Por @Alvy — 17 de Septiembre de 2009

El tesla es unidad en que se mide la densidad del flujo magnético, nombrada así en honor de nuestro apreciado Nikola Tesla.

Hay algunas unidades del Sistema Internacional que son más o menos «cercanas» en cuanto a su magnitud a las cosas corrientes que nos rodean: el metro es un tamaño habitual en los objetos que nos rodean, con el segundo y otras sucede lo mismo. El tesla en cambio es más bien una unidad digamos «tirando a grandecita»: para hacernos una idea, el campo magnético del planeta Tierra, que podemos apreciar con las brújulas, se sitúa entre 30 y 60 microteslas, es decir, una millonésima de tesla. Los imanes convencionales suelen tener una densidad de militeslas, aunque las bobinas magnéticas de los altavoces grandes de los equipos musicales alcanzan entre 1 y 2 teslas. Los grandes equipos de resonancia magnética de los hospitales alcanzan hasta 3 teslas, una cifra notable a la que también llegan algunos imanes industriales de neodimio, cuya intensidad es capaz de borrar tarjetas de crédito a distancia, levantar pesos de hasta diez kilos y otras cosas raras y divertidas.

Estos días, por ejemplo, ha circulado una noticia sobre un equipo de resonancia magnética que con 9,4 teslas es «el más potente del mundo», magnéticamente hablando, con un campo que supera incluso al que genera el Gran Colisionador de Hadrones. También sabemos que se puede hacer levitar a un ratón o a una rana generando un supercampo magnético de unos 17 teslas. El mayor campo magnético artificial creado por el hombre hasta la fecha ha sido de 45 teslas.

Pero, atención: 1, 9, 17, 45… todo esto son nimiedades comparado con lo que sucede en SGR 1806-20. Se trata de una magnetar o «magnetoestrella», que es algo así como una estrella de nuetrones, de tan solo 20 kilómetros de diámetro y situada a 50.000 años luz de la Tierra. Su campo magnético es extremadamente potente, pero habría que redefinir «extremadamente» para hacerla justicia. Se considera el objeto detectado por el hombre con un campo magnético más poderoso: 100.000.000.000 teslas (eso son 100 gigateslas, ahí es nada). Comparativamente, el de nuestro Sol es de 0,0005 teslas en sus mejores momentos.

En 2004 se detectó una explosión en SGR 1806-20 que llegó hasta nuestro planeta como rayos gamma, que tuvieron un efecto notable sobre la ionoesfera. Se calculó que en una décima de segundo la magnetoestrella había liberado más energía que nuetro Sol en 100.000 años, y que si hubiera estado situada más cerca, a unos 10 años luz, habría podido destruir por completo la capa de ozono de nuestro planeta.

Hay más sobre todo esto en Orders of magnitude (magnetic field) en la Wikipedia y en How strong are magnets? La pista sobre la SGR 1806-20 me la comentó Lektu, ¡gracias!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear