Por @Alvy — 23 de Febrero de 2020

En otro de sus llamativos vídeos Álvaro Gracia de MetaBallStudios pone en contexto el tamaño de algunos de los más conocidos asteroides que pululan por el Sistema Solar comparándolos con el tamaño de una casa, la Torre Eiffel o la ciudad de Nueva York, a los que estamos más acostumbrados.

Uno de los primeros en aparecer es el Apophis, más grande que la Torre Eiffel, del que se dijo en 2007 que colisionaría con la Tierra en 2029 (pero va a ser que no). Los siguientes como Hermes, 1950 DA o Castalia ya imponen respeto porque pasan del kilómetro. Para hacernos una idea el que causó la explosión sobre Tunguska en 1908 causando una devastación importante en la zona tenía menos de 100 metros.

(El tamaño por cierto hace referencia al diámetro medio porque casi todos tienen forma de patata.)

Luego ya se ven en el vídeo los más impresionantes como Faetón, bastante redondito y que es casi más un cometa que un asteroide: mide casi 6 km de diámetro. Eros, Ida y Brucia están entre los 17 y 33 km de diámetro. Por comparar nuevamente: el asteroide que dio lugar al cráter de Chicxulub en el impacto K/T provocando la extinción de los dinosaurios tenía entre 10 20 km según unas fuentes y hasta 100-200 km según otras. Los asteroides Astraea y Massalia, Eugenia y Sylvia son de ese porte.

Los más grandes de la lista son Palas y Vesta, con 512 y 525 km de diámetro respectivamente, que rondan por el cinturón de asteroides, entre Marte y Júpiter. También sale al final del vídeo, por comparar, Ceres que es un planeta enano de 939 km de diámetro (por comparar nuevamente: la Tierra tiene unos 12.700 km de diámetro).

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Febrero de 2020

En este vídeo del Brick Experiment Channel un aficionado finlandés al Lego muestra el poder destructivo a baja escala de una impactante pistola lanzadora de naipes. El vídeo incluye el montaje paso a paso, las pruebas y la calibración. Y una pequeña demo, naturalmente.

La mayor parte de las piezas parecen bastante convencionales (dice que las compra en BrickLink) y combinan un controlador y motores Lego Mindstorm. También hay diversos tipos de ruedas de goma, ruedas dentadas y ejes. La idea básica es una gran rueda que gira a gran velocidad, lo que se consigue con unos engranajes multiplicadores. Luego captura los naipes que prepara un segundo motor para lanzarlos. Atención al detalle de que la rueda esté descentrada, lo que permite hacer que los naipes salgan lanzados con un efecto de rotación sobre sí mismos, como los lanzaríamos con la mano para que siguieran una trayectoria rectilínea.

Como puede verse en algunas de las fases la cosa requiere su ajuste fino, porque poder separar los naipes uno por uno sin que se peguen tiene su truqui; es algo parecido a los mecanismos de las impresoras. Probablemente requiere varias pruebas y piezas distintas según el grosor y textura de los naipes, pero todo es cuestión de ir probando.

En cuanto a puntería y poder destructivo, la pistola de naipes parece definitivamente demoledora… A escala Lego, naturalmente.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 22 de Febrero de 2020

La gente de Great Big Story tiene este vídeo muy en su línea: la historia de Jayesh Kale, un tipo que se ha pasado años (5 o 6, dice) acumulando en su casa teléfonos móviles. Ahí está, bordeando la fina línea que separa el coleccionismo del síndrome de Diógenes.

La revelación gadgetil le sobrevino cuando se le cayó el Nokia desde un segundo piso y sobrevivió a la caída. Era un 3310, obviamente. Desde esa experiencia comenzó a acumularlos compulsivamente, con las siguientes consecuencias:

  • Ya tiene 2.371 modelos distintos
  • Casi todos son Nokia (al ver el vídeo pensé que todos eran Nokia)
  • Los guarda por toda la casa en cajas, armarios y cajones
  • Su mujer está muy cabreada con él
  • Ha recopilado modelos de todo el mundo
  • … pero tienen que estar en buenas condiciones y funcionando
  • Algunos de sus amigos creen que está loco
  • … otros se siente orgullosos de él

Su objetivo es conseguir un Récord Guinness; de momento ya le llaman «el tipo de los teléfonos de la India». A su lado los que conservamos los teléfonos viejos a modo de «breve historia de la tecnología» somos meros aficionados.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 22 de Febrero de 2020

En ese pozo de entretenimiento y procrastinación infinito que es YouTube me crucé con este documental sobre la producción de las maquetas de Espacio 1999. Son sólo unos minutillos, pero permiten hacerse una idea de cómo se creaban las imágenes con naves espaciales cuando apenas había ordenadores. Y es que el ingenio supera toda las limitaciones.

La técnica era tan rudimentaria como fabricar maquetas a escala (1:24) tal y como se explica en esta otra página, The Eagle Guide (Continuity Guide). Allí hay todo tipo de detalles, como que las escalas del interior y el exterior de las Águilas difieren un poco según lo que se quisiera resaltar en cada escena. El estudio de rodaje se transformaba entonces en un planeta cualquiera y se hacían descender las naves desde el techo.

Las Águilas y otras naves se hacían bajar con cables transparentes (hilo de pescar) tratados con pintura especial para ocultarlos. Generalmente se usaba película de 35 mm grabando a alta velocidad (cámara lenta) y luego se hacía un montaje óptico de otros elementos: disparos, rayos, otras naves… Los chorrazos de la propulsión son gas freón, como el que se usa (o usaba) en las neveras. En algunos «planetas» se utilizaba el vapor tradicional del «hielo seco», propio de conciertos y otros espectáculos para dar ambiente.

Eran tiempo en los que además había mucho reciclaje; dedicaban unos tres o cuatro días a fabricar las maquetas y rodar las escenas. Pero a veces quedaban destruidas, había un episodio cada semana; por eso se intentaban hacer varias tomas para distintos episodios cuando era posible y muchas estructuras y planetas son versiones recicladas unos de otros. Lo que se hacía para cambiar su apariencia era modificar las posiciones de los elementos, usar distintas pinturas de fondos y jugar con el color de la iluminación. Como cada planeta podía ser distinto, colaba.

§

Resulta que en el canal en el que está este documental, Ae13U hay bastantes episodios completos de Espacio 1999: 50 gloriosos minutos de aventuras espaciales viajando con las Águilas y la Base Espacial Alfa hasta los confines del universo porque una explosión sacó a la Luna de nuestra órbita terrestre. Uno de los argumentos base más WTF que se han visto en la ciencia-ficción, con permiso de El núcleo.

Y como bonus, en el mismo canal está la primera temporada de UFO (1970-1973), otra serie de la época con apropiado nombre de ovnis que era medio de acción, medio de naves espaciales, medio de actrices con pelucas de colores: la Tierra defendiéndose de las amenazas extraterrestres desde el Cuartel General Supremo de la Organización para la Defensa Alienígena, una entidad «secreta» para protegernos de los malignos platillos volantes –literal– que tan populares eran en la época: un «futuro» que se situaba en 1980.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo