Por @Alvy — 26 de Febrero de 2021

Map of my personal data infrastructure | beepb00p

@Karlicoss está llevando a cabo un interesante ejercicio que puede resultar en principio un tanto extraño, pero que tiene mucho sentido: trazar un mapa de su infraestructura de datos personales. Y es que hay gente peculiar a la que le gusta recolectar obsesivamente todos sus datos digitales: a qué tuits contesta, a qué publicaciones de Facebook le da «me gusta», qué fotos comparte en Instagram, sus mensajes de WhatsApp y Telegram, etcétera. Almacenando todo esa información se tendría una especie de copia de toda la vida digital del individuo, que hoy en día supone un buen porcentaje de la VidaReal™.

Aunque esto puede resultar un tanto chocante en una época en la que también se lucha por la privacidad y salvaguardar los datos personales, hay gente a la que esto le da un poco igual. O que considera que puede recopilar toda esa información sobre sí mismos y guardarla a buen recaudo. Sea como sea, Karlicoss está de momento recopilando las fuentes de datos y la forma de acceder a ellas para luego archivarlas e interactuar cuando le apetezca.

Con su proyecto se aprenden cosas sobre liberación de datos, lo efímeros que son los contenidos de las redes sociales (que muchas veces desparecen) y cómo funcionan las API (interfaces de programación) de los diversos servicios, desde Telegram a Discord, Google, Instapaper o Reddit.

Sabemos de gente como Stephen Wolfram que le dedica parte de su tiempo tanto a la captura como al análisis de esos datos. Es algo que tampoco es nuevo: encaja con el concepto del «yo cuantificado» que a mediados de los 2000 se popularizó con los gadgets como los smartphones, las pulseras medidoras de actividad y la llegada de las redes sociales. A Chris Anderson, de hecho, la pareció una idea fallida y es que parte del problema, como ha comprobado Karlicoss, es que cada sistema es «de su padre y de su madre» y no hay una plataforma común que unifique y facilite las cosas. Todo se andará.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 25 de Febrero de 2021

Starlink Night

Nos avisaron por Twitter de que están empezando a llegar correos anunciando la disponibilidad en pruebas beta de kits y conexiones de Starlink para algunas zonas de España: 99 euros al mes + 499 euros del Kit, en una simple conversión 1:1 de los precios de Estados Unidos y Canadá.

Starlink se aproxima a España: ya hay precios y están llegando los primeros correos

En el mensaje de Starlink habla de velocidades de entre 50 y 150 Mbps con latencias de 20 a 40 ms «en la mayor parte de los sitios», lo cual «mejorará dramáticamente a medida que se pongan en órbita más satélites y estaciones en tierra». (También avisan de que puede haber momentos sin conectividad.) Lo bueno es que te puedes llevar la antena al monte o a cualquier sitio en el que no haya fibra ni 5G/4G/3G u otras posibilidades de conexión. Basta con que la antena pueda «mirar al cielo».

El precio de esta primera versión es una cuota de 99 euros al mes (+IVA, suponemos). El precio del kit básico que consiste en una antena y un router wifi son 499 euros + 60 euros de gastos de envío.

Tal y como vimos en el vídeo en el que un usuario de Estados Unidos recibe, instala y configura su antena el kit es bastante sencillo y fácil de instalar. También han circulado bastantes datos sobre las pruebas de velocidad que, como dicen en el mail, irán mejorando cuando haya más satélites.

Actualización – Alejandro nos comenta por correo que las antenas no pueden moverse de unas localizaciones a otras (o al menos no fácilmente). Cuando se contratan se les asigna un «cuadrante» y ahí es donde funcionan. Es decir, que no puedes llevárte las de la montaña a la playa y que funcionen, al menos no de forma directa, fuera de el cuadrante asignado. Detalles que quedarán más claros cuando terminen las pruebas y el servicio esté funcionando al cien por cien, es de suponer.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 24 de Febrero de 2021

TikTok (CC) Pixabay

En el segundo semestre de 2020 TikTok eliminó 9.499.881 cuentas de su servicio por incumplir las normas, al mismo tiempo que retiraba 89.132.938 vídeos de su plataforma. Eso quiere decir que se eliminan unas 2.200 cuentas y 20.000 vídeos cada hora, equivalentes a algo más de 5 vídeos por segundo. Aparte de eso también dicen que también evitaron la creación de 173 millones de cuentas por «medios automatizados». [Fuente: Informe de Transparencia TikTok. Imagen (CC) Pixabay.]

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Febrero de 2021

Clubpad - Sounds for Clubhouse

Clubpad es una de esas aplicaciones ingeniosillas para tener a mano y usar de forma comedida. Son básicament unos pocos efectos de sonido «de reacción» sumamente breves: risas, aplausos, jolgorio… Si estás en una sala de Clubhouse –el party-line de moda– Zoom o cualquier otro tipo de audio/videoconferencia puedes añadirle un toque simpático.

La clave aquí es lo del uso comedido porque es de esas cosas que la primera vez tiene gracia, y tal vez la segunda o la tercera… y fin. Usarlo todo el rato puede hacer que te tiren trastos –virtuales– a la cabeza o se oigan los ¡buuuuu! cada vez que abuses de ellos. Al menos si aterras con ellos siempre a la misma gente.

Usarlo es muy sencillo, sólo hay que abrir la página y hacer clic sobre los diferentes emojis, que están divididos en dos grupos: efectos de sonido (fx) y memes.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD