Por @Alvy — 17 de Enero de 2019

Estatua de Cristo Rey (Świebodzin)

Esta impresionante estatua es el Cristo Rey de Świebodzin y está en Polonia. Pesa unas 440 toneladas y mide 36 metros de altura (+3 metros de corona y otros 13 de pedestal). Me pareció gracioso descubrir que desde hace una década la han rodeado varias polémicas, entre ellas si había un cura enterrado debajo bajo los cimientos, problemas con el párking de la zona y sobre todo si se trataba de una estatua de récord o no: el hecho es que es más alta que el Cristo Redentor del Corcovado de Río de Janeiro y el Cristo Rey de Cali, así que sí.

La otra curiosidad es que además de servir como atracción para los turistas y peregrinos el Cristo Rey de Świebodzin escondía un «secreto» bajo su corona dorada: varias antenas de comunicaciones que proporcionan conexión a Internet a las gentes de la zona. No estaba muy claro si se trataba de una conexión legal o ilegal, si era algo público o lo ocultaron –porque unos decían una cosa y otros otra– pero según un periódico alguien grabó la estatua sobrevolándola con un dron y vio claramente las antenas escondidas dentro de la corona dorada. En este vídeo antiguo se puede ver relativamente bien:

La compañía de comunicaciones a cuyo nombre están las antenas dice que la conexión es totalmente legal, aunque aparte de que el Cristo proporcione wifi y conexión a «la parroquia» de visitantes dicen que también se utiliza como enlace para otras conexiones comerciales de la zona. La situación me recordó un poco a aquella detallada y legendaria «lista de proveedores de internet» que en los 90 publicaban las revistas de informática (www.areas.net/dp) y su muy apropiado nombre: Dios proveedrá.

{Foto (CC) Max Pixel}

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 9 de Enero de 2019

ImgImgImgImg

Mariko Kosaka ha publicado en el área de desarrolladores de Google este interesante curso en cuatro partes titulado Un vistazo al interior de un navegador web moderno (en este caso: Chrome) en el que con dibujos explica lo que sucede entre bambalinas con uno de los programas que más habitualmente utilizamos para viajar de un lugar a otro por Internet.

En la primera parte cubre cómo funcionan la arquitectura, la CPU/GPU y memoria, la ejecución de procesos e hilos y lo que hace cada uno de ellos. Esto tiene que ver con el uso de la memoria, el aislamiento entre procesos y ese tipo de tareas. La segunda cubre los procesos de navegación: conexiones de entrada/salida, navegación de unos sitios a otros, carga de las páginas y rendering. La tercera se refiere al contenido de las páginas: el DOM, los estilos CSS, JavaScript, el dibujado y composición de la página en sí. La última parte describe los eventos de entrada/salida, como el scroll y otros eventos que pueden producirse.

El curso abarca muchos temas y es detallado aunque no muy técnico, con explicaciones de alto nivel –y muchos dibujos interesantes– sin entrar en tecnicismos. Puede venir bien para quien quiera aprender sobre cómo funcionan a grandes rasgos los navegadores y algunas de sus características, o cómo se pueden optimizar las páginas web, aunque para otros detalles sea necesaria documentación más técnica.

Del mismo estilo hay que recordar Cómo los navegadores web dibujan las páginas HTML/CSS, explicado por los desarrolladores del Project Quantum de Mozilla/Firefox.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 4 de Enero de 2019

Tendencias del diseño web para 2019

En Webflow hablan de 20 tendencias en diseño web para 2019 que dicen «definirán el diseño de webs y productos digitales» a lo largo del próximo año. Es muy visual y bien merece un vistazo. Algunos de los términos que usan son estupendos y con mucho buzz:

  • Ilustraciones en 3D
  • Helvetización de las identidades de marca
  • Tipografías de contornos
  • Auge del brutalismo
  • Estilos de ilustración más diversos e iconoclásticos
  • Tipografías más vintage y arriesgadas
  • Diseño inclusivo
  • Diseño + código entendido como algo unido
  • CSS Grid
  • Animaciones para móviles
  • Textos gigantescos dominando las pantallas

Respecto al desembarco del CSS Grid y Flexbox volvemos recomendar los estupendos vídeotutoriales de Jen Simmons en Layout Land.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 31 de Diciembre de 2018

How Not to Network a Nation por Benjamin Peters

Entre 1959 y 1989 la Unión Soviética intentó construir varias redes de ordenadores que conectaran todo el país, un poco al estilo de lo que la Arpanet estaba siendo para los Estados Unidos.

Pero todos y cada uno de esos intentos –que con el paso de los años fueron siendo cada vez menos ambiciosos– fracasaron por la enorme resistencia al cambio que presentaba el sistema que tenían que mejorar. Esta resistencia se basaba fundamentalmente en dos pilares. Por un lado las luchas por el poder que mantenían entre sí los distintos ministerios y por ende sus ministros, que no querían que ningún otro ministerio ni ministro pudieran sacarle ventaja. Eso hacía que aún cuando alguno de los proyectos tuviera un cierto apoyo fuera torpedeado desde otros departamentos. Pero además las personas que tenían que usarlos temían que esos nuevos sistemas les hicieran perder sus pequeñas parcelas de poder, sus relaciones interpersonales que les permitían solucionar cosas y a la vez poder vender esos favores a otras personas para beneficio propio.

Me apasiona la historia de la informática, así que empecé How Not to Network a Nation con muchas ganas pero he de reconocer que en seguida se me hizo pesado y que sólo conseguí terminarlo por cabezonería y por ver si la cosa mejoraba en algún momento dado.

Y es que no es para nada lo que yo esperaba porque apenas habla de aspectos técnicos y al contrario habla y habla y habla sobre aspectos filosóficos de la cibernética, la economía planificada, las sociedades jerarquizadas, y de las relaciones de poder. Pero de haberlo pensado antes es lógico que esto sea así, ya que como decía al principio ninguno de los proyectos para conectar la URSS funcionó, así que pocas cosas técnicas se pueden contar de ellos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear