Por @Alvy — 29 de Julio de 2022

Earth Overshoot Day 2022 home - #MoveTheDate

Como en otros años por estas fechas, ayer 28 de julio fue el Overshoot Day o Día del sobregiro de la Tierra. Es ese día del año en el que los habitantes del planeta hemos consumido todo lo que se produce en él en un año completo. Y, a este ritmo, si al cabo de un año hemos consumido 1,75 «producciones anuales del planeta» la cosa muy bien no va a irnos.

Como explican en su web:

El Día del Sobregiro de la Tierra indica que la humanidad está utilizando la naturaleza 1,75 veces más rápidamente de lo que los ecosistemas de nuestro planeta pueden regenerar. Esto es como usar 1,75 Tierras. Implica que estamos agotando nuestro capital natural, lo que compromete la futura seguridad de los recursos para la humanidad. Los costes de esta sobreexplotación ecológica mundial son cada vez más evidentes a través de la deforestación, la erosión del suelo, la pérdida de biodiversidad o la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera. Esto último conduce al cambio climático y a fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes.

La fecha actual iguala al por récord negativo hasta ahora; cada año acabamos consumiendo el equivalente la producción anual algo antes a lo largo del año: septiembre, agosto, julio… una una situación claramente no sostenible. En la web del Earth Overshoot Day dedican mucho espacio a explorar las posibles soluciones, algo que recae en la responsabilidad de todo: las personas individuales, empresas y gobiernos del mundo.

Country Overshoot Days 2022

Los distintos países consumen sus recursos a distinto ritmo; este gráfico muestra cuáles son más tragones y cuáles más mesurados. Si todo el mundo viviera como hacen los cataríes, nos habríamos cepillado los recursos anuales del planeta el 10 de febrero; si fuéramos luxemburgueses, 14. En cambio los jamaicanos son mucho más equilibrados, alargándolo hasta el 20 de diciembre y ecuatorianos, indonesios y cubanos también son estupendos ejemplos. En cambio países más «civilizados» como Canadá, Estados Unidos o los Emiratos Árabes Unidos están a la cola. En España tampoco salimos malparados: si todo el mundo se comportara como los españoles, el 12 de mayo ya habríamos acabado con los recursos del año.

Power of Possibility

#MoveTheDate #PowerOfPossibility #EndOvershoot

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 29 de Julio de 2022

Impresión artística de la estructura de algunas proteínas - AlphaFold
Impresión artística de la estructura de algunas proteínas - AlphaFold

Hace un año AlphaFold publicaba una base de datos que incluía la estructura prevista de cerca de un millón de proteínas. Eso incluía todas las proteínas humanas y alguna que otra más. Pero acaba de publicar una actualización masiva de su base de datos que la multiplica por algo más de 200; ahora incluye la estructura casi todas las proteínas conocidas. Su uso es libre y gratuito.

Según la nota de prensa, «ahora incluye las estructuras predichas para plantas, bacterias, animales y otros organismos, lo que abre muchas nuevas oportunidades para que los investigadores utilicen AlphaFold para avanzar en su trabajo sobre temas importantes, como la sostenibilidad, la inseguridad alimentaria y las enfermedades olvidadas.»

Como comenté en su momento, disponer de esta base de datos es importantísimo, pues el funcionamiento de las proteínas depende su estructura 3D. Y conocerla es de gran interés para el estudio de su funcionamiento y por tanto para el estudio de nuestro organismo, de algunas enfermedades, y para el desarrollo de posibles tratamientos y fármacos. Con la ampliación, se abren muchísimas posibilidades más.

Antes de AlphaFold sólo podíamos determinar la estructura mediante técnicas como por ejemplo la cristalografía de rayos X o la criomicroscopía electrónica. Pero son procesos muy complicados y costosos tanto en tiempo como en recursos.

AlphaFold, por el contrario, lo que hace es aplicar técnicas de inteligencia artificial para predecir la forma de la estructura 3D de una proteína a partir de la secuencia de aminoácidos que la forman. Y aquí la palabra clave es predecir: en la primera versión de la base de datos de hace un año se estimaba que sólo el 38% tiene una probabilidad muy alta de que la predicción sea correcta. Y basta con que la posición de la predicción y la estructura real difieran en más de 0,3 ángstrom –un ángstrom es la diezmilmillonésima parte del metro: 0,0000000001 metros– como para que sus propiedades cambien. Y, de nuevo en la versión original de la base de datos, AlphaFold tiene una media de error de 1,6 ángstrom.

Pero en cualquier caso, como decía hace un año, las predicciones de AlphaFold son un avance importantísimo, ya que evitarán hacer muchas pruebas a ciegas y ayudarán a apuntar en la dirección adecuada el estudio de proteínas y el diseño de posibles tratamientos.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 29 de Julio de 2022

Alguien ha digitalizado, remasterizado y publicado en Reely Interesting una de las cintas de test y demostración de vídeos Sony de 1988. En concreto era la del Sony ED Beta, una versión mejorada del Betamax en versión doméstica. Se puede ver para relajarse o como curiosidad histórica sobre cómo funcionaban este tipo de cintas en la época neolítica de los vídeos caseros.

Aunque aquí está escalada hasta 4K, la versión original reproducía unas 500 líneas horizontales, lo que vendría a ser 500p de hoy en día (en el que 720p se considera una resolución normalita, solo empeorado por los 625, 525 o 360p). En comparación, el vídeo VHS eran entre 250 y 400 líneas.

Tiene todo lo que cabría esperar de una cita de demostración de este tipo, incluyendo sus bandas de color y calibración y una carta de ajuste en blanco y negro con su almenado, retícula, círculos, finas líneas y patrones que producen un poco de moiré. Lo más divertido es quizá que al ser japonesa está llena de… ¡Dragones! El resto de la demo tiene secuencias grabadas en entornos idílicos con vívidos colores, propios de escaparate de tienda, aunque la transferencia de color es un poco limitada y hoy en día resulta poco realista, claro. Con la cinta original dicen que venía una tarjeta de calibración de color, de modo que comparabas lo que veías en la tarjeta con el color del televisor y podías ajustarlo adecuadamente (saturación, contraste, etcétera). Al final del vídeo tiene algo de sonido Dolby Surround aunque quienes lo han medido con herramientas adecuadas dicen que tampoco es extremadamente preciso en la respuesta de las frecuencias.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 29 de Julio de 2022

Dean Karnazes (CC) Exchanges PhotosDean Karnazes, apodado Ultramarathon Man es la persona que tiene el récord de correr más tiempo y más lejos sin parar: en 2005 recorrió 560 km en 80 horas y 44 minutos, sin detenerse siquiera a dormir. Según parece su estupenda forma física se debe a una anormalidad genética que afecta a la forma en que su cuerpo genera ácido láctico lo cual está relacionado con el comportamiento de los músculos; esto hace que (teóricamente) Karnazes pudiera correr sin descanso si pudiera no dormir nunca (a veces corre en una especie de estado «automático» que se parece mucho al del sueño; también es capaz de orinar mientras corre). Normalmente necesita una ingesta de 13.000 calorías diarias, y dice que se encuentra mejor corriendo que no haciendo nada. También ha corrido 50 maratones 50 días consecutivos en los 50 estados de los EEUU. Tiene varios libros escritos y se dedica a dar charlas sobre sus aventuras [Foto (CC) Exchanges Photos @ Flickr]

(Actualización: nos indica Krlos que hay un récord en una prueba llamada Backyard Ultra bastante bruta también, donde Merijn Geerts corrió 603 km en 90 vueltas a un circuito de 6.705 en un formato de una-hora-para-una-vuelta y si te sobra descansas.)

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo