Por Nacho Palou — 14 de Abril de 2009

Berlín ha prohibido hoy el cultivo de maíz genéticamente modificado del tipo MON810, el único que es legal en la Unión Europea. Con Alemania son ya cinco los países europeos (los otros cuatro son Francia, Grecia, Austria, Hungría y Luxemburgo) que aplican la misma medida a pesar de la posición contraria de la Comisión Europea.

España cultivó el año pasado unas de 80.000 hectáreas de maíz transgénico, la mayor producción de europa según asociaciones agrarias y ecologistas, que se han unido contra este tipo de cultivos.

Agricultores y ecologistas se unen para rechazar los cultivos transgénicos - Desde la Plataforma Rural, una de las convocante de la manifestación -junto a Colectivos Acción Solidaria (CAS), COAG, Ecologistas en Acción, Entre Pueblos y Greepeace-, su presidente, Jerónimo Aguado, se muestra en contra de la utilización de este tipo de materias primas porque «son dañinas para el medio ambiente y para los agricultores» puesto que pretende crear una «dependencia» de estos profesionales hacia las casas de semillas que elaboran las transgénicas.

Alemania basa su decisión en los resultados de dos estudios realizados recientemente que aportaron nuevos datos que ponen en evidencia una contaminación del medio ambiente por el MON810 ya que el polen del maíz puede contaminar otras plantas y porque no están estudiados a fondo sus efectos para la salud humana.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

9 comentarios

#1 — Karen

Esta es la mejor noticia del día =D
porque yo adoro alemania y es interesante saber que a pesar que es un país industrializado y con muy buena economía, se ocupen por la agricultura y tomen tiempo para hacer examénes y análisis por el bien de sus habitantes :-D. Es realmente asombroso!! XD.
Cada día me enamoro mas de Alemania

#2 — kiros

Para el que le interese el tema que busque información sobre la corporación alimentario Montsanto (de ahí el nombre MON del transgénico). En concreto lo que ocurrió a un granjero americano en sus huertas y la indemnización que tuvo que pagar por la manipulación de esa corporación. ¿De película? España como siempre (administraciones y gobierno) llenándose los bolsillos literalmente gracias a esta empresa... el tiempo nos hará ver lo que de momento ocultan.

#3 — Alejandro

Durante el mes de abril numerosas organizaciones están realizando movilizaciones por toda España.

Se trata de protestas y acciones informativas y reivindicativas en la calle, en supermercados, en campos de cultivo experimentales, conferencias y charlas, proyecciones de películas, debates y reuniones con agentes sociales.

El 18 de abril, las calles de Zaragoza acogerán una manifestación para defender el derecho a producir y/o consumir alimentos 100% libres de OMG.

Información y calendario de actividades en http://noquierotransgenicos.wordpress.com/

#4 — Esther

Kiro advierte de Monsanto, y eso mismo hacen desde hace tiempo los agricultores desde una perspectiva inquietante: si las multinacionales controlan las semillas de arroz, trigo, soja y maíz controlan gran parte de la alimentación mundial.

Otro aspecto de los transgénicos es que hay que acostumbrarnos a mirar las etiquetas de lo que consumimos, pues pueden usarse como materia de muchos productos, por ejemplo, el pienso de los animales y entrar por la puerta de atrás en nuestra cadena alimentaria.

#5 — Aureus

Lamento estar contra el sentimiento colectivo y más ecologista esta vez, pero:

- De acuerdo con el peligro de transgénicos controlados por algunas empresas.

- Cada vez están más de moda los cultivos biológicos (alguien que me explique cuales no lo son) en los paises ricos, y contra los transgénicos que potencialmente podrian hacer esto o aquello... nada demostrado.

- Los productos transgénicos tienen algun gen alterado para resistir a alguna enfermedad, normalmente. Lo que los agricultores llevan unos miles de años intentando.

- Los injertos provocan transgénicos en el sentido puro (tal como lo entiendo), y los cruces de especies también.

- Los productos transgénicos producen más y mejor alimento (si quieren, pongan "sin enfermedades" en vez de "mejor").

- Miles de personas se mueren de hambre en el mundo, en países pobres, que viven en buena medida de las limosnas de los países ricos. Podrian paliar esto con transgénicos específicos.

- Los países ricos europeos (Alemania, entre otros) PROHIBEN a los países pobres que maten su hambre con transgénicos, o les retiran los subsidios.

- Los ecologistas de salón pueden pagar más por maíz con enfermedades, y tirar la parte podrida de la panocha. En muchos lugares del mundo, los niños se pegarian por esa parte podrida. Y, repito, nosostros les PROHIBIMOS que coman (excepto los restos que nosotros les damos).

Pido perdón por la extensión, y por ir contracorriente, pero es que creo que éste es uno de esos temas que insistimos en apreciar siempre desde un sólo punto de vista (el bonito) y nos olvidamos del otro (el vital).

#6 — Julián Rodriguez Orihuela

Por mí, que vivan los transgénicos... si hacen mal, se tendrá que solucionar. Mientras no se pueda comprobar, le dan de comer a mucha gente. Y le dan de comer a gente que no tendría qué comer.

#7 — Esther

Aureus, para mí existe una diferencia entre los injertos y la manipulación genética artificial. De todos modos, las variedades que siempre se han mantenido puras y no se han hibridado jamás, ofrecen muchas más propiedades beneficiosas, tanto para el entorno como para la salud humana. Los alérgicos al gluten, por ejemplo, sí lo toleran en los llamados cereales antiguos.
Respecto a que los transgénicos sean la solución para el hambre mundial, creo de verdad que no. Si penalizas a agricultores a pagar royalties por semillas que quizás les han "robado" mediante la biopiratería, no podrán asumirlo.
La agricultura es uno de los sectores más complejos, porque cada vez se usa más química y métodos artificiales para aumentar la producción y el resultado es destrozar los ecosistemas, gastar más recursos y agua y obtener una producción de mucha menor calidad que la natural.

#8 — orayo

#5 y #6 Creo que Aureus y Jualián estais equivocados en algunos de vuestros puntos. Os recomiendo que veais el documental: "El futuro de los alimentos" (2004). Dirección y Guión: Deborah Koons.

Yo puedo estar de acuerdo en que no se ha probado que sea peligrosa su ingesta para los humanos pero lo que no se puede negar es que los transgenicos de Monsanto son un peligro para la biodiversidad. Se trata de que sus cultivos son estériles (para obligarte a comprar las semillas cosecha tras cosecha a la compañia) y cuando esos cultivos entran en contacto con otras variedades las hibridan pero el resultado es tambien estéril. Resultado: Monsanto se carga tu variedad y encima te hace pagar por "robarle" la patente.

Con los transgenicos no se acabaria el hambre en el mundo, con ellos se van a lucrar mas las empresas que tengan el control de las semillas.

Me parece una completa salvajada cualquier tipo de patente sobre especies vivas. Que venga un tio, coja y modifique minimamente un tomate y te diga que no puedes cultivarlo porque él tiene la patente es de circo y es una realidad.

Ved el documental porque vereis la cantidad de atropellos que ha realizado Monsanto (a granjeros de EEUU o como se han cargado especies nativas y conseguidas en cientos de años por indigenas mexicanos) y el peligro que entraña el tema de los transgenicos si todo esta enfocado a la monopolizacion y al negocio.

Mi punto de vista, sintetizando, es que no estoy en contra de los transgenicos, pero no hay razon para hacer las cosas como se hacen, todo por dinero y sin tener en cuenta impacto medioambiental y en la diversidad biologica.

PD: "The Future of Food" en inglés

#9 — Train

Pues sí, que vean "El mundo según Monsanto".
Que yo sepa los transgénicos no han erradicado el hambre, y si no que se lo pregunten a los agricultores indios que se están suicidando por culpa de los OGM.
Las semillas "rústicas" de antiguas variedades locales están dando muy buenos resultados en cuanto a resistencia.
Cuando te venden una semilla a la que debes echar productos comercializados por la misma empresa, y que a veces no produce granos provoca DEPENDENCIA de esa multinacional: al año siguiente si siembras lo que te sobró te penalizan y si no te sobró debes volver a comprar porque muchas veces no se pueden volver a reproducir ("sin pepitas").
Es un negocio que puede llegar a convertirse en pesadilla: que no tengas derecho a plantar sin pagar patente.