Por @Wicho — 13 de Diciembre de 2011


Fleeting Light: The High Desert and the Geminid Meteor Shower, las Gemínidas de 2010 en el desierto de California por Henry Jun Wah Lee en Vimeo.

Aunque ya llevan unos días siendo visibles –si las nubes lo permiten– se prevé que esta próxima noche la lluvia de Gemínidas de 2011 alcance el máximo de este año.

Esto sucede alrededor de las dos de la mañana, hora local, que es cuando el cielo «apunta» en la dirección óptima, la constelación de Géminis, aunque se pueden ver en todo el cielo. Géminis está a unos 30 grados al noroeste de Orión, que probablemente sea una de las constelaciones más fáciles de reconocer.

Las condiciones de observación este año no son óptimas, porque ha habido Luna llena apenas hace un par de días, pero aún así se estima que la tasa horaria zenital –el número de meteoros que se podría ver por hora en condiciones ideales– podría rondar los 120.

Los meteoros que forman las Gemínidas son además relativamente lentos comparados con otras lluvias de meteoros, con una velocidad de unos 35 kilómetros por segundo, por lo que permanecen durante un tiempo relativamente largo a la vista.

Ayuda también que son restos del asteroide 3200 Phaeton y no de un cometa, con lo que son más grandes que los de otras lluvias de meteoros, lo que los hace a la vez más brillantes y les permiten durar algo más en la atmósfera antes de desintegrarse por completo.

Como siempre, lo que no hay que olvidar para salir a observarlos es abrigarse bien.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear