Por @Wicho — 28 de Febrero de 2019

El Soyuz-STB con una etapa superior Fregat que tenía que encargarse del lanzamiento de la primera tanda de satélites de OneWeb cumplió a la perfección con su misión e insertó los seis satélites en la orbita inicial prevista con una precisión de 300 metros. Así que se encuentran en una órbita polar circular de 1.000 kilómetros, aunque en las próximas semanas irán subiendo por sus propios medios hasta alcanzar los 1.200 kilómetros.

El objetivo de OneWeb es lanzar una constelación de satélites que ofrecerán acceso a Internet de alta velocidad y baja latencia –como si tuvieras fibra, dicen– a cualquier lugar del mundo, incluyendo embarcaciones y aeronaves pero especialmente aquellos sitios a los que no llegan las infraestructuras de telecomunicaciones. Para ello planea lanzar 650 satélites en una primera etapa aunque el objetivo es ir aumentando el número de satélites en órbita según aumente la demanda.

Impresión artística de un satélite OneWeb en órbita
Impresión artística de un satélite OneWeb en órbita

Pero para ello tendrá no sólo que conseguir poner en marcha la producción en masa de estos satélites sino que además tendrá que conseguirlo a un coste que no se aleje demasiado de las estimaciones iniciales, algo que no está nada claro que esté logrando. De hecho el lanzamiento inicial estaba previsto para seis satélites de la tanda inicial de 10 que iba a construir Airbus en Toulouse aunque al final sólo seis estuvieron listos a tiempo, con lo que su peso tuvo que ser suplido por masas inertes.

Estos lanzamientos están contratados con Arianespace, que en principio iba a usar cohetes Soyuz para ello, y con Virgin Space, que usará el LauncherOne. Pero tras el lanzamiento inicial Stephane Israel, el director de Arianespace, anunció que han firmado un acuerdo con OneWeb para al menos un lanzamiento en 2020 en un Ariane 62 –la versión del Ariane 6 con dos propulsores laterales– que de hecho será el primero de esta variante del cohete y opciones para otros dos lanzamientos.

Claro que todos estos lanzamientos futuros dependen de que a OneWeb le vayan saliendo las cuentas, aunque en principio aseguran que tienen prácticamente comprometida casi toda la capacidad de la primera fase de despliegue de la red, de ahí el que hayan anunciado ya que van a aumentar el número de satélites de la constelación.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 27 de Febrero de 2019

En el vídeo, el navegador de la izquierda es un navegador Chrome normal y corriente; el de la derecha utiliza un sistema experimental de caché back/forward (bfcache) que hace que al usar los botones atrás/adelante del navegador la respuesta sea instantánea. Safari, Edge, Firefox, Opera y otros navegadores implementan este tipo de bfcache desde hace tiempo, con ligeras variaciones todos ellos. Cada método tiene sus ventajas y desventajas.

La verdad es que tuve que leer mucho hace algún tiempo sobre los problemas del bfcache tras darme de cabezazos con algunas páginas y cómo se comportaban de forma distinta según el navegador que usaras. ¿Todavía estamos así a día de hoy? Pues sí.

Esto que debería existir un comportamiento «igual para todos los navegadores» de las páginas y funciones más básicas sigue siendo el pan nuestro de cada día para desgracia para diseñadores y desarrolladores de webs. En este caso se observa como problema muy típico en las páginas de tipo scroll-down (esas portadas muy largas con secciones) en las que se usan anclas (anchors, #) desde donde se salta con enlaces a otras páginas. Al navegar «yendo y volviendo» en Safari o Firefox se vuelve al punto exacto de la página en que está el ancla; todo es instantáneo y va bien. En Google Chrome en cambio suele suceder que se recarga toda la página y se vuelve al principio, para desesperación de quien está navegando.

El tema es que hay dos filosofías sobre cómo se comportan los navegadores al dibujar las páginas cuando se utiliza esta función:

  • Si se guardan en un caché en memoria todas las páginas por las que se va navegando (bfcache) las respuestas al recorrer el «historial» serán instantáneas. Esto es genial, pero requiere conservar el estado del DOM y de JavaScript, así como otras sutilezas como la Historia de Navegación, que parece algo trivial pero no lo es. Lo malo: a veces el contenido de las páginas cambia con el tiempo, y al «volver» se estaría viendo una página «antigua», no actualizada. Esto puede producir problema con datos, formularios e incluso de seguridad a veces.
  • Si no se guardan en un caché en memoria las páginas la navegación es más «realista», con datos actualizados (se comprueba si los diferentes objetos han cambiado) pero no es tan fluida, sino bastante más lenta –especialmente en móviles– dado que requiere conexiones extra al servidor para comprobar el estado de algunos de esos elementos de la página. (De hecho esto puede suponer tal problema que hay soluciones para desactivar el bfcache en muchos navegadores, a veces en las preferencias, a veces mediante plug-ins).

La solución a esta situación en Chrome no es trivial, pero podría ser como se muestra en el prototipo, una especie de «pausa» para las páginas cuando se pasa de una a otra, algo que apenas se notaría en la práctica pero sí en la velocidad. Según han calculado, el hecho de implementar el bfcache permitiría aumentar un 19 por ciento la velocidad de navegación aunque como hemos dicho hay otras consideraciones y desventajas (frescura, compatibilidad con la arquitectura multiproceso de Chrome, seguridad, etcétera). Se puede leer más sobre esto aquí: Chrome Back-forward Cache.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 26 de Febrero de 2019

32 mitos sobre diseño web y experiencia de usuario

Mito #0: Si lees listas como estas no necesitas investigar.

– UX Myths

UX Myths recopila 34 mitos sobre experiencia de usuario, muchos de ellos relacionados con el diseño web y de aplicaciones (y algún que otro asunto relacionado). Expresiones, frases y dichos que suelen oírse aunque no sean del todo ciertos algunas veces, o directamente erróneos muchas otras. La lista es amplia y detallada; de cada «mito» hay un enlace que lleva a una explicación y a más enlaces, para quien guste de investigar.

Además de con explicaciones todas esas auténticas perlas de sabiduría están disponibles en versión póster: Web, Design, User experience: 32 Myths to be Dispelled. Así que si tienes alguna especialmente favorita la puedes poner en un marco bien grande y visible en la pared.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 26 de Febrero de 2019

El lanzador listo para recibir su carga útil

Aquí va la chicha

Todo está listo en el espaciopuerto de Kourou para el lanzamiento de la primera tanda de satélites de OneWeb. Correrá a cargo de un Soyuz-ST, que es la variante de este cohete adaptada a las especificaciones de Arianespace.

No es la primera vez que se lanza un Soyuz-ST, ni mucho menos, pero este lanzamiento va a ser mirado con lupa. Por un lado la etapa superior Fregat que va a ser utilizada llegó a Kourou con una fuga en una de sus conducciones de helio, lo que provocó un primer retraso en el lanzamiento. Por otro el que el primer lanzamiento ruso de un Soyuz de 2019 casi terminara en desastre provocó un nuevo retraso, aunque en este caso parece ser que «simplemente» confundieron la cantidad de oxígeno y queroseno a cargar en el papeleo, con lo que el cohete despegó con oxígeno de menos y queroseno de más. Esto hizo que la Fregat que tenía que terminar la misión quedara en una órbita casi 70 kilómetros más baja de lo previsto, aunque el sistema autónomo de guiado de la Fregat lo detectó y pudo compensarlo encendiendo durante más tiempo su motor.

El lanzamiento está previsto para las 22:37, hora peninsular española, del 27 de febrero de 2019 y su objetivo es colocar seis satélites en una órbita circular de 1.000 kilómetros de altitud y 87,77 grados de inclinación. Habrá retransmisión a través de Internet, aunque también se puede seguir a través de las cuentas de Twitter de @ArianeSpace o de @OneWeb.

OneWeb tiene como objetivo crear una constelación de 1.980 satélites en distintos planos orbitales que ofrecerá servicios de Internet a cualquiera en cualquier sitio del mundo, incluyendo terminales móviles en embarcaciones y aeronaves.

Uno de los satélites OneWeb
Uno de los satélites OneWeb. Cada uno de ellos mide 1×1×1,3 metros y pesa unos 150 kilos

Una curiosidad del lanzamiento de hoy es que aunque el Soyuz-ST podría colocar diez satélites en órbita en esta ocasión sólo viajan seis a bordo porque OneWeb simplemente no ha sido capaz de tener más unidades listas a tiempo. De hecho la falta de satélites ha sido otra causa que ha retrasado varias veces este primer lanzamiento.

En total serán necesarios unos 60 lanzamientos para colocar todos los satélites en órbita. 21 de ellos están contratados con Arianespace, que los lanzará desde Kourou, Baikonur y Vostochy, y el resto con Virgin Galactic, que usará el LauncherOne para ello. Una vez que entre en servicio, claro.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear