Logo Lainformacion.com
< Vuelve la Estrella de la Muerte (y destruye la Enterprise)
Robot trepador >

EE.UU. llama pirata a medio mundo

Esta página fue publicada originalmente La Voz de Galicia, diario en el que nos han fichado como colaboradores para publicar una página sobre tecnología, ordenadores, Internet y esas cosas en la sección de Sociedad.

EE.UU. llama pirata a medio mundo,
La Voz de Galicia 10 de mayo de 2009.

Un informe de la Administración estadounidense insta al Gobierno español a ser más duro en la lucha contra las descargas ilegales de archivos a través de Internet

Cada año la Oficina de Representación del Comercio de Estados Unidos publica la llamada Lista 301, en la que se informa acerca de cómo está el asunto de la protección de los derechos de propiedad intelectual en aquellos países con los que mantiene algún tipo de relación comercial, que por supuesto no son pocos.

En la lista de este año figura por segundo año consecutivo España, aunque no entre los peores infractores, sino en la llamada «lista de vigilancia», junto con muchos otros países de nuestro entorno, como Finlandia, Grecia, Hungría, Italia, Noruega, Polonia, la República Checa, Rumanía y Ucrania.

Pero lo peor del asunto es que el informe en cuestión se permite urgir enérgicamente al Gobierno español a declarar ilegal el uso de las redes P2P y a anular la circular del fiscal general del Estado de mayo del 2006 que dice que el intercambio de archivos protegidos por derechos de autor no es un delito siempre que no tenga ánimo de lucro y que ha sido la base de cada vez más sentencias de absolución libres en los casos en los que se ha llevado a juicio a usuarios de estas redes o a responsables de sitios web de los que se pueden descargar archivos para bajar contenidos de estas redes.

También se permite criticar a los jueces que han emitido estas sentencias, cuando en realidad lo que están haciendo es su trabajo y cumplir la ley absolviendo a estas personas, pues si algo no es delito, lógicamente un juez no puede condenar a nadie por realizar esa actividad.

Otra cosa será cuando se vayan resolviendo los casos que la SGAE está iniciando por la vía civil, en la que sí cabe la posibilidad de que se produzcan sentencias condenatorias si los jueces estiman que se ha producido un ilícito civil por compartir archivos utilizando redes P2P.

La lista en cuestión, además, podría acarrear sanciones económicas o comerciales contra los países incluidos en ella.

Una falta de respeto
Personalmente, sin ser ni abogado ni político, todo esto me parece una enorme falta de respeto para nuestro sistema judicial y un intento de injerencia en él difícilmente justificable, a pesar de que entiendo que Estados Unidos quiera defender su poderosa industria audiovisual, que efectivamente tiene un problema -como todas las del resto del mundo, por otra parte- con el asunto de las descargas vía Internet, pero creo que la vía legal no es la forma, no al menos con el enfoque restrictivo que se le viene dando hasta ahora.

En Estados Unidos, por ejemplo, la Digital Millennium Copyright Act, una ley de 1996 sobre derechos de autor, convierte en un crimen el saltarse los sistemas de protección de un soporte como un deuvedé, y esta misma semana, ante la petición de la comunidad educativa de que se le dé una exención para poder extraer contenido de estos discos para su uso en las aulas sin cometer un delito, la Motion Picture Ass of America les respondía que lo mejor que podían hacer era grabar con una cámara de vídeo apuntada a un televisor las imágenes y sonido que les interesen del deuvedé en lugar de utilizar alguna herramienta ilegal para extraer esos contenidos.

Protección
Y ojo, que tampoco hace falta ahora que nos vayamos a Estados Unidos para encontrarnos con situaciones absurdas. Sin ir más lejos, cada deuvedé grabable que se adquiere en España va gravado con un canon por el derecho a copia privada que nos asiste a todos los ciudadanos, con lo que deberíamos poder usarlo para grabar una copia de seguridad de nuestros discos y así evitar que los niños los estropeen, pero resulta que esos discos vienen protegidos contra copia y aunque no es difícil encontrar programas que se salten esas protecciones, es algo que no está al alcance de todo el mundo.

Así que espero que nuestro ejecutivo no se tome muy a pecho la Lista 301, y que además se le vayan pasado las ganas que había expresado de sacar adelante una ley de las conocidas como norma de tres avisos, que serviría para poder privar a los ciudadanos de su conexión a Internet si se considera que la utilizan para descargar contenidos sometidos a derechos de autor, en especial cuando el Parlamento Europeo rechazaba esta misma semana el Paquete de Telecomunicaciones por no incluir garantías legales frente a la adopción de este tipo de leyes que impidan estas desconexiones sin que medie antes una decisión judicial.

Hacia dónde va la sociedad
La sociedad, gracias a las herramientas que la tecnología ha puesto a su disposición, está tirando claramente hacia otro lado, y mal que le pese a la industria audiovisual, tendrá que adaptarse a ese cambio, algo que no se logrará mediante prohibiciones difíciles, si no imposibles de imponer, y que como hemos visto en muchos casos dan lugar a situaciones ridículas.

Por cierto, que no sé si tiene algo que ver, pero igual los políticos tendrían que reflexionar un poco sobre el hecho de que en Suecia el Partido Pirata se ha convertido en la tercera fuerza política del país al haber triplicado su número de afiliados en las poco más de tres semanas que han pasado desde que se publicó la sentencia condenatoria contra los responsables de The Pirate Bay, un conocido sitio para localizar archivos P2P. Los promotores del sitio (Peter Sunde, Gottfrid Svartholm Warg, Fredrik Neij y Carl Lundström ) podrían enfrentarse también a la Justicia italiana.