Por @Wicho — 27 de Mayo de 2016

Parche 3D con ácido salicílicoÁlvaro, que trabaja como investigador en la Escuela de Farmacia de la University College de Londres, nos ha escrito para contarnos sobre un nuevo avance en los medicamentos 3D, en este caso la impresión de parches anti–acné.

Tal y como se puede leer en Personalized 3D printed drug delivery systems by 3D scanning lo que han hecho es escanear un modelo de una nariz con un escaner comercial Sense 3D y luego probar a imprimir parches adaptados a la forma de la nariz cargados de ácido salicílico, que se usa habitualmente para tratamientos contra el acné.

Probaron dos métodos de impresión, el denominado fused deposition modelling (FDM), en el que la impresora va depositando capas de un polímero impregnado en el o los principios activos, y la estereolitografía, que lo que hace es enfocar un haz láser ultravioleta en un punto de una cuba que contiene un líquido que se solidifica al contacto con éste; en ambos casos utilizaron impresoras comerciales, una MakerBot Replicator 2X y una Form 1+.

En el caso de la impresión FDM se añadió el ácido salicílico a los filamentos que la impresora usa para crear el modelo 3D; en el caso de la estereolitografía lo que hicieron fue disolverlo en el líquido que luego es solidificado por el láser.

En los dos casos pudieron apreciar que los parches sirven para que el principio activo del medicamento se absorba, aunque en el caso de la impresión FDM el calor del proceso hizo que parte del principio activo se estropeara a causa del calor necesario para fundir el plástico, lo que no sucedió con la estereolitografía, que además produce modelos más precisos.

Estas pruebas son in vitro, de todos modos, por lo que aún queda tiempo antes de que se pueda aplicar en pacientes, pero ofrece posibilidades muy interesantes, pues el método se podría aplicar a cualquier parte del cuerpo de la que se pueda obtener un modelo en 3D, con varias ventajas específicas como que:

  • La oclusión de la piel permitiría una mejor absorción del fármaco.
  • El parche tendría capacidad funcional, protectora, por ejemplo en quemaduras.
  • Al retirar el parche/máscara se elimina la dosificación del fármaco de la piel; podría ser interesante si existen efectos secundarios, reacciones adversas, etc.

Además, conserva también otras ventajas de la impresión 3D de medicamentos como son el poder ajustar con extrema precisión la dosis de cada principio activo y el poder combinar en un solo parche varios de estos, lo que minimiza la probabilidad de que el paciente se olvide de tomar alguno de sus medicamentos.

Relacionado,


Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear