Por @Alvy — 20 de Febrero de 2019

Eso que tan grácilmente vuela sobre el límpido paisaje podría denominarse un híbrido de cometa y aerogenerador. Es un prototipo a tamaño real (26 metros de envergadura) y 600 KW, completamente funcional. La idea es la misma que la de los aerogeneradores: producir energía eléctrica con grandes turbinas de forma completamente sostenible, pero en este caso aprovechando los fuertes vientos que hay a mayor altitud y mar adentro.

La empresa que lo ha creado –llevan diez años en ello– se llama Makani y ha surgido de X, los laboratorios de Alphabet (Google). Está trabajando con Shell en otros proyectos (como la generación en parques eólicos marinos) y este prototipo lo han instalado de momento en Parker Ranch, Hawái, donde hay vientos propicios para una instalación de este tipo. La versión definitiva estaría en el mar, cerca de la costa, con una boya como base.

Makani Power

La cometa puede llegar a ascender hasta los 300 metros, pero sus movimientos dependen siempre de un gigantesco cable, que llega hasta la boya y de ahí a tierra. Las operaciones de «despegue» y «captura» son bastante llamativas de por sí; cuando está operando realiza un grácil ballet aéreo, propiciado porque está construido con materiales de fibra especialmente ligeros. Según cuentan esperan poder comercializarlo en breve y realizar alguna instalación en Europa, empezando por Noruega.

(Vía Spectrum.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 20 de Febrero de 2019

Impresión artística de Hayabusa 2 tomando muestras
Impresión artística de Hayabusa 2 tomando muestras – JAXA

Todo está listo para que a las 00:13 del 21 de febrero de 2019, hora peninsular española, la sonda Hayabusa 2 de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) inicie su primer intento de toma de muestras de la superficie del asteroide Ryugu.

A esa hora comenzará a aproximarse al asteroide con el objetivo de establecer contacto aproximadamente a las 00:15 del día 22. En ese momento una especie de cañón en miniatura disparará un proyectil de tántalo de 5 gramos de peso a 300 metros por segundo. Su objetivo es levantar piedrecillas y polvo de la superficie de Ryugu para que suban por el tubo de toma de muestras hasta el compartimento que las almacenará hasta su vuelta a Tierra.

En esto hay una cierta incertidumbre ya que la superficie de Ryugu ha resultado ser un tanto diferente de lo esperado, así que el equipo de la misión ha hecho una prueba con materiales que la simulan y son optimistas al respecto.

A una distancia de 19 minutos luz de la Tierra la sonda tiene que hacer toda la maniobra en modo autónomo, ya que no hay forma de controlarla en tiempo real, aunque hay programadas unas cuantas paradas intermedias para que desde el control de la misión vayan evaluando todo. En cualquier caso los parámetros de la aproximación, al menos en este primer intento, son muy conservadores, con lo que a la mínima que detecte una discrepancia abortará el intento y se irá a su posición de reposo a 20 km de la superficie de Ryugu.

Pero si todo va bien el jueves por la noche, unos 48 minutos antes del contacto Hayabusa 2 apuntará con su panza hacia Ryugu para colocarse en la actitud correcta para la toma de muestras. Y entonces dejaremos de recibir telemetría e imágenes ya que su antena de alta ganancia –la de alta velocidad– dejará de apuntar hacia la Tierra y a partir de ahí sí que estará verdaderamente sola. No será sino hasta unos 7 minutos después de la toma de muestras cuando la antena de alta ganancia vuelva a apuntar hacia la Tierra y podamos tener confirmación de que todo ha ido bien.

Para la fase final de la aproximación la sonda utilizará como guía un marcador –una esfera reflectora de 10 centímetros– que dejó caer sobre la superficie de Ryugu en octubre 2018 en su tercer simulacro de toma de muestras. Será captado por las cámaras de navegación, que lo usarán como referencia para calcular la posición de la sonda y la del punto de contacto. Además utilizará su telémetro láser para confirmar que las estimaciones de distancia coinciden. Y si no lo hacen, a casita.

La zona en la que se llevará a cabo la toma finalmente es la marcada como L08-E1. Está cerca del ecuador del asteroide, entre los cráteres Kintaro y Brabo, aunque más cerca del segundo que del primero. Y no es que a Hayabusa 2 le sobre mucho sitio ya que su panel solar mide 6×4,23 metros, aunque la nave propiamente dicha sólo mide 1×1,6×1,25 metros, tubo de toma de muestras aparte, así que hay un cierto margen sobre la superficie de Ryugu.

Zona prevista para la primera toma de muestras
L08-E1 es la zona prevista para la primera toma de muestras - JAXA

Es más pequeña que L08-B1, la otra zona de contacto que estaba en consideración, pero fue elegida porque las piedras que contiene son todas de menos de 60 centímetros y además porque está más cerca del marcador que la sonda usará como guía, lo que permite tenerlo durante más tiempo a la vista durante la maniobra.

En cualquier caso las piedras marcadas en malva alrededor de la zona escogida se consideran peligrosas porque son de un tamaño lo suficientemente grande como para que la sonda pueda tocarlas si se desvía mucho del centro de la zona de contacto. Pero para minimizar riesgos la sonda tocará Ryugu con su parte trasera levantada entre 5 y 10 grados porque de ese lado hay más piedras.

Hayabusa 2 tiene otros dos compartimentos más en su contenedor de muestras, así que si todo va bien habrá al menos otras dos tomas de muestras, aunque nunca antes de que el equipo de la misión haya tenido tiempo de analizar esta primera.

La JAXA ha anunciado que habrá una retransmisión en directo en inglés desde el centro de control de la misión para cubrir la toma de muestras. Y además está la cuenta de Twitter de la sonda.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 20 de Febrero de 2019

Galaxy Quest, propuesta por el equipo Pillars of creation, formado por Almudena Martín, Jose Luis Martin-Oar y Juan Martinez, Rosa Narváez y Iñaki Úcar, ha sido la aplicación ganadora de la categoría Mejor uso de la ciencia del hackatón Space Apps Challenge de 2018 de la NASA.

La idea de la app es que los usuarios vayan ayudando a procesar datos del Hubble –y en el futuro también podrían hacer lo propio con los del James Webb– pero disfrazando todo de juego. Así, Galaxy Quest une aspectos de «gamificación» y de ciencia ciudadana para que quienes la utilicen vayan entrenando sin darse cuenta redes neurales que tienen como misión identificar elementos que salen en estas imágenes.

Algunas pantallas de Galaxy Quest
Algunas pantallas de Galaxy Quest

Lo malo es que por ahora sólo es una idea. Pero si alguien tiene la financiación para ejecutarla seguro que el equipo estará encantado de oírlo.

Con más de 18.000 participantes que crearon 1.375 proyectos la edición de 2018 es la séptima de Space Apps Challenge; la de 2019 ya calienta motores.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 20 de Febrero de 2019

Shape Type

En este juego llamado Shape hay diez intentos para recrear un carácter tipográfico modificando algunas de las curvas Bézier con las que están construidas. Las pistas son el dibujo ligeramente modificado del carácter original (letra o símbolo) el nombre de la tipografía, autor y fecha.

Normalmente hay que mover dos o tres puntos, pero a veces hay hasta seis y no es tarea fácil. Cuando se termina basta pulsar el botón Comparar para ver el resultado de nuestras habilidades de diseño y dibujo refinado como un porcentaje aproximado.

Es un juego de la gente de Method of Action tienen varios de estos juegos tipográficos y de diseño «de habilidad» en su web. Resultan tanto entretenidos como educativos para quienes se dediquen al diseño. Por aquí habíamos hablado alguna vez de los otros: The Bézier Game y de Kern Type. También está Color, donde hay que «acertar» con colores iguales modificando valores como el tono y la saturación.

Si te gustan estos juegos echa también un vistazo a Circled, El color distinto o a Euclides, que tienen cierto parecido.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear