Por Nacho Palou — 3 de Febrero de 2012

Sea como sea, el robot Quattroped -capaz de convertir sus ruedas en patas en función del terreno y las necesidades de desplazamiento- resulta mucho más simpático cuando rueda. Debe ser por aquello de la teoría del Valle Inexplicable, porque la conversión de las ruedas a patas se antoja en un artilugio inquietante que da casi miedo.

Más en Robot's Magic Wheels Transform Into Legs, vía Make.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Desarrolla más rápido con Xojo