Por @Wicho — 29 de Marzo de 2020

Sala de control del ESOC
Sala de control del ESOC

Con el objetivo de proteger mejor del coronavirus a las personas que trabajan en el Centro de Control de Operaciones Espaciales (ESOC) de Darmstadt la Agencia Espacial Europea (ESA) ha tomado la decisión de poner en modo seguro cuatro de sus misiones espaciales.

Las «agraciadas» son Cluster, Mars Express, Trace Gas Orbiter y el recientemente lanzado Solar Orbiter.

En modo seguro –algo similar a poner en reposo un ordenador– se desconectan todos los instrumentos científicos de las sondas y sólo quedan en funcionamiento los sistemas mínimos necesarios para mantener las comunicaciones con el control de la misión y para la orientación y mantenimiento de los sistemas de a bordo.

Ese modo es en el que se ponen las sondas automáticamente cuando sus sistemas de control detectan un fallo que necesita la intervención desde el control de la misión. También se usa cuando van a estar durante un periodo más o menos largo de tiempo sin poder comunicarse con tierra como por ejemplo cuándo Marte está al otro lado del Sol.

Una excepción a la puesta en modo seguro es BepiColombo. Lanzada el 20 de octubre de 2018 hacia Mercurio el próximo 10 de abril usará la gravedad de la Tierra para una maniobra de corrección de trayectoria, así que es necesario asegurarse de que todo se desarrolla correctamente.

No se sabe hasta cuándo estarán así estas misiones; será algo que la ESA irá evaluando sobre la marcha. Las misiones que siguen en activo son aquellas que se pueden gestionar en remoto y con una sola persona de guardia en la sala de control del ESOC.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 24 de Marzo de 2020

Los Crononautas Podcast - Temporada 3Con eso de que todo el mundo anda con más tiempo libre que de costumbre en estos días extraños, me llamó Martín Expósito para ver qué tal andaba todo y proponerme aprovechar para grabar un episodio de Los Crononautas. Así que ni cortos ni perezosos nos pusimos a ello. Y ya está en la red el primer episodio de la tercera temporada, como siempre a través de iVoox y también como descarga directa.

Tras anunciarse en Twitter mucha gente preguntó si esta vuelta a las andadas se convertirá en una «nueva temporada» formalmente… Lo cual parece probable por la buena acogida, aunque por lo que me han contado depende de otros factores que ya se irán viendo. En cualquier caso también está como novedad el Patreon de Los Crononautas donde se puede colaborar económicamente con el sostenimiento del podcast y conseguir acceso a contenidos extra, en varias modalidades.

En este primer episodio Nacho Monzón hace repaso a un clásico entre los clásicos: La Odisea de Homero; Raúl Shogún analiza del mundo del cómic y sus «crisis», más concretamente de las Crisis de D.C. y sus superhéroes y cómo no hay un poquito de The Walking Dead. Jorge Sánchez-Manjavacas habla sobre Filosofar en tiempos de crisis y de las grandes «crisis del conocimiento» y cómo la humanidad se han enfrentado a ellas en diferentes épocas. Como invitado especial está también Fernando Rueda hablando de su libro Destrucción masiva.

A mí me ha tocado explicar un poco cómo hemos tratado el tema de la pandemia del COVID-19 en el blog. Wicho y yo hemos seleccionado con máximo cuidado los datos y mapas más fiables junto con otros recursos útiles y divulgativos, de los cuales quizá el más relevante sea el vídeo de Kurzgesagt. También repasamos los problemas que está suponiendo para Internet el aumento repentino del tráfico y los retrasos para las misiones actuales y futuras de la NASA y la ESA.

Grabar estos podcasts es siempre una experiencia muy entretenida y tanto Martín como el resto del equipo son gente genial y apasionada con lo que hacen y lo que divulgan, cada cual en su área de experiencia. Si no conoces Los Crononautas te recomiendo que aproveches, desconectes y le dediques un rato… Y qué mejor momento que estos días. Los episodios anteriores están todos en iVoox y en iTunes. Y si te gustan y quieres colaborar para que pueda continuarse con la producción de forma periódica y con la calidad que merece echa un vistazo al Patreon de Los Crononautas.

Otros podcasts anteriores de Los Crononautas:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 23 de Marzo de 2020

El James Webb al completo
Las dos partes del Telescopio Espacial James Webb por fin ensambladas en junio de 2019 – NASA/Chris Gunn

Era un poco una cuestión de tiempo pero el trabajo en el Telescopio Espacial James Webb (JWST) también se ha visto afectado por el coronavirus y queda en suspenso hasta nueva orden.

El motivo es la decisión del gobernador del estado de California de ordenar el confinamiento de sus habitantes: el telescopio está en la sala limpia las instalaciones de Northrop Grumman en ese estado. Influye también que personas que tendrían que venir de otros estados y países no pueden viajar. Habrá que ver hasta cuándo no se puede seguir trabajando en él.

Así que si hace unas semanas el interventor general de Estados Unidos estimaba sólo en un 12% la probabilidad de que el JWST pudiera ser lanzado en marzo de 2021, la última fecha anunciada, esa probabilidad está bajando día a día.

Es una faena porque cualquier retraso va a suponer más sobrecostes en un proyecto que ya va con años de retraso y muy pasado de precio sobre el presupuesto inicial. Y eso por no hablar de que está diseñado para ser lanzado en un Ariane 5 de la Agencia Espacial Europea (ESA), un cohete que ya está en vías de ser jubilado.

Más preocupante es que al menos una persona de las que trabajan en el Centro Espacial Kennedy (KSC) ha dado positivo en coronavirus. El KSC ya estaba en el grado 3 de los procedimientos de la NASA para estos casos, lo que quiere decir que sólo iban al trabajo personas absolutamente esenciales para las misiones. Pero otros centros han sido puestos en grado 4 –lo que prácticamente impide su actividad– sólo por el aumento de casos de coronavirus en el entorno.

Claro que del KSC dependen el lanzamiento de la primera Crew Dragon tripulada hacia la Estación Espacial Internacional, previsto para mayo, y el del rover Perseverance y su dron hacia Marte a finales de julio. Así que la NASA se resistirá todo lo que pueda a cerrar el KSC, en especial en el caso del rover, pues si se pierde la ventana de lanzamiento habría que esperar a finales de 2022.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 22 de Marzo de 2020

En este vídeo de Mark Rober que es casi literalmente «para niños de cuatro años» se llevan a cabo algunos experimentos con niños de primaria para mostrar cómo en un entorno normal y corriente –una oficina o un hogar no son muy diferentes– se produce la propagación de gérmenes y virus a través de las manos y los objetos.

Tal y como explica Rober al comenzar, no existe todavía una «linterna mágica» que ilumine los gérmenes o virus, así que hace lo más parecido: utilizar un polvillo especial que reacciona con la luz negra (UV-A) que resulta invisible a simple vista pero visible cuando se ilumina con luz ultravioleta combinada con un poco de luz visible con una linterna especial. Entonces comienzan los experimentos:

  • En uno de ellos, tan solo la profesora de la clase se pone el polvillo-virus en las manos, dándoselo a tres niñas al saludarlas al comenzar el día. Al final de la clase todo está «contaminado»: mesas, manos, caras, cajas, el teléfono… el polvillo (gérmenes/virus) han llegado a todas partes.
  • En otro de los experimentos se comprueba cómo de fácil es que el polvillo llegue a la cara, más concretamente a la boca, nariz u ojos, los tres orificios principales de entrada que tienen este tipo de virus. Son, como apropiadamente dice, como nuestro canal de ventilación de la Estrella de la Muerte.
  • También hay un experimento para comprobar si es posible que el polvillo se transfiera a la cara aun intentando no tocarse, lo cual resulta un absoluto frasco porque tendemos a tocarnos 15 o 20 veces por hora sin darnos siquiera cuenta.
  • En otra prueba se pide a los niños con manos «contaminadas» que se laven las manos: el lavado resulta ser bastante deficiente y siempre quedan restos de polvillo bastante visibles. De ahí la importancia de lavarse correctamente las manos y hacerlo durante al menos 20 segundos.
  • También se muestra cómo darse la mano si se están contaminadas es mala idea. En una cadena con cinco niños que se dan la mano por orden todos muestran la inequívoca señal de «contagio» al terminar. Esto puede llegar incluso a cadenas de ocho personas. Por eso que entre las recomendaciones están no saludarse con besos ni dándose la mano sino de formas ingeniosas y divertidas: con el codo, los pies, un gesto con la cabeza o simplemente con la mirada.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear