Por @Wicho — 15 de Octubre de 2019

Impresión artística de un astronauta en la Luna con uno de los nuevos trajes
Impresión artística de un astronauta en la Luna con uno de los nuevos trajes xEMU - NASA

Una de las muchas cosas que la NASA necesita para poder volver a poner una misión tripulada en la superficie de la Luna, ya sea en 2024 o más bien más tarde, es un traje espacial que permita a los astronautas salir de su nave. Y he de reconocer la verdad es que la breve demostración que han hecho hoy del xEMU, de Exploration Extravehicular Mobility Unit, Unidad de Exploración para Movilidad Extravehicular, me ha dejado bastante impresionado en cuanto a la movilidad que permite; no tanto en lo que se refiere a los colores.

De hecho al principio he pensado que el traje no podía estar presurizado por la facilidad con la que caminaba la ingeniera Kristine Davis con él puesto o por el amplio grado de movilidad de los brazos, que no sólo le permite tocar un hombro con la mano contraria sino también girar los brazos:

Pero según Jim Bridenstine, el director de la NASA, el traje sí estaba presurizado. Este grado de movilidad es simplemente imposible con los A7L del programa Apolo o con los EMU que se usan en la actualidad en la Estación Espacial Internacional.

Parte del truco está en que el torso tiene una parte rígida muy estrecha, sobre la que descansa el panel de control e información, lo que deja mucho sitio para que se muevan los brazos y los hombros. Pero también las juntas del resto de articulaciones y de la cintura son mucho más flexibles que nada que la NASA tuviera hasta ahora. De hecho Kristine pudo recoger una piedra del suelo con bastante facilidad. Esta mayor libertad de movimientos no sólo cansará menos a los astronautas sino que les permitirá hacer más cosas en el tiempo que estén en la superficie de la Luna.

Los trajes disponen de unas ocho horas de aire más otra extra de reserva y un nuevo sistema de absorción de CO2 que hace que le permitiría seguir funcionando indefinidamente, ya que está duplicado y mientras una de sus partes está en uso la otra se abre al espacio para liberar el CO2 absorbido. De hecho ese límite de ocho horas está puesto más bien para no agotar a los astronautas.

Por lo demás el xEMU, mientras tengas aire, agua y electricidad para recargarlo puede ser utilizado todos los días. Además tiene componentes actualizables y reemplazables en el espacio.

El traje mostrado hoy está preparado para ser utilizado en la Luna y soporta temperaturas desde los -160 ºC a los 120 ºC; en Marte tendría que llevar otros aislantes distintos… aunque aún falta mucho para llegar allí. De hecho a este traje aún le faltan algunas pruebas. Pero puede que sea una cosa menos de la que preocuparse para los responsables del programa.

La NASA también presentó el Orion Crew Survival System, el equivalente al Advanced Crew Escape Suit que usaban las tripulaciones de los transbordadores espaciales. No es un traje diseñado para paseos espaciales sino para progteger a las tripulaciones de descompresiones accidentales de la nave. Los astronautas lo llevarán durante el lanzamiento y el despegue y, si fuera necesario, se lo pondrán en cualquier otro momento de la misión.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 15 de Octubre de 2019

He de decir como entendidillo del tema del speedcubing que esta demostración impresiona. Hasta ahora habíamos visto robots –o más bien, mecanismos variopintos– capaces de resolver el cubo en segundos, e incluso en unas décimas de segundo. O cubos que se resolvían solos (mediante mecanismos internos complicados) y cosas así. Pero un robot que diestramente resuelve el cubo con una sola mano está fuera de lo que me esperaba.

Mucha gente puede resolver el Cubo de Rubik con una mano. Yo mismo puedo hacerlo si me pongo, pero no es una de mis modalidades favoritas. Si sabes resolver el cubo simplemente tienes que ir siguiendo los algoritmos metódicamente, girando el cubo según necesites. Y se pueden minimizar los giros y movimientos para que se adapten a los movimientos de los dedos. Pero lo de este brazo robótico que resuelve el cubo de Rubik es harina de otro costal.

El mérito de los investigadores de OpenAI además es doble: no sólo enseñaron a la mano a manipular el cubo por sí misma (mediante métodos de inteligencia artificial tales como el refuerzo en redes neuronales en entornos simulados) sino que además enseñaron el camino para resolverlo sin recurrir a los algoritmos tradicionales que aprenden los speedcubers humanos. Utilizaron otra red neuronal, movimientos aleatorios (el llamado Automatic Domain Randomization, ADR) y entrenamiento por refuerzo (usando el algoritmo de Kociemba como objetivo).

Perturbaciones

Cuando todo estuvo listo y simulado millones de veces teniendo en cuenta la física del cubo, la fricción y los sensores que la mano robótica tiene en los dedos, se puso en acción. Llevan así desde mayo de 2017, cubo tras cubo. La forma de entrenamiento es tan peculiar que el sistema funciona aunque se perturben los sensores añadiendo un guante a la mano, con un suave golpe (lo que llaman «la prueba de la jirafa de peluche» – ¡literalmente!) o poniéndole un trapo encima. Si se cae el cubo al suelo se puede recolocar y el robot retoma la solución. Eso sí: en ningún sitio se indica el tiempo que tarda en resolver el cubo, que debe ser de algo más de un minuto por la pinta que tienen los vídeos.

Curiosamente debido a todas estas limitaciones el brazo robótico sólo resuelve el cubo el 60 por ciento de las veces (cubo desordenado al azar), o un 20 por ciento si el cubo está sumamente desordenado «adrede». En cualquier caso algo que ni siquiera lograría un humano sin experiencia. Esto me recordó un poco al chiste del señor que llega y ve a un perro jugando con un Gran Maestro de ajedrez. Asombrado exclama: «¡Madre mía! ¡Un perro tan inteligente que ha aprendido a jugar al ajedrez!» A lo que el Gran Maestro responde: «Sí, pero no se crea que es tan listo: sólo me gana dos de cada cinco partidas».

En definitiva: enseñar cómo resolver el cubo es todo un hito; pero enseñar la manipulación física del cubo es otra muy distinta que también está ya al alcance de las máquinas. ¡Vivimos en el futuro! Seguro que Ernő Rubik estará viendo todo esto completamente asombrado.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 15 de Octubre de 2019

Sam Chui, un conocido aerotrastornado, tuvo recientemente la oportunidad de viajar en un Boeing 747SP. El 747SP es una variante del 747 diseñada bajo demanda de Pan Am e Irán Air, que buscaban un avión con un gran alcance para cubrir sus rutas entre Estados Unidos y Oriente Medio. Para ello Boeing acortó el fuselaje –aunque eso obligó a hacer más grande el timón, para compensar la pérdida de momento al ir más cerca del centro de gravedad del avión– y simplificó algunos sistemas como los flaps. Así, con la misma capacidad de combustible pero con menos peso podía volar más lejos.

Sin embargo no se vendió nada bien. Boeing sólo entregó 45 ejemplares, de los que quedan en servicio unos diez o así en todo el mundo, entre ellos el observatorio astronómico aerotransportado SOFIA. De ahí el interés de Sam por volar en uno.

Este B747-SP-21 en concreto fue construido en 1979 y entregado a Pan Am, pasando a United Airlines en 1986. En 1995 lo adquirió Qatar Amiri Flight, que lo utilizó hasta 2018, cuando quedó almacenado en el aeropuerto de Hamilton, en Canadá. El vuelo en el que fue Sam fue para trasladar el avión a Arizona para ser sometido a una revisión C y pintado de nuevo a la espera de un nuevo comprador.

La primera parte del vídeo nos permite ver la cabina, una cabina analógica, aunque en este avión hay un par de pantallas multifunción. De ahí que la tripulación sea de tres personas: piloto, copiloto e ingeniero de vuelo.

Pero una vez a altura de crucero Sam se va a recorrer todo el avión. Desde la «joroba», que contiene doce asientos amplísimos, pasando por el morro, que alberga una habitación con baño privado con ducha y cama de matrimonio, y hasta el galley de la cola. Pero no sin antes pasar por una sala de reuniones VIP, otra que además puede servir de comedor, y un par de zonas de butacas… todas ellas con todo lujo de detalles y acabadas en oro o al menos en color dorado. Grifos incluidos.

Salón del «consejo de ministros»
Salón del «consejo de ministros» - Sam Chui

Lavabo del baño VIP
Lavabo del baño VIP - Sam Chui

Y es que Qatar Amiri Flight es una aerolínea VIP propiedad y operada por el gobierno de Qatar. Opera vuelos chárter en todo el mundo bajo demanda y atiende exclusivamente a la familia real de Qatar y a otros funcionarios gubernamentales VIP. De ahí el lujoso interior de este avión… y el dudoso gusto, al menos para mí, de la decoración de su cabina de pasajeros, aunque es innegable que es espectacular.

No hay como tener dinero para viajar con ¿clase? Y con inodoros del tamaño del culo de una persona estándar, eso sí.

Hay más detalles y fotos del avión y del vuelo en la anotación Flying on a VIP Boeing 747-SP del blog de Sam.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 15 de Octubre de 2019

The Unix Game

The Unix Game se define como

(…) un divertido juego/concurso de programación para principiantes en el que hay que resolver retos de programación encadenando un pipeline de instrucciones de procesos UNIX que tratan los datos (textos) para dar con la solución.

Entre los retos que se plantean están ordenar listas o seleccionar elementos a partir de ficheros de texto; contar cuántas rondas tiene una partida de ajedrez (a partir de la notación estándar) y por supuesto algo que tiene que ver con el clásico ¡Hola, mundo! En cada problema hay varias preguntas. Y conviene registrarse para ver los puntos que se obtienen, aparecer en las clasificaciones y demás.

Los problemas planteados no son demasiado complicados aunque pueda parecerlo… siempre que sepas algo de Unix, claro y awk, sort, tail y demás no te suenen a «chino». En los más enrevesados hay que extraer y ordenar datos de tablas para calcular la atracción gravitatoria de los cuerpos del Sistema Solar o hacer algunas manipulaciones con una lista de nombres de los Premios Turing.

Tan entretenido como didáctico.

(Vía The Best Linux Blog in the Unixverse.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD

Microsiervos Selección


#Nodos

EUR 33,25

Comprar


5 Very Good Reasons to Punch a Dolphin in the Mouth

EUR 11,17 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Nuevo mundo: Luna Apogeo II

EUR 2,99 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección