Por @Wicho — 21 de Septiembre de 2021

Poco menos de siete horas después de su lanzamiento a bordo de un cohete Larga Marcha 7 el carguero espacial Tianzhou 3 se acoplaba de forma autónoma en el módulo Tianhe la estación espacial china Tiangong. Lleva a bordo seis toneladas de suministros que serán utilizados por la tripulación de la Shenzhou 13, cuyo lanzamiento está previsto para mediados de octubre para una misión de seis meses de duración.

El Tianzhou 3 se acopló al puerto posterior de Tianhe que antes ocupaba el Tianzhou 2, que está ahora acoplado al puerto frontal. Por eso la Shenzhou 13 se acoplará al puerto inferior del módulo de atraque de la estación. De esa manera durante unas semanas habrá tres naves acopladas a ella: la Tianzhou 2 en su puerto frontal, la Tianzhou 3 en el posterior, y la Shenzhou 13 en el inferior.

Tianzhou 3, la estación espacial, y Tianzhou 2 - CNSA
De izquierfda a derecha: el Tianzhou 3, la estación espacial, y el Tianzhou 2 - CNSA

Es del Tianzhou 3 es el cuarto lanzamiento del programa de la estación espacial china, que lleva cerca de diez años en desarrollo. Y tras algunos inconvenientes ahora está cogiendo carrerilla. Los tres anteriores han sido los del módulo central Tianhe, el del carguero Tianzhou 2, y el de la nave tripulada Shenzhou 12.

Si todo va según lo previsto para finales de 2022 la fase inicial de construcción de la estación ya estará terminada, pues habrán sido lanzados los laboratorios Wentian y Mengtian, que acoplados a los puertos laterales del módulo de atraque le darán a la estación su característica forma de T.

Hay dos cuentas no oficiales en Twitter que sirven para estar al tanto –dentro de lo posible– de la actividad del programa espacial chino, @CNSA Watcher, y de la estación propiamente dicha, @TGSpaceStation. Y también está Andew Jones, un periodista especializado en el programa espacial chino; su cuenta es @AJ_FI.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 20 de Septiembre de 2021

M.C. Escher, Metamorphose II

El otro día me crucé una vez más con el precioso detalle de la partida de ajedrez en Metamorfosis II (1940) uno de los grabados en madera que está en el #1 de mis obras favoritas del conocido artista neerlandés. Reconfirmando si ese final de partida intenta transmitir algo más miré un poco por ahí y encontré un comentario en Belgian Chess History donde se desgrana de nuevo el tema.

La posición es, cuando menos, entretenida: la dama negra está dando jaque al Rey blanco, por tanto las negras acaban de mover y es el turno de las piezas blancas. Tras una captura obligada con la torre de la dama en g1 (el rey no puede capturar porque la dama está protegida por el alfil negro de b6) las blancas ganan moviendo el caballo negro a f2: jaque mate. Sin embargo, el análisis retrógrado –como los que planteaba en sus libros Raymond Smullyan– no es tan simple.

La está claro que la dama negra acaba de llegar a la casilla g1 para dar el jaque, pero, ¿de dónde viene? Tiene que ser de alguna de las casillas de la diagonal: f2, e3, d4 o c5. Y probablemente lo hace capturando, aunque no es seguro. Pero, lo más importante, ¿por qué si viene de alguna de esas casillas las blancas no han dado mate antes con la dama o la torre en la fila 8, si el rey está encerrado en la esquina de su enroque?

Puede haber varias explicaciones. La primera que se me ocurrió es que la dama viene de, por ejemplo d4, y las blancas son muy torpes: había un caballo en f3 que salta a g1 algo torpemente (porque podría haber capturado la dama negra) y la dama captura para ganar.

Sin embargo la explicación de Belgian Chess History me parece más conveniente: la dama negra está en c5 y ella y el alfil protegen las casillas de mate d8 y f8, al tiempo que se protegen mutuamente. Antes quizá la torre blanca hizo algo como mover de b2 para llegar a a3 buscando atacar al rey negro por la columna a en el futuro. Pero, demasiado tarde: la dama negra se cuela a f1 y la partida termina tras la captura de la torre por dama y el caballo a f2 mate.

Metamorphose II - PNG

Lo que parece claro es que la partida no está elegida al azar: las negras están en inferioridad numérica, hay amenazas de muerte iniciales (casi mate en 1 de las blancas), un sacrificio de dama, un «mate de la coz» con un caballo… Y además el mate se hace dando un «jaque real» doble (de rey y dama), una especie de final épico aunque los blancas se podrían haber defendido mejor. No he encontrado referencias a que se trate de ninguna partida famosa, ni a que se hubiera jugado antes o formara parte de un libro de problemas, así que a falta de otra cosa me quedo con esta explicación.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 20 de Septiembre de 2021

Portada de The Bletchley Girls por Tessa Dunlop

The Bletchley Girls: War, secrecy, love and loss: the women of Bletchley Park tell their story por Tessa Dunlop. Hodder & Stoughton (8 enero 2015). 460 páginas.

Todo lo que quiero es un agradecimiento por lo que hice. No quito nada a los que rompieron los códigos, pero no podrían haberlo hecho sin nosotras.

Betty Gilbert
Miembro del Servicio Territorial Auxiliar (ATS)
destinada en la Estación Y HMS Forest Moor

Los logros de Bletchley Park a la hora de romper los códigos cifrados de las fuerzas del Eje durante la Segunda Guerra Mundial son un éxito indiscutible. Se estima que la inteligencia allí obtenida ayudó a acortar la guerra entre dos y cuatro años, salvando incontables vidas.

Pero es una historia que se suele contar desde el punto de vista de los criptoanalistas –en su mayoría hombres– que diseñaron estas técnicas o las máquinas como las bombas criptográficas o los Colossus, el primer ordenador electrónico del mundo, aunque también hubo mujeres criptoanalistas que contribuyeron a ello. Así, nombres como Max Newman, Alan Turing o Bill Tutte, por citar unos cuantos, son ahora razonablemente conocidos.

Solo que Bletchley Park no hubiera podido cambiar la historia de no haber dispuesto de mano de obra que se encargara de aplicar los métodos allí diseñados, o de mantener y manejar –programar– las bombas y los Colossus. Hay que recordar que estamos hablando de principios de los años 40; no había ordenadores, aunque se puede argumentar que la era de la información tal y como la conocemos empezó en Bletchley Park. Así que a las autoridades británicas no les quedó otro remedio que reclutar literalmente a miles de mujeres que formaban parte de la Fuerza Aérea Auxiliar Femenina (WAAF), el Servicio Real Femenino de la Armada, o el Servicio Territorial Auxiliar (ATS).

Suyo fue el trabajo de interceptar señales de radio, transcribirlas a papel, recibirlas y organizarlas en Bletchley Park, aplicarles los métodos oportunos, y de mantener y programar las Bombas y los Colossus, entre otras cosas.

Pero igual que todo el trabajo desarrollado en Bletchley Park su esfuerzo quedó oculto tras el Acta de Secretos Oficiales hasta mediados de los 70, cuando se empezó a hablar de Ultra, la inteligencia obtenida en Bletchley Park durante la guerra. Cuando se empezó a hablar de las Bombas y de los Colossus –el Reino Unido guardó en secreto durante 30 años que allí se había construido el primer ordenador electrónico de la historia–. Cuando se reconoció el trabajo de Turing y del resto de los criptoanalistas.

Sin embargo el trabajo de estas mujeres, que después de la guerra volvieron en su inmensa mayoría a sus vidas como civiles y como amas de casa –en la época post guerra se llevaba casarse joven– tardó aún más en ser apreciado.

Este libro busca corregir esa injusticia histórica contando la historia de 15 mujeres muy distintas que trabajaron en Bletchley Park o en alguna de sus estaciones de escucha asociadas –Betty Gilbert no supo hasta unos 70 años después de la guerra que era una veterana de Bletchley Park–. La autora habló con todas ellas para la redacción del libro; no he querido mirar cuántas siguen con vida. Son historias parecidas pero a la vez diferentes, pues cada una de ellas experimentó su trabajo allí de forma diferente. Son historias que durante muchos años no fueron contadas porque el Acta de Secretos Oficiales lo impedía. Y fue un secreto tan bien guardado que las hermanas Moller, que trabajaron ambas allí, nunca hablaron entre ellas de lo que habían hecho durante la guerra hasta décadas después.

El libro recoge la historia de cada una desde su nacimiento hasta que fue reclutada, sus años al servicio de Bletchley Park, cómo fue su desmovilización, y cómo están siendo los años finales de sus vidas en los que, por fin se habla y se reconoce su trabajo.

Es un libro muy interesante –aunque con muy poco contenido técnico– que cuenta una parte de la historia que tiene que ser conocida.

(El enlace al artículo sobre las mujeres criptoanalistas vía Juan A. Oliveira).

Realcionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 20 de Septiembre de 2021

Decenas de miles de años en nuestro futuro la humanidad se ha extendido por el universo conocido gracias a la especia, una sustancia que permite a los Navegantes de la Cofradía Espacial plegar el espacio y mover naves de un lugar a otro del universo de forma instantánea. La especia sólo se produce en el planeta Arrakis. Controlar su producción da un enorme poder, poder que en el que empiezan los hechos narrados en Dune lleva 80 años en manos de la Casa Harkonnen. Hasta que el Emperador Padishah Shaddam IV decide otorgar a la Casa Atreides la gestión de su producción.

Eso es en realidad un regalo envenenado que pone en marcha una compleja historia en la que Frank Herbert, el autor de la novela original, habla de temas como la ecología, las grandes corporaciones, el totalitarismo, el colonialismo, o el mesianismo, por citar algunos temas. De hecho Herbert tenía planeada una tetralogía cuando empezó, aunque terminó por escribir siete novelas. Y si paró fue porque murió antes de poder publicar la sexta. Aunque sus herederos se han encargado de que el universo de Dune siguiera expandiéndose tras su muerte. Que la pela es la pela.

Adaptar al cine una historia tan compleja como la que cuenta Dune ha demostrado ser muy complicado. Aunque personalmente no tengo problemas con la generalmente denostada versión de 1984 de David Lynch. Pero esa adaptación se ha demostrado imposible en alguna ocasión más, en concreto con la que lideraba Alejandro Jodorowsky.

Y me parece que Villeneuve se le ha ido también un poco de las manos: las dos horas y media que dura la película recién estrenada es la Parte 1 de su adaptación, que llega a poco más de la mitad de la novela. Por supuesto la película es espectacular en medios, claro, sólo faltaría a estas alturas. Y en el plantel de actrices y actores que dan vida a sus personajes. Pero creo que esas dos horas y media se van a hacer mucho para quien no esté ya un poco metido en el universo de Dune. Y ojo, no es que la película no vaya contando lo que pasa; de hecho diría que lo hace mejor que la de Lynch¹. Pero mi impresión es que se lo toma con demasiada calma. Y que recurre demasiado a una banda sonora a volumen brutal –o al menos en el cine en el que la vi así estaba– para que nos demos cuenta de los momentos cruciales. Por si acaso se nos pasan.

Así que todo dependerá de la taquilla que haga esta primera parte de cara a que la veamos terminar. Y tengo mis dudas. Y muchas más dudas aún de que a Villeneuve le dejen seguir adaptando el resto de las novelas del arco a lo estilo Peter Jackson con El señor de los anillos, que lo mismo es su intención.

Yo mismo, en su momento, fui incapaz de seguir más allá de la tercera novela. Y eso que sólo me costaba mi tiempo. Aún así quería que esta película me gustara. Pero incluso habiendo leído y disfrutado de la novela, creo que Denis Villeneuve se ha empachado un poco de especia.

_____
¹ Aunque me parece fatal que la letanía Bene Geserit contra el miedo pase casi desapercibida.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo