Por @Alvy — 16 de Noviembre de 2020

3,357 Ideas | Ideasgrab

3.357 ideas es una curiosa página similar a la típica lista de notas que tenemos muchas personas con ideas e inventos que estarían bien si existieran, y que se ofrecen para cualquiera que quiera usarlas. Aprovecho para recordar el importante pero no muy conocido concepto de que las ideas en sí no son patentables.

Eso sí: el montaje de la página es penoso; de hecho es un WordPress a medio instalar, pero bueno: resaltando con el ratón cualquiera de las ideas aparece un menú que permite compartir la idea fácilmente en Twitter, Facebook, LinkedIn y similares. Se ve todo un poco viejuno (aunque pone que «se actualiza a diario») pero seguramente lleve tiempo abandonada, aunque las más de 3.300 ideas –las más recientes arriba– dan para leer un buen rato y son a cual más curiosa. En el momento de escribir esto la lista se llama 3.357 ideas.

Si se mira la lista por el final se ven muchas ideas en negrita; no queda muy claro si son las que «ya se han convertido en realidad» (ej. una app que te dice cuáles son los aseos públicos más cercanos, Public Toilet Finder) o las «más deseadas» (ej. editar los tuits de Twitter). Probablemente haya un poco de ambas cosas. También hay muchas claramente ya «inventadas» pero sin marcar.

Entre las más recientes que me parecieron ingeniosas:

  • 13. Botes de ketchup y mayonesa con pitorros por ambos lados.
  • 18. Sombrilla con paneles solares para recargar los móviles.
  • 24. Integrar las calificaciones de la IMDB en Netflix.
Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 15 de Noviembre de 2020

En este vídeo que ha compartido Brett Batie se puede ver cómo es uno de los equipos de recepción de Starlink (antena + piezas de instalación + router + app) que permitirá conectarse a la red de satélites de la compañía desde literalmente cualquier parte del planeta. Tras la instalación vienen las pruebas de velocidad. [Recordatorio: esto sólo está a la venta en una reducida zona del norte de Estados Unidos, de momento en pruebas.]

Antes que nada, aviso: la producción del vídeo es penosa porque básicamente está grabado en primera persona, como quien se hace un selfie; a veces parece que estás viendo El proyecto de la bruja de Blair, y no se aprecia gran cosa… Pero bueno, es lo que tienen los vídeos caseros. Las explicaciones, pantallazos e imágenes generales son más que suficientes.

La versión TL;DR sería: 500 dólares por el kit Starlink, 100 dólares al mes por la conexión. Según las pruebas se obtienen entre 50 y 100 Mbps –como tenemos muchos en nuestros hogares– con una latencia de unos 25-30 ms que es pobre, pero dentro de lo razonable; esto coincide con las pruebas que ya comentamos hace tiempo.

En el vídeo se puede ver primero cómo se enchufa el router a la antena junto a una app para controlarlo desde el móvil. Luego cómo la antena no funciona en interiores porque necesita «línea de visión» hasta los satélites, así que las pruebas e instalación hay que hacerlas normalmente en el exterior. En 15 minutos localiza los satélites; se orienta de forma motorizada, lo cual mola mucho. Una vez hecho esto aparece una nueva red wifi, se cambian las conexiones locales y ¡listo!

Tras las pruebas de velocidad –que cada cual debe comparar con su propia experiencia personal, usando SpeedTest.net o similar– Brett enseña cómo es la instalación física de la antena en lo alto del tejado de su vivienda, taladro en mano. Elige el sitio más alto para que en invierno no la cubra la nieve. Vete a saber cómo será el clima en esa zona, incluyendo vientos y demás, pero si una antena normal aguanta esta debería poder hacerlo también.

Si todo esto te vale y teletrabajas pronto podrás pensar en irte a vivir a cualquier lugar del mundo, como hace Brett en mitad de su bosque del norte de Idaho (Estados Unidos): él, su casa y su furgoneta. Ese hecho es lo que abre interesantes posibilidades para quienes estén hartos de las ciudades y lugares masificados, los virus y la gente – al menos si no te importa nada en la vida excepto que se te puedan comer los osos o que tengas un accidente y no llegues a tiempo a un hospital.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 11 de Noviembre de 2020

En este vídeo Jessie Carabajal utiliza un analizador de espectro llamado Ekahau Sidekick conectado a su portátil para ver qué sucede con la velocidad del wifi casero al poner en marchas el microondas. Se puede ver el efecto en las transmisiones inalámbricas con sólo encender o apagar el aparato.

El analizador muestra el espectro como una gráfica visible en la que pueden distinguirse los canales y bandas. La banda tradicional que es donde las microondas producen problemas es la de 2,4 GHz (y que utilizan los Wi-Fi 802.11b, 802.11g y 802.11n, entre otros más antiguos) y luego está la otra que es la de 5 GHz que usan el Wi-Fi 802.11ac y 802.11ax (WiFi 6). En los routers caseros estas dos bandas suelen separarse en dos redes o identificadores distintos, recibiendo nombres como «Wifi normal» (2,4 GHz) y el «Wifi Plus» o «Wifi 5G» (5G por «5 GHz», que dicho sea de paso no tiene nada que ver con el 5G telefónico).

La demo es bien sencilla: conectando el ordenador al «wifi normal» mediante Wi-Fi 802.11n se ve que la velocidad es de unos 45-50 Mbps (megabits por segundo). Se puede utilizar el salto automático de canales para buscar uno menos ocupado pero la cosa no varía demasiado. Al encender el microondas todo se va al carajo: la conexión baja 50 Mbps a 30 Mbps en algunos canales, a 6 Mbps en otros y según cuenta Carabajal en algunos otros se llega a 0 Mbps durante varios segundos. Cuando el microondas hace el consabido ¡ding! y se detiene todo vuelve a la normalidad.

En la prueba no se ve –porque se le olvidó enseñarlo– pero aunque el microondas esté en marcha, la banda de 5 GHz del Wi-Fi 802.11ac y superiores no queda afectada por su funcionamiento. La razón es que las microondas de aparatos domésticos como el microondas operan a 2,4 GHz, y es en esas frecuencias en las que afectan a dispositivos más delicados como los ordenadores o el router – incluso contando en su armazón con protección contra la emisión de radiofrecuencias.

¡Ah! Y recuerda: esas señales no dañan a la salud a no ser que se te caiga el «router» en el pie.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 9 de Noviembre de 2020

¿Qué se puede hacer en tiempos de Covid-19? QueCovid-19.es

QueCovid.es es una remezcla de esas que deberían llevar tiempo inventados «oficialmente», pero que existe gracias a la iniciativa particular de unos estudiantes universitarios que han decidido montarlo y mantenerlo con sus limitados recursos. Básicamente muestra qué restricciones hay en cada localidad de España debido a las normas relativas a la pandemia de la Covid-19 de España: qué se puede hacer y qué NO se puede hacer. Tan sólo necesita que se le indique el código postal. Algo tan simple, directo y útil como suena. (Alguien ahí arriba debería preguntarse por qué los ciudadanos tienen que ponerse a inventar herramientas tan básicas para entender sus normas.)

¿Qué se puede hacer en tiempos de Covid-19? QueCovid-19.esLa visualización de los datos se hace sobre OpenStreeMaps, donde se ubican las zonas de los códigos postales. También están trabajando en las «Zonas de Salud», activas en algunas regiones. Las fuentes combinan la información de los boletines oficiales autonómicos, así como con el Boletín Oficial del Estado y otras fuentes. Recopilar toda esa información no es trivial y hay que hacer casi a diario un volcado automático y otro manual para revisar todos los detalles. Por si algo falla hay un formulario en el que los visitantes pueden avisar de cualquier bug.

La plataforma QueCovid.es está construida con tecnología libre y gratuita y sus creadores han puesto un buzón de donaciones en Paypal por si alguien quiere enviar alguna aportación simbólica para contribuir al proyecto.

§

Bonus: The MicroCOVID Project es una calculadora de riesgos de contraer la Covid-19 al realizar todo tipo de actividades: salir a pasear con otra persona, ir durante una hora a la tienda, etcétera.

The MicroCOVID Project

El resultado se calcula en microCOVIDs que son probabilidades por millón de infección (me recordó a los micromorts que te dan la probabilidad de morir por millón.) E MicroCOVID Project utiliza datos sólo de Estados Unidos, por lo que no es representativo para otros países, pero lo importante es el concepto.

(Vía @kurioso.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD