Por @Alvy — 22 de Mayo de 2013

Distributed Denial of Service Actions and the Challenge of Civil Disobedience on the Internet, una tesis de Molly Saunders que examina la relación de los ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS) y el activismo político, (vía Schneier).

Internet sirve como medio de comunicación, expresión y organización entre las personas. Cuando hay un mensaje que transmitir se corre la voz, la gente se organiza; la red se convierte en la principal zona en la que se llevan a cabo esas actividades. Estando conectados la gente firma peticiones, investiga historias y rumores, amplifica enlaces y vídeos, dona dinero y muestra apoyo a causas de muchas formas. Pero también hay espacio para las tácticas disruptivas y de desobediencia civil equivalentes a las manifestaciones, ocupaciones y sentadas: los ataques DDoS (…) Pero uno de los problemas del sistema legal es que no hace diferenciación alguna entre la desobediencia civil y la actividad criminal «normal» de Internet, algo que sí que sucede en el Mundo Real.

Parece un caso claro en el que lo que para uno es un derecho fundamental para otros es un crimen, etcétera.

Bueno, ahí lo dejo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear