Por @Alvy — 18 de Noviembre de 2022

Twitter en derrumbe a cámara lentaTwitter está sumido en el caos. Con la llegada de Elon Musk han sido fulminados de la compañía miles de empleados de todos los departamentos, una sangría importante que de un modo u otro pasará factura. Quienes hayan seguido la evolución de los acontecimientos desde la barrera, con el cubo de palomitas, han presenciado de todo: despidos en directo (por Twitter), lanzamiento de nuevos servicios (la famosa verificación por 8 dólares en el famoso Twitter Blue), la retirada de esos mismos servicios en cuestión de horas, cambios de criterio en las normas (como con las «cuentas parodia», que ahora son roja directa), dimisiones sonadas, más despidos fulminantes, despidos de contratistas externos (especialmente, moderadores) y cambios en la trastienda de alto riesgo y dudosa efectividad.

Lo más reciente es que después de obligar a todo el mundo a trabajar en la oficina ayer se cerró todo acceso físico a las oficinas. Además, los cambios en el código fuente del servicio los debe aprobar Musk en persona uno por uno y hasta se temen sabotajes. En la red están rulando tags como #RIPTwitter y #TwitterMigration que no auguran nada bueno.

La situación es tal que ya se ha bromeado hasta con la prueba de la lechuga; exempleados e ingenieros externos temen un colapso de la plataforma ya sea repentino o por la erosión de los bugs o los cambios acometidos.

Ante esa situación el sentido común sugiere tomar algunas precauciones, como son:

  1. Hacer una copia de seguridad de lo que tengas publicado en Twitter, no va a ser que desaparezca.
  2. Eliminar lo que no necesites, especialmente los mensajes directos.
  3. Abrirte una cuenta alternativa en otro sitio.

Hacer una copia de seguridad de todo tu Twitter

Twitter Archivo de la cuenta

Por suerte Twitter ofrece una opción para descargarse toda la información de una cuenta, y además funciona bastante bien (hasta hoy al menos). Basta solicitarlo a través del menú principal en Twitter > Más opciones > Configuración y soporte > Configuración y privacidad > Tu cuenta > Descargar un archivo con tus datos.

Twitter Archivo de la cuenta

Para completar este pedido de información hay que introducir la contraseña de la cuenta, y verificar mediante correo o SMS la petición con un código de seguridad. [Nota: actualmente hacerlo con el teléfono móvil por SMS funciona sólo a veces, así que puede ser necesario recurrir al correo asociado a la cuenta como alternativa.] El resultado se recibe pasadas 24 horas, y es un archivo .ZIP que al descomprimirlo se puede abrir con el navegador, e incluye:

  • Todos los tuits, imágenes y vídeos publicados
  • Todas las respuestas, retuits, y listas
  • Todos los mensajes directos
  • Información sobre personalización y anuncios (curioso)
  • Otros resúmenes y estadísticas

Lo que no están incluidos son las listas de seguidores, las cuentas a las que sigues o las cuentas bloqueadas. Esto sólo está disponible en el Twitter «en vivo» y no se puede descargar. Existen alternativas para quien necesite hacer esto, como ListFollowers.com y similares (no lo he probado y no sé qué tipo de límites hay, la verdad).

Eliminar lo que no sea necesario

Otra recomendación que ha circulado y tiene sentido es la de eliminar los mensajes directos (DMs) que no se necesiten. Con eso se pueden evitar problemas si el servicio es crackeado, saboteado o de repente un bug permite a cualquiera acceder a las cuentas, lo que daría mal rollito.

Esto es especialmente importante para evitar la fuga de datos y el phishing. Si por ejemplo has mantenido una conversación con tu banco, tu compañía telefónica o alguna otra empresa por el estilo –típico de quejas, consultas rápidas o por problemas con las apps– quizá hayas dado el número de teléfono, DNI o una cuenta de banco para resolver un problema (asumiendo como hasta ahora que hacerlo por DM era «seguro»). Esa información puede ser muy útil para un atacante, que puede intentar engañar usando esos mismos datos haciéndose pasar por esas entidades u otras.

La propia información acerca de con quién te has comunicado puede proporcionar muchas pistas si alguien se pone a indagar sobre ti (manual o automáticamente): quizá encuentre contactos de tu trabajo, o tu familia, a los que con toda esa información se pueda engañar mediante ingeniería social para obtener más datos sobre ti y luego lanzarte un ataque de phishing (me hace gracia que en este caso se conoce como spear phishing).

¡Ah! Y, obviamente, nada de usar la misma contraseña en Twitter que en otros sitios. Cámbiala.

Alternativas a Twitter

Mastodon

Aunque alternativas a Twitter hay muchas, no hay nada como el original y será muy difícil que alguna otra red social, o similar, pueda romper el doble efecto red que requiere una transición de este tipo: (1) hacer que tu red de amigos/conocidos/cuentas interesantes deje de estar en donde está (Twitter) y (2) que todas esas cuentas pasen a estar disponibles en otra nueva red tan bien conectadas como están ahora.

En cualquier caso, la que está popularizándose con más velocidad y beneficiándose de este caos es sin duda Mastodon, que es muy parecida a Twitter en look pero no tanto en cuanto a funcionamiento y configuración. Para empezar es una red social distribuida en diversos servidores (generalmente temáticos) aunque en la práctica puedes crearte una cuenta en cualquiera de ellos. Idealmente funciona como una «Federación», de modo que puedes seguir a cualquier cuenta de (casi) cualquier servidor, y como ahora mismo algunos tienen cerradas la creación de cuentas (por exceso de peticiones) tienes que encontrar un servidor que acepte nuevas altas (y tenga tu @cuenta favorita libre).

Las cuentas en Mastodon tienen doble arroba, son algo así como:

@Microsiervos@Mastodon.Cloud

donde la primera parte es la cuenta y la segunda es el servidor. (Sí: nosotros llevamos unos días haciendo pruebas y publicando tanto en Mastodon como en Twitter por si acaso.)

Quizá la forma más simple de entender cómo funciona Mastodon es pensar en que cada usuario crea una cuenta en un blog (y hay muchos sitios que hospedan blogs, agrupados por intereses) y luego te puedes suscribir a los feeds RSS de cualquier otro usuario de la red, esté donde esté. El resto es bastante parecido, la app de Mastodon [Android, iOS] funciona bastante bien y hay otros lectores alternativos.

En fin, esta es la situación; no se ha producido el hundimiento de la plataforma pero actualmente parece ir más a la deriva que navegando con buen rumbo. Para las cuentas con contenidos históricos, delicados o «corporativos» quizá sea interesante seguir estos consejos. Puede que no pase nada o puede que Twitter acabe como el Titanic, reposando en el fondo de algún datacenter oscuro y lúgubre. Por si acaso, ¡que no te pillen sin haberlo previsto!

Bonus:

  • Fedifinder (es fiable, doy fe) sirve para conectar la cuenta de Twitter, ver a quienes sigues y traspasar esos usuarios a sus equivalentes (si existen) en Mastodon. Funciona bien, pero de momento sólo el ~5% de las cuentas parecen haberse movido (y muchas no tienen actividad o nunca se trasladarán).
  • Las cuentas verificadas (especialmente las corporativas) encontrarán útil Fedified, que es una especie de verificador extra que mantiene un listado de cuentas de Mastodon que tienen equivalente en una cuenta de Twitter verificada. Basta seguir el paso-a-paso para asegurarse que en caso de problemas la cuenta de Mastodon es de quien dice que es. (Para las cuentas no-verificadas por Twitter no sirve.)

Otras lecturas interesantes de gente que sabe de esto:

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Wicho — 14 de Noviembre de 2022

AST SpaceMobile, dentro de su objetivo de crear una constelación de satélites que dé acceso a telefonía 5G de verdad acaba de desplegar la enorme antena de 64 metros cuadrados de su satélite de prueba BlueWalker 3. Según la empresa, es la antena de su tipo más grande jamás desplegada en el espacio.

A diferencia de lo que ofrecen Apple con el iPhone 14 y Huawei con el Mate 50, los satélites de AST Mobile permitirán que cualquier teléfono móvil que soporte 5G pueda hacer y recibir llamadas desde cualquier lugar del mundo, así como enviar y recibir datos. Quizás no a la velocidad tope que ofrecen las estaciones de telefonía en tierra, pero en cualquier caso sin limitaciones muy significativas como las que tendrá el sistema prometido por SpaceX y T-Mobile.

BlueWalker3 desplegado en la factoría en la que fue ensamblado; hay personas a su alrededor que permiten hacerse una idea de su enorme tamaño
BlueWalker 3 antes de ser plegado para su lanzamiento – AST SpaceMobile

Lo que pasa es que para eso necesitan unas antenas enormes. Y a pesar de que la del BlueWalker 3 tiene la mitad de superficie que las satélites de producción BlueBird que tienen pensados ya hay informes de observaciones que le dan magnitud +1. Eso es similar a la de Saturno cuando brilla menos. Así que lo más probable es que mucho antes de que sepamos cómo funciona el satélite en la tarea para la que ha sido diseñado sospecho que veremos cómo interfiere en observaciones astronómicas con la cantidad de luz que va a reflejar. Puedes intentar comprobarlo con tus propios ojos con esta tabla de pasos visibles.

De nuevo estamos ante un enfrentamiento entre la necesidad de dar conectividad –en especial a quienes no la tienen, no a quienes la perdemos esporádicamente– y la de proteger los cielos oscuros.

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Wicho — 7 de Noviembre de 2022

Un antílope comiendo palomitas

Llevo desde que se confirmó la compra de Twitter por parte de Elon Musk siguiendo el proceso como cuando sabes que va a ocurrir algo horrible pero no puedes dejar de mirar. Ha insultado a las personas que lo usan. Ha conseguido espantar a anunciantes importantes que, al menos por ahora, se han apartado de la plataforma. Ha puesto en marcha despidos de dudosa legalidad en los que de hecho se ha pasado tanto de la rosca que a las pocas horas la empresa tuvo que preguntar a algunas personas si estarían dispuestas a volver. Parece dispuesto a vender la verificación de las cuentas por ocho dólares al mes, en fin…

De hecho hasta ha conseguido que Volker Türk, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, haya publicado un hilo al respecto. En él menciona un par de cosas que son las que a mí más me preocupan porque Musk dice ser un absolutista de la libertad de expresión, al menos tal y cómo él la entiende. Y yo creo que la libertad de expresión tiene límites. Aunque da igual lo que yo crea; lo dice la ley. Y Musk tendrá que acatar las leyes de aquellos sitios en los que quiera que opere Twitter, por muchos millones que tenga.

Del hilo de Türk:

No hay lugar para el los discursos de odio en Twitter. La ley de derechos humanos es clara: la libertad de expresión no se extiende al odio que incita a la discriminación, la hostilidad o la violencia. La política de Twitter que prohíbe este tipo de discursos es imprescindible.

La libertad de expresión no es una carta blanca. Ayúdanos a detener la difusión viral de desinformación perjudicial, como la que vimos durante la pandemia de Covid-19 en relación con las vacunas. No amplifiques contenidos que resulten perjudiciales para los derechos de las personas.

Sobre eso, Musk ha prometido un consejo de moderación con puntos de vista muy diversos. Y que no se tomará ninguna decisión importante sin que el consejo se reúna antes. Veremos.

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Alvy — 7 de Noviembre de 2022

SuperBOE

Jaime Gómez-Obregón, uno de nuestros hackers hiperactivos favoritos de la internet española, ha lanzado en unos pocos días un invento llamado SuperBOE. Es básicamente una versión más legible del BOE (Boletín Oficial del Estado) adaptada adecuadamente para Internet, es decir, aprovechando la existencia de los hiperenlaces y otros detalles.

Cuenta que la idea le sobrevino en los corrillos de una charla en la que se percató que mucha gente lee el BOE (o tiene que hacerlo, por trabajo) pero que su diseño y tipografía no sólo son pésimos, sino que además están pensadas para el vetusto papel o sus equivalentes en PDF; no aprovechan las características de las herramientas de diseño y autoedición (tipografías, estilos) ni de internet/HTML (hiperenlaces, CSS…)

El resultado le llevó a programar una forma de descargar el XML original y adaptar esos contenidos con diferentes estilos HTML/CSS. Ya puestos, añadió hacks para que si por ejemplo se menciona en algún sitio algo como «Ley 463/2020 de 14 de marzo» eso se convierta mágicamente en un hiperenlace a la ley en cuestión. Tiene lógica, ¿no?

SuperBOE

El resultado –todavía en fase experimental– permite ver una demo en la que se maquetan unas páginas del BOE en cinco estilos diferentes, que entonces generan un PDF que se puede ver o imprimir. Ahora mismo Jaime sigue recogiendo ideas y aportaciones para irlo mejorando. Naturalmente, esto sería un megaproyecto, pero la forma de hacerlo ya está demostrada: con voluntad y poniendo manos a la obra. Lo que se puede ver hoy surgió hace tan solo 8 días, así que se puede hablar de un proyecto prácticamente creado a velocidad de hackatón en tiempo récord. Le deseamos un brillante futuro.

Bonus: aunque ya lo hemos citado otras veces, y por si alguien no lo conoce todavía, un enlace a El BOE nuestro de cada día de Civio, una versión inteligentemente revisada y explicada de forma divulgativa cada día por la admirable Eva Belmonte.

Compartir en Flipboard Tuitear