Logo Lainformacion.com
< El número 2 de la revista de Amazings, al 75 por ciento de ser editado
P2i, un polímero que repele el agua >

Michael Geist sobre el tratado ACTA: no mola nada

Aunque cada vez hay más países que se están descolgando y que afirman que no ratificarán el tratado ACTA nunca hay que despreciar el poder de los lobbies estadounidenses y de su gobierno, así que no está de más repasar este vídeo en el que Michael Geist, profesor de derecho de Internet en la Universidad de Ottawa, habla de los problemas que ve en el tratado.

El texto que lee a la Comisión de Comercio Internacional de la Unión Europea está disponible al completo en Assessing ACTA: My Appearance Before the European Parliament INTA Workshop on ACTA, pero su resumen es este:

Este informe concluye que el daño causado por ACTA sobrepasa con mucho sus potenciales beneficios. Dado el efecto corrosivo de ACTA en la transparencia de las negociaciones internacionales, el daño a las instituciones internacionales que tratan de la propiedad intelectual, la exclusión de la mayoría del mundo en desarrollo del ámbito del acuerdo, las cantidad de provisiones potencialmente peligrosas, y los dudosos beneficios a la hora de luchar contra las falsificaciones, hay amplias razones para que público y políticos rechacen el acuerdo en su forma actual. Al hacer esto los gobiernos ayudarían a restablecer la confianza en el sistema global de propiedad intelectual y abrirían la puerta a una nueva ronda de negociaciones basadas en la transparencia, inclusión, y toma de decisiones basadas en evidencias.

El tema de la falta de transparencia ya lo hemos mencionado muchas veces, lo de no incluir a los países en los que se fabrican la mayor parte de los productos falsificados del mundo es un poco como WTF, y algo en lo que incide mucho Geist es que aunque el tratado no incluye casi ninguna provisión que sea obligatoria, teme que si se ratifica los gobiernos que lo hagan tiendan a interpretar esta flexibilidad del lado de acabar por convertir en obligatorias las provisiones más restrictivas del tratado.

Por ahora habrá que esperar a que el Tribunal de Justicia de la UE decida sobre la legalidad de este tratado, pero desde luego no hay que bajar la guardia.

Pero no deja de ser curioso que en los Estados Unidos, principal promotor del tratado, no tengan muy claro si este es vinculante o no al haber sido mantenida su negociación fuera del Congreso.

Actualización 6 de marzo: hay más información sobre esta comparecencia en ACTA en el Parlamento Europeo: Entrevista con Michael Geist.

(Vía Boing Boing).