Por @Wicho — 25 de Abril de 2013

Algunas galaxias tienen un ritmo de creación de estrellas nuevas muy superior al normal, un proceso enormemente energético que desde hace tiempo sabíamos que afecta a toda la galaxia en el que se está produciendo.

En concreto lo que sucede es que el viento de partículas generado durante la creación de una estrella es expulsado hacia fuera y es capaz de ionizar el gas interestelar con el que va chocando gracias a la energía que lleva, haciendo que los átomos que lo forman pierdan uno o más de sus electrones.

Este gas interestelar es precisamente el que, al irse compactando, sobre todo por efecto de la gravedad, acaba formando nuevas estrellas, aunque no si está ionizado, por lo que el proceso de formación de estrellas sirve tanto para crear estas como para frenar en cierta medida la creación de más estrellas, ya que aparte del gas que consume y va a formar parte de una nueva estrella otra cantidad de gas queda «inutilizado» para formar parte de una nueva estrella.

Galaxias antena
Las Galaxias Antena, formadas por la colisión de las galaxias NGC 4038 y NGC 4039 son un ejemplo de una galaxia con brote estelar - NASA, ESA, and the Hubble Heritage Team (STScI/AURA)-ESA/Hubble Collaboration

Pero un reciente estudio de 20 galaxias cercanas, algunas de ellas con brote estelar, ese ritmo acelerado de creación de estrellas mencionado al principio, ha permitido determinar que el efecto ionizante llega mucho más allá de lo que sospechábamos, de hecho hasta a 650.000 años luz del centro de la galaxia en el que se origina, unas veinte veces más que el tamaño de la galaxia en el que se origina, tal y como se puede leer en Entire galaxies feel the heat from newborn stars.

Así que los brotes de creación de estrellas, relativamente raros en las galaxias más cercanas aunque mucho más comunes en los primeros tiempos del universo, no sólo influyen en la evolución de la galaxia en la que se producen, sino que su influencia llega mucho más allá, a pesar de las enormes distancias que separan las galaxias.

El COSTAR - NASA
El COSTAR - NASA

Comparación antes y después de la reparación / NASA
Comparación de la calidad de imagen del Hubble antes y después de la instalación del COSTAR / NASA

Para este estudio el equipo uso el Espectrógrafo de Orígenes Cósmicos del telescopio espacial Hubble para analizar la luz que llega de cuásares y ver cómo se ve afectada al pasar por el espacio que rodea a las galaxias en sumidas en un brote de creación de estrellas, comparándola con la que llega de otros cuásares y que atraviesa otras galaxias «normales» de control.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear