Por @Wicho — 2 de Junio de 2011

Chica usando un móvilQuizás la Organización Mundial de la Salud no fue muy hábil a la hora de comunicar los resultados del análisis que hizo su panel de 31 expertos sobre la posible asociación entre el uso de teléfonos móviles y el cáncer, lo que unido a una cierta tendencia al amarillismo en ciertos titulares ha servido para montar un cierto lío sobre el tema.

El informe, IARC classifies radiofrequency electromagnetic fields as possibly carcinogenic to humans [PDF 258 KB], elaborado a partir de la revisión de estudios ya hechos, con lo que no es que hayan descubierto nada nuevo, dice que a la vista de los resultados de los datos disponibles no podemos descartar al 100% que exista esa relación.

Pero como explica magníficamente Ed Yong en El veredicto de la Organización Mundial de la Salud sobre teléfonos móviles y cáncer, tampoco hay datos que apoyen que esta exista.

Así que los expertos en cuestión han hecho ha sido curarse en salud y han decidido incluir el uso de teléfonos móviles en el Grupo 2B de la lista de carcinogenos… Junto con la carpintería, el café, los encurtidos, y la gasolina, por ejemplo.

A mi modo de ver las cosas lo importante en el asunto de los móviles es que seamos conscientes de que no está descartada una posible relación entre el uso de estos y cáncer y que estemos dispuestos a seguir estudiando el tema por si acaso.

Pero no sólo no me da ningún reparo seguir usándolo aún a pesar de lo que diga el informe de la OMS, sino que me siento más tranquilo haciéndolo porque a mi modo de ver las cosas, lo que ha hecho el panel de expertos de la OMS es confirmar la validez de los resultados de los estudios anteriores que dicen que parece que no hay problema con los móviles.

Claro que todo depende de cómo mires las cosas y de cómo quieras titular tus noticias.

Para abundar en el tema, recomiendo una vez más echarle un ojo a la monografía que elaboramos en los Museos Científicos Coruñeses, dónde trabajo, sobre el tema, titulada Antenas y Salud [PDF 2,5 MB].

(El original en inglés del artículo de Ed Yong está en World Health Organisation verdict on mobile phones and cancer. Foto: my radiance (cc) Jesslee Cuizon).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear