Por @Alvy — 8 de Diciembre de 2015

Oldweb Today
Hiperespacio – el eslabón perdido entre las páginas personales y Microsiervos allá por 1999

Toda una experiencia rememorar con Oldweb.today cómo era navegar en épocas remotas de la Web: basta elegir el navegador web, el sistema operativo y la dirección de la página web. Un poco de magia y… ¡Voilà! Si existía en aquella época aparecerá tal cual era.

Las páginas son navegables, aunque cualquier objeto demasiado pesado o complejo para la época (vídeos, banners, imágenes) quizá no esté archivado – y de hecho un alto porcentaje de los enlaces no funcionarán. Pero permite hacerse una idea de cómo era la Web de la época, los navegadores con los que se surfeaba la superautopista de la información (casi todos los botones funcionan) y el resultado de la experiencia. Hay quien dice que incluso todo parece ralentizado a propósito para hacer más lenta, espartana y miserable la experiencia – ¡como debe ser!

Pero además de la lagrimilla de añoranza –y de comprobar que si tenías una página en aquella época todavía existe en algún lugar– más interesante es quizá el complejo montaje técnico que hay entre bambalinas para que todo esto sea posible, una combinación de servicios y software abierto con un único paradójico objetivo: hacer que el ordenador funcione «a la antigua» de forma realista. Y es que se usa el software original de la época.

Para empezar se utilizan contenedores Docker para gestionar las diversas sesiones entre las diferentes máquinas del servicio. En cada uno de ellos hay emuladores como Wine, Basilisk y SheepShaver para ejecutar los navegadores antiguos en versiones no menos antiguas de los diferentes sistemas operativos (Windows, Mac OS, Linux). Pywb hace de proxy. Con Memento y MemGator se accede a los archivos de la colección de NoVNC sirve para la transferencia remota de las pantallas a los documentos HTML.

Toda una maravilla técnica y una gozada de experiencia, aunque por salud mental tampoco se recomienda pasar largo rato a esas velocidades de vértigo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear