Por @Wicho — 23 de Mayo de 2007

Una vez más Spirit ha encontrado evidencias que tienden a confirmar que en el pasado Marte tenía mucha más agua que hoy en día, aunque en este caso ha sido un descubrimiento realizado prácticamente por casualidad: Mars Rover Spirit Unearths Surprise Evidence of Wetter Past.


Gertrude Weise en Marte © NASA/JPL/Cornell El caso es que desde hace algún tiempo una de las ruedas de Spirit ha dejado de girar, por lo que cuando este se mueve la rueda en cuestión a veces deja surcos en la superficie del planeta que dejan al descubierto lo que hay debajo de esta, lo que representa una oportunidad «colateral» de hacer ciencia echándole de vez en cuando un vistazo a estos surcos.

Hasta ahora ninguno de los surcos previamente observados había deparado nada especial, si aceptamos como nada especial el poder echar un vistazo a la composición del suelo de un planeta situado a millones de kilómetros del nuestro, claro, aunque en este caso cuando a instancias de Steve Ruff de la Universidad Estatal de Arizona Spirit apuntó su espectrómetro de emisión térmica hacia uno se esos surcos los datos indicaron la presencia de una alta concentración de sílice, lo que llevo a este a proponer acercar el rover hasta el surco en cuestión para poder realizar un análisis más exacto con el espectrómetro de rayos X, más preciso que el anterior.

En palabras de Steve Squyres, el responsable científico de la misión, «se podía oír a la gente jadear de asombro» cuando los datos confirmaron una composición de aproximadamente un 90 por ciento de sílice en esa parte del suelo de Marte, lo que lo convierte en una de las mejores pruebas obtenidas hasta ahora de que en el pasado en Marte había agua en abundancia y probablemente unas condiciones favorables para la existencia de vida tal y como la conocemos, ya que las explicaciones más plausibles para esa concentración de sílice implican procesos en el que al agua en abundancia juega un papel importante.

Hay planes para seguir estudiando ese surco, bautizado como Gertrude Weise, una jugadora de la liga profesional de baseball femenino, y la zona que lo rodea en más detalle en los próximos meses.

Conviene recordar que este descubrimiento se produjo a principios de este mes, cuando Spirit llevaba ya casi 1.200 días de misión en Marte, habiendo superado con creces la duración prevista inicialmente para su misión, que era de 90 días.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear