Por @Wicho — 25 de Enero de 2023

Esta pasada noche, con muchos meses de retraso debidos básicamente a que la Fuerza Espacial de los Estados Unidos no acababa de tener listo el nuevo sistema de autodestrucción del sitio y porque los papeleos tienden a eternizarse, Rocket Lab ha conseguido por fin lanzar su primer cohete Electrón desde los Estados Unidos. En concreto lo ha hecho desde su Complejo de lanzamiento 2, situado en en Espaciopuerto regional de Virginia de la isla Wallops.

La carga útil eran los satélites Hawk 6A, 6B y 6C de la empresa HawkEye 360. El objetivo de la empresa es crear una red civil capaz de ayudar a monitorizar el transporte aéreo, terrestre y marítimo y prestar asistencia en situaciones de emergencia.

El lanzamiento, que es el número 33 de un Electrón, se llevó a cabo sin ningún tipo de problema. Pero para Rocket Lab es muy importante, ya que facilita las cosas de cara a lanzamientos para clientes estadounidenses, ya sean civiles o gubernamentales, aunque en especial para estos últimos, ya que a partir de ahora no es necesario sacar del país según qué cargas útiles clasificadas.

Con sus dos complejos de lanzamiento y tres plataformas –en el Complejo de lanzamiento 1 en Nueva Zelanda hay dos plataformas– la empresa puede llegar a los 130 lanzamientos anuales. Al menos según sus estimaciones, aunque lo cierto es que en 2022, que ha sido su mejor año hasta ahora, sólo llevaron a cabo nueve lanzamientos.

Virginia será también dónde se construya y lance el Neutrón, el cohete de capacidad media –similar al Falcon 9– de Rocket Lab, aunque a diferencia del cohete de SpaceX tanto la primera como la segunda etapa serán reutilizables.

La empresa está en Twitter como @RocketLab. Su director, Peter Beck, que tuitea información muy interesante, es @Peter_J_Beck.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 24 de Enero de 2023

Doomsday clock 2023: 90 seconds

A medio camino entre la concienciación social a base del acongoje y la triste realidad, el Consejo de Ciencia y Seguridad de los Científicos Atómicos –entre los que hay más de una decena de premios Nobel– ha publicado que el Reloj del Apocalipsis se adelanta a 90 segundos antes de la medianoche.

El fatídico reloj hasta ahora estaba en 100 segundos antes de la medianoche, que ya era una situación penosa, queda así en una marca histórica más negativa todavía. En vista del panorama podría decirse que el Fin del Mundo Tal y Como lo Conocemos (simbolizado por las 12 de la noche) estaría más cerca que nunca en la historia.

Varios son los factores analizados para este adelanto, entre ellos:

  • La guerra en Ucrania con el convencimiento de ambas partes de que «pueden ganar».
  • El hecho de que la guerra esté desarrollándose junto a Chernóbil y Zaporiyia, con sus centrales nucleares ahí en todo el medio.
  • La todavía chunga situación con la crisis de la Covid-19 en algunos países, algo que ha pasado a considerarse «normal».
  • El deterioro de las iniciativas comunes la emergencia climática, con emisiones contaminantes récord durante el año pasado.
  • El continuo aumento de la desinformación y el negacionismo en muchos países.

Veremos qué tal el año que viene. Si llegamos. Tic, tac, tic, tac…

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 24 de Enero de 2023

Hace unas horas SpaceX conseguía cargar por primera vez de propelentes un Starship. Durante la prueba, conocida como wet dress rehearsal, WDR, unos 4,5 millones de kilos de metano y oxígeno líquidos llenaron los depósitos del Starship 24 (sí, es un follón que la segunda etapa se llame como el cohete completo) y del Booster 7.

En el vídeo de arriba se ve como tanto la primera como la segunda etapas están blancas. Esto es porque los propelentes están a muchos grados bajo cero, lo que hace que al llenarse los depósitos se enfríe el exterior del cohete, lo que a su vez hace que se deposite sobre él vapor de agua que se convierte en hielo. Eso permite ver desde fuera que los depósitos efectivamente están cargados.

Según la empresa la prueba sirve para ayudar a verificar una cuenta atrás completa para el lanzamiento, así como el comportamiento del Starship y de la plataforma de lanzamiento y sus sistemas asociados para operaciones de vuelo.

Es un paso adelante muy importante de cara al primer lanzamiento orbital de un Starship. Y no es trivial haberlo conseguido a la primera; a la NASA le costó hasta cinco intentos hacer lo propio con el SLS, aunque también es cierto que el SLS usa hidrógeno líquido en vez de metano, mucho más complicado de gestionar y mucho más propenso a fugas.

El siguiente paso será hacer un encendido estático de sus 33 motores Raptor. Ese número de motores impone respeto, y es inevitable prensar en los problemas que supusieron para el N1 soviético los 30 motores NK-15 de su primera etapa. Pero también es verdad que la tecnología ha avanzado enormemente desde entonces y que SpaceX nos tiene acostumbrados a lanzamientos sin problemas del Falcon Heavy con sus 27 motores en la primera etapa.

En cualquier caso antes del encendido estático SpaceX procederá a desmontar el conjunto para dejar al Booster 7 a solas en la plataforma de lanzamiento por si acaso se produce un desensamblado rápido no programado.

Un encendido estático con éxito es en principio el último paso desde el punto de vista técnico para intentar el lanzamiento orbital. Pero no hay que olvidar que SpaceX aún no tiene el permiso de la Administración Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos que necesita para hacer ese lanzamiento en concreto aunque ya tiene la autorización general para operar el Starship desde la Starbase.

Aunque todo huele a que podríamos estar a un par de meses de ese primer lanzamiento.

Con una capacidad de carga similar al Saturno V del programa Apolo o al SLS del programa Artemisa, Starship forma parte fundamental de los planes de futuro de SpaceX: no sólo está llamado a reemplazar al Falcon 9 sino que es la base para el desarrollo del aterrizador lunar del programa Artemisa.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 15 de Enero de 2023

[Anotación en actualización]

El vuelo 691 de Yeti Airlines, que unía las ciudades de Katmandú y Pokhara en Nepal, se ha estrellado hace unas horas poco antes de llegar a su destino. Los equipos de rescate aún están trabajando pero todo indica que no habrá supervivientes entre las 72 personas que iban a bordo.

El avión siniestrado es el ATR 72-500 con matrícula 9N-ANC. Su primer vuelo había sido el 1 de agosto de 2007, así que tenía 15 años y medio, lo que no es ningún problema para un avión bien mantenido. A tenor de un vídeo en el que se ve el avión siniestrado pocos segundos antes de estrellarse la meteorología era buena. En ese mismo vídeo se ve como el avión, que parece tener el motor izquierdo parado, se inclina repentinamente hacia ese lado antes de salir de plano.

Pero como siempre, habrá que esperar al análisis de las cajas negras para poder esclarecer la causa del accidente.

Se trata del noveno accidente aéreo fatal en Nepal en los últimos 10 años y del peor desde 1992. Es el cuarto de la aerolínea desde su fundación en 1998, aunque en otros dos accidentes sin víctimas mortales ha perdido sendos aviones.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD


Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro