Por @Alvy — 19 de Marzo de 2019

Karen Uhlenbeck, ganadora del Premio Abel de matemáticas

Es sabido que a falta de un «premio Nobel de matemáticas» el equivalente más cercano es el Premio Abel, que entrega la Academia Noruega de Ciencias y Letras cada año. En esta edición de 2019 la ganadora ha sido Karen Uhlenbeck, una matemática estadounidense de 76 años.

El premio tiene en cuenta «sus investigaciones con ecuaciones en derivadas parciales de las formas del espacio en varias dimensiones», algo que está muy presente en relación con la física, como por ejemplo el electromagnetismo, además de otras aplicaciones matemáticas que ella misma califica de «exóticas».

En los últimos años el premio Abel recayó en Robert Langlands, Yves Meyer, el mítico Andrew Wiles por su impresionante demostración del Último Teorema de Fermat y el no menos mítico Forbes Nash, por sus aportes a teoría de juegos y otros trabajos similares a los de Uhlenbeck.

Por cierto que Uhlenbeck es la primera mujer en ganar este premio en sus 16 años de existencia.

Más información:

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 18 de Marzo de 2019

A partir del lunes 18 de marzo de 2019 –hoy mismo– vuelve a La 2 de RTVE Órbita Laika, que se emitirá los lunes a las 22:00. Esta quita temporada tendrá como presentador al matemático Eduardo Saénz de Cabezón y contará con un plantel nuevo de colaboradores: Ricardo Moure (biología), Marian García (farmacia y nutrición), Deborah García Bello (química), Javier Santaolalla (física), Carmen Agustín (neurociencia), Laura Morán (psicología y sexología), José Miguel Viñas (meteorología), y la cómica Raquel Sastre, que explorará los límites de la ciencia en reportajes de calle.

Cada uno de los programas de esta quinta temporada estará dedicado a un tema distinto. El primero de ellos será la física, pero también habrá inteligencia artificial, sexo, cambio climático…

Órbita Laika cuenta con el asesoramiento científico de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 18 de Marzo de 2019

Logo de los Premios Isabel ZendalConvocados por el Círculo Escéptico y patrocinados por la Universidad de A Coruña acaban de nacer los Premios Isabel Zendal:

El Premio Isabel Zendal tiene como objetivo fomentar la práctica del escepticismo en la educación secundaria. Entendemos el escepticismo como el uso del pensamiento crítico y racional como herramienta indispensable para la comprensión del mundo y la toma de decisiones en la vida diaria.

Están destinados a todo el alumnado de centros educativos españoles que esté cursando entre 1º de ESO y 2º de Bachillerato. En ellos se premiará la mejor pieza escrita de cada una de las categorías. Puede tener forma de artículo periodístico, exposición divulgativa de un experimento desarrollado por el alumnado o breve relato. Se aceptan textos en gallego o en castellano y la extensión dependerá de la categoría.

Las categorías son: categoría A, para el alumnado de 1º a 3º de educación secundaria obligatoria y FP básica y categoría B, para el alumnado de 4º de educación secundaria obligatoria a 2º de bachillerato y de los ciclos formativos de grado medio.

Para cada una de las categorías se establecen 3 premios de 300, 200 y 100€ respectivamente, una colección de libros del catálogo del Servizo de Publicacións de la Universidade da Coruña y un diploma acreditativo. Además, los trabajos premiados serán incluidos en una publicación recopilatoria que editará el Servizo de Publicacións de la Universidade da Coruña.

El plazo de entrega de esta primera edición termina el el día 10 de mayo a las 14:00h, hora peninsular española.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 13 de Marzo de 2019

Arrow of time and its reversal on the IBM quantum computer

Un reciente trabajo recién publicado de investigadores del Instituto de Física y Tecnología de Moscú esta dando lugar a grandes y espectaculares titulares del tipo «El sueño cumplido de viajar al pasado» (Diario Vasco) o «Físicos logran revertir el tiempo una fracción de segundo gracias a un ordenador cuántico» (El Confidencial) o «Físicos hacen retroceder el tiempo usando una computadora cuántica» (Europa Press). Especialmente notable es que todas estas «noticias» incluyen (a) una foto de Regreso al futuro y (b) menciones al DeLorean.

Yo no soy físico, y por mucho que leo sigo sin entender la mecánica cuántica más allá de sus rudimentos, pero en Phys.org se explica un poco mejor el asunto, que por cierto ha comenzado en un trabajo publicado en el Scientific Reports de Nature: Arrow of time and its reversal on the IBM quantum computer (en PDF en ArXiV).

Para empezar hay que aclarar que el experimento en cuestión está realizado en un ordenador cuántico de IBM; forma parte de un intento de idear métodos para posibilitar la violación de la Segunda ley de la termodinámica e incluso para invertir la llamada Flecha del tiempo. La física distingue entre varias Flechas del tiempo: desde la que experimentamos los humanos –flecha del tiempo psicológica– la causal (las causas anteceden a los efectos) y otras como la flecha del tiempo cuántica que es de la que trata el experimento y tiene matices diferentes.

El tema es tan complicado que yo me esperaría a la explicación del profe Villatoro en La ciencia de la mula Francis pero en Phys.org. De momento en MetaFilter ya le quitan «espectacularidad» al asunto haciendo un paralelismo: se trata básicamente de añadir energía a un sistema para devolverlo a un estado anterior. Algo así como conseguir que un huevo roto se recomponga, algo que no está prohibido por las leyes de la física pero es estadísticamente improbable (por no decir imposible). Si en vez de huevo se utiliza un electrón solitario (o un par de qubits), y si en vez de unos segundos de tiempo se reduce el «viaje» a billonésimas de segundo, el asunto parece simplificarse. De este modo algo que parece en principio imposible se puede preparar y observar en un experimento… en un ordenador cuántico, no en el aparcamiento del centro comercial de Hill Valley. Y no siempre, pero sí con cierta probabilidad, algo que incluso muy pronto decae debido a «imperfecciones propias de los ordenadores cuánticos actuales».

En el ejemplo por analogía que ponen queda más claro:

La mayor parte de las leyes de la física no distinguen entre el futuro y el pasado. Por ejemplo, las leyes que describen la colisión de dos bolas de billar idénticas. Si se graba y se reproduce luego la película al revés no se puede distinguir un sentido del otro.

Pero si en vez de eso vemos una bola de billar rompiendo el triángulo inicial y las bolas saliendo en todas direcciones será muy fácil de distinguir de la misma película vista al revés.

Lo que habrían hecho en el experimento –salvando la analogía, especialmente porque poco tienen que ver los electrones y qubits con bolas de billar– sería algo así como simplificar esa mesa de billar y conseguir grabar una película normal pero que parece «ir al revés». Habrían inyectado energía y hecho que una bola golpee a otra y vuelva a su posición inicial, algo «aparentemente» imposible pero factible en esas condiciones. No olvidemos la naturaleza estadística de la segunda ley de la termodinámica. Según explican es algo complicado y delicado, pero no imposible, aunque no tiene mucho que ver con «viajes en el tiempo», DeLoreans ni regresos al pasado. Como dicen en MeFi,

Es un buen truco, pero hablar de «invertir la flecha del tiempo» suena bastante exagerado.

– Cirgue

El caso recordó un poco aquel vídeo que parecía grabado al revés… pero en realidad no. Y estaba grabado en una sola toma: buen truco.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear