Por @Alvy — 20 de Septiembre de 2020

Ancient Earth globe

Ancient Earth es un curioso invento de la gente de la impresionante The Dinosaur Database. Es un globo terráqueo donde se puede buscar cualquier lugar actual y ver cómo era hace millones de años, en la época de los dinosaurios y más allá.

Además de reconstruir los mapas según los movimientos de las placas tectónicas entre hace 20 y 750 millones de años también sabe dónde quedaba cada ciudad, así que es fácil buscar Madrid en el Triásico tardío, por ejemplo, y ver cómo prácticamente tenía playa y estaba pegadito a Florida y el Golfo de México, con un gran océano donde ahora está el Mediterráneo.

Lo más divertido quizá es que además de esto se puede ver qué dinosaurios había por allí, en el caso de la península Losillasaurios que ponían huevos, Draconyx también herbívoros y Arcovenátores carnívoros de 5 metros de longitud que tienen una pinta de velocirraptores que meten miedo.

(Vía ReviewGeek.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 15 de Septiembre de 2020

La Senda Epidoio 1Óscar Menéndez y sus colegas de Lab Sonoro me han liado para hacer un podcast. A mis años. Lo hemos bautizado La Senda:

La senda del pensamiento es el nombre del camino que bordeaba la casa de Charles Darwin y que el científico utilizaba para inspirarse y depurar sus mejores ideas durante el paseo.

La Senda es hoy el podcast que une ciencia, cultura, tecnología, espacio, historia y arte en una reflexión sobre el mundo que nos rodea.

Está disponible en exclusiva en Podimo como podcast premium. Esto quiere decir que forma parte de los contenidos de pago de la plataforma. Pero podéis escuchar un capítulo gratis sin registraros. El primero, recién salido del horno, está dedicado a los eclipses. Saldrá uno nuevo cada semana.

Eso sí, es necesario escucharlo a través de la app, disponible para Android e iOS; no se puede escuchar en la web.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 14 de Septiembre de 2020

No estamos diciendo que hayamos encontrado vida en Venus
We are not claiming we found life on Venus – Greaves, J.S., Richards, A.M.S., Bains, W. et al.

Hoy se ha hablado mucho en los medios del fosfano (o fosfina en su denominación antigua) porque ha sido descubierto en la atmósfera de Venus. No sería noticia a no ser porque en la Tierra el fosfano lo producen procesos biológicos. Así que de ahí a los titulares tipo «Astrónomos de Europa y EEUU encuentran indicios de vida en Venus» había un paso. Pero no, no hemos encontrado vida en Venus. Y lo de los indicios es bastante cogido por los pelos.

De hecho el equipo responsable del estudio, Phosphine gas in the cloud decks of Venus, se ha asegurado de incluir en una de las diapositivas de una presentación que hicieron en la Real Sociedad Astronómica la frase «We are not claiming we found life on Venus». Que en español quiere decir «no estamos diciendo que hayamos encontrado vida en Venus.»

Aunque no es menos cierto que en su estudio dicen que han encontrado tal concentración de fosfano en las nubes de Venus que ningún otro proceso que no sea biológico podría explicar esa concentración. Salvo un proceso químico desconocido, como dicen en esa misma diapo.

Y como en esta casa somos muy de Ockham pensamos que es mucho más probable que en efecto haya algún proceso desconocido que esté produciendo esa cantidad de fosfano que hayamos encontrado vida, aunque sea microbiana, más allá de la Tierra.

Además la detección de fosfano se ha producido en una sola longitud de onda y bastante al límiete de la capacidad de detección de los instrumentos utilizados. Así que aún no está claro del todo que no se trate de un falso positivo, algo tan de moda en esta época. El equipo del estudio tiene pendientes nuevas observaciones que les podrían permitir confirmar la detección. Pero la COVID–19 le ha impedido llevarlas a cabo por ahora.

Y luego está en asunto de que es muy difícil estimar cantidades mediante espectroscopía. Así que aunque dan una cifra de unas 20 partes de fosfano por mil millones lo cierto es que hay mucha incertidumbre también en esto. Y su extraordinaria afirmación viene de la extraordinaria cantidad de fosfano que han encontrado. O que creen haber encontrado.

Así que lo dicho, por ahora vamos a pensar que lo más probable es que ese fosfano no tenga origen biológico. Aunque si sirve de disculpa para enviar una misión a Venus, en especial una misión que incluya algún tipo de aerostato, estamos dispuestos a comprar la idea.

De la protomolécula ya hablaremos otro día.

(La diapo vía Un geólogo en apuros).

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 26 de Agosto de 2020

Tras décadas de esfuerzo el 25 de agosto de 2020 África fue por fin declarada como libre de polio. Algo que, sin desmerecer los esfuerzos de personas y organizaciones de todo el mundo que se han volcado en ello, hubiera sido imposible sin uno de los más grandes inventos de la humanidad: las vacunas.

La poliomielitis es una enfermedad muy contagiosa que afecta principalmente a los niños. El virus se transmite de persona a persona principalmente por vía fecal-oral o, con menos frecuencia, a través de un vehículo común, como el agua o los alimentos contaminados, y se multiplica en el intestino desde donde invade el sistema nervioso y puede causar parálisis.

Los síntomas iniciales son fiebre, cansancio, cefalea, vómitos, rigidez del cuello y dolores en los miembros.

En una pequeña proporción de casos la enfermedad causa parálisis, a menudo permanente. La poliomielitis no tiene cura, pero es prevenible por medio de la inmunización.

Se calcula que desde que en 1996 Nelson Mandela lanzó la campaña Kick Polio Out of Africa (Echemos la polio de África [a patadas]) las masivas campañas de vacunación han evitado aproximadamente 1,8 millones de contagios y han salvado unas 180.000 vidas.

El hito se produce cuatro años después de que Nigeria declarara sus últimos casos. El país acumulaba aún en 2012 más de la mitad de todos los nuevos casos de polio del mundo, pero el número de casos cayó en un 92 por ciento entre 2013 y 2014 gracias a las campañas de vacunación.

Así que ahora en África ya no hay transmisión de polio salvaje, la que se produce de persona a persona. Aunque aún queda terminar de erradicar del todo los contagios que, en algunos casos extremos de pobres condiciones sanitarias, se producen por brotes procedentes de la propia vacuna. Hay 16 países con estos focos.

Fuera de África queda por erradicar la polio de Afganistán y Pakistán. Cuando lo consigamos –no si lo conseguimos sino cuando– la polio será la segunda enfermedad humana que hayamos erradicado. La primera fue la viruela, que desde 1979 es algo del pasado.

Pero precisamente el que los efectos de la viruela o la polio, por citar un par de casos, sean cosa del pasado para muchos de nosotros, a veces olvidamos lo que eran. Y eso es uno de los motivos del auge del movimiento antivacunas. Como decía Nacho López Goñi en Dudas sobre las vacunas: problemas y soluciones:

En África entierran a los niños, en Europa enterramos a los ancianos.

Lo hemos dicho mil veces, y lo diremos mil veces más: las vacunas funcionan y salvan vidas.

En cualquier caso la noticia es sin duda algo a celebrar y un motivo más para no cejar en el empeño de intentar convencer a quienes se oponen a las vacunas del enorme error que cometen. Y más ahora que tenemos tantas esperanzas puestas en el desarrollo de una vacuna contra la COVID–19.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD