Por @Wicho — 25 de Noviembre de 2020

La cabina del 737 MAX usado para los vuelos de prueba de la EASA - EASA
La cabina del 737 MAX usado para los vuelos de prueba de la EASA - EASA

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) acaba de publicar el borrador de la directiva de aeronavegabilidad en la que define sus condiciones para que el Boeing 737 MAX pueda volver a volar.

Coincide bastante con las exigencias de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA), que hace unos días autorizaba la vuelta al servicio del MAX, aunque tiene algunas peculiaridades; ya en su momento había dicho que no iban a aceptar directamente la recertificación por parte de la FAA.

En resumen para que pueda volar un MAX operado por una aerolínea de cualquiera de los 32 países bajo la jurisdicción de la EASA hay que:

  • Instalar actualizaciones de software de los ordenadores de control de vuelo, incluyendo el MCAS, el sistema de control de actitud del avión directamente causante de que se le retirara el permiso para volar en marzo de 2019.
  • Instalar la actualización de software que asegura de que siempre que sea necesario se muestre una alerta en caso de desacuerdo entre los dos sensores de ángulo de ataque; antes, de forma errónea, sólo se mostraba si además la aerolínea había comprado una opción extra de mostrar en pantalla el valor numérico del ángulo de ataque.
  • Recolocar los cables que van de la cabina al motor de ajuste del estabilizador para separarlos de unos cables de corriente con los que se podía producir un arco eléctrico en según qué circunstancias.
  • Actualizar los manuales de vuelo con limitaciones operacionales y procedimientos mejorados para que las tripulaciones puedan comprender y manejar mejor todos los escenarios de fallo relevantes.
  • Terminar el entrenamiento obligatorio para todas las personas que vayan a pilotar el 737 MAX antes de que vuelvan a ponerse a los mandos, y actualizaciones del entrenamiento inicial y recurrente de las tripulaciones en el MAX.
  • Hacer pruebas de los sistemas de a bordo, incluyendo el sistema de sensores de ángulo de ataque.
  • Hacer un vuelo de preparación operacional, sin pasajeros, antes del uso comercial de cada aeronave para garantizar que todos los cambios de diseño se han aplicado correctamente y que la aeronave ha salido con éxito y en condiciones de seguridad de su largo período de almacenamiento.

Pero hay dos añadidos que no están incluidos en los requisitos de la FAA. El primero es que los procedimientos en Europa permiten expresamente a las tripulaciones desactivar el mecanismo de sacudida de las columnas de mando una vez que comprueban que ha sido activado erróneamente. El segundo es que no se puede usar el piloto automático en según qué tipos de aproximaciones de precisión.

Este segundo añadido podrá eliminarse cuando Boeing implemente un mecanismo que dé más seguridad ante el posible fallo de uno de los dos sensores de ángulo de ataque, algo que la EASA considera necesario pero la FAA no. No implicará instalar un tercer sensor de ángulo de ataque porque su coste sería prohibitivo; más bien será una actualización de software que permita al MAX tener un tercer valor del ángulo de ataque a partir de otros parámetros del vuelo.

Primer prototipo del 737 MAX en vuelo - Boeing
Los vuelos de prueba de la EASA fueron llevados a cabo en el en el primer prototipo del 737 MAX 7, visto aquí en su primer vuelo en marzo de 2016 - Boeing

Las aerolíneas de países que no estén bajo la jurisdicción de la EASA pero que sobrevuelen Europa u operen vuelos en Europa tienen que certificar que sus aviones han sido puestos al día de los requisitos de la FAA o de la EASA antes de poder hacerlo.

La nueva directiva de aeronavegabilidad europea está abierta a comentarios públicos hasta el 22 de diciembre de 2020. Una vez que termine ese plazo habrá que ver si hay alguna modificación que integrar en ella y publicar la versión definitiva. así que es poco probable que esto suceda antes de principios o mediados de 2021.

Luego las aerolíneas aún tardarán como poco semanas en tener los primeros MAX y tripulaciones listos para volar, así que es poco probable que veamos ningún MAX volando por Europa antes de febrero de 2021.

Brasil, Canadá y China, que son otras tres grandes autoridades que tienen al 737 MAX en tierra, aún no han movido ficha.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 25 de Noviembre de 2020

Esta pasada noche SpaceX ha marcado un nuevo hito en su carrera por demostrar la viabilidad de la reutilización de partes de sus cohetes: la primera etapa de Falcon 9 con número de serie B1049 ha ido y vuelto del espacio por séptima vez.

Esto la coloca como líder de la flota, seguida de cerca por la B1051, que acumula 6 lanzamientos, y la B1048, que está en 5. Según ha dicho Elon Musk en reiteradas ocasiones la primera etapa de los Falcon 9 puede ser utilizada hasta 10 veces sin una gran revisión y estiman que puede tener una vida útil de unos 100 lanzamientos. Así que la B1049 va camino de ser la primera en alcanzar estos diez lanzamientos antes de una revisión a fondo.

Pero lo que es cierto es que aún falta mucho para que veamos como una primera etapa de vuelve a utilizar de un día para otro; desde luego cuando aterrizan en uno de los dos espaciopuertos flotantes de la empresa esto es imposible. Por ahora la reutilización más rápida ha sido la de la primera etapa B1058, con un mes y 20 días entre su primer y segundo lanzamientos.

Lanzamiento de la misión – SpaceX
Lanzamiento de la misión – SpaceX

El de anoche era también el lanzamiento número 100 de un Falcon 9, que acumula 98 misiones terminadas con éxito. Uno de sus fallos fue cuando el que tenía que haber puesto en órbita la cápsula de carga Dragon 7 explotó en vuelo; el otro fue cuando el que tenía que haber lanzado el satélite israelí Amos-6 explotó en la plataforma de lanzamiento durante una prueba previa al lanzamiento.

Como es normal en estos casos el análisis de los fallos permitió corregir sus causas, así que el de anoche era también el lanzamiento número 73 con éxito y seguido desde el 1 de septiembre de 2016, el día que reventó el Amos 6.

Era también la recuperación número 61 de una primera etapa. Hasta ahora todos los lanzamientos hechos con etapas reutilizadas han terminado con éxito. Esto ha permitido a SpaceX llegar a los 100 lanzamientos con sólo 58 primeras etapas, lo que da una cierta idea del ahorro que supone su reutilización.

Dentro de los esfuerzos de SpaceX para reutilizar componentes las dos mitades de la cofia protectora usada en el lanzamiento eran también reutilizadas. Una de ellas había volado ya en dos ocasiones y la otra en una.

Y puestos a establecer récords el de anoche fue el cuarto lanzamiento de SpaceX en el mes de noviembre, lo que es un nuevo récord de lanzamientos en un mes, y el número 23 del año, lo que sigue aumentando el récord en lanzamientos anuales, que estaba en 21 desde 2018 pero que fue superado el pasado sábado con el lanzamiento del satélite medioambiental Sentinel 6 Michael Freilich.

Los 60 nuevos satélites Starlink, por cierto, fueron colocados con éxito en órbita, que no hay que olvidar que ese era el objetivo primario de la misión por mucho que lo de la séptima recuperación de la B1049 sea lo que llama la atención.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 24 de Noviembre de 2020

Emoticono

Así en un vistazo rápido, en la Muestra de novedades del Diccionario de la lengua española 23.4 están todas estas:

  • avatar
  • biomarcador
  • bioseguridad
  • biomarcador
  • bioseguridad
  • cianobacteria
  • coltán
  • coronavirus
  • COVID
  • criogenización
  • despublicar
  • ébola
  • emoticono
  • internalizar
  • neutrófilo
  • perfil (red social)
  • trolear
  • videochat

Que no son las únicas, porque hay 2.557 nuevas palabras y acepciones en total, incluyendo cambios en chip, fractal, criogenia y otras. Así que ya podemos hablar de trolear o del videochat sin tener que usar cursiva, entre otras cosas.

(Vía Archiletras.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 23 de Noviembre de 2020

Después de cerca de una década de desarrollo y tres años extra de espera mientras no estaba listo el cohete necesario China acaba de lanzar la misión Chang'e 5 rumbo a la Luna. Su objetivo es traer de vuelta dos kilos de muestras de la superficie lunar. Parte será regolito recogido con una pala; otra parte será una muestra más profunda extraída mediante un taladro.

El lanzamiento de la misión se produjo a as 21:30, hora peninsular española (UTC +1) desde el Centro de Lanzamiento de Wenchang a bordo de un cohete Larga Marcha 5 (LM5). Tiene lugar con tres años de retraso sobre las previsiones iniciales tras el fallo del segundo lanzamiento de un LM5 en julio de 2017. Y de hecho es tan sólo el quinto lanzamiento de un LM5, así que los nervios estaban un poco a flor de piel; es un cohete que aún ha de demostrar su fiabilidad. Y más teniendo en cuenta que es el que China va a usar para lanzar los componentes de su estación espacial.

Chang'e 5 está compuesta por cuatro componentes: un orbitador, un aterrizador, un módulo de ascenso, y un módulo de retorno. China no ha dado muchos detalles de la misión pero teniendo en cuenta que por lo visto va a descender en Mons Rümker lo más probable es que entre en órbita lunar el día 28 y que el aterrizador descienda a finales de mes o a principios de diciembre para aprovechar el día lunar en la zona de destino.

Esquema de la misión Chang'e 5 – CC BY 3.0 Loren Roberts / The Planetary Society
Esquema de la misión Chang'e 5 – CC BY 3.0 Loren Roberts / The Planetary Society

A diferencia de otras misiones de la serie Chang'e previstas para durar varios días lunares Chang'e 5 está diseñada para hacer su trabajo –recoger y mandar de vuelta las muestras– en un día lunar, que equivale a dos semanas. Así que se calcula que el aterrizaje de la cápsula de muestras tendrá lugar el 16 de diciembre.

Pero para que eso suceda no sólo es necesario que el aterrizador llegue de una pieza a la superficie de la Luna y que su brazo de recogida de muestras funcione correctamente. También tiene que funcionar como está previsto el módulo de ascenso, que a su vez tiene que ser capturado por el orbitador para traerlo de vuelta hacia la Tierra y soltarlo en la trayectoria de descenso correcta.

Así que Chang'e 5 es sin duda una misión ambiciosa. Pero si China lo consigue será la primera misión de retorno de muestras de la Luna desde que la sonda soviética Luna 24 retornara 170,1 gramos de muestras en agosto de 1976.

China ha construido una copia del hardware de la misión por si acaso. Pero si Chang'e 5 tiene éxito y no hay que utilizarlo para repetir el intento entonces ese hardware será utilizado para la misión Chang'e 6, que intentará recoger muestras cerca del polo sur de la Luna

Después vendrá una fase ampliada de exploración lunar que incluye la misión Chang'e 7 –un aterrizador y un rover destinados al polo sur de la Luna– y otras misiones destinadas a la superficie de nuestro satélite. El objetivo será establecer una estación de investigación lunar internacional –aunque aún no está muy claro qué va a ser eso– a mediados o finales del 2020 como precursora de futuros alunizajes tripulados.

La tecnología de retorno de muestras y la experiencia adquirida mediante Chang'e 5 también se utilizará para misiones de retorno de muestras de asteroides y de Marte previstas para para finales de esta década.

La Agencia Espacial Europea (ESA) colabora en la misión proporcionando seguimiento de las operaciones primero durante el lanzamiento y luego durante el retorno de la cápsula de muestras a través de su red de estaciones de seguimiento Estrack.

Algunos datos vía Cosmic Penguin, Space News y Wakka).

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Encuesta AIMC 2020

Microsiervos Selección


Felt Time: The Psychology of How We Perceive Time

EUR 8,99

Comprar


The Making of Monument Valley: Secrets Behind the Best Indie Games

EUR 2,99

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección