían ni prototipo enseñaron a un tipo disfrazado con un traje (WTF!), lo que como «ardid publicitario» ya ha recibido la calificación de «chiste». Está claro que ese proyecto, por prometedor que sea, necesita un hervor. Como solemos decir por aquí… ¡se suponía que esto era el futuro!

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear