Por @Alvy — 3 de Diciembre de 2019

0.30000000000000004.com

Erik Wiffin resume perfectamente en esta página web con el curioso nombre de 0.30000000000000004.com uno de los problemas de la representación matemática de los números en coma flotante que utilizan los ordenadores, o más bien los lenguajes que se usan los ordenadores.

Todos números se almacenan con una cantidad limitada de dígitos. A veces, al cambiar de una base a otra (por ejemplo de base 10 a base 2, binario), se pierde parte de esa información y al operar con ella se amplifica el problema creando un poco de confusión. En el ejemplo que produce el curioso nombre de la página, al convertir 0,1 y 0,2 a binario la secuencia de dígitos binarios es repetitiva (aunque ambos son «números redondos» en base 10). El resultado es que en muchos lenguajes al calcular luego 0,1 + 0,2 con esos dígitos y volver a convertirlo a decimal el resultado no es exactamente 0,3 como cabría esperar.

La página muestra lo que aparece como resultado al usar diversos lenguajes: Ada, C, C++, C#, Common Lisp, Erlang, Fortran, Go, Roku, Java, MathLab, Mathematica, PHP, Perl, Python, R, TCL, Visual Basic y otros más esotéricos. En cada uno de ellos se calcula la suma (0,1+0,2) y se muestra el resultado (0,3; 0,30000000000000004; 0,300000; 0.300000012; 0.2999999999999999888977697537… hay de todo). A veces se indican comentarios y trucos sobre cómo obtener los dígitos, formateando el resultado o definiendo la precisión en la configuración.

Hay más detalles sobre todo esto en el IEEE 754-2008 que es el estándar para aritmética en coma flotante y en What Every Computer Scientist Should Know About Floating-Point Arithmetic, un estupendo artículo al respecto.

§

Me hizo gracia que todo esto concidiera con que Amazon me enviara un correo de confirmación acerca de un pedido con el número de seguimiento en coma flotante, algo así como 6.29775E+22. ¡Cosas de las conversiones descarriadas!

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 2 de Diciembre de 2019

Luca Parmitano con la nueva unidad de refrigeración
Luca Parmitano con la nueva unidad de refrigeración / NASA

Durante el tercer paseo espacial dedicado a la reparación del Espectrómetro Magnético Alfa (AMS) los astronautas Luca Parmitano y Andrew Morgan consiguieron instalar en su sitio la nueva unidad de refrigeración así como conectar los cables de corriente y datos y unir los ocho conductos internos del AMS por los que circulará el refrigerante con los de la nueva unidad.

Como iban bien de tiempo también instalaron una manta aislante para cubrir el hueco dejado por la tapa que quitaron para poder acceder al interior del espectrómetro para repararlo.

Una vez terminado el paseo espacial, que duró seis horas y dos minutos, desde el control de tierra activaron el nuevo sistema de refrigeración y confirmaron que recibe electricidad y los datos que se le envían.

Pero aún es necesario un cuarto paseo espacial para asegurarse de que no hay fugas de refrigerante y acabar de instalar más mantas aislantes. Lo que no está claro es cuándo se podrá hacer porque en las próximas semanas está previsto que lleguen a la Estación Espacial Internacional una Progress y una Dragon con carga, así como la primera Starliner de Boeing.

Además hay que revisar el traje de Luca, que al final del paseo presentaba una pequeña cantidad de agua flotando en su interior y hay que determinar de dónde venía. El propio Parmitano tuvo que abortar un paseo espacial en 2013 cuando su casco se llenó de agua procedente de una fuga.

El Espectrómetro Magnético Alfa es un detector de partículas desarrollado por 500 científicos de 56 instituciones de 16 países que lleva montado y en funcionamiento en el exterior de la Estación Espacial Internacional desde mayo de 2011.

Ubicación del AMS
Ubicación del AMS en el exterior de la EEI / NASA

Pero sus detectores tienen que estar refrigerados y ya sólo quedaba en funcionamiento una de las cuatro bombas de refrigeración redundantes que monta y que son imprescindibles. Teniendo en cuenta que estaba diseñado para durar tres años nadie se puede quejar.

Lo que pasa es que sus resultados están siendo tan buenos que los socios de la EEI decidieron que iban a diseñar un plan para intentar mantenerlo en funcionamiento aunque no estaba diseñado para ser reparado en el espacio. De ahí la idea de acoplarle un nuevo sistema de refrigeración que le permita seguir en funcionamiento unos cuantos años más.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 2 de Diciembre de 2019

El Mapa del empleo de las profesiones y las habilidades digitales en España / Fundación telefónica

El Mapa del empleo es un análisis que han hecho en la Fundación Telefónica relativo a las profesiones digitales en España en la actualidad. Utiliza datos procedentes de las ofertas de InfoJobs y otras fuentes de los últimos 3 meses. Basta ir haciendo clics para ver los datos por provincias, por si necesitas algo más «cercano».

En cuando a profesiones digitales parece que los desarrolladores de software, administradores de sistemas, desarrolladores web y multimedia y los jefes de proyecto digitales son los puestos más demandados. También los desarrolladores de front-ends y apps móviles, especialistas en ciberseguridad, especialistas en bases de datos y analistas de datos e inteligencia de negocio.

Además de esas profesiones el mapa incluye las habilidades digitales más demandadas, que parecen encabezadas por Java y JavaScript, HTML y CSS, Angular, computación en la nube, Spring, GNU/Linux, Git y PHP, por este orden. También se incluye –quizá por comparar– una lista de «profesiones no digitales»: ocupaciones elementales, comerciales, financieros y administrativos, directores de diversos ámbitos, ingenieros y profesionales de la salud.

El único «pero» que le he encontrado al mapa es que hay datos muy escasos de muchas provincias, de modo que los resultados allí puede que no tengan una representación distorsionada o esté muy sesgada: sin ir más lejos en Ávila no hay datos de «habilidades digitales»; en Segovia o Zamora tan solo 3 o 5 casos (ofertas). Quizá es mejor buscar provincias como Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla o Guipúzcoa con más datos para hacerse una idea más genérica.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 2 de Diciembre de 2019

La Progress MS-12 a su partida de la EEI
La Progress MS-12 a su partida de la EEI- Roscosmos

Después de casi cuatro meses en la Estación Espacial Internacional la cápsula de carga Progress MS-12 terminaba su misión al desintegrarse en la atmósfera mediante una reentrada controlada el pasado 29 de noviembre.

A bordo, como es lo habitual con estas cápsulas, iba material de desecho y ya no necesario a bordo de la EEI. Eso incluye tanto hardware ya usado como los «restos órgánicos» que no pueden ser reciclados a bordo.

Deja en la EEI unos 3.000 kilos de combustible, agua, oxígeno y provisiones y experimentos.

El trabajo de las Progress y otras cápsulas de carga como las Dragon de SpaceX, los H-II de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial y las Cygnus de Northrop Grumman puede parecer poco glamuroso pero es fundamental para mantener habitada la EEI, que nunca ha visto un día sin nadie a bordo desde el 2 de noviembre de 2000.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD

Microsiervos Selección


100 Diagrams That Changed the World

EUR 6,99

Comprar


Un mundo feliz

EUR 3,79

Comprar


Hadoop: The Definitive Guide

EUR 31,20

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección