Por @Wicho — 12 de Noviembre de 2006

Después de que Marte saliera de la fase de oposición en la que el Sol impedía las comunicaciones entre la Tierra y el planeta rojo la buena noticia es que los dos rovers marcianos de la NASA, Spirit y Opportunity, están listos para iniciar de nuevo su actividad una vez superada la oposición y lo peor del invierno marciano: Red Planet rovers are back in contact.

La NASA necesitará unos días para vaciar los datos almacenados durante la oposición en la memoria de los ordenadores de a bordo de ambos, datos que están siendo enviados a Tierra a través de la Mars Odyssey, y a partir de ahí Spirit y Opportunity se pondrán en marcha para reanudar sus misiones de exploración en los cráteres Gusev y Victoria respectivamente.

La mala noticia es que más o menos al mismo tiempo la NASA perdía el contacto con la Mars Global Surveyor tras una maniobra de reorientación de sus paneles solares que tenía como objetivo aprovechar mejor la luz del Sol: 10-year-old Mars orbiter goes silent.

No está claro cual puede ser la causa de la pérdida de esta señal, aunque uno de los motivos que se baraja es el posible impacto con un micro meteorito que habría descolocado la antena de la sonda; otra posibilidad es que por algún fallo todavía sin determinar la sonda haya entrado en un modo seguro y que haya orientado sus paneles solares hacia el Sol para conseguir captar la mayor cantidad de energía posible, lo que dificultaría las comunicaciones con la Tierra, aunque no debería impedirlas por completo.

Desde el control de la misión muestran un cierto optimismo ante la posibilidad de recuperar la sonda dada la cantidad de redundancia que hay en sus sistemas, pero para ello primero han de recuperar la comunicación con esta.

Una de las opciones que se baraja para ver en qué estado se encuentra es la de fotografiarla usando las cámaras de la Mars Reconnaissance Orbiter, ya que ambas sondas pasan a unos 100 kilómetros de distancia una de otra algunas veces por semana y las cámaras de la MRO deberían ser lo suficientemente potentes como para poder ver en qué estado está la Surveyor.

El principal problema es que si no se recupera pronto el contacto con esta la decisión de dar la sonda por perdida podría alcanzarse con una cierta facilidad, ya que lleva diez años en el espacio y ha superado con creces su misión original.

Actualización: En Astroseti describen con más detalles los problemas de la Surveyor en La NASA pierde la señal de la Mars Global Surveyor.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear