Por @Alvy — 7 de Abril de 2020

Los Crononautas Podcast - Temporada 3Ya hemos grabado otro podcast de Los Crononautas, «versión confinamiento». Está en la red en formato podcast como tercer episodio de la tercera temporada, a través de iVoox y también como descarga directa.

Mi sección en este episodio trataba de todo lo que nos ofrece la biblioteca del Internet Archive, para no aburrirnos: desde 1,4 millones de libros escaneados (en «préstamo») a los 1.700 juegos de recreativas «emulados» o la gigantesca biblioteca con 7.000 juegos de la era MS-DOS. También se pueden encontrar allí 180.000 revistas de ordenadores, juegos y programación (incluyendo las españolas más míticas) y 25.000 películas libres de copyrights. También han surgido estos días iniciativas como la sección Somos cine de RTVE con 60 películas españolas para ver libremente o la apertura a los fans de todos los episodios de Battlestar Galáctica (4 temporadas y dos películas) que se pueden ver en streaming usando una VPN.

Mención aparte merecen que en este podcast la sección de historia trata de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra en el Pacífico con sus espectaculares batallas navales. Y en la sección de cómics con Raúl Shogún se repasa la obra y figura de Juan Giménez, fallecido recientemente, como también contó Wicho por aquí.

___

Si te gusta el podcast de Los Crononautas y quieres colaborar para que pueda continuarse con la producción de forma periódica y con la calidad que merece echa un vistazo al Patreon de Los Crononautas.

Aquí hay otros podcasts anteriores de Los Crononautas:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 2 de Abril de 2020

YTMND resurge de sus cenizas

Los más jurásicos de Internet recordarán a YTMND como uno de esos sitios extremadamente frikis, rarunos y a la vez divertidos de principios de siglo XXI. Era una de esas comunidades de interneteros donde la gente creaba y compartía masivamente lo que para entonces eran casi una «novedad»: los primeros «memes multimedia» de Internet.

YTMND son las iniciales de You're the Man Now, Dog. El sitio funcionó entre 2001 y 2016, cuando murió de éxito y porque según contaba su creador no podía mantenerlo económicamente ni por motivos personales de salud. El Internet Archive guardó una copia, y aunque dejó de funcionar el diciembre pasado cuando se rompió la base de datos ahora parece que ha vuelto con ánimos renovados.

La marca característica de YTMND era un peculiar formato de GIF animados amontonados en patrones rectangulares, a los que se añadía una musiquilla característica o machacona – algo muy pesado en MB para la época. La gente votaba los memes con un clic, dando así lugar a listas de popularidad. Las direcciones URL de esos memes solían ser un subdominio con el nombre de la ocurrencia. Por ejemplo uno de nuestros ejemplos favoritos: el «Holy shi* it's a Dinosaur! WTF?» de jurassicparkwtf.ytmnd.com.

La web tiene abierto un patreon para financiarse mediante aportaciones de los que aprecien sus contenidos.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 30 de Marzo de 2020

Los Crononautas Podcast - Temporada 3Ayer estuvimos grabando un episodio de Los Crononautas, versión confinamiento: cada cual en su casa y la videoconferencia Zoom en la de todos, para reírnos un poco y vernos los caretos. Ya está en la red en formato podcast como segundo episodio de la tercera temporada, a través de iVoox y también como descarga directa.

Mi sección en este episodio trataba de los problemas que tienen los astrónomos con los satélites Starlink de SpaceX, básicamente que producen una «contaminación lumínica» tremenda cuando se realizan observaciones astronómicas. De momento se han lanzado unos 360 –en cómodas tandas de 60– y son especialmente visibles al amanecer y al atardecer tras haber sido «soltados» cuando están todos juntos, en lo que se conoce como el «trenecito de satélites Starlink». Luego se separan y suben a órbitas más altas (de unos 300 km a 550 km, e incluso hasta 1.150 km), pero por desgracia eso no los hace invisibles.

Imagen: National Optical-Infrared Astronomy Research Laboratory / NSF / AURA / CTIO / DELVE
Imagen: National Optical-Infrared Astronomy Research Laboratory / NSF / AURA / CTIO / DELVE

Los astrónomos realizan sus observaciones mirando al cielo nocturno, pero si tienen mala suerte y algún satélite pasa justo por ahí en ese momento… ¡Adiós foto! Como se mueven a gran velocidad ya se sabe que aparecen por un lado y cruzan el firmamento en unos pocos minutos, pero es suficiente para estropear las imágenes, que aparecen con las rayas de las órbitas que describen. Algunos astrónomos se han «rebelado» y protestan por cómo afecta esta contaminación lumínica a la imagen del cielo nocturno; a veces son incluso visibles a simple vista o con binoculares.

Haciendo cálculos y un delicado tratamiento de las imágenes se pueden eliminar esos efectos (los momentos en los que pasan por delante de los sensores ópticos), pero es un proceso lento y engorroso. Una de las ideas que se manejan es pintarlos con un color negro especial que no refleje tanto la luz solar, pero poco se ha avanzado en ese aspecto todavía.

El plan de SpaceX es tener en funcionamiento 12.000 satélites en unos años y ya ha pedido permiso para llegar a unos 40.000, a los que habría que añadir los de Amazon y otras empresas. Una cantidad que aunque no supusiera un problema de «embotellamiento» orbital sí que podría estropear todavía más las observaciones. A un lado de la balanza tendremos mejores comunicaciones y cobertura planetaria, al otro problemas al observar el firmamento. A ver cómo se puede solucionar.

Relacionado:

___
Si te gusta el podcast de Los Crononautas y quieres colaborar para que pueda continuarse con la producción de forma periódica y con la calidad que merece echa un vistazo al Patreon de Los Crononautas.

Aquí hay otros podcasts anteriores de Los Crononautas:


Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 30 de Marzo de 2020

Biblioteca del Internet Archive

En la Biblioteca para préstamo de libros de The Internet Archive hay una gigantesca colección de libros escaneados que se pueden tomar prestados como si fuera una biblioteca física. En total hay 1.415.418 libros a día de hoy. Sí: 1,4 millones de volúmenes clasificados por años, temas, títulos, autores y otros metadatos. Y accesibles con la palabra mágica: gratis.

Se puede encontrar un poco de todo, especialmente en inglés: hay libros de texto y técnicos pero también libros de ficción, poesía y narrativa de todo tipo – como en una biblioteca normal y corriente. Al parecer proceden de originales físicos de donaciones de bibliotecas que ya no los necesitaban o de donaciones de particulares. Ha llevado años escanearlos y preservarlos para el futuro.

La forma de leerlos es descargarse Acrobat Digital Editions y después bajarse cualquiera de los libros que se quieren examinar; se puede elegir la versión en calidad normal o alta. Se pueden leer en el navegador web, pero con Digital Editions (requiere registro con una cuenta Adobe) es más cómodo porque además funciona en varios dispositivos personales a la vez: tableta, móvil, etcétera.

La descarga/préstamo permite leer los libros durante dos semanas, momento en el que los ejemplares digitales –que vienen cifrados– se autodestruyen/devuelven cual lágrimas en la lluvia. Y supongo que luego se pueden pedir otra vez, aunque no lo he comprobado.

Lo curioso de esta colección es que muchos de los libros tienen su copyright normal y corriente pero se pueden tomar prestados unos días como en una biblioteca cualquiera. El área legal en el que se mueve todo esto dicen en Ars Technica que es donde lo vi que «es un poco gris» pues los libros físicos existen y alguien los compró en su día y prestarse se prestan (y también devuelven/desparecen), lo cual podría estar por encima de otras consideraciones al ser la puesta a disposición del público la misión de las bibliotecas y archivos de este tipo. Naturalmente esto variará de país a país.

The Handbook of Highway Engineering

Yo para probarlo he cogido prestado The Handbook of Highway Engineering, de T.F. Fwa, que se menciona en la novela Microsiervos, y que con 896 páginas es un poco inabarcable y técnico; el típico libro no para comprarlo sino para tomarlo prestado u hojearlo en la biblioteca porque es suficientemente interesante como para cotillearlo un rato.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear