Por @Wicho — 18 de Noviembre de 2019

El AMS-02 en el exterior de la EEI
El AMS-02 en el exterior de la EEI – NASA

El Espectrómetro Magnético Alfa es un detector de partículas desarrollado por 500 científicos de 56 instituciones de 16 países que está montado en el exterior de la Estación Espacial Internacional desde mayo de 2011.

Diseñado detectar partículas como antihelio, neutralinos, o strangelets se esperaba que sirviera para que los científicos pudieran profundizar en el conocimiento de la antimateria y la energía oscura.

Durante muchos años pareció que nunca sería lanzado, ya que después del del desastre del Columbia en 2003 la NASA decidió recortar todo lo posible las misiones de los transbordadores espaciales con el objetivo de terminar de construir la EEI y nada más. Pero finalmente el congreso y el senado de los Estados Unidos aceptaron añadir una misión más para ponerlo en órbita pues ya estaba terminado. Así que finalmente fue lanzado en 2011 en la penúltima misión de un transbordador espacial.

Y lo cierto es que ha superado con creces las expectativas con la detección de unos 140 billones de partículas a lo largo de algo más de ocho años de servicio. Lo que no está nada mal teniendo en cuenta que estaba diseñado para durar tres años.

De hecho los resultados han sido tan buenos que a pesar de que no está pensado para ser reparado en órbita la NASA y sus socios llevan cuatro años trabajando en un plan para prolongar su vida, que se está terminando. Y es que de las cuatro bombas de refrigeración redundantes que tiene el AMS-02 (en ocasiones se le llama así para distinguirlo del prototipo AMS-01) para mantener sus detectores a la temperatura correcta para funcionar ya sólo queda una en funcionamiento.

La idea es, en vez de meterse en sus tripas, conectarle un sistema de refrigeración nuevo que quedará instalado en su exterior. Pero aún así es necesario alcanzar los puntos de conexión del interior del AMS en los que conectarlo. Para ello Luca Parmitano y Drew Morgan llevaron a cabo el viernes 15 de noviembre de 2019 el primero de cuatro paseos espaciales previstos para la instalación del nuevo sistema de refrigeración.

Los dos astronautas han simulado hasta siete veces los paseos, para los que incluso ha sido necesario diseñar un par de docenas de herramientas especiales, en la piscina de entrenamiento del centro espacial Johnson.

Algunas de las herramientas en cuestión
Algunas de las herramientas en cuestión – NASA

Y ese entrenamiento, al menos en principio, ha dado sus frutos, ya que en el primer paseo todo fue tan bien que incluso pudieron adelantar tareas previstas para el segundo. Durante las seis horas y 39 minutos que estuvieron fuera de la Estación los dos astronautas colocaron en su sitio materiales, retiraron una cubierta anticolisiones del AMS –que lanzaron por la borda– e instalaron asideros en preparación para los siguientes paseos espaciales.

Andrew Morgan durante el paseo espacial
Andrew Morgan durante el paseo espacial – Christina H. Koch/NASA

Pero aún queda mucho trabajo y muy complicado. De hecho para el segundo paseo está previsto que dejen a la vista y corten las conducciones del sistema de refrigeración interno del AMS-02. Y cortar este tipo de conducciones es algo que nunca se ha hecho hasta ahora durante un paseo espacial.

Aunque en cualquier caso por ahora el resultado de este primer paseo es sin duda como para ser optimista ante el resultado final. El siguiente de la serie está programado para el viernes 22.

El AMS-02 está en Twitter, por cierto.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 13 de Noviembre de 2019

El asteroide Ryugu justo antes de la partida

Esta de arriba es la última foto del asteroide Ryugu tomada por la cámara de navegación de la sonda Hayabusa 2 de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial antes de empezar el camino de regreso a la Tierra.

En su cámara de muestras hay, o eso esperan los responsables de la misión, muestras de dos lugares distintos del asteroide, una de ellas tomada tras crear un cráter nuevo en él. Esa cápsula de muestras descenderá sobre el desierto australiano en diciembre de 2020 y los científicos esperan ansiosos poder empezar a analizarlas.

Pero mientras tanto la misión ha proporcionado ya una cantidad ingente de datos recogidos por sus seis instrumentos así como por los de los tres rovers que desplegó, dos Minerva-II-1 y Mascot. El cuarto rover, el Miverva-II-2, sufrió un fallo en su ordenador de a bordo al poco de separarse de la sonda, con lo que no envió de vuelta ningún dato científico.

Ryugu es uno de los asteroides Apolo, un grupo de asteroides cercano a la Tierra. En concreto es un asteroide tipo C, lo que quiere decir que es fundamentalmente roca pero con una cantidad relativamente elevada de compuestos orgánicos. Es una especie de muestra congelada de los primeros tiempos del sistema solar.

Hayabusa 2 es heredera de la misión Hayabusa, en la que casi todo lo que podía ir mal fue mal. Pero aún así el equipo de la misión perseveró y consiguió traerla de vuelta a casa y aprender la lección, pues la misión de Hayabusa 2 ha salido, al menos hasta ahora, casi a la perfección.

La misión está en Twitter como @haya2e_jaxa.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 12 de Noviembre de 2019

Imagen de Arrokoth captada por la sonda New Horizons

Cuando el 1 de enero de 2019 la sonda New Horizons de la NASA sobrevoló el objeto del Cinturón de Kuiper conocido oficialmente como 2014 MU69 la agencia llevaba ya un tiempo utilizando el apodo Ultima Thule para referirse a él de forma más cómoda.

Thule era el nombre de una mítica isla situada muy al norte en la literatura y cartografía medievales. Ultima Thule quiere decir «más allá de Thule» y para el equipo de la misión simboliza la exploración de un objeto del cinturón de Kuiper, el objeto más lejano y primitivo que hayamos estudiado jamás.

La New Horizons y Ultima Thule
Impresión artística de New Horizons en Ultima Thule – NASA/JHUAPL/SwRI/Steve Gribben

Pero ya sabíamos que una vez completado el sobrevuelo y según empezáramos a saber nuevas cosas sobre Ultima Thule el equipo de la misión propondría el nombre definitivo.

Y según se acaba de hacer público el nombre definitivo es Arrokoth. Significa cielo en la variante del idioma algonquino que hablaban los Powhatan, una tribu nativa americana que habitaba lo que hoy es el estado de Virginia.

El equipo de la misión quiso así asociar la cultura de los pueblos nativos que vivían en la región donde se descubrió el objeto con su nombre. En este caso, tanto el Telescopio Espacial Hubble como la misión New Horizons están basadas en Maryland, Virginia. La propuesta, en cualquier caso, fue hecha con el permiso de los ancianos de los Powhatan.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 12 de Noviembre de 2019

En esta conferencia de la Royal Institution el mago y psicólogo Gustav Kuhn repasa y explica cómo funciona nuestro cerebro cuando vemos juegos de magia. Esto incluye qué sucede en el aspecto visual, qué datos científicos sumamente interesantes conocemos al respecto y cómo creemos que «funciona» todo en perfecta conjunción: ilusiones visuales, datos sobre la percepción y cómo trabaja el cerebro. Y además hace algunos juegos de magia sobre la marcha.

Me ha parecido interesante que esta ciencia psicológica de la magia –que se concentra prácticamente solo en lo visual– trate sobre muchos efectos que hemos comentado por aquí alguna vez: desde el pato-conejo a las mesas de Roger Shepard o numerosos ejemplos de desvío de la atención (misdirection) que son una de las bases de casi todo efecto mágico.

Más interesante es también cómo se han analizado científicamente en las últimas décadas efectos como los del punto ciego de los ojos, los movimientos sacádicos oculares y otras cuestiones relacionadas con la atención. Entre otras cosas muestra cómo usan un equipo de eye-tracking (seguimiento de los ojos) en el Magic Research Lab, su centro de investigación.

Lotto Cube / Mighty Optical Illusions
Al menos estamos de acuerdo en que la pieza central de la cara de arriba es marrón oscuro y el de la cara izquierda es naranja brillante. ¿O no…? Lo mejor sería comprobarlo / Mighty Optical Illusions

Conocer estos efectos tiene su utilidad más allá del mundo de la magia. Se han usado experimentalmente en entornos de mundos virtuales para recrear un efecto de profundidad infinita al caminar; en la atención de los conductores y en los sistemas HUD (pantallas superpuestas, heads-up displays). Se sabe por ejemplo que hablar por teléfono mientras se conduce equivale a conducir borracho – y por eso está prohibido. También deja caer que algunas inteligencias artificiales podrían aprender de nuestras «debilidades técnicas» (cómo funcionan el ojo y el cerebro) para engañarnos y aprovecharse de nosotros. Como vulgares trileros pero de silicio y software.

Respecto al ojo, Kuhn recuerde que no vemos nada (literalmente) durante los movimientos sacádicos del globo ocular, que duran unos 100 ms y se producen unas tres veces por segundo. Si se suman todos esos instantes totalizan de 4 horas al día en que estamos ciegos. [En otros estudios hemos visto el dato de 90 minutos/día, que en cualquier caso parece una enormidad.] Si a eso le sumamos los 13 grados de visión «anulada y recreada» del punto ciego de cada ojo y los «engaños» de percepción de colores y formas… Pues resulta que vemos poco, vemos mal y vemos sólo una parte del tiempo a lo largo del día. ¡Y sin embargo todo funciona!

El más poderoso de todos estos efectos para Kuhn es que vivimos en el pasado, concretamente 100 milisegundos, que es lo que tarda el cerebro en recibir y procesar la señales que recibe de los ojos (y otros sentidos). [Otros autores hablan de entre 80 y 500 ms en el pasado.] Pese a ello, no somos conscientes de ese retraso y «funcionamos» perfectamente, incluso tenemos la capacidad de atrapar un objeto al vuelo porque el cerebro es capaz de predecir su trayectoria. Esa es otra característica de nuestro sistema de percepción que puede llevar a poderosos engaños, como el que muestra a partir de 33:00, que deja petrificada a mucha gente. Unos 2/3 de las personas lo perciben. (No está muy claro por otro lado por qué a unas personas les sucede y a otras no.)

Kuhn tiene un libro titulado Experiencing the Impossible donde habla en profundidad de todos estos temas. Tiene una pinta estupenda, así que habrá pasa automáticamente a la lista de deseos.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear