Por @Wicho — 7 de Abril de 2012

Desayuno en la ISS - ESA/NASA

Las cosas han cambiado bastante desde que lo único que los astronautas tenían para comer a bordo de sus naves eran cubitos liofilizados de lo que antes habían sido comidas normales o la versión de estos en forma de una especie de pasta de dientes.

Ahora pueden comer cosas más o menos normales, como por ejemplo este desayuno de @Astro_Andre, que incluye huevo revuelto con especias mexicanas, gachas con azúcar moreno, fresas, y té con limón… A los que sólo hay que añadir agua para reconstituirlos.

No me importaría nada probarlo –a ser posible a bordo de la ISS, claro– pero de todos modos hay discrepancias al respecto.

Así, mientras que Douglas Wheelock nos comentó en una ocasión que todo lo que había comido a bordo le sabía a plástico recalentado, Cady Coleman dice que «todo tiene mala pinta pero sabe bien».

Llevarles la comida a los tripulantes de la ISS, junto con todo tipo de suministros, es una de las tareas de las que se encargan los ATV de la Agencia Espacial Europea, las Progress rusas, y los H-II japoneses.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear