Por @Alvy — 13 de Agosto de 2018

La idea de un libro con dígitos aleatorios es de una inutilidad obvia, pero su existencia a la vez implica que debe tener cierta utilidad, o nadie se hubiera molestado en publicarlo.

– Chris Staecker, matemático

Spoiler: el libro acaba con …49188.

Este vídeo de Chris Staecker es una especie de medio-reseña medio-unboxing de un clásico, que digo un clásico, un libro icónico para los matemáticos del azar: A Million Random Digits with 100,000 Normal Deviates. Un volumen que está entre los más aburridos, extraños y a la vez ingeniosos que jamás se hayan publicado sobre matemáticas.

Es obra de la RAND Corporation, el famoso think tank que lo publicó en 1955. En aquella época no todo el mundo tenía un ordenador –de hecho no había muchos en el mundo– y estadísticos, científicos y gentes de todo pelaje necesitaban de vez en cuando dígitos aleatorios para realizar cálculos, pruebas y simulaciones. Así que en vez de ponerse a lanzar monedas, tirar dados o inventarse secuencias que pudieran resultar no-tan-aleatorias –es sabido que los seres humanos no somos muy buenos generando secuencias aleatorias– simplemente abrían el libro en cualquier punto y tomaban los números que necesitaban.

A Million Random Digits 1

El millón de dígitos aleatorios está distribuido en 400 páginas de 50 líneas con 50 dígitos cada una. Están listados en grupos de cinco, con las líneas numeradas de la 00000 a la 19999. Cuando esa primera sección que da título al libro acaba hay a continuación 100.000 desviaciones normales con tres decimales, que pueden utilizarse para otro tipo de cálculos con distribuciones.

No es acaso el propio acto de publicar esos números aleatorios lo que destruye su aleatoriedad? Me hace pensar acerca de qué es realmente el azar.

La reseña es simpática y además profundiza un poco en cómo se hizo el libro (con una simulación de «ruleta electrónica» en un ordenador), cómo se comprobó su aleatoriedad, para qué puede usarse y algo sobre la historia del azar, la probabilidad y las matemáticas de todo ello. Desde luego completamente perfectamente los cientos de reseñas jocosas que hay en Amazon sobre el famoso libro.


Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 10 de Agosto de 2018

Todo está listo en el Complejo de Lanzamiento 37 de Cabo Cañaveral para que un Delta IV Heavy lance la Parker Solar Probe en su misión con destino al Sol. La ventana de lanzamiento, que dura 65 minutos, se abre a las 9:33, hora peninsular española, del sábado 11 de agosto de 2018. Si hubiera que dejar el lanzamiento para el domingo la ventana de lanzamiento se abre ese día a las 9:29. Hay oportunidades de lanzamiento hasta el día 23. El lanzamiento se podrá seguir a través de Internet.

La PSP durante su encapsulado
La PSP durante su encapsulado – NASA/Johns Hopkins APL/Ed Whitman

Será la primera sonda de la historia que «toque» el Sol, ya que está diseñada para poder penetrar en la corona, la parte más externa de su atmósfera. Para ello va convenientemente protegida por un escudo térmico, su velocidad, y el hecho de que la corona es muy poco densa.

Hacia el Sol
Hacia el Sol – NASA/Johns Hopkins APL/Steve Gribben

Proporcionará información sin precedentes sobre nuestro Sol, cuyo estado llega a afectar a la Tierra y a otros astros. Desde una distancia mínima de unos 6,4 millones de kilómetros en su máxima aproximación –la Tierra está a unos 150 millones de kilómetros del Sol– estudiará cómo se mueven la energía y el calor a través de la atmósfera del Sol y lo que acelera el viento solar y las partículas de energía solar. Con esto podremos entender mejor el clima espacial y protegernos mejor contra él; no hay que olvidar que el viento solar afecta a la magnetosfera terrestre.

La misión tiene un blog y está en Twitter como @NASASun.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 9 de Agosto de 2018

Polyhedra Viewer

Polyhedra Viewer es un visor de poliedros: «objetos matemáticos de caras planas y volumen finito». Y aunque los poliedros regulares y los cinco sólidos platónicos (tetraedro, cubo, octaedro, dodecaedro e icosaedro) son los más conocidos, lo cierto es que hay infinidad de ellos (ej. prismas), aunque los matemáticos sólo le han dado nombres a unos cientos (quizá miles) de ellos.

En este visor hay 120 poliedros, clasificados según diversos criterios. Están los sólidos platónicos y arquimedianos, así como prismas y antiprismas. También están las pirámides y diversos tipos de cúpulas y rotondas.

Polyhedra Viewer

Además de esto luego hay versiones aumentadas, disminuidas y giradas que forman sólidos diferentes. El editor interactivo permite además tomar un sólido y elegir caras para truncarlas, reducirlas o girarlas, entre otras cosas.

Sólo he echado de menos los escutoides, pero como son de nuevo cuño seguro que pronto los añadirán para quien quiera «jugar» con ellos.

(Vía @Sarah_edo.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 8 de Agosto de 2018

Desde su llegada al asteroide Ryugu la sonda Hayabusa 2 de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) ha abandonado un par de veces su posición de reposo a 20 kilómetros de su superficie. La primera de las veces se aproximó hasta unos 6 kilómetros de distancia antes de volver. En la segunda llegó a aproximarse hasta unos 800 metros.

Ryugu a 1 kilómetro
Ryugu a 1 kilómetro visto por la cámara gran angular de navegación - JAXA, University of Tokyo, Kochi University, Rikkyo University, Nagoya University, Chiba Institute of Technology, Meiji University, University of Aizu, AIST.

Detalle de Ryugu
La zona marcada en rojo de la foto de arriba vista por la cámara telescópica de navegación - JAXA, University of Tokyo, Kochi University, Rikkyo University, Nagoya University, Chiba Institute of Technology, Meiji University, University of Aizu, AIST.

Estas maniobras, aparte de permitir a los controladores de la misión hacerse con el manejo de la sonda en condiciones reales, están sirviendo ya para «acer la cencia».

Aparte de con los instrumentos de a bordo una de las formas más ingeniosas de obtener datos acerca de Ryugu en la segunda aproximación ha sido la de dejar caer la sonda hacia el asteroide. En su posición de reposo Hayabusa 2 no está en órbita alrededor de Ryugu sino que lo acompaña en su órbita alrededor del Sol de tal forma que caería hacia él si no fuera porque utiliza sus motores de maniobra para evitarlo, aunque la gravedad de Ryugu es tan débil que tardaría una semana en llegar. Así que en el segundo descenso, cuando estaba a unos 6 kilómetros de Ryugu, la sonda detuvo su movimiento, apagó sus motores, y esperó a que la gravedad de Ryugu hiciera su trabajo.

Según la ley de gravitación universal de Newton dos cuerpos se atraen con una fuerza que depende del valor de sus masas y del cuadrado de la distancia que los separa. Conociendo la masa de Hayabusa 2, la distancia que la separa en cada momento de Ryugu, y midiendo su aceleración es trivial calcular la masa del asteroide.

Science, bitches

***

Está previsto que Hayabusa 2 estudie Ryugu hasta diciembre de 2019, momento en el que partirá de vuelta no sin antes haber colocado sobre su superficie cuatro aterrizadores, haberle hecho un cráter nuevo con un proyectil, y haber tomado muestras de su superficie en hasta tres puntos –uno de ellos el cráter nuevo– para traerlas de vuelta a casa.

Partícula del asteroide Itokawa
Partícula del asteroide Itokawa traída a la tierra por la misión Hayabusa a estudio en el ESTEC - ESA

Si todo va según lo previsto Hayabusa 2 legará de vuelta a casa en diciembre de 2020. Lo que aprendamos de Ryugu nos servirá para entender un poco mejor el origen del sistema solar, ya que los asteroides son una especie de muestras congeladas y prácticamente intactas de aquellos tiempos.

La misión está en Twitter como @haya2e_jaxa.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear