Por @Wicho — 17 de Noviembre de 2018

Despegue de la Cygnus 10 – NASA/Joel Kowsky

Con dos días de retraso sobre lo previsto debido a las malas condiciones meteorológicas la cápsula de carga Cygnus NG-10 despegaba a las 10:01:31, hora peninsular española, del 17 de noviembre de 2018 de la Plataforma de lanzamiento 0A del Mid-Atlantic Regional Spaceport (Espaciopuerto regional del medio Atlántico).

Bautizada como S.S. John Young lleva a bordo unos 3.400 kilos de suministros, experimentos y hardware. Incluyen comida, bebida y ropa para la tripulación, una impresora en 3D capaz de reciclar plástico ya usado y experimentos como EXCISS, un experimento para estudiar la formación del sistema solar y otro para estudiar la enfermedad de Parkinson, por citar un par de ellos.

John Watts Young, el astronauta de la NASA que da nombre a esta cápsula, es el único de la historia de la exploración espacial que ha sido piloto y comandante de cuatro tipos de naves: Gemini, módulo de mando Apolo, módulo lunar Apolo y transbordador espacial. Era también una de las 12 personas que pisaron la Luna.

Llegará a las proximidades de la Estación Espacial Internacional el lunes 19 de noviembre y Alexandre Gerst y Serena Auñón-Chancellor se encargarán de capturarla con en brazo robot a eso de las 11:20 de la mañana, hora peninsular española, poco más de 12 horas después de la llegada prevista de la cápsula de carga Progress MS-10.

Permanecerá acoplada a la Estación hasta febrero, cuando la dejará con varios miles de kilos de materiales de desecho y ya no necesarios a bordo para su destrucción en una reentrada controlada en la atmósfera, aunque antes de eso liberará tres CubeSat.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por @Alvy — 17 de Noviembre de 2018

Wave Function Collapse es un experimento de generación de escenarios mediante procedimientos mediante un algoritmo de cuántico nombre («colapso de la función de onda»). Se parece un poco a la Infinitown. Aunque al ser más bien monocroma y con patrones más repetitivos recuerda un poco a la arquitectura de Escher. A mí me retrae en cierto modo a las imaginativas descripciones de La Biblioteca de Babel de Borges.

El viaje es un poco mareante, pero el vídeo muestra un poco las posibilidades de la idea. Se puede utilizar a modo de pseudojuego interactivo en 3D (aunque no hay nada a lo que «jugar» excepto moverse por ahí), descargándolo para Windows y utilizando el teclado para ir a un lado, al otro, saltar o «volar en jetpack«. Está desarrollado en Unity.

Wave Function Collapse

También se puede cotillear en el código que hay en Github que explica la idea tras la generación de estas formas, en cierto modo fractales. Las llaman bitmaps que generan bitmaps que se parecen al bitmap original. Tan enrevesado como interesante.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 17 de Noviembre de 2018

Lanzamiento de la Progress MS-10

Los suspiros de alivio deben haberse oido hasta en Próxima Centauri cuando el 16 de noviembre de 2018 un cohete Soyuz FG ponía en órbita sin ningún tipo de problemas la cápsula de carga Progress MS-10. Lleva a bordo unos 2.450 kilos de carga y suministros para la Estación Espacial Internacional y sus tripulantes, incluyendo 705 kilos de combustible, 50 kilos de oxígeno y aire, 420 kilos de agua, ropa, material para experimentos, y piezas de repuesto, entre otras cosas.

El anterior Soyuz FG, el U15000-062, fue el que falló el pasado 11 de octubre de 2018 durante el lanzamiento de la cápsula tripulada Soyuz MS-10, obligando a abortarlo, aunque afortunadamente todo quedó en un susto. Bueno, y en un montón de rublos perdidos.

El de la Progress MS-10 el tercer lanzamiento de un cohete Soyuz desde el fallo del 11 de octubre, aunque los otros dos habían sido de Soyuz 2.1b. Sin embargo como los FG y los 2 comparten el mecanismo de separación de los propulsores laterales de la primera etapa, que fue lo que falló, cada uno de esos lanzamientos aumentaba un poco la confianza en que en efecto se había tratado de un fallo puntual de ensamblado del cohete en cuestión. El de la Progress MS-10, de todos modos, es el penúltimo lanzamiento de una Progress en un Soyuz FG, pues a partir de la Progress MS-12 está previsto que Roscosmos pase a utilizar Soyuz 2.1a.

Y sí, es un follón que tanto los cohetes como las cápsulas tripuladas se llamen Soyuz. Y el follón as algo mayor porque coinciden los números de misión de la Soyuz MS-10 y de la Progress MS-10, pero es que pertenecen a la misma generación.

El asunto de los suministros no era crítico porque hay otros tres tipos de naves de carga que se encargan de mantener abastecida la EEI: las Cygnus y las Dragon estadounidenses y los HTV japoneses. Además cada uno de ellas utiliza un cohete lanzador distinto, con lo que es prácticamente imposible que todos tengan problemas a la vez.

Pero sin embargo las únicas naves tripuladas capaces de llegar a la Estación hoy en día son las Soyuz, y no se prevé que la Crew Dragon y la Starliner puedan entrar en servicio al menos hasta mediados de 2019. Así que con los lanzamientos de cápsulas Soyuz parados cabía la posibilidad de que la EEI pudiera quedar deshabitada por primera vez desde el año 2000 porque además la Soyuz MS-09, que en estos momentos está en la Estación, tiene que volver a Tierra a principios de enero de 2019 porque se termina el tiempo que puede pasar en el espacio.

Sin embargo este tercer lanzamiento sin problemas prácticamente asegura que el próximo 3 de diciembre se pueda lanzar la cápsula tripulada Soyuz MS-11.

En cualquier caso la Progress MS-10 está acercándose a la Estación Espacial Internacional, en cuyo módulo Zvezda tiene previsto atracar el domingo 18 a las 20:29, hora peninsular española.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 17 de Noviembre de 2018

Esta juego es tan intrigante como aparentemente divertido. Se llama Busy Work y es un montaje que simula una oficina de cubículos al más puro estilo Trabajo basura. Al igual que en cualquier oficina de este estilo, trabajar puede ser estresante y desquiciante a la vez, especialmente por las constantes interrupciones que surgen de vez en cuando.

En el montaje en el MundoReal™ del juego hasta seis participantes ocupan sus puestos y tienen dos minutos para «contestar a tantos correos de clientes como sea posible». Para eso se utiliza el teclado y el ratón, donde se «teclean» cosas (o más bien se aporrea el teclado). El problema es que a cada instante aparecen avisos, notificaciones y tareas «urgentes» que realizar: descolgar el teléfono, archivar una carpeta o buscar un formulario LL-78 físicamente en la mesa.

ImgImgImgImg

El juego parece bastante hilarante, al menos por lo que se ve en el vídeo. Ganó algunos premios y estuvo instalado en su día en un laboratorio indie y en el Festival XOXO de Portland, para regocijo de los visitantes. Desde luego es una idea un tanto diferente respecto a lo que se suele ver por ahí.

(Vía Laughing Squid.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear