Por @Alvy — 23 de Enero de 2022

SkyBot / Cómo funciona

El SkyBot es un curioso invento de un aerotrastornado geek que consiste en una cámara que fotografía automáticamente todos los aviones que sobrevuelan su casa. Los resultados quedan además perfectamente encuadrados e identificados, con el nombre de la aerolínea, el modelo de avión y la fecha y horas exactas en que fueron tomadas las imágenes. Teniendo en cuenta que la mayor parte de esos aviones vuelan a 30.000 pies de altitud, no está nada mal.

Las claves de este pequeño milagro tecnológico son combinar la captura de los datos del ADS-B (Sistema de Vigilancia Dependiente Automática) que rastrea la posición de todos los aviones del mundo, con un poco de mecánica y una cámara de seguridad full-HD con zoom 30×, además de todo el software para controlarlo.

SkyBot

El invento utiliza una Raspberry Pi para captar los datos del ADS-B, controlar el mecanismo, apuntar la cámara y obtener las imágenes en formato JPEG. Una vez están listas se pasan por un filtro de aprendizaje automático que comprueba si hay un avión en la escena, se encuadra y recorta, se generan las miniaturas y se suben los datos a Azure (donde también está el sistema de reconocimiento de imágenes). Los datos extra se extraen de la web de la FAA, donde están disponibles en abierto.

Como dice Luke Berndt, su creador, «Es bastante sorprendente que este sistema funcione» y en verdad que lo es: todas las piezas parecen encajadas como en un castillo de naipes. Pero, como puede verse en la web, funciona y además bastante bien.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Enero de 2022

Wiki History Game

Wiki History Game, también apodado WikiTrivia, es (otro) adictivo juego en el que hay que ordenar por fechas datos históricos. Entre ellos están las fechas de nacimiento de personajes famosos, acontecimientos, creación de empresas, inventos y otros hechos datables. Todos ellos proceden de Wikidata, la gigantesca base de datos de conocimientos, que ya almacena más de 96 millones de datos individuales de todo tipo y que es de acceso libre.

Jugar es muy sencillo e intuitivo: en la parte de arriba aparecen tarjetas con información y hay que colocarlas en el orden correcto de la cronología de la parte inferior. Además de leer los nombres conviene mirar en la parte de abajo de cada ficha a qué dato exacto se refiere; normalmente son «fecha de nacimiento», «construcción» de algún edificio o estructura, «creación» de una empresa u organización o «descubrimiento» de algún invento… Pero ojo, que la fecha exacta puede apuntar a cualquier detalle del personaje/animal/cosa. Las fotos suelen ayudar a datar las fechas, aunque muchas son dibujos, logotipos o esquemas.

En una partida hay tres «vidas» simbolizadas por corazoncitos y al tercer fallo se acabó. Sin necesidad de registro, el juego guarda la racha de aciertos más larga que hayas conseguido en esa sesión y tu racha récord de todos los tiempos.

Hay que andarse con ojo porque hay algunas «engañifas» comunes –que en realidad no son tales, claro– como que las fechas de creación de muchas empresas son de hace un siglo, que los títulos nobiliarios y reinos a veces se remontan cientos de años en el pasado o que eventos que puedan parecer recientes (torneos y otro tipo de competiciones) también suelen ser del año de Maricastaña. Si juegas mucho irás aprendiendo curiosidades, así que resulta a la vez entretenido y culturizante.

El código fuente de Wiki History Game está disponible en Github, incluyendo el WikiTrivia Generator que es con lo que se han extraído los datos de Wikidata.

(Vía Wwwhat’s New.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Enero de 2022

Con motivo de las celebraciones de Año Nuevo chino y aprovechando para hacer publicidad de forma un poco diferente, Apple encargó el rodaje de El regreso, un cortometraje del director chino Zhang Meng que transcurre a lo largo de algo más de 20 minutos y cuya principal característica es que está rodado íntegramente con un iPhone 13 Pro* y en el que no se han usado efectos especiales, sólo «efectos prácticos».

(En esta anotación el primer vídeo es el cortometraje completo y luego está el cómo se hizo; el orden de visionado depende de cómo prefieras verlo. A mí me gusta más ver primero la película completa para intentar averiguar cómo está hecha, y luego ver lo que había detrás de las cámaras.)

Lo más interesante es que El regreso es muy completo y está cuidado en todos sus aspectos cinematográficos. La historia y el ritmo son muy buenos, así como los actores, el guión está bien desarrollado, el entorno y los decorados son espectaculares… Además de eso, vestuario, utilería, maquillaje y sonido están perfectamente pulidos… Como en Hollywood, vamos. Y además de todo esto está el plus de ser una historia entrañable y de tratar el recurrente tema del «cine dentro del cine», que siempre puntúa alto. Como además la historia trata sobre el rodaje de una película de aventuras acerca de un viaje a Marte, con naves espaciales, robots y monstruos, poco más se puede pedir.

El cortometraje lógicamente incide en las características del iPhone 13 que Apple publicita siempre que puede como más aptas para introducirse en el mundo del vídeo y el cine: el «modo cinematográfico» que cambia el enfoque automáticamente y es muy efectista, la estabilización, la calidad de las imágenes con poca luz, la posibilidad de grabar a cámara lenta, con macro, el teleobjetivo, el gran angular, incluso las escenas de fuegos artificiales… el pack completo, vamos. Ni que decir tiene que todo está muy bien integrado en el desarrollo de la propia historia y que «apenas se nota» a menos que seas un friki de Apple de los que se ven las keynotes cada vez que lanzan un nuevo terminal y se sabe de memoria los megapixeles y demás especificaciones.

En el Making of se pueden ver algunos de los trucos de los efectos prácticos que se utilizaron «en tiempo real» en el rodaje, desde la pirotecnia a los efectos mecánicos y los objetos y personas «movidas por cables», las falsas perspectivas, los zooms extremos para recrear escenas casi imposibles, el vuelo con drones… Todo ello, eso sí, con las tres cámaras/lentes del iPhone 13 Pro tal cual se vende.

Sería genial saber cuál era el presupuesto del rodaje, cuánto tiempo emplearon y cómo fue la post-producción, porque nada es improvisado: cada escena está extremadamente cuidada y me imagino que en decorados, atrezzo, vestuario, maquillaje y otros detalles se debieron dejar también dineral.

El resultado de toda esta combinación de talento es un muy buen cortometraje-barra-promoción, a años luz de la calidad que ya conocíamos de algunas de las primeras producciones de este tipo «hágalo usted mismo con un iPhone» como Tangerine (2015), de Sean Baker, con un iPhone 5s o Unsane (2019) de Steven Soderbergh grabado con un iPhone 7 Plus. Y lo que nos queda por ver.

Relacionado:

_____
* … y un montón de hardware y software adicional, especialmente cardanes de estabilización, drones, grúas, trípodes, etcétera, como es lógico y se deja entrever en el Making of.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 22 de Enero de 2022

A finales del año pasado la gente de MetaBallStudios, que siempre prepara unos vídeos de lo más espectacular, montó esta comparativa de los edificios más altos de la actualidad, los proyectados y los «proyectos visionarios» del futuro a «escala Manhattan», para poder comparar mejor. Lo más interesante para mí empieza a partir de 02:20 con los edificios en construcción, los proyectados y otros salidos de alguna imaginación calenturienta (arquitecturalmente hablando).

Además de que están como es casi obligatorio los diez edificios más altos del mundo hay otros más pequeños que resultan especialmente significativos, históricos o bellos. Empieza en los 234 metros de altura y llega hasta los 828 metros del Burj Khalifa, el más alto del mundo en la actualidad y desde hace más de una década, lo cual resulta llamativo. Aunque como ya sabemos eso de la «altura total» es un poco relativo y depende de cómo se mida, aquí han utilizado el criterio de «edificios medidos hasta la punta, incluyendo antenas, pero sin incluir estructuras que son sólo torres de comunicaciones o antenas».

Con la Torre Jeddah parada en estos momentos y sin visos de que vaya a terminarse algún día –además de que mermó de los 1.600 metros iniciales a «sólo» 1.000 metros– no está claro cuándo se superará en altura al Burj Khalifa pues los siguientes que están en construcción rondan los 500 metros.

El vídeo, eso sí, nos deleita con bellezas de la arquitectura imaginaria como la Dubai Creek Tower, que no se sabe cómo será de alta pero dicen que «más alta que el Burj Khalifa», la Torre Millennium de Tokio o el Oblisco Capitale de Egipto. Otra de mis favoritas es la Torre Biónica de Hong Kong, que entra dentro de la categoría de proyectos visionarios, que es otra forma de decir pajamentalismo (cof, cof). También están Aeropolis 2001 de Tokio, donde el «2001» se refiere no al año ni a la película sino a los metros de altura (2 km + 1 metro) y que parece sacado de Akira directamente.

Más allá el pajamentalismo es extremo, con pirámides de distintos tipos y nombres entre lo utópico, lo faraónico y lo megaultrafuturista, incluyendo la Ultima Tower, el X-Seed 4000 o la Torre de Babel de Tokio, de ni más ni menos que de diez kilómetros de altura. ¡Como para que se rompa el ascensor!

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo