Por @Wicho — 30 de Noviembre de 2022

Traza dejada por el BlueWalker 3 en el cielo nocturno al pasar sobre el observatorio de Kitt Peak, que se ve en primer plano contra un cielo en el que destaca la Vía láctea
Una pasada del BlueWalker 3 sobre el observatorio de Kitt Peak – KPNO/NOIRLab/IAU/SKAO/NSF/AURA/R. Sparks

Tal y como era de suponer debido a su antena de 64 metros cuadrados el satélite BlueWalker 3 de AST SpaceMobile, que tiene como objetivo ofrecer cobertura de telefonía móvil desde el espacio, brilla más que casi cualquier estrella. Y eso es un problema para las observaciones astronómicas en luz visible. Pero además, como emite señales de radio en las bandas de telefonía móvil, también lo es para la radioastronomía.

Es un fenómeno similar al que sucede con los satélites Starlink de SpaceX. E igual que el que permite ver la Estación Espacial Internacional (EEI) cuando el Sol incide en sus paneles solares en el ángulo adecuado.

Pero sólo hay una EEI mientras que las previsiones son de que AST SpaceMobile lance cientos de satélites aún más grandes que BlueWalker 3; igual que Starlink tiene ya en órbita más de 3.000 satélites, cifra que no para de crecer. Y tampoco es la de SpaceX la única constelación de satélites con el potencial de interferir en las observaciones astronómicas que se está lanzando o que se empezará a lanzar en breve.

Por eso es importante que las empresas –y gobiernos– que van a lanzar estas constelaciones busquen la forma de minimizar su impacto sobre el cielo nocturno, tanto por la cencia como por quienes de vez en cuando gustamos de salir a mirarlo por el mero placer de hacerlo.

Y todo eso sin negar el enorme beneficio que supone llevar el acceso a Internet y la telefonía móvil a lugares remotos en los que apenas llegan o en los que, simplemente, no están.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Wicho — 30 de Noviembre de 2022

Los tres pilares salen dela esquina inferior izquierda de la imagen y van en diagonal hacia arriba a la derecha. En la imagen hay montones de puntos de luz que se corresponden con estrellas mientras que los pilares son polvo interestelar
NASA, ESA, CSA, STScI, J. DePasquale (STScI), A. Pagan (STScI), A. M. Koekemoer (STScI)

Aquí tenemos una tercera imagen de los Pilares de la creación vistos por el telescopio espacial James Webb. Combina las imágenes ya publicadas con anterioridad conseguidas por la cámara de infrarrojo cercano (NIRCam) y por el instrumento para el infrarrojo medio (MIRI).

Las estrellas se ven fundamentalmente en en infrarrojo cercano; es la parte de la imagen que aporta la NIRCam. Las más jóvenes son las más rojizas. Hay montones de ellas dentro de los pilares, en especial en el extremo del pilar central.

MIRI, por su parte, nos permite ver el polvo del que está lleno esta región del espacio y del que nacen las estrellas cuando se va acumulando y colapsando sobre sí mismo. Se ve especialmente en la zona anaranjada en la parte superior de la imagen y en los pilares propiamente dichos, que, como diría David Bowman y con toda la razón, están llenos de estrellas.

Un detalle curioso de la imagen es que todos los objetos lo que se ven en ella están muy cerca unos de otros; el polvo que ocupa el espacio en esa región hace que prácticamente nada de la luz de objetos que están más allá se pueda ver.

Los Pilares de la Creación son una pequeña región dentro de la Nebulosa del Águila, que está a 6.500 años luz de nosotros.

El Webb está en las cuentas de Twitter @NASAWebb, gestionada por la NASA, y @ESA_Webb, gestionada por la Agencia Espacial Europea (ESA), los dos socios principales del proyecto.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Alvy — 17 de Noviembre de 2022

Galactica Demo

Además de su impresionante nombre, Galáctica es un experimento consistente en una IA entrenada para ayudar a responder preguntas sobre ciencia, escribir código sobre cuestiones científicas, analizar la literatura científica y mucho más. Resuelve el clásico problema de la sobrecarga de información cuando se investiga un tema, intentando destilar lo más relevante, proporcionando referencias relevantes y útiles y ayudando en ciertos contextos.

Además del trabajo formal en que se describe, Galactica: A Large Language Model for Science, hay una página de exploración con algunos ejemplos interesantes y otra donde se explica la misión y pretensiones del proyecto.

Galáctica es código abierto, de modo que se puede instalar el modelo y comenzar a hacer pruebas. Esta primera versión experimental está entrenada con 48 millones de papers, libros de texto, materiales de referencia, compuestos, proteínas y otras fuentes de conocimientos científicos.

§

Bonus: para la advertencia en grandes letras rojas que lleva incluida Galáctica y que probablemente veamos pronto en muchos otros servicios y dispositivos en los que se utilice inteligencia artificial:

Los modelos de lenguaje pueden alucinar. No hay garantías de que los resultados de los modelos de lenguaje sean veraces o fiables, ni siquiera los más grandes y entrenados con datos de alta calidad.
NUNCA SIGA LOS CONSEJOS DE UN MODELO LINGÜÍSTICO SIN VERIFICARLOS.

Actualización (18 de noviembre de 2022) – Parece que el lanzamiento (y al poco tiempo retirada) de Galáctica no está exento de problemas y críticas. Los críticos dicen que no es fiable y que se comporta como un elefante en cacharrería. También hay quien ha conseguidox que proporcione instrucciones de cómo hacer napalm en la bañera, entradas «enciclopédicas» sobre los beneficios de suicidarse, de ser blanco en vez de negro o lo estupendo que es comer cristales. Parece que le falta un hervor.

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Alvy — 14 de Noviembre de 2022

La manera en que funciona nuestro cerebro nos permite llevar a cabo dos o más tareas a la vez, la conocida multitarea (multitasking), un término muy propio de la informática, en lo que las máquinas son geniales. Pero la ciencia tiene claro que los seres humanos sobreestimamos esa capacidad y muchas veces la utilizamos incorrectamente. En este vídeo de Cerebrotes la doctora y neurocientífica Clara García explica lo que diversos estudios científicos dicen al respecto.

Nada más comenzar se explica cómo nuestro cerebro se maneja con las tareas relativas a la atención, que son principalmente dos:

  • Control ejecutivo o control cognitivo, que significa prestar la atención necesaria cuando ir con el «piloto automático» puede ser insuficiente o peligroso. (ej: conducir)
  • Atención sostenida: estar enfocado en una tarea para aprender y absorber nueva información. (ej: si estamos en una sala llena de gente hablando y tenemos que concentrarnos)

Lo que sabemos es que al hacer multitasking casi siempre se empeora el rendimiento en cuanto a las tareas realizadas: cometemos más errores, memorizamos menos y somos menos eficientes. Además de esto, a medida que nos hacemos mayores va mermando la capacidad de realizar la multitarea, y nos resulta más necesario concentrarnos en hacer las cosas de una en una; acabamos perdiéndonos o yendo por las ramas.

Al final del vídeo también se menciona una variante más penosa –y común– del asunto que es el media-multitasking o multitarea de varios medios, que es la típica situación en la que estamos con el móvil en la mano viendo Twitter o Instagram, mientras seguimos una serie en la tele, o manteniendo la tele «de fondo» mientras vemos vídeos en YouTube, escribimos algo y de vez en cuando le damos un toque al móvil porque están entrando notificaciones.

Así que aunque hacer multitarea puede ayudar por ejemplo en situaciones en las que hay que ser creativos (para «no atascarse») en general resulta contraproducente. El vídeo no entra en otros matices como escuchar podcasts o ver vídeos a velocidad ×2 (también muy común) pero desde luego que no parece la mejor de las ideas.

§

Estas son las ideas que yo utilizo al respecto:

  • Las películas y series son sagradas. Así que nada de «verlas en multitarea» ni por supuesto a ×2. El móvil se aleja y no se consulta; cualquier otra cosa es una falta de respeto para quienes han creado la obra (y bastante tenemos ya si hay cortes para publicidad). En el cine, obviamente, modo avión tan pronto se apagan las luces.
  • Móvil siempre en silencio. (¿Alguien todavía tiene rings?) Y el 90% de las notificaciones que distraen apagadas; tan solo se dejan las realmente importantes/urgentes (que te hayan dado un like no es importante ni urgente). En general, no leer redes sociales en el ordenador y dejarlo para cuando haya ratos muertos con el móvil (haciendo cola, transporte público, esperas, etcétera).
  • Al trabajar, sólo música o radio, o la tele o YouTube pero sin imagen, sólo audio. Si hace falta más concentración para entender bien algo o acabar una tarea concreta, silencio o música relajante.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear