Por @Alvy — 14 de Julio de 2019

El hocico de los perretes es como su huella dactilar y hay una app de reconocimiento para localizarlos

Una compañía china llamada Megvii está aplicando las mismas técnicas de reconocimiento de rostros que utiliza el gobierno Chino con sus ciudadanos para reconocer los perros gracias a las particularidades de sus hocicos. El software es prácticamente el mismo y según parece funciona razonablemente bien, con una precisión del 95 por ciento, e incluso si la foto no es frontal y en las condiciones ideales, aunque entonces baja un poco (al 90%).

Lo que han hecho es lanzar este sistema como una app: la gente le hace una foto a sus perretes posando con el morro frente a la cámara para que el reconocimiento sea perfecto. Y entonces pueden añadir datos personales sobre los dueños, como el nombre, teléfono, dirección, etcétera. Si el perro luego se pierde en cualquier lado se le reconoce y se le puede reunir de nuevo con su familia humana. Dicen que ya han conseguido el reencuentro de unos 15.000 perros con sus dueños de esta forma.

Naturalmente esto tiene otro tipo de aplicaciones menos entrañables: identificar y poner multas o pérdida de puntos de «crédito social» cuando los perros hacen sus cositas en las calles y sus sus dueños no las recogen; mantener un censo de perros callejeros; evitar el abandono animal… Todo son posibilidades cuando tienes millones de fotografías de hocicos de perros en una gigantesca base de datos.

(Abacus News + The Verge.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Julio de 2019

BETWEEN SUBTLE SHADING AND THE ABSENCE OF LIGHT LIES THE NUANCE OF IQLUSION

Esta entretenida pieza de Great Big Story cuenta la historia de Kryptos, la famosa escultura con mensajes cifrados que hay en la sede central de la CIA en Langley, Virginia (Estados Unidos). Instalada hace 30 años como decoración y reto para los cripoanalistas contiene cuatro mensajes, de los que tan solo se han descifrado hasta el momento tres. Aficionados y profesionales del criptoanálisis llevan desde 1990 rompiéndose para descifrarlos, pero el cuarto se resiste. Hace unos quince años ya comentamos un poco por aquí sobre el tema porque parecía raro que algo tan trivial quedara fuera del alcance de la CIA y la NSA.

La escultura tiene 869 caracteres, básicamente letras A-Z, aunque según su creador se eliminó una por razones estéticas y hay cuatro interrogaciones para despistar, además de tres erratas reconocidas y otros caracteres escritos como superíndices. También hay una tabla Vigenère, que de hecho es uno de los métodos de cifrado utilizados –sumamente antiguo y bastante básico– según se descubrió más tarde.

La primera de las soluciones llegó en 1999; de hecho hubo dos personas que la encontraron independientemente. Luego se conocieron otras dos, procedentes de la mismísima NSA, en 2000. Jim Sanborn, el creador de los mensajes y la escultura, que también aparece en el vídeo, aprovechó para confirmar las investigaciones, revelar diferentes pistas y matizar algunos errores cometidos en la creación de la obra: que si una letra estaba mal, que si hay que tener el texto de los pasajes 1 a 3 correctos para poder descifrar el cuarto, etcétera.

Así por ejemplo en 2010 el autor dijo que en la cuarta parte las letras NYPVTT = BERLÍN y en 2014 que MZFPK = CLOCK. Pistas significativas que dan a entender que igual el misterio tiene que ver con coordenadas (en uno de los mensajes apuntan a un lugar a unos 50 metros de la escultura), mapas, algún reloj famoso en la ciudad de Berlín y locuras estilo Código DaVinci. Como se puede ver en el vídeo los aficionados se reúnen todas los años con el artista para conmemorar los trabajos de descifrado. Le llevan sushi, jamones pata negra y otras viandas a ver si suelta prenda y le suplican alguna pista más, pero el hombre sigue ahí con cara de póker; tan solo las deja caer con cuentagotas cada 4 o 5 años si ve que no hay muchos avances.

La solución al enigma pendiente está encerrada en una caja fuerte, y se dice que sólo el autor la conoce (más bien, el autor y otras dos personas). Quien logre descifrar el mensaje final no obtendrá premio ni dinero directamente, pero desde luego sí que obtendrá fama mundial y un lugar en la historia de la criptología.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 13 de Julio de 2019

Apollo 11 - An Epic Moon Landing Flip Book Edition

La simpática gente de Flipboku nos envió una copia de su proyecto Apollo 11 - An Epic Moon Landing Flip Book Edition. Son dos pequeños flipbooks, libritos de esos en los que pasas las páginas para ver una animación o película, dedicados en esta ocasión al 50º aniversario de la misión Apolo 11. El primero de los volúmenes se llama Un viaje épico y el otro Las icónicas películas.

Cada flipbook contiene seis películas, porque tienen tres «posiciones» en las que se pueden pasar las hojas con la mano (arriba, centro abajo) y dos caras. De modo que hay 12 peliculitas en total de ¿quizá? unos 6 segundos. Está impreso en papel de alto gramaje y calidad; en color las animaciones y alguna película y en el mítico blanco y negro original de las cámaras de la época las escenas de los astronautas y la Luna.

Todo el proyecto parece bastante artesanal, cuidando la calidad en cada detalle. Se lanzó en Kickstarter cuando sólo era un concepto y ya ha superado la cifra de 600 patrocinadores (y queda un mes) con más de 45.000 euros. El volumen uno está medio agotado y el dos se ha lanzado antes de lo previsto, pero todavía quedan más versiones.

Apollo 11 - An Epic Moon Landing Flip Book Edition

La edición que hemos recibido es la de dos flipbooks pero también se pueden comprar sueltos, junto con postales y tienen en preparación un app de Realidad Aumentada en la que se puede jugar con el módulo lunar como si lo tuviéramos en la mesa.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 13 de Julio de 2019

Nueva victoria de las máquinas al póker, esta vez al Texas Hold’em en una mesa de seis jugadores

Hace un par de años escribí un artículo hablando de Libratus, un software creado en la Carnegie Mellon, que arrasó a los profesionales del póker y la cosa no ha hecho sino ir «mejorando». Ahora Nature publica otro acerca de una versión avanzada de la misma inteligencia artificial, llamada Pluribus, que ha vencido a profesionales en una mesa de seis jugadores, la variante más popular del juego: No limit: AI poker bot is first to beat professionals at multiplayer game.

Según cuentan para conseguir la proeza los investigadores de la Carnegie Mellon (Sandholm y Brown) junto con la división de investigación de Facebook AI han tenido que afinar mucho los algoritmos de Pluribus, que básicamente consisten en aprendizaje automático mediante refuerzo (jugando billones de manos de póker contra sí mismo) pero afinados para las complicaciones particulares de esa variante del juego, donde la clave son los faroles y saber manejar el tamaño de las apuestas. En Muerte del póker por una computadora: los mejores profesionales del juego de cartas sucumben ante la máquina (El Diario) David Sarabia lo explica estupendamente:

Un jugador de carne y hueso puede apostar la cantidad que le venga en gana en una mano, y en la práctica da igual apostar 200 dólares que 201. Pero no es lo mismo meter 300 que 800 dólares. Aunque Pluribus no esté programado para apostar todas las cantidades de 1 a 10.000 (las fichas iniciales con las que empezaban a jugar) y toma hasta 14 opciones diferentes dentro de ese rango, es capaz de entender si un humano le apuesta 587 dólares y actuar en consecuencia.

Otra de las simplificaciones del juego que han introducido los investigadores a Pluribus es la abstracción de información. En el póker, una escalera del 6 al 10 es mayor que una escalera del 5 al 9, pero Pluribus agrupa las manos similares (como estas dos) y simplifica su juego. Para el bot solo existe la clasificación de manos de póker (en la que una doble pareja gana a una pareja, un color a un trío, etcétera) mientras que los humanos sí tenemos en cuenta que un trío de seises gana a un trío de cinco (…)

En cuanto a hardware Pluribus requiere poca cosa: sólo utiliza 2 CPUs y es capaz de dedicirse por acerca de una mano en unos 20 segundos, el doble de rápido que un humano. Su coste en la nube es de unos 150 dólares.

Según Technology Review, los investigadores han dicho que debido a que su juego es tan poderoso y letal contra los humanos no liberarán su código para evitar abusos en los casinos online. Ya veremos lo que tarda en usarse.

Más información en estos artículos:

Relacionado:

{Foto (CC) Jack Hamilton @ Unsplash}

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


Yo, Robot

EUR 5,70

Comprar


Fooled by Randomness

EUR 9,47

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección