Por @Alvy — 21 de Julio de 2018

Titán / J
Titan desde la Cassini-Huygens / Imagen: NASA/JPL-Caltech/Univ. of Nantes/Univ. of Arizona

Con imágenes obtenidas durante 13 años desde la sonda Cassini la NASA y sus colaboradores han montado y dado a conocer estas espectaculares seis imágenes de Titán, la luna más grande de Saturno. Todas ellas están tomadas con el VIMS (Espectrómetro de Mapeado Visual e Infrarrojo) que viaja a bordo de la sonda.


El JPL comenta al respecto que

(…) son algunas de las mejores vistas que tenemos hasta el momento de la superficie de Titán, la luna helada de Saturno. Son el resultado de combinar los datos que se obtuvieron en múltiples fotografías tomadas bajo una amplia variedad de condiciones de iluminación en el transcurso de la misión Cassini-Huygens.

La principal diferencia con tomas anteriores es que en aquellas se notaba demasiado el «cosido» del montaje por la propia naturaleza de las fotografías, algo que se ha podido evitar en esta versión que además tiene una resolución superior.

Explican en la NASA que como Titán está permanentemente oculto tras una especie de neblina es especialmente complicado captar sus detalles porque la luz se dispersa mucho; por eso usaron la banda de infrarrojos, donde la dispersión es menor. En esas tomas las imágenes resultaban mejor y después del procesamiento automático se realizó también un laborioso proceso manual para que el resultado fuera perfecto.

El resultado es bastante bueno, digno de una luna de primera división como es Titán – recordemos que es una luna más grande incluso que el planeta Mercurio. Pero no hay que olvidar que tras tanto instrumento óptico especial, procesamiento y retoque manual la realidad podría ser un poco diferente de las expectativas que nos crean con tanto montaje y tanta belleza. En fin: cuando viajemos a Saturno veremos si su gran luna es tan bonitas como la pintan – que seguro que será espectacular, aunque esté nublado.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por @Wicho — 20 de Julio de 2018

El pasado 10 de julio de 2018 la Real Fuerza Aérea Británica, más conocida como Royal Air Force o RAF, celebraba su centenario con una espectacular parada aérea que tomaba como eje The Mall para sobrevolar el Palacio de Buckingham.

En ella participaron 100 aeronaves de todos los tipos, desde helicópteros a cazas, pasando por aviones de transporte, entrenadores y los aviones de la segunda guerra mundial del Battle of Britain Memorial Flight.

RAF 100 dibujado por 22 Eurofighter
RAF 100 dibujado por 22 Eurofighter

Las distintas prestaciones de las aeronaves obligaron a hacer una tarea de planificación y coordinación espectacular de la que el vídeo de arriba da una mínima idea. En él se aprecia como las distintas formaciones individuales fueron colocadas en distintos sitios al este de Inglaterra o haciendo esepras al este de Londres para luego ir insertándolas en el orden y momento adecuado en el flujo de aeronaves para que la parada se desarrollara en tiempo y forma.

Un nivel de complejidad extra son los aeropuertos de Londres, que sin duda vieron afectada su operatividad, en especial del de Heathrow, en el que normalmente se usan las pistas 09 para los aterrizajes, justo aquellas que tienen su senda de aproximación sobre Londres.

Un trabajo realmente impresionante por parte de los controladores.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 20 de Julio de 2018

Arthur es el nombre de la primera antena de comunicaciones por satélite del mundo, situada en la Estación terrestre Goonhilly, en el Reino Unido. Project_Arthur es un proyecto diseñado para enseñar un poco e electrónica, programación, y algo de papiroflexia a cualquiera que quiera construirse un detector de pasadas de la Estación Espacial Internacional sobre un sitio determinado.

Incluye instrucciones completas sobre cómo hacer el modelo en papel de la antena, instalarle un LED, y conectar y programar una Raspberry Pi para que lo controle, así como configurar los varios servicios de Internet que usa para obtener las alertas de las pasadas.

Si no te consideras lo suficientemente manitas ISS-Above es un gadget similar, aunque sin el modelo en 3D de la antena, y a la venta comercialmente.

Eso sí, con Project_Arthur no recibirás los avisos con la suficiente antelación como para prepararte para intentar fotografiar la EEI ni tampoco te dirá por dónde sale. Para eso puedes usar Spot The Station, un servicio de la NASA que te avisa por correo electrónico y con antelación de cuando la EEi va a ser visible desde dónde tú le digas.

La EEI sobre A Coruña el 28 de enero de 2018
La EEI sobre A Coruña el 28 de enero de 2018 - varias exposiciones de 20 segundos combinadas

Y es que la EEI es perfectamente visible a simple vista. Y esa es sólo una de las 10 + 1 cosas que no sabías de la Estación Espacial Internacional.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 20 de Julio de 2018

La NASA está a un par de semanas de lanzar la Parker Solar Probe rumbo al Sol. Será la sonda que más se acerque a nuestra estrella pero va perfectamente preparada para sobrevivir a ello y no derretirse:

  1. Tiene un escudo térmico blanco de 11,4 centímetros de grosor formado por un sandwich de dos capas de carbono reforzado con fibra de carbono separadas por otra de espuma de carbono. Es tan eficaz que aunque su parte frontal alcanzará unos 1.400 grados Celsius la parte trasera se mantendrá a unos 30 ºC.
  2. Lleva unos sensores que quedan justo dentro de la sombra del parasol que le permiten detectar si la sonda no está perfectamente orientada hacia el Sol, en cuyo caso el software de guiado maniobrará de forma autónoma para que la sombra del parasol cubra lo que tiene que cubrir. Y es que el Sol está a unos 8 minutos y medio de nosotros a la velocidad de la luz, que es la velocidad a la que viajan las ondas de radio, así que es imposible pilotar la PSP en tiempo real.
  3. Monta un sistema de refrigeración por agua para los paneles solares para que no se pasen de temperatura. El agua fría circula por la parte posterior de estos y luego pasa por unos radiadores que se encargan de disipar el exceso de temperatura.

Claro que todo esto es posible porque la temperatura no es calor. La temperatura es una medida de la energía de un sistema, pero el calor es la transferencia de energía. Y aquí lo que sucede es que aunque la corona del Sol, que es la zona en la que se va a meter la Parker Solar Probe, está a unos 2.000.000 de grados Celsius, también es muy poco densa, así que la PSP va a chocar con relativamente pocas partículas que puedan transmitirle calor. Es como si metes la mano en un horno a 300 ºC: mientras no toques nada puedes tenerla ahi un rato sin quemarte.

Si no hay más cambios la PSP será lanzada el próximo 4 de agosto. Su misión es recoger datos que nos permitirán medir cómo la energía y el calor se mueven a través de la corona y qué es lo que acelera el viento solar y las partículas cargadas que salen disparadas del Sol. Con esto podremos entender mejor el clima espacial y protegernos mejor contra él; no hay que olvidar que el viento solar afecta a la magnetosfera terrestre.

Y allá por octubre le seguirá la Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea.

La PSP está en Twitter como @ParkerSunProbe; la Solar Orbiter como @SolarOrbiter.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear