Por @Alvy — 4 de Diciembre de 2019

Esta batalla de bolas de nieve cinemática titulada «Snowbrawl» está grabada con un iPhone 11 Pro; es una pieza publicitaria de esas que da a conocer Apple de vez en cuando bajo el lema Grabado con un iPhone, que permite hacerse una idea de «hasta dónde se puede llegar con el smartphone» aunque, como siempre, todo tiene su truqui.

Honestamente: aquí Apple también enseña el Detrás de las cámaras mostrando parte del proceso y la técnica. Si está grabado con un iPhone 11 no es para mí lo más relevante; incluso veo cierto problema de calidad¹ (probablemente más de la distribución del vídeo final). Es como con las pelis de bajo presupuesto de Sean Baker, que lo interesante es cómo está hecho o incluso que se pueda hacer. En cualquier caso, sabiendo que el estupendo y épico resultado no es algo que cualquiera vaya a conseguir subiéndose un día a la Sierra con la familia, es interesante entender el porqué.

Una de las claves es que la peliculita de apenas 90 segundos está dirigida ni más ni menos que David Leitch, más conocido por Deadpool, John Wick y Jupiter Ascending. Además de dirigir cine también ha sido especialista de acción; cuentan que gran parte del trabajo fue entrenar a la muchachada para coreografiar sus movimientos de kung-fu como auténticos especialistas. La ventaja al usar un smartphone en vez de una cámara de cine «de verdad» es que permite grabar más cosas «raras» en menos tiempo: primeros planos más rápidos, atarla a un carrito o un «escudo» que da vueltas o hacerla saltar sin problemas.

Ninguna producción es barata ni sencilla y en esta también se ve mucha gente y equipo: además de los iPhone hay cardanes para estabilizar las imágenes, colchonetas para aliviar los saltos y caídas, carritos… Y equipo de iluminación, sonido, maquillaje, vestuario, fotografía, todo lo habitual y un poco más. A toda esa gente además hay que llevarla y traerla (con los equipos), alimentarla, calentarla… Por no hablar de contar con una buena idea, sencilla, apta para todos los públicos y comprimible a 90 segundos, que requiere hasta un miniguión.

No sé si Snowbrawl realmente pudo rodarse todo en un solo día (la luz diurna es escasa y cruel cuando se hace cine); de hecho parece más probable que necesitarían varios, así que suma y sigue… Y en la post-producción hay que añadir algunos efectos aunque sean sencillos, correcciones de color, el sonido y efectos sonoros, el montaje general, etcétera. Muchos detalles para una historia cortita pero emocionante, digna de secuencia de largometraje de acción.

___
La calidad de imagen del vídeo original en YouTube no me ha parecido especialmente buena. No sé si será por la compresión de YouTube, la complicación de «comprimir bien» personas, nieve y árboles a la vez, el exceso de movimiento o qué pero al principio al menos tiene unos píxeles como puños, apreciables sobre todo el los rostros. Me ha extrañado no encontrar otra versión de más calidad; el máximo al que reproduce es Full-HD 1080 a 30 fps, también en televisores 4K, aunque dicen que está grabado en 4K. Ni en Vimeo ni en la web de Apple he encontrado otra versión, lo cual también me parece un poco raro.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 3 de Diciembre de 2019

Cráter de impacto de Vikram
Cráter de impacto de Vikram - NASA/Goddard/Arizona State University

Tras un aviso del espaciotrastornado Shanmuga Subramanian el equipo de la Lunar Reconnaissance Orbiter ha confirmado que en efecto se puede ver el impacto del aterrizador Vivkram de la Agencia India de Investigación Espacial (ISRO) sobre la superficie de la Luna en algunas de las fotos tomadas por su cámara.

Tiene mucho mérito porque lo que detectó Shanmuga fue un sólo pixel brillante –que antes no estaba– que resultó estar situado unos 750 metros al noroeste del lugar del impacto.

En la foto se pueden ver el cráter causado por el impacto del aterrizador, los rayos de regolito lanzados por éste, y una serie de restos esparcidos por la superficie de la Luna. La resolución de la imagen es de 1,3 metros por pixel. Los tres trozos más grandes de Vikram que se pueden ver miden unos 2×2 pixels y producen una sombra de un pixel.

Estas imágenes demuestran si lugar a dudas que Vikram y Pragyan, el rover que llevaba dentro, resultaron destruidos el día en el que intentaban aterrizar en la Luna y ponen fin a esos rumores salidos de la ISRO que afirmaban que la cámara del orbitador de la misión había fotografiado al aterrizador de una pieza sobre la superficie de la Luna. Sólo que esas imágenes, y ahora sabemos ya sin lugar a dudas de por qué, nunca fueron hechas públicas.

El informe final sobre el accidente no ha sido publicado pero por lo que se sabe por ahora la causa fue un fallo en el software de guiado. La primera fase de descenso desde una altitud de 30 km a 7,4 km por encima de la superficie lunar se desarrolló según lo previsto y la velocidad se redujo de 1.683 m/s a 146 m/s. Pero la reducción de la velocidad durante la segunda fase de descenso fue mayor de lo esperado, algo para lo que el software en cuestión no estaba programado. Así que se lió e hizo que Vikram se estrellara.

Separación
Momento en que la trayectoria real de Vikram (verde) comenzó a separarse de la programada (rojo) - ISRO

Vikram tenía como mision estudiar la conductividad térmica de la superficie lunar, medir la densidad de plasma en su superficie, e intentar detectar movimientos sísmicos. Pero además llevaba a bordo el rover Pragyan, cuya misión era estudiar la composición del regolito, el polvo y las rocas sueltas que cubren la superficie de la Luna.

Al perder el aterrizador y el rover la misión Chandrayyan-2 quedó reducida a un orbitador que estudiará la superficie de a Luna en lo que se refiere a su topografía, composición mineral y abundancia relativa de elementos; también estudiará la exosfera lunar.

Pero la ISRO ya ha anunciado sus planes para volver a intentarlo con Chandrayaan-3, una misión que llevará a cabo en colaboración con Japón.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 3 de Diciembre de 2019

El mapa del Metro de Nueva York visto en una magnífica presentación interactiva / New York Times

Quienes amen de verdad los mapas del metro y los interactivos web apreciarán sin duda esta magnífica presentación interactiva de lo que normalmente sería un artículo en papel mejor o peor ilustrado, que encontré vía Twitter (@JaviJimenezp + @Soler_bravo.) Funciona estupendamente tanto en el móvil como en los navegadores web de escritorio.

Titulada New York’s Subway Map Like You’ve Never Seen It Before es un trabajo de Antonio de Luca y Sasha Portis para el New York Times. Es una especie de historia animada del mapa del Metro de la ciudad a partir de 1979. A partir de ese año y tras cuatro décadas el mapa ha crecido mucho, pero sobre todo evolucionado para mostrar detalles y cuestiones importantes para quienes lo usan, más allá del puro criterio práctico (o artístico).

El interactivo es una gran explicación de por qué cada detalle del mapa es como es: por qué a veces se separan las estaciones o distorsionan los barrios, cómo se eligen qué calles son más representativas y deben aparecer o por qué se pueden hasta «sentir las curvas» si se siguen las líneas con la mirada. También cuenta curiosidades como que una artista dibujó el estanque de Central Park de forma «realista» para que la gente se pudiera orientar mejor, o cuáles son los 7 edificios y monumentos con nombre propio en el mapa.

Con los años se añadieron al mapa también algunas de las islas cercanas a las que llegan los transportes municipales, iconos para los accesos para personas con movilidad reducida y las líneas de ferries, entre otros detalles. A día de hoy tiene más de 20 estilos de fuentes con variaciones de tamaño, grosor, color e interletraje. Una pequeña maravilla que además ser una preciosidad es un práctico mapa que usa a diario mucha gente.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 3 de Diciembre de 2019

0.30000000000000004.com

Erik Wiffin resume perfectamente en esta página web con el curioso nombre de 0.30000000000000004.com uno de los problemas de la representación matemática de los números en coma flotante que utilizan los ordenadores, o más bien los lenguajes que se usan los ordenadores.

Todos números se almacenan con una cantidad limitada de dígitos. A veces, al cambiar de una base a otra (por ejemplo de base 10 a base 2, binario), se pierde parte de esa información y al operar con ella se amplifica el problema creando un poco de confusión. En el ejemplo que produce el curioso nombre de la página, al convertir 0,1 y 0,2 a binario la secuencia de dígitos binarios es repetitiva (aunque ambos son «números redondos» en base 10). El resultado es que en muchos lenguajes al calcular luego 0,1 + 0,2 con esos dígitos y volver a convertirlo a decimal el resultado no es exactamente 0,3 como cabría esperar.

La página muestra lo que aparece como resultado al usar diversos lenguajes: Ada, C, C++, C#, Common Lisp, Erlang, Fortran, Go, Roku, Java, MathLab, Mathematica, PHP, Perl, Python, R, TCL, Visual Basic y otros más esotéricos. En cada uno de ellos se calcula la suma (0,1+0,2) y se muestra el resultado (0,3; 0,30000000000000004; 0,300000; 0.300000012; 0.2999999999999999888977697537… hay de todo). A veces se indican comentarios y trucos sobre cómo obtener los dígitos, formateando el resultado o definiendo la precisión en la configuración.

Hay más detalles sobre todo esto en el IEEE 754-2008 que es el estándar para aritmética en coma flotante y en What Every Computer Scientist Should Know About Floating-Point Arithmetic, un estupendo artículo al respecto.

§

Me hizo gracia que todo esto concidiera con que Amazon me enviara un correo de confirmación acerca de un pedido con el número de seguimiento en coma flotante, algo así como 6.29775E+22. ¡Cosas de las conversiones descarriadas!

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD

Microsiervos Selección


Big Data: A Revolution That Will Transform How We Live, Work, and Think

EUR 13,82

Comprar


Caos

EUR 12,34

Comprar


Our Robots, Ourselves

EUR 18,72

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección