Por @Wicho — 7 de Octubre de 2013

Caos organizado en un almacén de Amazon
Caos organizado en un almacén de Amazon - La foto es de Matt Cardy y está en What It Looks Like Inside Amazon.com

Con el enorme volumen de negocio de Amazon y la cantidad de pedidos que tiene que procesar cada día siempre supuse que necesitaría un sistema de gestión de almacenes enormemente sofisticado.

Y eso es así, pero al parecer no de la manera en la que yo pensaba.

Según se puede leer en The Amazon Warehouses los almacenes utilizan un sistema conocido como almacenamiento caótico para optimizar su funcionamiento.

Esto quiere decir que en lugar de tener el espacio del almacén dividido por categorías de productos todo –casi todo– se mezcla colocándolo en el primer hueco disponible, algo que controla una gran base de datos que registra todas las entradas y salidas, lo que hay en cada hueco, y cuales están libres.

Así, cada producto recibe un código de barras que se asocia con cada uno de los huecos de almacenamiento, de tal forma que te puedes encontrar robots de cocina al lado de un libros al lado de sonajeros y de zapatillas de correr.

Las ventajas, según el autor del artículo, que trabajó en uno de esos almacenes, son que el espacio se optimiza ya que se puede rellenar tan pronto como un hueco queda libre y entra otro producto, independientemente de la naturaleza de esta, y que los empleados nuevos no necesitan aprenderse la distribución del almacén.

Otra cosa que hace el sistema de gestión del almacén es preparar rutas optimizadas para el personal, de tal forma que cuando uno sale a recoger cosas está recogiendo objetos sin saber para cuantos pedidos son ni lo que están recogiendo.

Eso sí, para trabajar en uno de estos almacenes hay que ser capaz de recorrer unos cuantos kilómetros al día caminando rápido.

La excepción a este sistema de almacenamiento caótico son cosas que se mueven mucho, como por ejemplo el best seller de turno, o los que son demasiado grandes y pesados, que sí necesitan un área de almacenamiento aparte.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear