Por @Alvy — 25 de Agosto de 2014

Musica-Riaa

En este gráfico de la RIAA se puede ver claramente cómo ha sido la evolución de los ingresos de los años 80 a esta parte en el mundo de la música, dividiendo los totales entre los diferentes tipos de ingresos y formatos que han existido en todo este tiempo.

A la izquierda de la gráfica aparecen los formatos comunes de los años 80 como el vinilo y las cintas de cassette, con el entonces ya mítico 8 pistas danzando por ahí; hacia 1985 comienza a despuntar el CD que en los 90 destrona a las cintas.

Poco antes ya habían surgido los vídeos musicales, que aunque pequeños siempre han tenido su cuota – aunque hoy en día ha pasado a ser casi insignificante. En cambio en 2004-2005 las descargas comienzan a arrasar, igual que lo hiciera el CD en su día y aparecen nuevos inventos como los tonos para móvil y las suscripciones.

Queda simpático el repunte de los vinilos en los últimos 4-5 años, ¿volverá a verse un fenómeno igual? ¿Qué sucedería si incluyéramos los conciertos en directo y otro tipo de actuaciones en este gráfico?

Si extrapoláramos los datos según la gráfica al CD le quedarían todavía una década más o menos; las descargas deberían dominar durante las próximas dos para dar paso a las suscripciones, que puede que incluso sean más importantes de aquí a 20 o 25 años. Pero eso son ya cifras mayores y, como para quien predice el clima, un tanto complicado de «acertar».

(El gráfico original es de drahardja; puede verse ampliado aquí.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear