Por @Wicho — 25 de Septiembre de 2016

Homeopatía contra la gripe… WTF!!!
Homeopatía contra la gripe… WTF!!!

A pesar de que hay mil y un estudios que afirman sin lugar a dudas que la homeopatía no tiene ninguna eficacia más allá del efecto placebo es un producto –que no medicamento– que se pueden encontrar sin problemas en prácticamente cualquier farmacia.

Cabe recordar que apenas hace unos meses Valérie Poinsot, directora general delegada de Boiron, uno de los principales laboratorios que se encargan de la producción y comercialiación de productos homeopáticos, reconocía que ni ellos mismos saben explicar el mecanismo que los hace funcionar.

En esta tesitura un grupo de farmacéuticos, a iniciativa de Suso Fernández, titular de la Farmacia Rialto en Madrid, en la que se entrega una hoja a aquellas personas que entran en la farmacia pidiendo productos homeopáticos en la que se les informa de esta falta de eficacia, ha escogido el día internacional del farmacéutico para promover esta carta abierta al ministerio de sanidad, asuntos sociales e igualdad, presidente del consejo general de colegios oficiales de farmacéuticos, a los decanos de las facultades de farmacia y presidentes de sociedades científicas farmacéuticas:

Los abajo firmantes con motivo del Día Internacional del Farmacéutico, licenciados todos en farmacia, y ejerciendo en los diversos sectores de nuestra profesión, nos dirigimos a Vds. para que intervengan y demanden que la homeopatía no sea avalada por ninguna organización científica, gubernamental, universitaria ni profesional farmacéuticas: Ministerio de Sanidad, Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Facultades de Farmacia ni sociedades científicas.

Los motivos que nos llevan a expresar esta petición son de índole científica, técnica, ética y profesional.

Como profesionales sanitarios que somos y conscientes de nuestra importancia como técnicos en el Sistema Nacional de Salud, apostamos por que nuestro ejercicio profesional esté siempre sustentado en criterios científicos y técnicos validados, así como acordes con la legislación vigente.

Mucha gente cree hoy en día la que la homeopatía es una terapia válida y sus productos reciben el nombre de medicamentos sin que exista ningún aval científico que así lo demuestre, permitiéndose la comercialización de productos con indicación terapéutica que incumplen toda la legislación y normativa sanitarias y a la que están sometidos los verdaderos medicamentos.

También se introduce en Colegios de Farmacéuticos que cuentan hasta con vocalías “ex profeso” y hasta ofrecen formación a sus colegiados, incumpliendo sus estatutos y códigos éticos, que rezan:

16.- El farmacéutico proporcionará una información veraz y adecuada a cada paciente, no fomentando en ningún caso expectativas terapéuticas injustificadas o inadecuadas y promoviendo su derecho a la prevención y diagnóstico de la enfermedad y a tratamientos eficaces y seguros.

Llega a aparecer en guías clínicas de sociedades científicas, menospreciando así el valor que la ciencia puede dar a la terapéutica moderna.

Hay facultades de farmacia que incluyen en sus planes de estudios asignaturas de esta falsa terapia, dañando la imagen de la universidad y la profesión al incluir la homeopatía con el resto de los tratamientos científicos, sin ninguna evidencia que la respalde. Porque la homeopatía no es ciencia ni ha curado a nadie de nada en más de 200 años.

Por eso, apelamos a la profesión farmacéutica para que no permita que el engaño de la llamada “terapéutica homeopática” esté presente en nuestro ejercicio profesional ni en oficinas ni servicios de farmacia, donde se le da un indebido amparo científico. Todo esto sin olvidar el peligro que conlleva para los pacientes el remplazo o abandono de terapias que sí han demostrado su efectividad.

Esperamos su apoyo y colaboración para que la homeopatía deje de tener el aval de nuestra profesión en su ámbito de actuación y trabajo.

Atentamente.

La carta la firman por ahora unos 155 farmacéuticos de un colectivo de más de 60000, pero es un valiente paso adelante ante una situación que lleva años perpetuándose ante, entre otras cosas, la pasividad de las autoridades competentes. Y es que a pesar de que se dispensan en farmacias, lo que les da un empaque que no tienen, los productos homeopáticos no tienen que demostrar su efectividad, como ocurre con cualquier medicamento, sino únicamente que no causan daño.

Se pueden seguir las andanzas del colectivo en Twitter como @Farma_Ciencia y en su grupo de Facebook.

Claro que la homeopatía no es la única «disciplina» que necesita un correctivo; como decía Eparquio Delgado «Sería fantástico que detrás de la homeopatía salieran de las farmacias otros productos sin pruebas de eficacia: cosmética, nutrición, etc.»

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear