Por @Wicho — 26 de Julio de 2016

Exoplanetas ordenados por ESI, mayo de 2016
Exoplanetas potencialmente habitables ordenados por su Índice de Similitud con la Tierra, mayo de 2016 – PHL @ UPR Arecibo

Desde que somos capaces de encontrar planetas más allá de nuestro sistema solar hemos encontrado algunos que van mucho más allá de nuestra imaginación; desde planetas con tres soles a planetas en los que llueven rocas a planetas que son un gran diamante, por citar algunos casos.

Pero seguimos empeñados en encontrar un gemelo de la Tierra, no porque nos vayan a servir de mucho mientras no desarrollemos el motor de curvatura o algo parecido, sino por saber que están ahí, que nuestro pequeño punto azul pálido no es una cosa tan rara.

Una buena herramienta para eso es el Índice de Similitud con la Tierra, ESI por sus siglas en inglés, ya que permite acotar esta búsqueda. Su valor va de cero a uno, y como es de suponer la Tierra tiene un ESI de 1.

Así, cuanto menor es el ESI de un planeta extrasolar menos se parece éste a la Tierra, aunque por el contrario los que tienen un ESI superior a 0,8 apuntan a que son planetas de superficie rocosa y con temperatura similar a la de nuestro planeta.

ESI de los planetas del sistema solar
ESI de los planetas del sistema solar – PHL @ UPR Arecibo

Esto, de todos modos, no indica si un planeta extrasolar es habitable, ya que no tiene en cuenta cosas como la actividad alrededor de la que orbita, si está en acoplamiento de marea con esta, o si tiene un campo magnético que pueda proteger su biosfera.

De hecho los dos factores que tiene en cuenta son el flujo luminoso de la estrella y el radio del planeta para aquellos detectados mediante el método de los tránsitos y el flujo luminoso y su masa para aquellos detectados mediante el método de la velocidad radial.

Pero, como decía antes, permite establecer un criterio para ver qué planetas extrasolares pueden ser más interesantes a la hora de encontrar gemelos de la Tierra

Aunque aún nos falta: Kepler-442 b, con un ESI de 0,84 es el planeta extrasolar más parecido a la Tierra que hemos detectado mediante el método de los tránsitos; Gliese 667C c, con el mismo ESI, es el más parecido que hemos encontrado mediante el método de la velocidad radial.

Impresión artística de Kepler–442b junto a la Tierra
Impresión artística de Kepler–442b junto a la Tierra. Es importante tener en cuenta que en realidad no sabemos si en Kepler–442b hay continentes o agua en su superficie – Ph03nix1986

Sin embargo Kepler-442b es una super–Tierra con 1,34 veces el radio de ésta y una masa estimada 2,34 veces superior, de tal forma que si tuviera una composición similar a la de nuestro planeta la gravedad sería tan sólo un 30% superior. Por su parte la temperatura superficial media rondaría los -40 °C… Así que podría ser habitable, aunque quizás no excesivamente acogedor.

Gliese 667C c, por su parte, es otra super–Tierra con 1,54 veces el radio de la Tierra, unas 3,8 veces su masa, una temperatura superficial de unos 4,3 °C, y 1,23 veces su gravedad, aunque dada la naturaleza de la estrella alrededor de la que orbita apenas recibe un 20% de la luz visible que tenemos en la Tierra. Además probablemente esté anclado por marea a su estrella, como la Luna respecto a la Tierra, con lo que en ese caso una cara de él estaría siempre mirando a su estrella y la otra siempre a oscuras, aunque esto daría para que pudiera haber una zona intermedia con temperaturas tirando a agradables.

De todas formas apenas hemos empezado a buscar y la galaxia y el universo parecen estar llenos de planetas; hay que ser paciente y así nos da tiempo a investigar eso del motor de curvatura.

(La explicación en español del ESI vía Abel Méndez).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear