Por @Wicho — 26 de Julio de 2013

Bueno, más que pararlo, Bill Nye explica en Could We Stop An Asteroid? algunas ideas que podrían permitirnos variar su velocidad en una diezmillonésima, lo que evitaría que chocara contra la Tierra.

Una opción es hacer chocar con él un cohete; otra, en el caso de que sea un montón de rocas en vez de una única es poner a su lado un cohete bien grande para que la atracción gravitatoria de este fuera desviándolas poco a poco, claro que en este caso el cohete tendría que tener combustible para funcionar días, semanas, meses, e incluso años, y sin fallar.

La última que propone es enviar un montón de naves más pequeñas con láseres que funcionen con energía solar que vaporizarían porciones de la superficie del asteroide o de las rocas, lo que actuaría como los gases que salen por el extremo de un cohete y también iría desviándolo.

Claro que todo esto no serviría de nada, aún suponiendo que fuéramos capaces de construirlo, si no somos capaces de encontrar ese asteroide capaz de acabar con nosotros antes de que sea demasiado tarde.

Y visto el susto que nos pegó el meteorito de Cheliábinsk, igual deberíamos mirar con más atención.

(Vía Universe Today).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear