Por @Wicho — 18 de Noviembre de 2018

La Progress MS-10 aproximándose a la EEI

A las 20:28, hora peninsular española, del 18 de noviembre de 2018, con un minuto de adelanto sobre el horario previsto, la cápsula de carga Progress MS-10 atracaba en el módulo Zvezda de la Estación Espacial Internacional.

La Progress MS-10 lleva a bordo unos 2.450 kilos de carga y suministros para la Estación y sus tripulantes. Eso incluye 705 kilos de combustible, 50 kilos de oxígeno y aire, 420 kilos de agua, comida, ropa, material para experimentos, y piezas de repuesto, entre otras cosas.

En cuanto se haya comprobado la estanqueidad de la unión entre la Progress y la Estación los tripulantes de ésta ya podrán abrir las escotillas para así tener acceso al contenido de la cápsula de carga y empezar a vaciarla. Pero antes de ponerse con eso tendrán que atender la llegada de otra cápsula de carga, la Cygnus NG-10, cuya captura está prevista para las las 11:20, de nuevo hora peninsular española, del lunes 19 de noviembre.

La misión terminará en unos meses cuando la Progress MS-10, cargada para entonces con materiales de desecho y ya no necesarios en la Estación, de desintegre en la atmósfera en una reentrada controlada.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por @Wicho — 18 de Noviembre de 2018

Gloria del piloto llegando a Madrid

A veces, cuando tu avión está a poca altura sobre las nubes y el Sol está al otro lado de tu ventanilla –porque vuelas en ventanilla, ¿no?– es posible ver una gloria del piloto. Se trata de varios anillos de color concéntricos en cuyo centro está la sombra del avión.

También se puede ver desde lo alto de una montaña o desde cualquier otro sitio que esté por encima de las nubes, como por ejemplo un puente que sobresalga por encima de un banco de niebla, aunque en este caso lo que se ve en el centro es la propia del observador o la del lugar desde el que está.

Pero sin duda el récord se lo lleva la capturada por Alexander Gerst desde la Estación Espacial Internacional a unos 500 kilómetros por encima de las nubes:

Gloria desde a EEI

No está claro del todo como se forman estos anillos, aunque se piensa que es por una combinación de difracción, reflexión y refracción en las gotas de agua de las nubes.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 18 de Noviembre de 2018

Krisp.ai

Krisp es un software para MacOS que anda haciendo las rondas porque ha salido de beta y tiene tecnología de Nvidia detrás. Tiene una sola misión –y bastante llamativa– que es eliminar el ruido de fondo de las conversaciones realizadas en el Mac a través de software de videoconferencia.

Simplemente se descarga, instala, se le dan permisos (micrófono) y pasa a comportarse como un driver de audio que filtra el micrófono y el altavoz. Aparece con un icono en la barra del menú y un par de grandes botones: Escuchar/Hablar sin ruido. Basta empezar una conversación con cualquier software de videoconferencia y toquetear los botones para hacer pruebas. (¡¿Me se oyeeee?!)

Funciona con muchas aplicaciones de videoconferencia: Messenger, Skype, Slack, Hangout, Zoom, WebEx, GotoMeeting y otras. Simplemente hay que configurarlas antes de empezar para que usen Krisp como micrófono/altavoz (en sus respectivas preferencias de audio).

Como la tecnología que emplea es aprendizaje automático en una red neuronal, lo que hace es intentar distinguir entre «voces» y «ruidos». Esto es complejo, y la definición de «ruido» es un tanto etérea. Que funcione mejor o peor depende un poco de cada caso, aunque en general parece comportarse bien. En la misma portada hay una demo que quizá es un poco exagerada (que filtra ruidos de la calle, niños berreando, aeropuertos, cafetería…) pero que permite hacerse una idea. Total, es gratis, así que por probarlo que no quede.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 18 de Noviembre de 2018

Albert Chamillard

Albert Chamillard es un diseñador de Tucson (Texas, EE.UU.) con un estilo muy peculiar que puede verse en su cuenta de Instagram: dibujos geométricos hechos a bolígrafo en blocs pautados.

Hay cientos de estos dibujos en su colección, la mayor parte con redondeadas curvas, calculadas sombras y motivos geométricos poco corrientes pero fáciles de entender. No hay figuras imposibles ni nada de eso y la sencillez es precisamente una de sus virtudes.

Excepto algunas fotografías de sus obras expuestas en galerías el resto proceden directamente de los cuadernos: pautados en cuadrículas, líneas o incluso hojas de cálculo. Junto a ellos, su inseparable herramienta: el bolígrafo de color que utilizó para su creación.

(Vía Fubiz.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear