Por @Alvy — 16 de Mayo de 2022

Page Not Found: A Brief History of the 404 Error | WIRED

Desde hace décadas circula el chascarrillo –que igual hasta por aquí hemos repetido alguna vez– de que el famoso Error 404 que aparece cuando no se encuentra una página tenía un en el mundo real. Se decía que se correspondía con el «número de habitación» de una sala del CERN donde trabajaban los servidores y sus programadores. Sin embargo, en el artículo Page Not Found: A Brief History of the 404 Error (Wired) Robert Cailliau, uno de los pioneros de la Web de hipertexto, lo desmintió con rotundidad:

La decisión de elegir el 404 fue arbitraria. El 404 nunca existió como sala ni lugar físico en el CERN. Es un mito.

Esta decisión se tomó cuando se catalogaron las respuestas del protocolo HTTP, que están agrupadas por rangos:

  • Informativas (100–199)
  • Satisfactorias (200–299)
  • Redirecciones (300–399)
  • Errores de los clientes (400–499)
  • Errores de los servidores (500–599)

Al «Página no encontrada» le tocó el 404 y eso es todo.

Es interesante, empero, que aunque ese mítico lugar no existiera, programadores y técnicos han disfrutado haciendo la gracia de renombrar sus salas de servidores en empresas y escuelas como «404», de modo que ahora existir, existen.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 14 de Mayo de 2022

Monkeytype

Monkeytype es en parte un sitio en el que practicar mecanografía y también un juego de teclear rápido. Funciona más o menos igual que todos, pero brilla con excelencia en la forma de plantearlo y resolverlo. Con cientos de opciones distintas y miles de variantes de configuración, enseña además cómo desarrollar una aplicación sencilla pero elegante.

Vaya por delante lo más obvio: el asunto es practicar tecleando textos, para lo cual basta comenzar a darle a las letras e intentar hacerlo lo más rápido posible y sin errores, aunque es válido corregir. Las palabras pueden ser aleatorias o no, y se permite elegir idioma (hay cientos, incluso código de lenguajes de programación). Cuando acaba el tiempo marcado por el reloj aparecen los resultados: palabras por minuto, caracteres, precisión, errores, consistencia… junto con una bonita gráfica.

Lo mejor es registrarse: eso da acceso a que las estadísticas queden guardadas y se pueda ver la evolución día a día, el histórico completo y otras opciones.. Entre los mil detalles personalizables están:

  • Idiomas.
  • Signos de puntuación.
  • Pruebas por tiempo (15, 30, 60 segundos…), palabras, frases, citas.
  • Temas visuales en modo normal/oscuro o personalizados.
  • Dificultad.
  • «A ciegas» (no se muestran los errores).
  • «Velocidad mínima» (hay que mantener un ritmo ).
  • «Precisión mínima» (no permite muchos fallos).
  • Inglés británico/americano.
  • Modos especiales: mayúsculas, sin espacios, lenguajes inventados, números…

Hay tantas formas de jugar y practicar que alguien hizo incluso una guía completa de las mejores opciones de configuración.

El desarrollo de Monkeytype es también una gozada, con una web limpia y rápida, además de que no tiene publicidad molesta y todo es gratis (se pueden hacer donaciones, mecenazgo o comprar camisetas). Es todo código abierto, lo que permite investigar, cotillear. Además de eso, el changelog (registro de cambios) que está abajo a la derecha en el número de versión indica las pequeñas mejoras que se van introduciendo, porque no paran de añadirle cosas.

El juego/aplicación tiene por supuesto su cuenta de Twitter @Monkeytype, un foro en Discordy a la gente le ha dado por subir vídeos a TikTok y YouTube para demostrar sus habilidades. Véase por ejemplo a un tipo marcándose 245 palabras por minuto con un teclado mecánico, a la antigua usanza.

Para más detalles sobre los entusiastas de la competitividad a la hora de teclear, este artículo del New York Times que es donde descubrí el juego: Playing Against Type.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 13 de Mayo de 2022

Buen récord además de interesante: resolver tres cubos de Rubik mientras se hacen malabares con ellos. El mejor tiempo siguen siendo 4 minutos, 31 segundos y una milésima. El récord lo obstenta Angel Alvarado (Colombia) desde 2021.

En el vídeo puede verse cómo la técnica que utiliza es resolver los cubos por orden, uno detrás de otro:

  • El primero lo resuelve en 1:18
  • El segundo queda hecho en: 1:16
  • Para el tercero necesita: 1:57

Por el camino se ve que algún problema hay porque el cubo número 1 queda ligeramente deshecho y luego rehecho antes de terminar el 2, así que igual hubo una confusión con los cubos. Para el tercero necesita mucho más tiempo de lo normal pero quizá es porque no lo tenía memorizado y tiene que mirarlo y resolverlo sobre la marcha.

El ritmo del malabarismo es tal que hay unos 3-4 lanzamientos por segundo; siempre hay dos cubos en ambas manos y otro en el aire. Sin embargo, tan sólo una de las manos gira los cubos, y en las tomas en cámara lenta puede verse que Alvarado es zurdo y hace los giros de las caras con la mano izquierda. La mano derecha simplemente lanza los cubos para mantener el ciclo del malabarismo.

En resumen: en los ~250 segundos los cubos pasan unas 750 veces por sus manos, 250 veces cada cubo (o 500 veces si se tiene en cuenta que la persona tiene dos manos). Pero no se aprovechan ambas manos, ni todos los contactos para los giros, aunque se necesitan muchos menos de 250 movimientos para resolver cada cubo (probablemente han instantes en los que no se giran, sólo se malabarea con ellos). Así que yo diría que hay mucho margen para la mejora.

Recordemos que Max Park tiene el récord del mundo de resolver el cubo de Rubik con una sola mano en 6,82 segundos, aunque naturalmente ahí no se pierde tiempo en el que el cubo salga «volando».

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 13 de Mayo de 2022

Code to Image Converter

Publicar código es tan fácil como utilizar una tipografía monoespaciada o usar la etiqueta <code>. También se podría hacer a mano, trabajando con cuidado los estilos, colores y tabulaciones. Pero si se necesita algo bonito para ilustrar en Code to Image Converter se puede conseguir en un instante.

Todo lo que hay que hacer es pegar el código en la ventana. El texto se colorea de forma automática según las instrucciones, variables, y valores. Y entonces basta activar o desactivar opciones, entre ellas:

  • Fondo, incluyendo degradados, colores planos o imágenes
  • Difuminado
  • Sombra
  • Modo oscuro
  • Números de línea
  • Tipografía (tamaño, separación)
  • Lenguaje (Python, C, JavaScript, PHP…)
  • Formato de imagen (JPEG, PNG, SVG)
  • Escala
  • Marca de agua de codetoimg.com, como cortesía

El resultado se exporta con un botón y queda listo para usar. Más rápido y fácil, imposible.

Actualización – Diego nos sugiere también Chalk.ist, muy elegante y sencillo también.

Chalk.ist

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

CEV: Técnico Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma