Por @Wicho — 10 de Mayo de 2013

Una fuga de amoníaco en uno de los circuitos de refrigeración de la Estación Espacial Internacional ha obligado a desactivar uno de sus paneles solares.

Aunque la situación no supone peligro alguno para la tripulación o para la nave sí es lo suficientemente seria como para que en control de la misión se hayan planteado llevar a cabo un paseo espacial no previsto para ver qué pasa y, quizás, intentar repararlo.

De todos modos el que no esté previsto no quiere decir que no estén preparados para ello, pues la reparación de este tipo de fugas es uno de los casos para los que se entrenan.

Lo he contado para RTVE.es en Una fuga de refrigerante en la EEI puede llevar a realizar un paseo espacial no previsto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear