Por @Alvy — 23 de Agosto de 2012

En este vídeo divulgativo de AsapSCIENCE Mitchell Moffit y Gregory Brown recopilan algunos datos más o menos conocidos y avalados por la ciencia relacionados con las dietas de adelgazamiento: la endocrinología del apetito, el papel de las protenías, el apetito y la sensación de calcio, la saciedad y otras cuestiones.

No se trata de ninguna «dieta milagrosa» -tan solo un médico especialista puede diseñar una dieta que realmente funcione- sino una explicación fácil de entender y con sentido común y experiencia médica sobre la forma en que nuestros cuerpos consumen y gastan la energía en el proceso de la alimentación.

El resumen rápido de lo que cuenta el vídeo es este:

  • Hacer ejercicio para quemar calorías.
  • No saltarse ninguna comida, especialmente el desayuno.
  • Añadir más proteínas y productos lácteos bajos en grasa (desnatados) a la dieta: simplemente con un aumento del 10% ya se nota una disminución del apetito.
  • Añadir sopas o convertir en purés parte de la comida: tardan más en absorberse, permanecen más tiempo en el estómago y generan una sensación de saciedad más duradera.
  • Contar las calorías permite aprender qué alimentos tienen más o menos calorías, lo que permite elegir comer o beber más o menos cantidad para una misma ingesta de calorías.
  • Reducir el tamaño de los platos: si se usan platos pequeños se ha calculado que hay quien llega a a comer un 20% menos casi sin darse cuenta.
  • Evitar la falta de sueño y el estrés: son dos factores importantes de nuestras vidas diarias que hacen aumentar notablemente el apetito.

Para todo lo demás, mejor visitar a los expertos y especialistas. Uno de mis favoritos: El nutricionista de la general.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones