Por @Wicho — 14 de Enero de 2019

Impresión artística de la toma de muestras

Tras superar sin problemas la conjunción con el Sol que hizo que durante aproximadamente un mes la sonda Hayabusa 2 estuviera in poder comunicarse con el control de la misión ya tenemos fecha para la primera de las tres tomas de muestras que hay planeadas.

Según la cuenta de Twitter de la sonda será en la semana que empieza el 18 de febrero cuando Hayabusa 2 se aproxime lentamente a la superficie de Ryugu para recoger una primera muestra de su superficie.

Lo que no está decidido todavía es en dónde se llevará a cabo esa primera toma, ya que Ryugu ha resultado ser más rocoso de lo que se esperaba, lo que ya obligó a posponer esta primera toma de muestras, que inicialmente estaba prevista para octubre de 2018. El equipo de la misión necesita localizar un lugar un lugar en el que no haya rocas más grandes de 50 ó 70 centímetros, ya que el tubo de toma de muestras mide un metro. Están intentando encontrarlo midiendo las sombras de las rocas.

En total la misión tiene previsto tomar muestras en tres lugares distintos, uno de ellos el fondo de un cráter nuevo que abrirá disparando un proyectil hacia la superficie de Ryugu en una fase posterior de la misión. Luego las traerá de vuelta a casa para que puedan ser analizadas.

Nombres en Ryugu

El equipo de la misión ha informado también de que la Unión Astronómica Internacional ya ha aprobado algunos de los nombres propuestos por para los cráteres, fosas y piedras más relevantes de la superficie del asteroide Ryugu. Y dado que en la mitología japonesa Ryūgū-jō es el palacio submarino de Ryūjin, el dios dragón del mar, los nombres escogidos son de personajes de cuentos infantiles. En amarillo los oficiales, en naranja los que sólo son apodos, al menos por ahora.

La misión está en Twitter como @haya2e_jaxa.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por @Wicho — 12 de Enero de 2019

Aterrizador de Chang'e 4

El rover Yutu 2

Depués de que tanto el aterrizador como el rover hayan sobrevivido a su primer mediodía en la cara oculta de la Luna, durante el que las temperaturas pueden alcanzar los 200 ºC, las autoridades chinas han declarado la misión Chang'e 4 como un éxito. Claro que según como lo mires ahora que han activado los instrumentos de a bordo de ambos es cuando se podría considerar que comienza la misión.

Sus objetivos científicos son medir la temperatura de la superficie de la Luna, la composición del regolito lunar y de las rocas, hacer experimentos de radioastronomía libres de cualquier interferencia terrestre, estudiar los rayos cósmicos y observar la corona solar.

Para ello entre el aterrizador y ell rover llevan ocho instrumentos que incluyen varias cámaras, espectrómetros, un radar para estudiar la Luna por debajo de la superficie, un dosímetro para medir radiación, y un instrumento que medirá cómo interactúa el viento solar con la superficie de la Luna. El aterrizador además lleva una especie de terrario en el que se estudiará el crecimiento de plantas y gusanos de seda.

Además de comunicar el éxito de la misión también han hecho públicas unas cuantas imágenes, entre ellas la primera que Yutu, el rover, toma del aterrizador, en la que además se ven las huellas que ha ido dejando sobre la superficie de la Luna al moverse desde la parte trasera de éste a la delantera;
la primera de Yutu tomada con la cámara de alta resolución del aterrizador; y el primer panorama en 360º del sitio del aterrizaje.

Y también tenemos, por fin, el vídeo del aterrizaje:

De lo que no hay imágenes todavía es del «terrario» con plantas y gusanos de seda que hay en el interior del aterrizador, aunque por lo visto está funcionando correctamente y ya hay una decena de imágenes en tierra.

Hay que recordar que esta misión no sería posible sin el satélite Queqiao, que hace de relé de comunicaciones entre el control de la misión y la cara oculta de la Luna desde una órbita sobre la Luna. Y hay que recordar también que es la primera misión que hacemos aterrizar suavemente en la cara oculta de la Luna. En este sentido –lanzamiento, aterrizaje y puesta en marcha– no es nada exagerado por parte de las autoridades chinas haberla declarado un éxito.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 12 de Enero de 2019

Despegue

Tal y como estaba previsto a las 16:31, hora peninsular española, del 11 de enero de 2018 un Falcon 9 bloque 5 despegaba del Complejo de lanzamiento 4E de la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg en California para poner en órbita el último lote de satélites del sistema de telecomunicaciones Iridium NEXT. El lanzamiento se llevó a cabo sin problemas.

Era el octavo lanzamiento que SpaceX hacía para Iridium Communications desde que a mediados de 2010 firmaran el contrato. Valorado en 492 millones de dólares fue un importante espaldarazo para la empresa de Elon Musk, pues fue firmado menos de dos semanas después del primer lanzamiento con éxito de un Falcon 9. EL contrato contemplaba que los lanzamientos se hicieran entre 2015 y 2017 aunque retrasos en la fabricación de los satélites y a la hora de llegar a acuerdos con las aseguradoras retrasaron el primero hasta el 14 de enero de 2017. Así que al final se han cumplido los dos años previstos para el despliegue de los 75 satélites aunque con un par de años de retraso, lo que tampoco es para tanto en la industria espacial.

En estos ocho lanzamientos ha colocado en órbita 75 satélites, de los que 66 están activos y 9 son repuestos en órbita, así que durante un tiempo no habrá más lanzamientos de satélites de esta constelación, aunque hay otros nueve construidos listos para ser lanzados cuando sea necesario.

Impresíon artística de un Iridium NEXT en órbita

El lanzamiento también era importante par Aireon, ya que por fin tiene en órbita todos los equipos necesarios para que su sistema de seguimiento de aeronaves en tiempo real pueda entrar en funcionamiento. Los transpondedores de este sistema van instalados en los satélites Iridium NEXT como carga extra.

La primera etapa del cohete, que ya había sido utilizada para el lanzamiento del Telstar 18V, aterrizó sin problemas en el espaciopuerto flotante Just read The Instructions, con lo que podrá ser utilizada para más lanzamientos. Es la ocasión número 33 en la que SpaceX ha conseguido recuperar una primera etapa tras un lanzamiento.

Los dos próximos lanzamientos de SpaceX que tienen fecha tentativa son el del satélite de comunicaciones indonesio PSN-6, que compartirá lanzamiento con el aterrizador lunar israelí Beresheet, y el de los satélites Radarsat canadienses. El primero está programado para el 13 de febrero –aunque hay dudas de que el Beresheet vaya a estar listo a tiempo– y el segundo para el 18.

Pero se les podría adelantar el lanzamiento de la primera Dragon tripulada, que irá vacía en su primera misión, prevista para principios de febrero, aunque aún no tiene fecha.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 12 de Enero de 2019

En este vídeo de Vox Media se explica por qué las imágenes de los videojuegos están construidas con triángulos, aunque no se note, o al menos no la mayor parte de las veces.

La razón es que para visualizar los objetos 3D transformándolos en las imágenes de píxeles planos de las pantallas hay que utilizar técnicas como el raytracing. Los triángulos resultan ser las formas geométricas más simples y flexibles para definir los objetos 3D a todos los tamaños y todas las escalas. Una vez están definidos, el motor de renderizado se encarga de darles textura y realismo.

Por esta razón cada escena de un videojuego es en realidad miles o millones de triángulos, definidos como tres puntos con coordenadas, sobre los que el ordenador realiza cálculos matemáticos contactando unos con otros – miles y miles de veces por segundo.

Las superficies planas se forman con triángulos unidos y las curvas (como una esfera) miles de triángulos tan pequeñitos que no se notan y parecen curvas. (Piensa que con cuatro puntos en el espacio te puede salir un cuadrado o… una superficie curva bastante más complicada, si no están alineados). Una vez definidos esos millones de triángulos con precisión, el ordenador sólo tiene que hacer un único tipo de cálculos: triángulos, triángulos y más triángulos, nada de complicaciones con curvas, superficies u otros objetos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear