Por @Alvy — 7 de Abril de 2015

Periscope / Meerkat

Las apps de moda son Meerkat y Periscope. Sirven para retransmitir vídeo en tiempo real a amigos al estilo red social; aunque también se puede «emitir en público» como quien lo hace por radio o televisión. Son una especie de Twitter instantáneo para vagos: no hace falta ni escribir. Son un Show de Truman en el que los espectadores están al otro lado del móvil, una especie de selfies exhibicionista continuo, un caldo de cultivo para futuros youtubers.

Las razones de la gente para usar Meerkat o Periscope pueden ser muchas y variadas así que para estudiar el fenómeno someramente las instalé, les permití acceder a mi lista de amigos, evité que pudieran acceder a la cámara y eché un vistazo a qué andaban haciendo por allí los de las Generaciones Y-Z:

  • Una redactora de la NBC estaba probando Periscope en el turno de noche; podías ver lo que hacía mientras trabajaba. Básicamente un plano fijo de cómo tecleaba. Clic clac clac clic.
  • Una pareja paseaba por un mercadillo durante sus vacaciones, parecía que por un país del centro de Europa. Curioso pero mareante.
  • Mientras en Meerkat… encontré a Lee Turner, el peluquero de perros. Un auténtico figura, el Arguiñano de las peluquerías caninas sin ninguna duda. El hombre se pasa el día pelando perros de todos los tamaños; puedes verle explicar todo el proceso, dar consejos y contesta a las preguntas que le envía la gente. Lo mejor que verás en estos mundos.
  • Una despampanante belleza sueca se dedicaba a recibir piropos mientras posaba perfectamente maquillada sobre su cama. La audiencia era de récord: varios cientos simultáneamente, la más lata que encontré. La gente se comportaba como en los concursos de «a ver quién es el más ingenioso», soltando tonterías, piropos y alguna que otra burrada mientras ella ignoraba a unos y despreciaba a otros. «¿Puedes hacer algo divertido moviendo tus bonitas cejas?» «Pues no quiero» «¿Hablas sueco?» «Pues sí». Los minutos pasaban y la chica parecía más interesada en mirarse en el espejo, espejito que en leer los mensajes de la gente. (Entonces… ¿Para qué se conecta?)
  • Unos chicos en un restaurante de Malasia, desayunando. Repetían cada mensaje que la gente les enviaba. «Oooh! Nebraska!» «Ooooh! Madrid Spain» y así todo el rato.

Periscope-Girl

  • Otra jovencita muy rubia y de grandes ojos azules no paraba de sonreír, arreglarse el pelo y contestar a la gente que le hacía preguntas personales. «¿Tienes Twitter?» «No, yo soy más de Instagram, me paso el día allí». «¿Eres modelo?» «Bueno, a veces hago de modelo. Ahora voy a empezar un curso de coaching de Herbalife». ¡Bzzz! Clic. Siguiente.
  • Alguien graba a un grupo de baile callejero pero el sonido es pésimo.
  • … Y hay mucho más.

Como apps, Meerkat tiene peor diseño, muy descuidado, con iconos y textos de baja calidad, como si los hubieran creado los programadores – muy al estilo Whatsapp. Periscope en cambio es más elegante, tiene mejores animaciones y funciona tanto en iPhone como en iPads. Y en cuanto al «contenido» en Meerkat hay más movimiento, al menos aparentemente.

Visto lo cual podemos emitir el siguiente

V e r e d i c t o

Meerkat tiene un toque cutre y es más feo, pero tiene más gente, es más «picante» y nada más entrar ya hay chicas guapas exhibiéndose junto con un montón de gente haciendo cosas raras e interesantes. Periscope es una gran app, se atasca menos y su interfaz está diseñado por profesionales; sin duda es técnicamente superior. Por tanto Meerkat triunfará. Si tienen suerte lo venderán por tropecientos millones a algún grupo poderoso (le pega mucho a Facebook) o vivirán años y años con la financiación que consigan. Periscope ya fue adquirido por Twitter, así que habrán capitalizado lo invertido (el precio fueron 100 millones de dólares).

Curioso este nuevo territorio.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear