Por @Wicho — 5 de Mayo de 2019

El Sukhoi Superjet con matrícula RA-89098 que llevaba a cabo el vuelo SU1492 de Aeroflot con origen en Moscú y destino Murmansk se vio obligado a volver al aeropuerto de destino por motivos técnicos tras haber despegado a las 17:03, hora peninsular española, del 5 de mayo de 2019. Iban a bordo 73 pasajeros y 6 tripulantes.

Según la nota de prensa de la aerolínea los motores del avión se incendiaron tras aterrizar a las 17:30. Esto provocó la destrucción del avión y varios muertos, que según distintas fuentes van de uno a 13, aunque estas cifras pueden variar según se vaya aclarando la situación.

Restos del avión siniestrado

El avión había sido entregado a Aeroflot el 27 de septiembre de 2017, así que no tenía ni dos años de servicio. Es el primer accidente mortal de la aerolínea en 23 años desde que el vuelo 9981 se estrellara al aterrizar en Turín el 8 de octubre de 1996; o el primero en 11 años si consideramos el vuelo 821, que se estrelló el 14 de septiembre de 2008, aunque era un vuelo de Nordavia. Es el primer avión que pierden desde que el 3 de junio de 2014 el Ilyushin Il-96 con matrícula RA-96010 se incendiara mientras estaba aparcado en el aeropuerto de Moscú.

Como siempre decimos es muy pronto para especular con las causas del accidente; habrá que esperar a la investigación posterior para poder determinarlo.

Actualización: el balance de muertos parece que asciende a 40 pasajeros y un miembro de la tripulación. Por otra parte más vídeos que van saliendo confirman que el avión se incendió tras un aterrizaje duro en el que el segundo contacto con la pista tras rebotar provocó el incendio.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 26 de Abril de 2019

Parche de los astronautas de la ESAEl último Consejo de Ministros del Gobierno de España antes de las elecciones generales del 28 de abril de 2019 ha aprobado un aumento del techo de la participación española en los programas espaciales de la Agencia Espacial Europea en el periodo 2020-2026.

Así, de una inversión máxima inicial prevista de 956,3 millones de euros en ese periodo España va a aportar ahora 701,7 millones de euros más, lo que suma un total de 1.658 millones de euros. Es un aumento de ni más ni menos que el 73% en la cifra prevista. Esto elevará el porcentaje de participación de España en los programas de la ESA de un 5% al 7,12%.

España ya es el quinto país que más contribuye al presupuesto de la ESA tras Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido, pero este aumento de la inversión contribuirá a afianzar su posición. Y no hay que olvidar que –en cálculos de la ESA, eso es cierto– cada euro que se invierte en programas espaciales supone un retorno de la inversión de otros tres euros.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 9 de Abril de 2019

Helvetica Now: la reinvención de un clásico

Linotype ha dado a conocer la familia tipográfica Helvetica Now diseñada por el Monotype Design Studio y Charles Nix sobre el trabajo de Max Miedinger y Eduard Hoffman en los años 50.

Son en total 48 tipos de letra para 33 idiomas diferentes que intentan modernizar la más reconocible, universal y clara de las tipografías en una especie de reinvención que va más allá del rediseño que ya se hiciera en 1982 (la famosa Helvetica Neue).

Según dicen, han rediseñado cada uno de los glifos, procurando mantener la simplicidad y neutralidad. En una entrevista que It’s Nice That ha hecho a Charles Nix, dice que como en casi todos los diseños modernos han procurado que sea más legible a tamaños muy pequeños (típicos de las pantallas como las de móviles o smartwatches), dividiéndolos en tres «tamaños ópticos». También se han revisado los espaciados y formas, que en la Helvetica Neue eran más bien algorítmicos.

Helvetica Now Poster / S Allewelt

Merece la pena llamar la atención también sobre el concurso de pósteres que Linotype ha organizado con la Helvetica Now.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 8 de Abril de 2019

El borofeno es el nuevo grafeno

En un trabajo titulado Review of borophene and its potential applications del que da cuenta el MIT Technology Review se habla del borofeno, un alótropo cristalino del boro, básicamente otra forma de disponer de forma estable los átomos de boro, de modo que formen una especie de hoja plana hexagonal con un agujero central.

Como suele suceder con este tipo de materiales, los autores del trabajo –un par de investigadores de la Universidad de China– apuntan a que «podría revolucionar los sensores, las baterías y la «química catalítica».

Entre otras cosas dicen que podría, por ejemplo, servir de ánodo en una nueva generación de baterías de ión-litio o de hidrógeno, también como supercondensadores o para detectar otro tipo de átomos y moléculas gracias a sus propiedades. Entre otras, tiene propiedades superconductoras, ópticas y térmicas interesantes.

SI es el nuevo «material del futuro» o simplemente un nuevo tecnicismo de moda que se vuelva propenso a todo tipo de exageraciones, el tiempo lo dirá. De momento: cautela con todo lo que suene a borofeno.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear