Por Economía Digital — 15 de Noviembre de 2018

Según una investigación de HP el 73% de los denominados «cartuchos compatibles» o «alternativos» fallan nada más sacarlos de la caja o durante su uso. Y es que la sabiduría popular ya lo dice: «lo barato suele salir caro». En este caso también se cumple cuando se tienen en cuenta factores como la pérdida de calidad de impresión y los costes debido a fallos, pérdida de tiempo y la necesidad de acudir al servicio técnico.

HP

Ante la cuestión de si «son realmente más baratos los «cartuchos de tóner compatibles» HP analiza todos estos factores y desmonta algunos mitos, como que «todos son igual de fiables», «no pueden ser malos para las impresoras» o «son más ecológicos».

Al utilizar estos cartuchos quedan menos de páginas impresas «utilizables» lo que aumenta el coste un 50% debido a impresiones, fallos y necesidades extra de mantenimiento. Esto tiene el consiguiente coste económico y medioambiental, frente a la tecnología original que funciona siempre a la primera. Son costes ocultos que al final acaban afectando al bolsillo.

HP

En este aspecto otra investigación de la consultora Four Elements Consulting concluyó que los cartuchos compatibles clonados emplean un 32% más de energía que los cartuchos originales. Además de esto emiten hasta un 130% más de compuestos orgánicos volátiles (COV) de los permitidos y superan en un 53% los límites de estireno, un líquido incoloro que se evapora fácilmente y que puede afectar a la salud cuando se está expuesto a él.

Cartuchos «clones compatibles»
(4) Comportamiento de los cartuchos de tóner «compatibles», según un estudio de WKI / Blue Angel sobre el cumplimiento de la calidad del aire interior, encargado por HP. El estudio probó cuatro marcas de cartuchos de tóner nuevos compatibles que se habían vendido como sustitutos de los cartuchos 280A para las impresoras multifunción HP LaserJet Pro M425dn.

Además, los cartuchos Originales HP LaserJet necesitan un 30% menos de materiales fósiles en su proceso de fabricación respecto a las denominadas marcas blancas. El valor final de impacto medioambiental, medido durante su ciclo de vida como «huella de carbono», llega a ser de hasta un 45% mayor en esos cartuchos compatibles clonados. Según un estudio de Infotrends que realizó el seguimiento del proceso de reciclaje de los cartuchos clonados, la mayoría acababa directamente en vertederos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por @Alvy — 14 de Noviembre de 2018

Experimental Advanced Superconducting Tokamak

¡Ozú, qué caló!

– en los pasillos del tokamak experimental

Unos científicos chinos han batido el récord de altas temperaturas utilizando el Experimental Advanced Superconducting Tokamak (EAST), un reactor de fusión al que han llevado al límite: 100.000.000°C. Comparativamente en el centro del Sol hay unos 15.700.000°C, en el Valle de la Muerte de California unos 56°C cuando marcó el último récord.

A pesar de lo espectacular del dato la temperatura récord se alcanza en un lugar especialmente pequeño del contenedor y durante un breve instante, aunque es todo un hito. Ningún material puede resistir esas temperaturas, de modo que el efecto se mantiene mediante campos magnéticos sin que toque las paredes del reactor. Lo mejor es que la reacción es «controlable» y que además no produce ningún tipo de contaminación.

No sabemos si pudieron llegar a probar a freír un huevo en el interior del reactor, pero sí que el hidrógeno se convirtió de gas a plasma, el cuarto estado de la materia. Así que probablemente no habría problema para usarlo como hornillo aunque en caso de añadir bacon quedaría muy churruscadito.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Noviembre de 2018

Amazon Echo / 2 Gen

Según cuentan varios medios, un juez de New Hampshire (Estados Unidos) ha ordenado a Amazon entregar las grabaciones que tenga en su poder de un altavoz inteligente Echo que se hallaba en la escena de un crimen en el que aparecieron dos mujeres apuñaladas. Como en un thriller, el Echo pudo ser «testigo silencioso» de lo que sucedió allí, dado que analiza todo lo que se dice esperando órdenes como buen gadget inteligente.

En este caso el presunto culpable se declaró inocente, y el Echo ha sido presentado como prueba, aunque las grabaciones del sonido ambiente –si las hubiere– estarían en los servidores de Amazon, que es por lo que el juez ha ordenado que se entreguen. También pide la información de los dispositivos (móviles, etcétera) enlazados con el altavoz. Sería raro que hubiera algo esclarecedor grabado, pero a veces los Echo y otros aparatos de este tipo guardan más audio de lo debido para analizar las órdenes (aunque en este caso sólo si detectan primero la palabra «Alexa», pero a veces se activan por ruidos, música y otras situaciones).

El año pasado ya sucedió lo mismo en otro caso similar en Arkansas, con la diferencia de que la persona acusada aceptó que se entregaran los datos. Amazon en principio se negó pero luego entregó el material. Este tipo de casos y situaciones son además muy diferentes de unos países a otros según sus leyes.

Más detalles:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Noviembre de 2018

Stewart Lee (CC) Chris Beckett @ Flickr

Un grupo de los siempre jococos hackers del MIT ha creado una instalación que llaman The Laughing Room. Está en la Biblioteca Pública de Cambridge (Massachusetts) y consiste en unos micrófonos que escuchan todo lo que se dice en su interior. La gente entra y habla en voz alta…

La Habitación de la risa recuerda a un decorado de sitcom e invita a la gente a decir cosas divertidas. Hay micrófonos y altavoces ocultos en diversos lugares del decorado, conectados a un algoritmo de aprendizaje automático. Detrás hay una inteligencia artificial entrenada con un conjunto de grabaciones de monologuistas, del estilo del «club de la comedia». Así que si el algoritmo considera que se dice algo divertido en la habitación, hace sonar unas risas enlatadas.

Habría que ver lo que entiende la máquina por algo

Gracioso / Comillas

“Gracioso”

pero seguro que se pasa un rato divertido.

(Vía @EgilGlez.)

{Foto: Stewart Lee (CC) Chris Beckett @ Flickr}

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear