Por @Alvy — 17 de Septiembre de 2018

Nunca he sido muy fan del triángulo de Pascal, pero hay que reconocer que este vídeo de Wajdi Mohamed Ratemi explicando algunas de sus propiedades e intríngulis es soberbio. Y además lo resume todo en cuatro minutos.

El triángulo de Pascal es fácil de crear: cada número es la suma de los dos que tiene directamente encima. Pero cuando se observan sus líneas horizontales y diagonales se pueden descubrir propiedades muy llamativas. Está el tema de los coeficientes binomiales en el que cada línea es el desarrollo de la expresión (x+y)n. También puede usarse para calcular las potencias de base 2 o incluso el resultado de valores combinatorios.

Luego están los números triangulares, los tetraédricos que aparecen en las diagonales, y así sucesivamente. Cada rincón del triángulo es como una caja de sorpresas y no está de más repasar todas esas propiedades, aunque hay muchas más de las que explica el vídeo – como por ejemplo que si el segundo número de una fila es primo, también será un factor de todos los demás de esa fila (ej: 7 es factor de 21 y 35).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por @Alvy — 16 de Septiembre de 2018

Techmoan rememora en este vídeo histórico el formato de Video 2000, el famoso tercer contendiente en las «guerras del vídeo» de los 70 y 80 de las que muchos no recuerdan más que existían Betamax y VHS y que el formato VHS salió victorioso. Quizá lo más curioso es que el Video 2000 de Philips (Beta era de Sony, VHS de JVC quien lo licenció) es incluso anterior y muchos dicen que cuando menos igual pero probablemente incluso mejor en calidad y tecnología que el VHS – de hecho era el tercer formato de Philips, al que precedieron el VCR (1972) y el VCR LP (1977). Entender qué pasó con todos ellos y con el V2000 en particular es aprender de la historia de las guerras de formatos, mercados y tecnología del mundo del vídeo doméstico.

Todas estas cintas magnéticas de vídeo eran tenían una pulgada de ancho y entre las principales diferencias estaban la forma de los cartuchos (generalmente incompatibles), la velocidad de la cinta y la «densidad» de grabación – de modo que podían grabar entre 30 minutos y 6 horas en el caso del V2000. Las cintas V2000 además funcionaban a dos caras: se les podía dar la vuelta y seguir grabando (una cinta doméstica solía grabar 3+3 = 6 horas de vídeo, algunos sistemas también 16 horas de sonido estéreo).

En España su cuota de mercado apenas pasó del 10 por ciento, pero en otros países europeos llegó al 20-25% – normalmente luchando contra un 50% de VHS y el resto Betamax. El caso es que esa diferencia no hizo sino aumentar y al final, aunque no fuera el primero ni técnicamente el mejor, el formato VHS salió triunfador.

Video 2000 / Techmoan

Además de unos repasos a los folletos técnicos de la época Techmoan aprovecha también para rebatir la famosa leyenda urbana acerca de que el VHS triunfó porque había más películas pornográficas en ese formato que en Beta (o Video 2000). Es algo que ya habíamos oído explicar a Bill Hammack «The EngineerGuy» y que simplemente no es cierto. Las distribuidoras ofrecían normalmente los títulos en todos los formatos; no hacerlo hubiera sido perder ventas y las películas solían salir para venta y alquiler en VHS, Beta, 2000, Laserdisc y lo que hubiera (los archivos sobre las primeras colecciones de vídeos Playboy lo demuestran). Además, la mayor parte de la gente usaba los aparatos para grabar de la televisión, no tanto para alquilar o comprar.

La parte final del vídeo con un montón de viejos aparatos, cintas –algunas de las cuales se quedan atascadas y destrozan– imágenes en pantalla con las clásicas interferencias y el tracking desplazado y el vistazo a las tripas de los reproductores es totalmente entrañable. Y para tener más de 40 años no están nada mal de calidad todavía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 16 de Septiembre de 2018

Astronáutica y Genética / Carlos Pazos

Carlos Pazos de Mola Saber y Radio Skylab nos hizo llegar un par de ejemplares de sus nuevos libros infantiles para acercar la ciencia a la infancia. Son los que inauguran una colección llamada Futuros Genios en los que el propio divulgador es el autor tanto de los textos y las ilustraciones. Son parte de la colección Me gusta leer Kids y están disponibles tanto en papel (7,95€) como en formato eBook (3,99€).

Los libros están pensados para edades entre los 4 y 8 años aunque eso siempre es un poco flexible. El formato físico de los libros (19 × 19 cm) está en tapa dura, con papel de gran gramaje e ilustraciones a todo color.

Astronáutica y Genética / Carlos Pazos

  • Astronáutica explica el funcionamiento de las naves espaciales y cómo se puede llegar a Marte – con la ayuda de Valentina, una astronauta y Rocket, su cohete. Tiene algo de terminología didáctica, como las diversas capas de la atmósfera o los tipos de naves y nombres de cohetes, pero también explica con metáforas lo que es la gravedad, las etapas de los cohetes o la propulsión.

Astronáutica y Genética / Carlos Pazos

  • Genética hace otro tanto pero en este caso Valentina tiene un cachorro llamado Mendel y con él y sus hermanos se explica lo que son las células (y sus componentes), el ADN, las bases ACGT y los cromosomas. Tras esta explicación de los fundamentos de la genética y su terminología se deja ver cómo funcionan las partes dominantes y recesivas de los genes.

Ambos libros están muy bien y resultan didácticos; sus páginas dejan caer muchas ideas y términos para ir picando la curiosidad de los peques – algo tan importante como luego son los libros de texto formales. Quién sabe si entre quienes hojeen estas historias y dibujos habrá futuros genetistas y astronautas, con el tiempo lo sabremos.

A través de la cuenta de Twitter de la colección (@MeGustaLeerKids) irán anunciándose nuevos títulos a medida que estén disponibles.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 16 de Septiembre de 2018

JavaScript Equality Table Game

Este curioso juego llamado JavaScript Equality Table Game sirve tanto para pasar un rato de diversión como para repasar / aprender las bases de JavaScript, en concreto el operador == (igualdad) y cómo lo gestiona el intérprete internamente.

El operador == devuelve el valor true (verdadero) si los valores comparados son «iguales». Pero iguales (==) no es lo mismo que estrictamente iguales, que sería lo que hace el operador === que también existe (y que requiere que coincidan el valor y también el tipo de los operadores comparados).

En otras palabras: el operador == es más «flexible» o relajado que el estricto === que diferencia los tipos de los operandos.

Por ejemplo true == 1 y también 1 == "1" (se produce la conversión de cadena a numérico) y "" == 0 (cadena vacía == 0 numérico). Pero ojo, que también aparecen valores un tanto peculiares, como la cadena vacía, nulo, infinito, -infinito y NaN (indefinido / «no es un número»).

Para jugar sólo hay que buscar las equivalencias correctas y marcarlas en la tabla con el ratón. Cada clic planta una bandera (pregunta respondida) y la nota final en forma de porcentaje de aciertos viene dada por el número de respuestas, los aciertos y fallos y el máximo posible (pista: son algo más de 30).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear