Por @Alvy — 16 de Septiembre de 2018

JavaScript Equality Table Game

Este curioso juego llamado JavaScript Equality Table Game sirve tanto para pasar un rato de diversión como para repasar / aprender las bases de JavaScript, en concreto el operador == (igualdad) y cómo lo gestiona el intérprete internamente.

El operador == devuelve el valor true (verdadero) si los valores comparados son «iguales». Pero iguales (==) no es lo mismo que estrictamente iguales, que sería lo que hace el operador === que también existe (y que requiere que coincidan el valor y también el tipo de los operadores comparados).

En otras palabras: el operador == es más «flexible» o relajado que el estricto === que diferencia los tipos de los operandos.

Por ejemplo true == 1 y también 1 == "1" (se produce la conversión de cadena a numérico) y "" == 0 (cadena vacía == 0 numérico). Pero ojo, que también aparecen valores un tanto peculiares, como la cadena vacía, nulo, infinito, -infinito y NaN (indefinido / «no es un número»).

Para jugar sólo hay que buscar las equivalencias correctas y marcarlas en la tabla con el ratón. Cada clic planta una bandera (pregunta respondida) y la nota final en forma de porcentaje de aciertos viene dada por el número de respuestas, los aciertos y fallos y el máximo posible (pista: son algo más de 30).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por @Wicho — 16 de Septiembre de 2018

¡Arriba!

El último Delta II de United Launch Alliance cumplió a la perfección su misión de poner en órbita el satélite ICESat-2 de la NASA, que apenas 75 minutos después del lanzamiento establecía contacto con la estación de seguimiento en Svalbard para indicar que todo funciona correctamente a bordo.

En su órbita de 460 kilómetros de altitud y 7 kilómetros por segundo de velocidad ICESat-2 da una vuelta a la Tierra cada 90 minutos. Su órbita está diseñada de tal forma que revisita cada punto de la superficie de nuestro planeta cuatro veces al año para medir con una precisión de 4 milímetros el grosor de las capa de hielo que cubren los polos y Groenlandia, la altura de los océanos y otras grandes superficies de agua. También es capaz de medir los movimientos de tierra tras terremotos o avalanchas y la altura de las grandes masas de vegetación para ayudar en el estudio de sus posibles cambios.

Esto lo hace disparando un láser 10.000 veces por segundo y midiendo el tiempo que tardan en llegar de vuelta los fotones que salen rebotados hacia él. Es un láser de 532 nanómetros –verde– y mediante el uso de unos filtros que sólo dejan pasar luz de esa longitud de onda se evita que capte señales espureas.

El láser es separado en seis haces que se agrupan en tres pares separados entre sí 3,3 kilómetros antes de salir del ICESat-2. Así cubre más superficie en cada pasada.

Pew pew pew

Pero eso no será hasta dentro de un par de semanas, cuando se hayan comprobado el resto de los sistemas de a bordo y por fin se de la orden de encender ATLAS, de Advanced Topographic Laser Altimeter System, de Sistema láser topográfico avanzado, que es el nombre del único instrumento que va a bordo del ICESat-2.

Los datos que proporcione documentarán los cambios en los casquetes polares de la Tierra, mejorarán los pronósticos del aumento del nivel del mar, que se ve reforzado por el derretimiento de la capa de hielo en Groenlandia y la Antártida, y ayudarán a los científicos a comprender los mecanismos que están haciendo que cada vez haya menos hielo flotante y también a evaluar la forma en que la pérdida de hielo marino afecta al océano y la atmósfera.

ICESat-2 toma el relevo a la misión ICESat, que estuvo en activo de 2003 a 2009, en el registro de mediciones de la altura del hielo y se une al CryoSat-2 de la Agencia Espacial Europea, lanzado en 2010 con una misión muy similar.. Y aunque no es lo mismo que tener un satélite en órbita funcionando permanentemente la Operación IceBridge sobre el Ártico y la Antártida, que comenzó en 2009, ha servido de puente entre ambas misiones. Los datos del ICESat-2 estarán disponibles al público a través del Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo.

La duración estimada de la misión es de 3 años, aunque el satélite lleva combustible para al menos siete años.

***

Tras el lanzamiento Tory Bruno, el presidente de United Launch Alliance, la empresa que fabrica los Delta II, anunció que tienen las suficientes piezas de repuesto como para montar uno que se incorporará al Jardín de cohetes del Centro Espacial Kennedy.

Un merecido homenaje para un cohete que sólo ha tenido un fallo en los 156 lanzamientos que se encargó de realizar desde que el 14 de febrero de 1989 el primero de ellos pusiera en órbita el satélite GPS NAVSTAR II-1.

Y un motivo más para visitar el KSC, aunque no es que hagan falta motivos para eso.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 16 de Septiembre de 2018

El resultado de combinar diversas técnicas de vídeo, realidad aumentada y el uso de una cámara Fusion 360 de GoPro hacen que el viaje de este globo a la estratosfera – algo que de tantas veces que lo vimos llegó a resultar aburrido sea bastante diferente.

Verlo en la pantalla está bien, pero la mejor experiencia se obtiene con unas gafas Oculus Rift, HTC Vive o incluso con la Google Cardboard (la realidad virtual «de cartón»).

Para que el viaje hasta la estratosfera (~30 km) no sea aburrido se utiliza un hyperlapse que es básicamente un «vídeos a cámara rápida con un toque de estabilización». El resultado son imágenes muy fluidas incluso para vídeos como este a 360º.

Bonus: ¡Oh, vaya! ¡La Tierra es redonda!

(Vía @Mezvan.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 15 de Septiembre de 2018

Jack Ryan, creado por Tom Clancy como protagonista de La caza del Octubre rojo, ha sido protagonista de varios libros, películas, e incluso juegos de ordenador. Y ahora ya tiene serie de televisión. O algo parecido por aquello de que ha sido estrenada en una plataforma en línea

Jack Ryan, de Tom Clancy es una serie de ocho capítulos en la que se hace un reboot del personaje, que sigue siendo más o menos el mismo pero con algunas circunstancias cambiadas en cuanto a su vida y a la de quienes le rodean.

Al principio de esta temporada Ryan trabaja en la División de terrorismo, finanzas y armas de la CIA y allí es el primero en darse cuenta de la aparición de Mousa Bin Suleiman, un personaje desconocido hasta el momento pero que tiene pinta de estar preparándose para liarla parda.

En un primer momento a Jack nadie le hace caso, pero poco a poco se van acumulando las pruebas de que tiene razón y de que Suleiman y su organización son muy peligrosos. Así que Jack y su jefe, James Greer, pronto están recorriendo el mundo en su busca y captura.

Liándola muy parda

La serie es entretenida, aunque algunos capítulos van un poco lentos y algunas tramas como la de Victor Polizzi, el piloto de un dron MQ-9A Reaper, no se sabe muy bien al final a qué vienen, aunque quizás en la segunda temporada, ya anunciada, cobren más sentido.

También es necesario desconectar un poco la incredulidad (ojo, vienen pequeños spoilers, aunque el trailer tiene uno más gordo) cuando ves como un terrorista pierde su móvil y no hace nada para borrarlo en remoto; como cuando un miembro de las SWAT francesas le pega un tiro en la cabeza a una terrorista que lleva puesto un chaleco explosivo estando apenas a un par de metros de ella; o como cuando la CIA le deja usar Internet sin ningún tipo de supervisión a alguien relacionado con el caso a quien están escondiendo en una casa segura, por citar algunos ejempos.

Pero como decía, la serie es entretenida y se deja ver, y estando incluida en las suscripciones a Amazon Prime, pues ni tan mal.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear