Por @Alvy — 16 de Julio de 2018

De Tennibot dicen que es «como una Roomba, pero para pelotas de tenis». Es el típico invento que parece raro que no se le haya ocurrido a nadie antes, pero todavía está en pleno proceso de fabricación aunque anuncian que pronto estará a la venta.

Es bastante autónomo –aunque tiene un modo manual– e incluye una app con la que se puede conectar para indicarle en qué campo recoger las pelotas (uno, otro o ambos) o a dónde llevarlas. Es capaz de recoger 80 pelotas en total gracias a un sistema de visión artificial. Se recarga en 90 minutos y funciona sin parar durante 4 o 5 horas.

Además parece bastante discreto y silencioso y cuando ha terminado se puede desmontar en un plis plas para llevarlo como una maleta hasta el siguiente partido o entrenamiento. Según parece surgió en Kickstarter y el precio rondará los 750-1000 dólares.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por Nacho Palou — 16 de Julio de 2018

La compañía MARS Bioimaging ha mostrado "la primera radiografía 3D en color del interior de un cuerpo humano" tomada con una escáner espectral denominado "escáner espectral de rayos X MARS". El escáner utiliza tecnología desarrollada por el CERN para el chip de imagen Medipix3.

La imagen resultante no se corresponde con el color real sino que el sistema asigna un color a cada tipo de tejido. Según explican desde MARS Bioimaging el escáner espectal MARS "distingue de qué manera el tejido corporal interactúa con ciertas energías."

"El chip Medipix del escáner puede detectar esa variaciones en la interacción, además de que la energía de un fotón puede cambiar en función de las interacciones con las capas de electrones de los átomos en los tejidos corporales que encuentra en su camino. Esto significa que la información sobre la densidad y la composición atómica de un tejido puede ser visualizarse y colorearse en la imagen final."

"La tecnología de detección híbrida de píxeles se desarrolló inicialmente para satisfacer las necesidades de seguimiento de partículas en el LHC, y las sucesivas generaciones de chips Medipix han demostrado durante más de 20 años el gran potencial que tiene esta tecnología más allá de la física de partículas", dice Cristina Agrigoroae del CERN.

Esta es la primera vez que se muestran públicamente imágenes tomadas con el escáner espectral.

Vía Slash Gear.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 15 de Julio de 2018

A veces el ingenio de la gente va más allá de lo que podríamos suponer razonable y aunque ha habíamos visto calculadoras raras (calculadoras mediante agua o en los mundos de Minecraft o en Little Big Computer) esta sin duda se lleva la palma: una calculadora para multiplicar construida mediante las montañas rusas de RollerCoaster Tycoon.

El método para calcular es bastante peculiar: se eligen los dos números a multiplicar desviando los railes de las dos montañas rusas en cuestión en lo que podría llamarse la «zona de teclado». Entonces se lanzan las vagonetas. Empleando únicamente la física del juego los vagones suben, bajan y se desvían, retrocediendo muchas veces, hasta que uno de ellos choca con el otro y el primero llega hasta la solución, dibujada junto con los demás números en otra zona. Todo transcurre en gigantescos e intrincados recorridos bajo tierra (pero la vista cambia rápidamente para que se pueda apreciar el «cómo funciona»).

«Es poco óptimo hacerlo así» dirá alguno. Y no le faltaría razón, pero eso supondría ignorar que el propio concepto de calcular con vagonetas y montañas rusas no tiene nada de «óptimo». Es simplemente entretenido, un poco hipnotizador incluso, y como tal ha de considerarse: se hace así porque se puede hacer. Buen hack.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 15 de Julio de 2018

Las misiones espaciales del futuro no siempre serán sencillas y exentas de problemas. En este caso a los dos protagonistas de la historia la investigación de un cometa se complica y la misión queda comprometida. Poco a poco se descubre que no todo es lo que parece y que algunas de las soluciones que plantean son todo un dilema.

Lo mejor de este White Lily de Tristan Ofield, presentado por el Dust es quizá la ambientación, porque con poco consigue mucho en cuanto al espacio en el que se mueven los personajes. Los efectos especiales también están muy bien y cumplen con su cometido.

También es gracioso que en el siglo nosesabe las soluciones sean más o menos las mismas que en el XXI.

Más cortometrajes:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear