Por @Wicho — 22 de Mayo de 2024

La descripción
Sophie Adenot y Raphaël Ligeois posan sonrientes para un selfie tras el anuncio – ESA/Raphaël Ligeois

La Agencia Espacial Europea (ESA) acaba de anunciar que la francesa Sophie Adenot y el belga Raphaël Ligeois, en ese orden, serán las primeras personas en ir al espacio de la promoción de astronautas de la ESA de 2022. Lo harán en misiones a la Estación Espacial Internacional (EEI) planeadas para 2026.

Adelantamientos por la derecha

Parche del grupoAunque lo más correcto sería decir las primeras en volar de entre los astronautas de carrera de la promoción de 2002 de astronautas de la ESA. Porque Marcus Wandt, astronauta de reserva de esa promoción, ya ha ido a la EEI con la misión Axiom Ax-3.

Mientras que en el momento de publicar esta anotación Sławosz Uznański, también miembro de la reserva, está entrenándose para una misión similar, probablemente la Axiom Ax-4, prevista para este mismo año. Y seguro que de aquí a 2026 habrá algún astronauta más de reserva que vaya a la EEI.

De todas formas este anuncio no quiere decir necesariamente que Adenot y Ligeois vayan a volar en 2026. Ni, mucho menos, que sus dos misiones vayan a tener lugar el mismo año. Dependerá, entre otras cosas, del programa de rotaciones de tripulaciones de la EEI dentro del Programa de tripulaciones comerciales de la NASA.

Hasta ahora, por ejemplo, ha habido una plaza para la ESA en las misiones Crew-2, Crew-3 y Crew-4.

Pero de ahí en adelante no. Y no al menos hasta la Crew-10, prevista para principios de 2025, suponiendo que una de las plazas aún sin anunciar de esa misión sea para la agencia europea. En esta ecuación entrará también, con un poco de suerte, la Starliner de Boeing.

Aunque si nada cambia –y con la Starliner haciendo de las suyas una vez más va a ser difícil que no lo haga– podría darse el caso de que Sophie Adenot volara en la Starliner en marzo de ese año con la Crew-12 y Raphaël Ligeois en septiembre en una Crew Dragon como parte de la tripulación Crew-13. Pero apostaría un par de gallifantes a que no.

A entrenarse toca

A pesar su promoción se graduó recientemente ahora tendrán que recibir entrenamiento específico para la misión en la que les toque volar. Tanto en lo que se refiere a la nave en la que vayan a hacerlo como en lo que se refiere a la Estación como en las actividades que tendrán que desarrollar a bordo.

Estas incluirán experimentos científicos, muchos de ellos procedentes de Europa, investigaciones médicas, contribuir a la observación de la Tierra y participar en la operación y mantenimiento de la Estación. Eso sí, en vez de misiones de 10 o 14 días como las de Axiom las suyas serán misiones de unos seis meses.

La Agencia Espacial Europea tiene planeado que el resto de la promoción viaje a la EEI antes de 2030. Lo cual es bastante razonable porque por ahora el compromiso es mantenerla en servicio hasta entonces. Aunque ya se habla de que siga en servicio más allá.

Sophie Adenot es @Soph_astro en Twitter. Raphaël Ligeois es @Raph_Astro.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Wicho — 22 de Mayo de 2024

El Edoardo Amaldi aproximándose a la EEI en medio de un espectáculo de luces y gases de sus motores
El ATV-3 Edoardo Amaldi aproximándose a la EEI en 2012 – NASA

La directiva de la Agencia Espacial Europea (ESA), reunida en Bruselas con los ministros de los países miembros y con los ministros del Consejo de Europa, acaba de anunciar que ha adjudicado sendos contratos para el desarrollo de dos nuevas naves de carga que deben entrar en servicio en 2028.

Las empresas que se encargarán de su desarrollo son Thales Alenia Space, una empresa de toda la vida en este mercado, y The Exploration Company, que por el contrario es una empresa bastante nueva en todo esto. Cada una se lleva 25 millones de euros para la fase inicial del proyecto.

Estas nuevas naves primero darán servicio para llevar y traer carga de la Estación Espacial Internacional (EEI). Pero la idea es que también puedan hacerlo a otras estaciones espaciales comerciales que entren en servicio en el futuro. Lo que no es ciencia ficción. O no del todo; hay varias empresas trabajando en ello. También podrían ser, eventualmente, modificadas para misiones tripuladas. Y esto sí que suena más a ciencia ficción. Al menos por ahora.

Esta decisión viene de un acuerdo adoptado en noviembre de 2023 por los ministros del ramo de los países miembros de la Agencia Espacial Europea (ESA), reunidos en Sevilla en su encuentro bienal. Aunque entonces se hablaba de otorgar hasta tres contratos. Pero por lo visto ninguna de las dos empresas que optaban al tercero, Rocket Factory Augsburg (RFA) y Arianegroup con Susie, lograron cumplir con los criterios establecidos por la ESA.

Dos quedaron dos…

Thales Alenia Space, entonces Alenia Spazio, tiene la experiencia de haber sido el contratista encargado de fabricar el compartimento de carga de los ATV, Automated Transfer Vehicle, Vehículos de transferencia automatizados de la ESA. La agencia los utilizó de 2008 a 2014 para enviar suministros a la EEI en hasta cinco ocasiones. Y son la base del módulo de ESM, el Módulo de Servicio Europeo de la cápsula tripulada Orion de la NASA. También se encarga de la construcción del compartimento de carga de las Cygnus, basado también en el de los ATV.

El demostrador de Thales Alenia sobre un pedestal
El demostrador de Thales Alenia – Thales Alenia Space

Se sabe poco de su cápsula. Pero la empresa ha dado detalles de un demostrador que tendrá una forma similar a las del programa Apolo, que medirá 4,5 metros de diámetro máximo, y que podrá ser lanzada por cualquier cohete que tenga la capacidad necesaria.

The Exploration Company, por su parte fue fundada en 2021 por Hélène Huby junto con un grupo de personas con experiencia en los ATV y los ESM. Así que aunque la empresa es nueva no parte de cero ni mucho menos.

Ya lleva algún tiempo hablando de su carguero Nyx y en septiembre de 2023 anunciaron la firma de un acuerdo con Axiom Space para utilizarlo para dar servicio a la Axiom Station a partir de 2027.

Impresión artística de una cápsula Nyx en el espacio
Impresión artística de una cápsula Nyx en el espacio – The Exploration Company

La empresa tiene pensado enviar una mini cápsula de desarrollo de 60 centímetros de diámetro llamada Bikini en el primer Ariane 6. Y más adelante una llamada Mission Possible de 2,5 metros y con una capacidad de carga de 300 kilos en un Falcon 9.

En lo que es extremadamente parca la ESA en su anuncio es en los detalles como la capacidad de carga de las naves tanto a la ida como a la vuelta y su posible reusabilidad. Aunque en esto último la decisión corresponde más bien a los fabricantes si aplicamos un razonamiento similar al del programa de Servicios Comerciales de Transporte Orbital (Commercial Orbital Transportation Services, COTS) de la NASA. Es el que le ha permitido disponer de las Cygnus, las Dragon y, es de esperar que en breve, con la versión de carga del avión espacial Dream Chaser.

El COTS ha funcionado realmente bien para la NASA; en esto la ESA hace muy bien en fijarse en su vecina del otro lado del Atlántico.

(Algunos datos vía European Spaceflight.)

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Wicho — 22 de Mayo de 2024


Personal de Boeing trabajando en una Starliner – Boeing

Sí, es como el día de la marmota pero en versión espacial: la primera misión tripulada de la Starliner se retrasa de nuevo, aunque esta vez sin fecha de lanzamiento. De un correo enviado hace unas horas por la NASA mientras los canales de comunicación públicos de la agencia y de Boeing permanecen en un atronador silencio al respecto:

La NASA, Boeing y ULA renuncian al intento de lanzamiento del sábado 25 de mayo de [la misión] Boeing Crew Flight Test de la NASA. El equipo ha estado reunido durante dos días seguidos, evaluando los argumentos en favor de volar, las prestaciones del sistema y su redundancia. Todavía hay trabajo por hacer en estas áreas, y la próxima oportunidad de lanzamiento posible todavía se está discutiendo.

La NASA compartirá más detalles una vez que tengamos un más claro el camino a seguir.

Así que toca seguir esperando.

Este último aplazamiento viene de una fuga de helio en el sistema de combustible del módulo de servicio de la nave. Se utiliza para asegurarse de que los propelentes están a la presión necesaria y de que pueden alcanzar los puntos a los que tienen que llegar aún con la nave en caída libre.

Diagrama de una Starliner
Diagrama de una Starliner. El módulo de servicio es el rotulado con una B – NASA

Pero este problema no es sino el último de una larga letanía de problemas que ha incluido el uso de cinta adhesiva potencialmente inflamable para fijar parte de los cables del sistema eléctrico de la cápsula y de unas líneas en los paracaídas menos resistentes de lo especificado que obligaron a posponerla en el verano de 2023; problemas con las válvulas de los motores que impidieron su lanzamiento en el verano de 2021… Y eso por no hablar de su primera misión o tripulada, que falló espectacularmente. Hasta el punto de que Boeing tuvo que repetirla.

En teoría tanto la Starliner como la Crew Dragon tenían que haber entrado en servicio en 2017. Pero tanto los problemas esperables en el desarrollo de una nave espacial como la cicatería del gobierno de los Estados Unidos a la hora de proporcionar los fondos necesarios llevaron a que la Crew Dragon no entrara en servicio hasta abril de 2021. Aunque hizo su primera misión tripulada, equivalente a la CFT de Boeing, en marzo de 2019.

Y eso que SpaceX recibió «tan solo» 2.600 millones de dólares frente a los 4.200 de Boeing porque, se suponía, era la más fiable de las dos.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Wicho — 21 de Mayo de 2024

Un 777 de Singapore Airlines aterrizando en Heathrow
El avión afectado ha sido un Boeing 777 similar al de la foto – Wicho

¿Sabes cuando en los mensajes de seguridad de antes de un vuelo te dicen que permanezcas con el cinturón de seguridad abrochado todo el tiempo posible? Pues no es por capricho: una persona ha muerto y más de 30 han resultado heridas a causa de fuertes turbulencias en un vuelo de Singapore Airlines entre Londres y Singapur. El vuelo se ha desviado a Bangkok para poder dar asistencia médica a las personas que lo necesitan.

Según datos de Flightradar 24 durante aproximadamente un minuto, en lo peor de la turbulencia, el avión –y su pasaje– se vieron sometidos a velocidades verticales de entre +1.500 y -1.500 pies por minuto, unos +500 a -500 metros por minuto.

Esa no es una velocidad de descenso o ascenso fuera de lo habitual cuando un avión está cambiando de altitud. Pero sí lo es que cambie tan rápidamente de signo e intensidad. El efecto es como si estuvieras en una coctelera gigante.

No debería ser necesario decirlo pero por si acaso: aunque el avión afectado haya sido un Boeing en este caso no tiene absolutamente nada que ver con los problemas por los que está atravesando la compañía en los últimos años. De hecho el 777 es uno de los aviones con mejores registros de seguridad. Lo de este vuelo ha sido mala suerte y le habría sucedido básicamente lo mismo a cualquier avión de cualquier fabricante.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD