Por @Wicho — 10 de Junio de 2024

Cartel del eventoLos Supertacañones han hecho público el programa provisional de Naukas Bilbao 2023. Como viene siendo habitual en los últimos años se celebra de jueves a domingo, en concreto los días 19, 20, 21 y 22 de septiembre en el Palacio Euskalduna.

En estos cuatro días tienen lugar cuatro eventos distintos pero relacionados:

  • Jueves 19: Naukas PRO, en el que centros de investigación, laboratorios, científicas y científicos de renombre o equipos de trabajo cuentan con 20 minutos para explicar a un público general en qué consiste su trabajo. Este año estará dedicado a las ciencias del mar.
  • Viernes 20 y sábado 21 se celebrará Naukas Bilbao 2024 propiamente dicho. Casi 60 charlas de 10 minutos, aunque hay algunas de 20, sobre temas muy variados. Así que si una te aburre o no te interesa no tienes más que esperar unos diez minutos mientras tuiteas algo hasta que llegue la siguiente.
  • Domingo 22: Naukas KIDS, una mañana dedicada a los más pequeños.

Como es tradición la entrada es libre y gratuita hasta completar aforo. Aunque para personas que vayan a ir a Bilbao desde fuera y quieran asegurarse su asiento hay reservadas unas cuantas plazas para Naukas Bilbao a cinco euros la plaza para cada sesión.

Naukas Bilbao es una iniciativa de la plataforma de divulgación científica Naukas y la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU. Patrocinan Ayuntamiento de Bilbao, Presidencia del Gobierno Vasco, y Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco. Colaboran Metro Bilbao, DIPC, y Euskampus.

Yo daré una charla que he titulado Cacharros voladores en otros mundos. Pero Irreductible, que dice ser mi amigo, me ha puesto justo después de Sara García Alonso. Sí, esa Sara García Alonso en la que estás pensando. No tengáis amigos como Irreductible.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Alvy — 9 de Junio de 2024

Mathic: una competición de  ecuaciones sencillas en 60 segundosMathic es un juego de planteamiento sencillo y vicio tirando a grande. Consiste en resolver ecuaciones muy sencillas, pero el límite son 60 segundos. El objetivo es alcanzar el llamado Número Mágico™ que aparece en la parte superior; basta marcar los dígitos de la expresión que cumpla con ese resultado siempre que a) estén en línea recta y b) tengan dos o más términos. Vale cualquier orientación (vertical, horizontal, en un sentido o en otro) y cuanto más complejas sean mejor, porque dan más puntos.

Cuando cunda la desesperación porque no veas ninguna solución se puede pulsar en el Número Mágico™ para pasar un turno; de modo que el resultado cambie. Se pueden pasar 3 veces en total en un partida. El juego acaba cuando transcurren los 60 segundos desde el inicio, de modo que en cierto modo también es una carrera contra el reloj.

La configuración por defecto son ecuaciones pequeñas y sencillas (sumas) en un tablero de 5×5. En la Configuración del juego se pueden variar los operadores aritméticos (suma, resta, multiplicación, división), el tamaño del tablero, la obligatoriedad de ecuaciones más largas (tres o más operadores), si se admiten divisiones con decimales o no (y si solo de 0,5 o de cualquier valor) y alguna cosa más.

Es un entretenido juego para hacer ejercicio mental y viciarse un poco, aunque conviene no volverse loco y recordar que no es nada más que eso, un juego divertido para pasar el tiempo.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Wicho — 8 de Junio de 2024

Hace unos minutos el avión cohete VSS Unity de Virgin Galactic aterrizaba tras su séptimo y último vuelo comercial «al espacio.» Al espacio va entrecomillado porque la altitud máxima alcanzada ha sido de 87,5 kilómetros. Eso está por encima del límite del espacio para la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA), la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o para la NASA, que lo ponen en los 80 km. Pero no para la Federación Aeronáutica Internacional (FAI), que lo pone en los 100.

Aunque en total el VSS Unity ha hecho doce vuelos «al espacio» si contamos los cinco vuelos de prueba que hizo entre diciembre de 2018 y mayo de 2023 antes de entrar en servicio comercial.

Vista lateral del VSS Unity en tierra
Vista lateral del VSS Unity en tierra – Virgin Galactic

Iban a bordo Tuva Cihangir Atasever, astronauta de la Agencia Espacial Turca (TUA), quien también fue especialista de la misión de reserva de la Misión Axiom 3 (Ax-3), aunque finalmente voló en ella, tal y como estaba previsto Alper Gezeravcı; Anand «Andy» Harish Sadhwani, de los EE.UU.; Irving Izchak Pergament, también de los EE.UU.; y el italiano Giorgio Manenti.

El primero llevó a cabo varios experimentos durante los minutos en los que estuvieron el caída libre, aunque también iban a bordo experimentos que funcionaban de forma autónoma. Los demás hicieron turismo espacial. O «casi espacial.»

Virgin Galactic entrará ahora en un periodo de actividad reducida y sin vuelos a la espera de la entrada en servicio de los nuevos aviones cohete de clase Delta. Según la empresa son más fáciles y baratos de operar y mantener, además de que podrán llevar a bordo seis pasajeros de pago en vez de cuatro. Todo esto debería permitirles una mayor cadencia de vuelos y garantizar la viabilidad económica de Virgin Galactic. El plan es que los dos primeros Delta hagan sus vuelos de prueba en 2025 y que entren en servicio en 2026.

Pero personalmente tengo muchas dudas de que volvamos a ver volar a Virgin Galactic, pues la situación económica de la empresa no es precisamente buena. Según datos del tercer trimestre de 2023 disponían de 1.100 millones de dólares con los que aguantar hasta que lleguen los Delta y la empresa empiece a ingresar más de lo que gasta. Suponiendo que se cumplan los plazos, claro, lo que en la industria aeroespacial no suele suceder.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD


Por @Wicho — 8 de Junio de 2024

La tierra vista desde la Luna
La tierra vista desde la Luna fotografiada por Bill Anders – NASA

Fuimos a explorar la Luna y descubrimos la Tierra.

– Bill Anders

Hace unas horas ha muerto William «Bill» Anders, uno de los miembros de la tripulación del Apolo 8 y en concreto el que tomó la mítica fotografía Earthrise.

En ella se ve nuestro planeta desde la Luna. Y aunque no estaba programada es una de las fotos más significativas de la era espacial y, me atrevería a decir, de nuestra historia como especie.

Anders, de 90 años, murió durante una exhibición de vuelo acrobático a los mandos de una Beechcraft T-34 Mentor, lo que no parece una mala forma de irse para un astronauta que venía de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Con su muerte ya sólo queda Jim Lovell con vida de la tripulación del Apolo 8.

Ad astra.

Compartir en Flipboard Publicar / Tuitear
PUBLICIDAD