Por @Alvy — 9 de Junio de 2011

¿Puedo ser tu amigo? ¿Me dejas escribir en tu escaparate? Permíteme que te enseñe mis fotos privadas… ¡Voy a seguirte, voy a seguirte! Las situaciones serían tan ridículas que han dado hasta para un argumento de una ópera en Londres, Two Boys, que trata sobre

Los «peligros» de vivir nuestras vidas online.

Actualización: Como bonus, Mi vida como Facebook en versión hispana, el que sería el corto equivalente de Qué vida más triste (¡Gracias por el aviso, @comandantetom.)

Compartir en Facebook  Tuitear