Por @Wicho — 10 de Noviembre de 2010

Aunque el pasado día 5 se canceló el lanzamiento del Discovery en la misión STS-133 al ser detectada una fuga de hidrógeno en el punto en el Ground Umbilical Carrier Plate, el punto en el que una tubería diseñada para llevarse cualquier exceso de hidrógeno gaseoso lejos de la nave, más tarde se encontró una grieta en la espuma aislante del depósito de combustible, lo que a su vez hubiera provocado la cancelación del lanzamiento.

Grieta / NASA TV
La espuma agrietada - NASA TV [jpeg a 1.280×720 pixeles]

Zona afectada - NASA
Zona afectada con la espuma ya retirada - NASA [jpeg a 2.000×3.008 pixeles]

Pero según se acaba de hacer público, mientras los técnicos de la NASA trabajaban en la reparación de esta grieta, y tras haber retirado la espuma afectada, han descubierto que hay dos fisuras de unos 22 centímetros de largo cada una en el exterior metálico del depósito.

Detalle de las grietas - NASA
Detalle de las grietas (es un recorte de la foto anterior)

En concreto estas grietas están en un refuerzo de aluminio que protege la parte superior de la zona entre tanques del depósito, la que cubre el espacio que hay entre el tanque de hidrógeno líquido, que ocupa como los dos tercios inferiores de este, y el de oxígeno líiquido, que ocupa el resto.

Zona intertanques
La zona zona intertanques es la que aparece sombreada en verde

Este tipo de grietas ya han aparecido en el pasado y se reparan soldando por encima una pieza con el doble de grosor de la afectada, pero estas reparaciones siempre se habían hecho en la planta Michoud, en la que se montan los tanques, nunca en la plataforma.

Por eso, la NASA está evaluando las opciones que tiene, pero en estos momentos, todo parece indicar que tienen un serio problema.

(Vía NASA).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear