Por @Alvy — 24 de Enero de 2023

Doomsday clock 2023: 90 seconds

A medio camino entre la concienciación social a base del acongoje y la triste realidad, el Consejo de Ciencia y Seguridad de los Científicos Atómicos –entre los que hay más de una decena de premios Nobel– ha publicado que el Reloj del Apocalipsis se adelanta a 90 segundos antes de la medianoche.

El fatídico reloj hasta ahora estaba en 100 segundos antes de la medianoche, que ya era una situación penosa, queda así en una marca histórica más negativa todavía. En vista del panorama podría decirse que el Fin del Mundo Tal y Como lo Conocemos (simbolizado por las 12 de la noche) estaría más cerca que nunca en la historia.

Varios son los factores analizados para este adelanto, entre ellos:

  • La guerra en Ucrania con el convencimiento de ambas partes de que «pueden ganar».
  • El hecho de que la guerra esté desarrollándose junto a Chernóbil y Zaporiyia, con sus centrales nucleares ahí en todo el medio.
  • La todavía chunga situación con la crisis de la Covid-19 en algunos países, algo que ha pasado a considerarse «normal».
  • El deterioro de las iniciativas comunes la emergencia climática, con emisiones contaminantes récord durante el año pasado.
  • El continuo aumento de la desinformación y el negacionismo en muchos países.

Veremos qué tal el año que viene. Si llegamos. Tic, tac, tic, tac…

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear


Por @Wicho — 24 de Enero de 2023

Chronophoto en un iPhoneChronophoto es otro de esos juegos de planteamiento sencillo pero que te pueden llevar a procrastinar hasta extremos insospechados mientras intentas mejorar tu puntuación a la hora de poner fecha a las fotos que te muestra.

En cada partida el juego te mostrará cinco fotos tomadas entre 1900 y 2020. Tú sólo tienes que mover el deslizador que hay debajo hasta escoger el año en el que crees que ha sido tomada la que estás viendo y darle al botón Submit. Cuando más te acerques al año correcto, más puntos. La puntuación máxima es de 5.000 puntos, ya que si aciertas el año consigues 1.000 puntos. Claro que cuanto más te alejes, menor puntuación. Puedes hacer zoom en las imágenes para ver si encuentras algún detalle que te permita afinar tu apuesta.

Y ya. Pero si el mecanismo de juego es fácil también resulta muy fácil picase para intentar conseguir esos 5.000 puntos.

El juego me recuerda mucho a Photo History, un experimento en línea en el que también hay que escoger el año de una foto. Aunque en este caso muestra al azar versiones en color o coloreadas de las fotos o bien la foto en blanco y negro. El objetivo es ver cómo el color afecta nuestra percepción de la fecha. Al final te da los resultados, pero no hay una puntuación como tal con la que picarse.

(Vía David Sánchez de Castro).

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear


Por @Alvy — 24 de Enero de 2023

The 88x31 GIF Collection | Part 1
Una pequeña muestra de la colección, con los GIF desanimados y el fondo eliminado para evitar daños visuales y respetar la salud de las personas fotosensibles.

Hubo un tiempo en que los GIF rulaban la tierra, o más bien los territorios digitales de internet, desde CompuServe (que es de quien fue la idea original del formato) a GeoCities. Ahora alguien ha reunido 4.000 botones GIF animados en una colección de cuatro páginas, lo cual es toda una experiencia para los sentidos.

El caso es que en los 90 al final de cada página web, en los laterales, o donde se pudiera, se utilizaban estas imágenes aberrantemente animadas –al menos la mayoría– para llamar la atención, recomendar la mejor resolución para la pantalla o enlazar con software necesario para navegar o ver archivos (Flash, Acrobat, RealPlayer).

Por alguna razón el tamaño de 88 × 31 píxeles era una especie de estándar, y en muchas webs se ofrecían estos botones ya preparados para la matanza, ya fuera para anunciar que «esta web se ve mejor con Explorer», «CSS validado por el W3C» o «Aceptamos Paypal».

No deja de ser paradójico el simpático nombre de la web que lo aloja: La Cyber Vanguardia, que se anuncia con orgullo como La frontera de la WWW estática. Más apropiado, imposible.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear


Por @Wicho — 24 de Enero de 2023

Hace unas horas SpaceX conseguía cargar por primera vez de propelentes un Starship. Durante la prueba, conocida como wet dress rehearsal, WDR, unos 4,5 millones de kilos de metano y oxígeno líquidos llenaron los depósitos del Starship 24 (sí, es un follón que la segunda etapa se llame como el cohete completo) y del Booster 7.

En el vídeo de arriba se ve como tanto la primera como la segunda etapas están blancas. Esto es porque los propelentes están a muchos grados bajo cero, lo que hace que al llenarse los depósitos se enfríe el exterior del cohete, lo que a su vez hace que se deposite sobre él vapor de agua que se convierte en hielo. Eso permite ver desde fuera que los depósitos efectivamente están cargados.

Según la empresa la prueba sirve para ayudar a verificar una cuenta atrás completa para el lanzamiento, así como el comportamiento del Starship y de la plataforma de lanzamiento y sus sistemas asociados para operaciones de vuelo.

Es un paso adelante muy importante de cara al primer lanzamiento orbital de un Starship. Y no es trivial haberlo conseguido a la primera; a la NASA le costó hasta cinco intentos hacer lo propio con el SLS, aunque también es cierto que el SLS usa hidrógeno líquido en vez de metano, mucho más complicado de gestionar y mucho más propenso a fugas.

El siguiente paso será hacer un encendido estático de sus 33 motores Raptor. Ese número de motores impone respeto, y es inevitable prensar en los problemas que supusieron para el N1 soviético los 30 motores NK-15 de su primera etapa. Pero también es verdad que la tecnología ha avanzado enormemente desde entonces y que SpaceX nos tiene acostumbrados a lanzamientos sin problemas del Falcon Heavy con sus 27 motores en la primera etapa.

En cualquier caso antes del encendido estático SpaceX procederá a desmontar el conjunto para dejar al Booster 7 a solas en la plataforma de lanzamiento por si acaso se produce un desensamblado rápido no programado.

Un encendido estático con éxito es en principio el último paso desde el punto de vista técnico para intentar el lanzamiento orbital. Pero no hay que olvidar que SpaceX aún no tiene el permiso de la Administración Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos que necesita para hacer ese lanzamiento en concreto aunque ya tiene la autorización general para operar el Starship desde la Starbase.

Aunque todo huele a que podríamos estar a un par de meses de ese primer lanzamiento.

Con una capacidad de carga similar al Saturno V del programa Apolo o al SLS del programa Artemisa, Starship forma parte fundamental de los planes de futuro de SpaceX: no sólo está llamado a reemplazar al Falcon 9 sino que es la base para el desarrollo del aterrizador lunar del programa Artemisa.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear


PUBLICIDAD



Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro