Por @Alvy — 17 de Noviembre de 2019

Convertir página / ChromeEste truco que apuntó Ben Howdle para el navegador Chrome de Google (Windows, Linux, MacOS, Chrome OS) es muy práctico: consiste en activar un botón que normalmente es invisible y que llama Convertir página (Distill Page). Lo que hace es algo parecido al modo vista del lector de Safari y Firefox: simplificar una página web a su mínima expresión para hacerla más legible, básicamente conservando el texto y estilos pero eliminando anuncios, iconos innecesarios y otros aderezos.

La forma de activarlo es teclear en la barra de direcciones:

  • chrome://flags/#enable-reader-mode

y allí cambiar el valor de Enable Reader Mode a Habilitado (Enabled). A partir de ese momento cuando se visite cualquier página aparecerá en la parte derecha de la barra de direcciones un icono con tres rayitas («convertir página») junto a la estrellita del marcador. Con sólo pulsarlo ¡tachán! ya se aprecia la diferencia.

(En Chrome para dispositivos móviles se puede acceder una opción similar desde las preferencias: Accesibilidad + Vista simplificada.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 16 de Noviembre de 2019

Cantidades raras de detergente para lavavajillas

Me crucé medio por casualidad con un podcast + artículo de Marketplace titulado Las tácticas de márketing que hay detrás de las «cantidades raras» en pesos y tamaños en el supermercado. Merece la pena escucharlo porque aunque trata de un tema relativamente obvio se adentra en todos los detalles y variantes.

El asunto es que cuando vas por el supermercado cada vez es más normal encontrar envases con «cantidades raras» que no son números redondos: en vez de botellas de 1 o 2 litros, las hay de 950 ml, 1300 ml… Lo mismo sucede con cosas como las unidades: una caja de 19 bolsas de basura (no 15 ni 20), etcétera. Esto aparte de molestar sobremanera a los tiquismiquis (¿a quién se le ocurre diseñar una botella de 850ml?) puede ser un mal trago para quien intente comparar productos similares a ver cuál es más barato.

Y es que precisamente la razón detrás de esos números raros no es otra que las marcas buscan vender más caro haciendo más difícil comparar los precios: si todos los envases de azúcar fueran de 1 kg sería fácil ver que e que vale 1,20€ es más caro que el de 0,95€, pero si el primero contiene 1100 g y el segundo 950 g la cosa ya no es tan obvia. A esto se llama en el mundillo de la «guerrilla psicológica contra los consumidores» «efecto dificultar la comparación». Aunque por ley ciertos productos deben indicar el precio por unidad de peso / volumen (tantos euros por kg o por litro) eso suele ir en letra pequeña convenientemente «camuflado» y poca gente se fija. En algunos países ni siquiera es obligatorio.

Según explican en Marketplace esto también permite a los fabricantes arañar en las cantidades productos sin que se note: si un envase de 1000 ml ahora lleva 950 ml y no se avisa claramente, el precio no parece que suba, pero a lo tonto a lo tonto te están vendiendo un 5% menos de producto.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 16 de Noviembre de 2019

Auditus: una herramienta para auditar el correcto contraste de los botones de las páginas web

Encontré Button Contrast Checker de la compañía portuguesa Aditus haciendo algunas comprobaciones sobre el contraste de textos, enlaces y botones de algunas páginas web. Es una herramienta gratuita y muy sencilla que audita si los botones de una web son accesibles, básicamente porque haya suficiente contraste entre el color del fondo y del texto o iconos como para que sean fácilmente legibles.

Los resultados de cada elemento pueden variar entre AAA (excelente), AA (bueno), A (aprobado raspado) y FAIL (problema). Lo mejor es que se enumeran todos los elementos en cuestión e incluso se indica un índice estándar numérico de las WCAG (Web Content Accessibility Guidelines), que tiene en cuenta los tamaños de iconos y textos y tonos de color.

Auditus: una herramienta para auditar el correcto contraste de los botones de las páginas web

Probando ligeras variaciones de los colores elegidos se puede muchas pasar de A a AAA y mejorar la página notablemente, pero ojo: puede suponer una pequeña batalla entre el diseño más puro y la accesibilidad, claro. Lo ideal sería al menos eliminar todos los FAIL que harían que personas con dificultades de visión no pudieran navegar correctamente por la página.

En la misma página en que se ofrece este servicio gratuito hay también otro de Accesibilidad en general que entiendo debe ser de pago.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 15 de Noviembre de 2019

Los SuperDraco dándolo todo
Los SuperDraco dándolo todo – SpaceX

Tras un primer intento infructuoso en abril en el que la cápsula en pruebas resultó destruida SpaceX conseguía por fin que una Crew Dragon superara con éxito la prueba estática del sistema de escape.

La prueba comenzó con dos encendidos de un segundo de dos de los 16 motores Draco de la cápsula. Los Draco se utilizan para maniobrar en órbita y para el control de actitud de la cápsula, aunque en algunos casos también se utilizarían para reorientarla si fuera necesario activar el sistema de escape en vuelo. Después de estos encendidos se llevó a cabo el encendido de los ocho motores SuperDraco durante unos nueve segundos. Los SuperDraco están diseñados para llevarse a la¡ Dragon lejos del cohete F9 en caso de que se produzca una emergencia después del despegue.

Inmediatamente después del apagado de los SuperDraco se dispararon dos Draco y se cerraron las cubiertas de los ocho SuperDraco, imitando la secuencia programada en el sistema de escape para reorientar la cápsula y colocarla en la actitud necesaria para desplegar los paracaídas.

En total fueron unos 70 segundos de tensión para SpaceX y la NASA mientras comprobaban que las modificaciones hechas al sistema de combustible de la Crew Dragon tras la explosión de abril en efecto habían corregido el problema que la hizo explotar.

Falta analizar los datos obtenidos durante la prueba pero desde luego el que no haya explotado nada hace plausible que en breve SpaceX pueda llevar a cabo la prueba en vuelo del sistema de escape, quizás antes de que termine el año.

Durante esta prueba se lanzará una Crew Dragon en un Falcon 9 exactamente igual que si fuera una misión normal pero en el momento en el que el cohete esté sometido a la máxima carga dinámica –el momento en el que la combinación de fuerzas que actúa sobre él es mayor– se activará el sistema de escape para ver que también funciona en vuelo.

Si la cápsula pasa esa prueba todo quedaría listo para que SpaceX pueda lanzar la primera misión tripulada de una Drew Dragon a la Estación Espacial Internacional, aunque aún sería una misión de prueba; complementaría la realizada a principios de 2019 con una cápsula vacía.

Boeing, por su parte, decidió no probar en vuelo el sistema de escape –era opcional– así que con la prueba en plataforma que llevó a cabo hace unos días tiene ese aspecto cubierto. Pero aún le queda lanzar una Starliner vacía a la EEI, algo que está previsto para el 17 de diciembre, antes de poder lanzar la misión de prueba tripulada.

Al ritmo que van las cosas es poco probable que ninguna de las dos cápsulas quede certificada para misiones normales antes de mediados de 2020.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD

Microsiervos Selección


La proporción áurea: La historia de phi, el número más sorprendente del mundo

EUR 6,64 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


A New Kind of Science

EUR 9,43

Comprar


Las estrellas, mi destino

EUR 24,00

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección