Por @Alvy — 18 de Junio de 2012

El concepto tras este pequeño robot volador es que se comporte como un insecto pero en el entorno del MundoReal™, no solo en un límpido laboratorio: debe poder chocar contra superficies de distintos tipos sin romperse y caer resistiendo golpes sin problemas. Su nombre es AirBurr V8 y sido diseñado por ingenieros del LIS (Laboratorio de Sistemas Inteligentes) de la politécnica de Lausanne.

Además de eso, el robot tiene un sistema activo de recuperación, lo que significa que una vez que ha caído al suelo puede enderezarse por sí mismo mediante un ingenioso mecanismo y volver a salir volando como si tal cosa. Sus creadores dicen que es un robot versátil, ligero e ideal para enviar como explorador autónomo a lugares a donde las personas no pueden llegar fácilmente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear