Por @Wicho — 12 de Marzo de 2017

Esquema de la propuesta original

En el día en el que se cumplen 28 años de que Tim Berners–Lee presentara su primera propuesta de lo que terminaría siendo la web que hoy conocemos su creador escribe en The Guardian acerca de tres cosas que hay que cambiar para salvarla:

  1. Hemos de recuperar el control de nuestros datos. Por mucho que aceptemos que nuestros datos son la moneda de pago para utilizar de forma «gratuita» algunos servicios deberíamos poder tener un cierto control acerca de qué información se almacena sobre nosotros y de con quién y cómo se comparte. Y eso por no meternos en la posibilidad de que las autoridades puedan tener acceso a toda esa información, algo especialmente en regímenes en los que los derechos humanos no son precisamente una prioridad
  2. La facilidad con la que se diseminan informaciones falsas. Hemos de exigir a empresas como Google o Facebook que pongan los medios para poner coto a esto y necesitamos también que sean más transparentes acerca de los algoritmos que usan para decidir qué información nos muestran.
  3. La propaganda política en línea necesita transparencia y que entendamos cómo funciona. Mostrar según qué cosas a unos usuarios u otros permite a los partidos políticos decir unas cosas a unos y otras –quizás opuestas– a otros. ¿Es eso democrático?

En sus propias palabras:

Son problemas complejos y las soluciones no serán simples. Pero ya hay algunos caminos claros para progresar en esto. Tenemos que trabajar junto con las empresas que están en la web para buscar un equilibrio que devuelva un control razonable de sus datos a la gente, incluyendo el desarrollo de nuevas tecnologías como repositorios de datos personales y explorar modos de negocio alternativos como suscripciones y micropagos. Debemos luchar contra los gobiernos que se pasan de rosca con las leyes de vigilancia, incluso a través de los juzgados si es necesario. Tenemos que luchar contra la desinformación animando a las empresas que controlan el flujo de ésta como Google y Facebook para que continúen con sus esfuerzos para combatir este problema, aunque al mismo tiempo hay que evitar la creación de ningún tipo de entidad que pueda decidir que es «verdad» o no. Necesitamos saber más acerca de los algoritmos para poder entender cómo se toman decisiones importantes que afectan a nuestras vidas, y quizás una serie de principios comunes que seguir. Necesitamos eliminar con urgencia el «punto ciego» que las leyes que reguñan las campañas políticas tienen en lo que se refiere a Internet.

Entre todos hemos construido la web que tenemos, y ahora es cosa de todos construir la web que queremos – para todos.

(Vía Enrique Dans).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear