Por @Wicho — 17 de Agosto de 2011

Tras tres años de viaje desde que saliera del cráter Victoria, el rover Opportunity de la NASA llegó la semana pasada al borde del cráter Endeavour en Marte: NASA Mars Rover Arrives At New Site On Martian Surface.

El cráter Endeavour desde órbita - NASA/JPL-Caltech/MSSS
Endeavour Crater in Context: el cráter endeavour fotografiado desde órbita por la Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA. Imagen anotada con la posición del cráter Victoria aquí [jpeg 1,7 MB]

Se trata de un cráter de 22 kilómetros de diámetro en cuyo borde los científicos de la misión esperan que el rover pueda encontrar y analizar rocas más antiguas que aquellas con las que ha trabajado hasta ahora.

El cráter y algunas de sus zonas destacadas han recibido su nombre del HMS Endeavour, el barco del capitán Cook en su primer viaje.

Pero el punto por el que Opportunity ha llegado al cráter Victoria ha sido bautizado Punto Spirit, en honor a su gemelo que finalmente fue dado por perdido por la NASA en mayo de este año:

Spirit point - NASA
Arrival at 'Spirit Point' by Mars Rover Opportunity. El cráter que se ve está s su vez en el borde del cráter Victoria y ha sido bautizado como Odyssey. Panorama completo a 4.383×1.200 pixeles [jpeg 2,1 MB]

Cabe recordar que Spirit y Opportunity llegaron a Marte en enero de 2004 para una misión de 90 días y que a estas alturas Opportunity lleva en funcionamiento más de siete años, mientras que Spirit lo hizo durante más de seis antes de quedar atrapado en una posición que le impidió sobrevivir al invierno marciano de 2010.

Los dos han proporcionado durante su misión pruebas más que suficientes de que en el pasado existió agua en estado líquido sobre la superficie de Marte; el próximo gran paso en la exploración de este planeta vendrá con la llegada a su superficie del Mars Science Laboratory, bautizado como Curiosity, prevista para agosto de 2012.

MSL - NASA
Impresión artística del Mars Science Laboratory en Marte - NASA

Su misión será la de intentar averiguar si en algún momento del pasado –o incluso en el presente– Marte pudo haber albergado vida microbiana.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear