Por @Wicho — 30 de Noviembre de 2013

Parece que el nuevo sistema de guiado automático Kurs-NA que se estaba probando en la Progress M-21M necesita algún refinamiento más, pues aunque el miércoles 27 todas las pruebas realizadas dieron los resultados correctos en su aproximación final el viernes 29 el sistema detectó algún problema que le llevó a pararse cuando estaba a unos 60 metros de la Estación.

En ese momento Oleg Kotov tomó el control manual con el sistema TORU y una vez comprobados todos los parámetros inició una aproximación manual de libro que terminó con el contacto y captura del carguero a las 22:30 UTC, tal y como se puede leer en Russian Cargo Craft Docks With Station.

Kotov entrenando con el TORU
Kotov entrenando con el TORU, que hacía tiempo que no había que utilizar

La Progress M-21M lleva a bordo 2.398 kilos de carga útil, 1.250 de ellos en el compartimento presurizado.

Estos incluyen 89 kilos de hardware para el mantenimiento de los sistemas rusos, 91 kilos de equipos de higiene, 187 kilos de comida, 122 kilos de suministros médicos, 134 kilos de ítems personales para los tripulantes, 79 kilos de equipos de protección y emergencia, así como 46 kilos de documentación y equipos de foto y televisión.

También incluyen 19 kilos de materiales para equipar los módulos rusos y 300 kilos de materiales variados que incluyen experimentos científicos y 11 kilos de equipo para paseos espaciales.

Otros 187 kilos son para el segmento estadounidense de la Estación, incluyendo comida, equipos higiénicos, e ítems personales como algún regalito que otro.

Aparte de todo esto la Progress M-21M lleva a bordo 670 kilos de combustible, 420 kilos de agua, y 50 kilos de oxígeno.

Está previsto que permanezca atracada en el módulo Zvezda de la Estación hasta junio de 2014, cuando dejará su sitio al ATV-5 de la Agencia Espacial Europea.

Durante este tiempo los tripulantes de la Estación retirarán la carga de su interior y la sustituirán por basura y materiales ya no necesarios a bordo que serán destruidos durante la reentrada en la atmósfera de la Progress.

También se usarán sus motores en varias ocasiones para subir la altura de la órbita de la Estación, maniobra que hay que hacer periódicamente ya que aún a los aproximadamente 400 kilómetros de altitud de su órbita quedan suficientes restos de atmósfera como para que cada mes pierda varios kilómetros por el rozamiento de con esta.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear