Por @Wicho — 1 de Marzo de 2013

Lanzamiento de la CRS-2
El lanzamiento de la CRS-2/SpX-2 visto desde la Estación Espacial Internacional

El Falcon 9 encargado de lanzar la Dragon CRS-2 funcionó a la perfección, dejándola en una órbita de 199 por 321 kilómetros apenas transcurridos 10 minutos desde el despegue, a diferencia del anterior lanzamiento en el que el fallo de uno de los motores del Falcon 9 provocó la pérdida del satélite que viajaba en él como carga secundaria.

Pero fue la Dragon la que dio un susto a los responsables de la misión cuando sólo uno de los cuatro conjuntos de propulsores parecían dispuestos a funcionar.

El problema más obvio es que en estas condiciones sería imposible que la cápsula llegara a la ISS.

Sin embargo había otro problema más acuciante: el software de a bordo de la Dragon impide que los paneles solares se desplieguen si no hay al menos dos de los conjuntos de propulsores en funcionamiento, ya que no se puede asegurar que esté en la posición correcta para no colisionar con la segunda etapa del lanzador.

Y sin paneles solares la Dragon sólo dispone de energía para entre 12 y 14 horas hasta que se agote la batería.

Además, como había indicaciones de que el hardware que se encarga de desplegar los paneles se estaba enfriando una de las primeras decisiones que se tomaron fue la de subir un nuevo software a la cápsula que permitiera saltarse esta limitación y desplegar los paneles con un sólo conjunto de propulsores en funcionamiento, lo que consiguieron como 1 hora y 40 minutos después del lanzamiento.

Poco después consiguieron poner en funcionamiento otro de los conjuntos de propulsores, con lo que las cosas pintaban mejor, ya que con los propulsores 1 y 4 en funcionamiento al menos la Dragon pasaba a estar en un modo de vuelo controlado.

Algo más tarde, gracias al trabajo de los equipos de SpaceX, los propulsores 2 y 3 volvieron a dar señales de vida, con lo que por fin la Dragon quedaba lista para poder continuar su misión y atracar en la ISS, algo que de ser necesario se puede hacer con sólo tres de los cuatro conjuntos de propulsores en funcioinamiento.

De todos modos, los problemas con los motores han hecho que se perdieran las dos oportunidades de iniciar el camino a la ISS que había hoy, con lo que la llegada a la Estación se retrasará al menos un día, aunque el retraso podría ser mayor si la NASA o SpaceX deciden que hacen falta más pruebas antes de iniciar las maniobras de cambio de órbita.

Dragon COTS2 en órbita - NASA
La Dragon COTS2 en órbita - NASA

En cualquier caso, con los paneles solares en funcionamiento la Dragon puede permanecer hasta un mes en órbita sin mayores problemas.

Queda averiguar por qué los motores fallaron, aunque todo parece apuntar a que el oxidante, tetróxido de nitrógeno en los motores de la Dragon, se congeló, por lo que lógicamente no circulaba y no podía llegar a los motores.

La Dragon CRS-2/SpX-2 lleva 575 kilos de suministros y materiales variados, 677 contando los embalajes, a la Estación Espacial Internacional, y se traerá de vuelta 1.210 kilos, 1.370 incluyendo los embalajes; la lista completa de lo que va y lo que viene está en Dragon SpX-2 Cargo Manifest.

Junto con la Progress rusas, los ATV de la Agencia Espacial Europea, y los H-II japoneses, se encargan de mantener la ISS aprovisionada tras la retirada del servicio de los transbordadores espaciales, aunque se espera que pronto se les una la Cygnus de Orbital Sciences Corporation.

(Vía rueda de prensa de la NASA, con información adicional de Spaceflight101 y Bad Astronomy).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear