Por @Wicho — 31 de Agosto de 2006

La mal llamada teoría del Diseño Inteligente defiende que algunas de las cosas que existen en el universo y en la naturaleza son tan complicadas que la teoría de la evolución no puede explicarlas y que tienen que haber sido diseñadas por una inteligencia superior, pero dado que se basa en la fe en la existencia de este ser superior y por ello no ofrece ninguna hipótesis falsable no se puede calificar de teoría, al menos no como una teoría científica.

En 1996 el Papa Juan Pablo II reconoció que las teorías de Darwin eran «más que una hipótesis», colocando a la iglesia católica del lado de los que defienden la teoría de la evolución, desacreditando de paso a aquellos que defienden el Diseño Inteligente, que para la inmensa mayoría de la gente no es más que una forma camuflada de creacionismo, la doctrina que defienden aquellos que hacen una interpretación literal de la biblia a pesar de todas las pruebas que apoyan la teoría de la evolución.

Pero sin embargo, Benedicto XVI, en su sermón inaugural, dijo que

No somos el producto accidental, sin significado, de la evolución
y se reúne esta semana con filósofos, científicos y otros intelectuales próximos a él para discutir lo que podría suponer un cambio radical en la postura de la iglesia católica, según se puede leer en Pope prepares to embrace theory of intelligent design.

Dominique Tassot, un prominente científico anti-evolucionista, contaba esta semana al periódico National Catholic Reporter que la reunión es

…para dar un sentido más amplio al debate. Aunque el Papa sepa a dónde quiere llegar, y creo que lo sabe, llevará algún tiempo. La mayoría de los intelectuales católicos están convencidos hoy en día de que la evolución es obviamente verdadera porque la mayoría de los científicos dicen que lo es.
Supongo que el hecho de que sean las pruebas las que lo dicen y no los científicos no le interesa demasiado al señor Tassot.

Por de pronto, George Coyne, antiguo director del Observatorio Vaticano, fue apartado de su puesto sin mayores explicaciones el 19 de agosto tras sostener una polémica con el Cardenal Christoph Schönborn, uno de los que están convocados a la reunión con el Papa, acerca de un artículo del segundo publicado en al New York Times en favor de apoyar la enseñanza del Diseño Inteligente, aunque algunas fuentes relacionan su cese con el cáncer que sufre y dicen que él mismo habría solicitado ser sustituido.

(Vía Escolar.net.)

Actualización 13 de septiembre de 2006: El propio padre Coyne dice en Astronomer opts to leave Vatican post que la decisión de dejar el puesto fue suya y que siempre contó con un gran apoyo tanto del Papa actual como de su predecesor (Vía Bodyhack).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear