Por @Alvy — 25 de Enero de 2020

Pixls.us: un lugar dedicado a la fotografía libre y con software de código abierto

Víctor dejó caer una recomendación a Pixls.us, una comunidad dedicada a la fotografía libre. Esto incluye tanto las licencias (Creative Commons y similares) como el software: G'MIC, Gimp, Image Magick y decenas más.

El sitio está bien organizado, con su área de software libre clasificado en edición, organización de fotos, procesamiento de ficheros raw, utilidades para cámaras, galerías web, color y otros. Pero tan importante como el software es el área de debate (montado con Discuss, gran herramienta) donde se pueden compartir ideas, recibir ayuda de otras personas de la comunidad y charlar sobre las novedades.

También hay una zona de artículos normalmente más bien técnicos y en profundidad, bastante interesantes –y muchos válidos para cualquier tipo de software– y un blog donde se suelen resaltar las novedades del mundillo de la fotografía y el software libre.

El sitio además bien diseñado y funciona a base de donaciones, de modo que se puede acceder a todo, registrarse para participar y luego si te gusta enviar algo de dinero para su mantenimiento.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 25 de Enero de 2020

Inequality: How to plot a Lorenz curve with SQL, BigQuery, and Data Studio / @FelipeHoffa

Todo el mundo ha oído hablar de un modo u otro de la Distribución de Pareto, de la «regla del 80-20» o el principio de Pareto y aquello de que en muchos ámbitos cuando una población o actos contribuyen a un «efecto común» suele suceder que una proporción pequeña es la que contribuye a la mayor parte del efecto. Está relacionada con la ley de Bradford y en este ejemplo con la curva de Lorenz, que se lee como un porcentaje acumulativo.

Para analizar este tipo de datos Felipe Hoffa ha publicado un artículo titulado Inequality: How to plot a Lorenz curve with SQL, BigQuery, and Data Studio donde explica cómo aplicar este tipo de análisis utilizando una combinación de herramientas. Es un poco técnico pero interesante y con suficientes enlaces como para aprender e investigar más al respecto.

Como conjunto de datos de ejemplo Hoffa ha utilizado los datos de audiencia de la Wikipedia, que son públicos. La enciclopedia libre recientemente ha llegado a los 6 millones de artículos publicados en inglés. Cada una de esos millones de páginas individuales recibe más o menos visitas a lo largo del día, contribuyendo de este modo de forma común a una audiencia total realmente masiva (#13 del mundo actualmente, según Alexa.)

Pero aquí viene la «gracia» del asunto: si se hace una gráfica de la curva de Lorenz, se ve claramente la «desigualdad» de esos contenidos. El 0,1% más popular de los artículos de la Wikipedia acumula el 25% de las consultas, mientras que el 80% menos popular sólo totaliza el 4%. De hecho al 99% que queda fuera del «top 1%» sólo llegan el 42% de las visitas. Viendo el Top 50 Report (2019) es fácil hacerse una idea de a qué se debe esa «popularidad»:

Excepto la lista de «fallecidos por años» –un clásico de consulta– el resto es una combinación de contenidos populares del cine y la televisión, con Los vengadores a la cabeza y los eventos y personajes reales en los que están basados documentales (Ted Bundy), películas (Freddie Mercury) y series (Chernobyl) a continuación.

Hay quien pensará que quizá sea un poco desigual o incluso injusto que entre 6 millones de páginas sobre el conocimiento humano este tipo de contenidos acaparen tanta atención, pero es lo que hay. Hace más de una década reflexionábamos acerca de por qué «Britney Spears» rompía récords de búsqueda en Internet y las cosas no parecen haber cambiado mucho.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 24 de Enero de 2020

En este episodio del siempre recomendable canal de divulgación Numberphile nuestra admirada matemática Holly Krieger de la Universidad de Cambridge explica de forma fácil y visual lo que es la conjetura de Mertens y de dónde sale uno de los números más grandes que se conocen en una demostración matemática.

Esta conjetura es interesante porque es de ese tipo de problemas con números naturales, fáciles de entender pero de consecuencias imprevisibles: aparecen unos patrones más o menos reconocibles y donde por lo que sucede al principio se podría intuir lo que sucede al final, y que la demostración será fácil… pero no. Esta conjetura se demostró falsa casi un siglo después de ser enunciada.

El problema tiene que ver con la forma en que aparecen los factores primos de los números naturales, lo cual se puede explicar con una función: si el número tiene un número par de divisores primos (por ej. 10 = 2 × 5, tiene dos) se dice que el resultado es +1, si es impar (ej. 30 = 2 × 3 × 5, tiene tres), -1 y si cualquier factor primo se repite (ej. 8 = 2 × 2 × 2, tiene tres, pero alguno repetido), simplemente se ignora.

Mertens conjecture (CC) Wikimedia
La conjetura de Mertens oscilando en sus 10.000 primeros valores alrededor del 0.
La conjetura dice que probablemente nunca se saldrá de la curva (raíz cuadrada de n) / (CC) Wikimedia

Sumando y restando todos esos resultados desde 1 hasta el número deseado se obtiene un valor, que parece oscilar alrededor del cero. Esto tiene cierto sentido porque al hacer la lista a veces se suma +1 y a veces se resta -1. La «cosa» oscila un poco más arriba o más abajo, pero no demasiado, aparentemente; una forma de visualizarlo es una gráfica estilo paseo aleatorio con el +1 hacia arriba y el -1 hacia abajo en el eje Y. Mertens conjeturó en 1897 que el valor de esa función «probablemente siempre sería menor que la raíz cuadrada del número cuestión», lo cual parecía bastante razonable. De hecho se puede calcular para 10.000, 1.000.000, 1.000.000.000 y mucho más allá y siempre es cierta.

Pero resulta que no: en 1985 dos matemáticos, Riele y Odlyzko, demostraron que la conjetura de Mertens deja de ser cierta más o menos a partir de 101064, cifra que luego de algunos refinamientos se redujo a 101040 como cuentan en el vídeo. Vamos a ponerlo en grande para que se entienda mejor y más claramente:

10^10^40

Es un valor tan enormemente grande que es imposible de calcular con exactitud cuál es. Es simplemente un punto límite aproximado a partir de cual se sabe que no se cumple la conjetura, aunque no se sabe exactamente cuándo. De hecho está conectado con la famosa hipótesis de Riemann: si la conjetura de Mertens hubiera resultado ser cierta (que no lo es) hubiera supuesto por extensión confirmar la de Riemann, que a día de hoy sigue sin estar confirmada. Así que habrá que esperar a otra ocasión… o a otro siglo.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 24 de Enero de 2020

Mientras SpaceX con su constelación de satélites Starlink –ya es la mayor operadora de satélites del mundo– y otras iniciativas como Oneweb o el proyecto Kuiper se lanzan a conquistar la órbita baja y media terrestre hay una propuesta que parece que no acaba de despegar, la de los pseudosatélites.

Un pseudosatélite es una aeronave diseñada para permanecer en el aire durante largos periodos de tiempo en la estratosfera. Así no interfiere con el tráfico de los aviones y el viento y las nubes no la afectan. En ella se puede montar un conjunto de sensores y equipos de radio que le permiten hacer funciones similares a las de un satélite, sólo que a una fracción del coste, entre otras cosas porque se ahorra el coste del cohete que lo ha de poner en órbita y tampoco tienes que estar pendiente de que haya disponibilidad de espacio en un lanzamiento. Además lo puedes hacer aterrizar de vez en cuando para hacer mantenimiento y/o reparaciones y volver a hacer que vuele.

Ejemplos de pseudosatélite son el Zephyr de Airbus, el Aquila de Facebook o los globos Loon de Google. Pero como decía antes todos llevan años en pruebas sin realmente haberse ido más allá.

Impresión artística de un Stratobus – Thales Alenia Space
Impresión artística de un Stratobus – Thales Alenia Space

Presentado en 2014 el Stratobus de Thales Alenia es otro de estos vehículos. Con una longitud de 115 metros, un diámetro máximo de 33, y un peso de 7 toneladas es capaz de levantar una carga útil de 250 kilos a 20 km de altitud y de suministrarle hasta 5 kW de potencia para su funcionamiento gracias a sus paneles solares. Aunque esos 5 kW tienen que ser compartidos con los motores que usa para mantener la posición. Está diseñado para misiones de hasta cinco años con mantenimiento anual.

Su desarrollo comenzó en 2016 pero como el de otros vehículos similares no parecía avanzar mucho. Sin embargo Thales Alenia Space acaba de firmar un contrato con el ministerio de defensa francés para un estudio de concepto de un Stratobus adaptado a las necesidades del ejército que, si es aprobado, dará lugar a la construcción de un demostrador que haría su primer vuelo a finales de 2023.

O no.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


El fin de la eternidad

EUR 5,69

Comprar


Four Colors Suffice: How the Map Problem Was Solved

EUR 21,40 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección