Por @Wicho — 17 de Mayo de 2020

Me tiene fascinado la instalación Wave del estudio de diseño coreano d'strict. Es un vídeo que hace que que hay olas rompiendo dentro del edificio en el que está montada, el COEX artium de Seúl.

Pero toda la ilusión de profundidad viene de que las imágenes que forman el vídeo son una anamorfosis, una imagen cuyo efecto depende del lugar desde donde se la mira. En realidad se muestra en unas pantallas de alta definición planas de 80,1×20,1 metros. El audio del montaje acompaña los movimientos de las olas.

Seúl queda un poco a desmano, y más en estos tiempos de COVID–19. Pero bien puede quedar en la lista de cosas para ver.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 17 de Mayo de 2020

Con un día de retraso porque las condiciones meteorológicas no colaboraron en el primer intento un Atlas 5 de United Launch Alliance ha puesto en órbita uno de los dos Boeing X–37B de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) en la sexta misión de estos aviones espaciales.

Dentro del secretismo que rodea este proyecto la transmisión en directo del lanzamiento fue cortada poco después de la separación de la primera etapa del cohete. Eso evita dar pistas acerca de la altitud inicial de la órbita, lo que dificulta seguirle la pista. Además el X-37B es capaz de maniobrar una vez en órbita, lo que lo complica todo un poco más. Aunque eso no ha impedido que espaciotrastornados de pro como Ralf Vandebergh lo fotografiaran en órbita en el pasado.

En cualquier caso, lo que sí han hecho es confirmar el éxito del lanzamiento. De los pocos detalles que se conocen de esta misión, conocida como OTV-6 por el otro nombre del X-37B, Orbital Test Vehicle (OTV), vehículo de pruebas orbitales, es que volará por primera vez con un contenedor ventral que le da capacidad extra además de la de su bodega de carga dorsal.

También se sabe que a bordo viajan dos experimentos que estudiarán cómo se degradan ciertos tipos de materiales y semillas en órbita; un experimento del Laboratorio de Investigación Naval que supuestamente permitirá convertir la energía solar en microondas que pueden ser enviadas a tierra para proporcionar electricidad; y el FalconSAT-8, un satélite diseñado por estudiantes de la Academia de la Fuerza Aérea, que será desplegado en órbita desde la bodega de carga.

Scott Manley tiene un vídeo en el que explica lo que sabemos –o creemos saber– de este vehículo, que es más bien poco: Everything We Know About The US Air Force's Secret Space Plane - The X-37B.

Aunque los X-37B pertenecen a la USAF esta es la primera misión de estos vehículos que será gestionada por la Fuerza Espacial de los Estados Unidos (USSF). La USSF, por cierto, acaba de presentar su bandera. Que guarda un cierto parecido con la de la Flota Estelar, todo sea dicho.

Junto con los transbordadores espaciales de la NASA y el Burán soviético los X–37B son los únicos tres aviones espaciales de la historia que han entrado en órbita. Tanto el Burán como el X–37B, por cierto, son capaces de aterrizar de forma autónoma.

***

Boeing estaba trabajando hasta hace unos meses en el XS–1 Phantom Express, un lanzador con forma de avión espacial para la Agencia de Proyector Avanzados de Defensa de los Estados Unidos. Pero ha abandonado el proyecto, con lo que con toda probabilidad nunca lo veremos volar.

Impresión artística del Phantom Express – Boeing
Impresión artística del Phantom Express – Boeing

Así que salvo que China nos sorprenda con un lanzamiento de su avión espacial, del que se viene hablando desde hace más de quince años, el próximo avión espacial que veremos en servicio será la versión de carga del Dream Chaser. Sierra Nevada Corporation (SNC) lo está terminando de preparar para unirse a los vuelos regulares de carga a la Estaciñon Espacial Internacional.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 16 de Mayo de 2020

Signos de interrogación – Arek Socha en Pixabay

La ciencia evoluciona y rectifica. La pseudociencia, sin embargo, nunca falla: tiene un remedio estúpido que vale para cualquier cosa. Por eso la ciencia cura en cuanto puede, y la pseudociencia no cura nunca.

– José Antonio López Guerrero
en El País

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 16 de Mayo de 2020

En esta pieza de Seeker se exploran algunos asuntos interesantes, en particular por qué el tiempo parece fluir en una sola dirección. Pero lejos de irse a las generalidades de la entropía y la Segunda ley de la termodinámica y todo eso relacionado con que «el desorden siempre tiende aumentar» –véase ¿Por qué el tiempo no fluye al revés? de Minute Physics– se concentran en una explicación relacionada con el caos, la gravedad y cierto experimento llevado a cabo por los físicos.

Los científicos llevaron a cabo una simulación del problema de los tres cuerpos (determinar las posiciones y velocidades de tres objetos sometidos a atracción gravitacional) con más cuerpos, hasta mil de ellos. Es un problema que incluso con sólo tres cuerpos no tiene solución analítica: es un sistema caótico, en el que sólo se puede aproximar qué sucederá ejecutando una simulación (aunque hay un reducido número de casos especiales con solución conocida por ser muy simétricos).

En el vídeo lo explican haciendo el experimento con tres agujeros negros girando unos alrededor de otros: independientemente de la precisión utilizada, que en algunos casos era de cien dígitos decimales, los cálculos no siempre aciertan si el tiempo transcurre en un sentido o en el contrario – aunque en un universo determinista debería dar igual. Esto sucede en cuanto uno de los objetos se desvía mínimamente de su posición, siendo mínimamente el mínimo posible: una longitud de Planck (1,6×10-35 metros). Esto basta para que el efecto caótico se amplifique y todo acabe desmadrado.

Se puede leer más sobre todo lo que se menciona en Can Time go Backward?, del mismísimo Martin Gardner (Scientific American, 1967) y How Gravity Explains Why Time Never Runs Backward, de Wired, que traduce a términos comprensibles el trabajo Identification of a Gravitational Arrow of Time publicado en Physical Review Letters hace años.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


Viajar en el tiempo

EUR 12,34

Comprar


Fritz Kahn

EUR 39,99 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección