Por @Alvy — 27 de Julio de 2020

Esta pequeña maravilla que todo geek que se precie desearía poseer se llama Data Runner y es el mítico reloj de pulsera digital Casio F‑91W modificado cual gadget de James Bond. Pero, como diría Superratón, es un Casio «supervitaminado y mineralizado».

El Data Runner ha sido creado por N-O-D-E. Su nombre hace honor a la no menos mítica pero malísima película Johnny Mnemonic (1995) donde utilizaban a Keanu Reeves como «disco duro andante»: le meten literalmente 320 gigabytes en la cabeza (!) antes de ponerse a huir de todo tipo de peligros.

Entre otras cosas el Data Runner:

  • LLeva una antena NFC y mediante inducción no necesita batería
  • Le han añadido un chip de 8 KB donde se pueden llevar claves digitales de cifrado, datos personales y cosas así.
  • Un pequeño LED blanco más potente que el original proporciona iluminación a la pantalla.
  • Tiene una ranura para una tarjeta micro SD; con las de hoy en día se podrían transportar más de 500 GB fácilmente.

Además de esto en las versiones con las que ha estado experimentando…

  • Un conector microUSB permite leer la tarjeta microSD.
  • Al poder integrar chips inalámbricos se puede utilizar para pagar, clonar una tarjeta o incluso para abrir puertas.

La ventaja del Data Runner es que en algunas cosas puede comportarse como un smartwatch… pero al menos no te espía. La desventaja es que es un producto bastante artesanal y no parece que se vaya a poder fabricar en serie ni ponerse a la venta en ninguna tienda. Tema «marca Casio» aparte.

Eso sí: estoy seguro de que de fabricarse masivamente el crowdfunding sería astronómico y la gente se conformaría con poco. Teniendo en cuanto que el F‑91W original que data de 1989 todavía se vende y se puede comprar en Amazon por unos 10 euros, a poco que se le añada algo llamativo sería un producto rompedor para el mundillo geek.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 27 de Julio de 2020

Microserfs / versión KindleDebido a la pandemia de la Covid-19 muchas empresas han fomentado el teletrabajo como algo habitual que seguirá así hasta no sabemos cuándo. Meses después, comienzan a aparecer los primeros análisis con datos reales sobre si la gente trabaja más, menos, mejor o peor desde casa que en la oficina. Y son cuando menos curiosos, al menos los de Microsoft.

Según publican en ZDNet resulta que los microsiervos originales de Microsoft están trabajando cuatro horas más a la semana que antes. Aunque hacen más «pausas variadas» para todo tipo de cosas –algunas relacionadas con las tareas del hogar– empiezan antes y acaban después. Por si eso no fuera poco, pasan un 10% más de tiempo en reuniones que antes. ¡Maldito Skype!

El colmo de los colmos es que mientras que en la oficina a la hora de comer los mensajes instantáneos disminuyen un 25% durante las horas de la comida, ahora sólo lo hacen un 10%, e incluso aumentan más de un 50% entre las 6 de la tarde y la medianoche. Lo de que cada cual tenga el horario que quiera no ayuda mucho a relajarse.

Lo único que resulta más divertido, dicen, es que el ambiente les permite relajarse un poco más. Se han instaurado días especiales como «el día de los pijamas», «el día de enseñar a tu mascota», el «relaxing friday» y otros similares. Y es que lo de estar confinando y trabajando más que antes al menos hay que tomárselo con humor.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 27 de Julio de 2020

Todo fue bien durante los primeros segundos de vuelo del primer cohete LauncherOne de Virgin Orbit. Hasta que se apagó el motor y el cohete se precipitó hacia el mar. El estudio de la telemetría les ha permitido determinar que la causa fue el fallo de una conducción de combustible.

En concreto la que falló fue una conducción que llevaba oxígeno líquido al motor NewtonThree de la primera etapa del cohete. Alimentado por queroseno y oxígeno líquido, el motor puede generar alrededor de 73.500 libras de empuje (326,8 kilonewtons) durante los primeros tres minutos de la secuencia de lanzamiento. Pero sin uno de sus propelentes poco podía hacer.

Así que toca reforzar esa conducción para el próximo LauncherOne, que ya está terminando su fase de integración.

Virgin Orbit, de todos modos, está satisfecha de todos los datos obtenidos en este primer lanzamiento, aunque haya fallado, pues han podido comprobar sus modelos aerodinámicos y el funcionamiento de los algoritmos de control del vuelo.

LauncherOne es un cohete no reutilizable de dos etapas. Diseñado para situar en órbita baja terrestre de baja inclinación (paralelas o casi al ecuador) cargas de hasta 500 kilos también puede colocar cargas de hasta 300 kilos en órbita sincrónica al Sol de 500 kilómetros. Puede no parecer gran cosa pero ese es el segmento de mercado de más demanda.

Lanzarlo desde un avión permite escoger el sitio de lanzamiento de acuerdo con la órbita objetivo. Y además, al volar por encima de las nubes y del mal tiempo, hace que la meteorología sea un factor mucho menos determinante, ya que Cosmic Girl, el avión nodriza, puede despegar en condiciones mucho peores que cualquier cohete.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 27 de Julio de 2020

La vente de ATCpilot –con todos los permisos pertinentes– ha grabado este vídeo en el aeropuerto de Teruel, que sigue aún lleno de aviones parados a causa de la pandemia de COVID–19.

Sabemos, además, desde que ésta ha comenzado, que algunos de los aviones que se ven en el vídeo no volverán a volar, al menos no con las aerolíneas que los llevaron allí. Es el caso de los Airbus A380 de Air France o de los Boeing 747 de British Airways o los de KLM. Y está por ver qué pasa con los A380 de Lufthansa, que en principio van a permanecer almacenados a la espera de que la demanda justifique volverlos a poner en marcha.

Pero esa demanda va a tardar en recuperarse. Algunas estimaciones –quizás optimistas a tenor de lo que está sucediendo este verano de 2020– dicen que hasta 2023 ó 2024 no se recuperará.

Es difícil hacer de pitoniso a lo Esperanza Gracia. Pero lo que es cierto es que ahora mismo el tráfico aéreo en la zona de Eurocontrol es apenas de un 40% el de 2019.

(Vía Fernand0).

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


Permutation City

EUR 27,00 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


I Am a Strange Loop

EUR 3,99

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección