Por @Wicho — 9 de Julio de 2007

Tras completar con éxito sus respectivas misiones, la NASA se encontró con que tenía en órbita dos sondas en perfecto estado de funcionamiento, la Deep Impact y la Stardust, así que tras realizar los estudios y cálculos pertinentes acaba de anunciar nuevas misiones para las dos, aprovechando así la inversión ya realizada y consiguiendo extender la utilidad de estas dos sondas más allá de sus misiones originales a una fracción del coste de una sonda nueva.

EPOXI

La sonda Deep Impact, que en su momento visitó el comenta Tempel 1 y lanzó contra él un proyectil para poder estudiar mejor su composición, levará a cabo la misión denominada EPOXI, cuyo nombre sale de Deep Impact Extended Investigation (DIXI) y Extrasolar Planet Observation and Characterization (EPOCh).

Esta misión hará una visita al cometa Boethin, un cometa de periodo corto que visita frecuentemente la parte interna el Sistema Solar desde más allá de la órbita de Júpiter y que tendría que haber sido visitado por la fallida misión CONTOUR de 2002.

El encuentro tendrá lugar el 5 de diciembre de 2008, y mientras la sonda esté de viaje aprovechará para desarrollar la parte EPOch de la misión, en la que se utilizarán los instrumentos de a bordo para observar algunas estrellas cercanas especialmente brillantes de las que se sabe que tienen exoplanetas en su órbita y así poder caracterizarlos, con la idea de determinar si tienen lunas, anillos y la composición de su atmósfera, de modo similar al observatorio COROT de la ESA.

NExT

Por su parte, la misión NExT utilizará la sonda Stardust, que en su misión original trajo de vuelta a la Tierra un contenedor con muestras obtenidas en la cola y las proximidades del cometa Wild 2, para revisitar el cometa Tempel 1, lo que permitirá investigar los cambios que se hayan producido en su núcleo tras su paso por las proximidades del Sol. Será la primera vez que se visite un cometa por segunda vez, en una cita que se producirá el 14 de febrero de 2011.

Stardust también aprovechará para realizar mapas más detallados del núcleo del cometa para intentar así dilucidar algunas de las cuestiones suscitadas por los datos enviados en su momento por Deep Impact, que no pudo conseguir imágenes buenas del impacto del proyectil que había lanzado contra el cometa debido al polvo provocado por este.

Estas dos nuevas misiones forman parte del Programa Discovery de la NASA, que tiene como objetivo el desarrollar misiones de objetivos muy concretos y de bajo coste.

(Vía MSNBC.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear