Logo Lainformacion.com
< Llévate la sonda Messenger en tu iPhone o iPad
Parece poco probable >

Alzheimer, un camino sin retorno, al menos por ahora

Autorretratos de William Utermohlen con Alzheimer

A William Utermohlen le diagnosticaron la enfermedad de Alzheimer en 1995, y siendo pintor decidió afrontar el diagnóstico haciendo una serie de autorretratos mientras fuera capaz.

Algunas de esas imágenes, que produjo hasta el año 2000, se pueden ver en la sección Self-Portraits de su web, y el proceso que se aprecia en ellas no es menos que escalofriante.

En ellas se puede ir apreciando como va perdiendo cada vez más la percepción no sólo del espacio que le rodea sino también de él mismo, hasta el punto de que al final es casi imposible reconocer una cara humana en sus retratos.

Su esposa Patricia comenta en Self-Portraits Chronicle a Descent Into Alzheimer’s que cree que él era consciente de lo que le iba pasando y de que además técnicamente era cada vez menos capaz, pero que le resultaba imposible corregir tan siquiera esos fallos de técnica.

El Alzheimer, descrito por primera vez en 1906 por Alois Alzheimer, y aunque sabemos los efectos físicos que tiene sobre el cerebro tal y como cuentan Dwayne Godwin y Jorge Cham en la ilustración Untangling the Mysteries of Alzheimer's seguimos sin saber prácticamente nada sobre sus causas.

Stolen memory
Untangling the Mysteries of Alzheimer's - clic para ver entero
En un cerebro con Alzheimer las dendritas están apelotonadas y cubiertas de las llamadas placas seniles

Además, tal y como cuenta Stephen Hall en The Dementia Plague los dos estudios clínicos más prometedores de fármacos para tratarla han fracasado, y con una población cada vez más envejecida, la prevalencia de este tipo de dolencias –que a veces son difíciles de diagnosticar y distinguir unas de otras– tiene trazas de ir a convertirse ser un serio problema.

De hecho por ahora lo más que se puede hacer con la enfermedad de Alzheimer es ofrecer al paciente y a sus seres queridos, que probablemente son quienes más sufren la enfermedad cuando esta alcanza sus fases más avanzadas, tratamientos paliativos para los síntomas, pero que no frenan ni revierten sus efectos.

(Lo de Untermohlen vía Neatorama, la ilustración de Godwin y Cham vía @xurxomar).