Por @Wicho — 16 de Febrero de 2010

El que Sebastián no vea mal la posibilidad -lanzada hace unos días por el presidente de Telefónica, César Alierta- de cobrar a los buscadores por el uso que hacen de las redes de la operadora pone de manifiesto lo poco que le preocupa o lo mucho que ignora acerca del principio de neutralidad de la Red, que dice que toda información que circule por ella debe ser tratada por igual, independientemente de su origen, destino y contenido, algo que hasta ahora ha sido uno de los pilares de su funcionamiento.

Gracias a ella ninguna empresa que tenga una idea de negocio en Internet se ve frenada o impedida por la necesidad de llegar a un acuerdo con las operadoras para que el funcionamiento de su servicio no sea castigado frente al de otras, algo que favorece claramente la innovación.

Además, mantener la neutralidad de la Red no implica que las operadoras no puedan ofrecer distintas velocidades de navegación, como de hecho ya hacen y a lo que nadie se opone.

Por otro lado, Alierta no parece ser consciente de que sin el concurso de empresas que ofrezcan en Internet servicios atractivos para los usuarios nadie contrataría una ADSL o similar porque ¿para qué le serviría?

En este sentido, el querer cobrarle a los buscadores o a quien sea es tirar piedras contra su propio tejado, ya que nada impediría a los abonados de Telefónica cambiarse a otra operadora que no hiciera estos distingos, lo que indica que quizás Alierta no entienda tampoco muy bien el negocio de su propia empresa.

{ Publicado originalmente en La Voz de Galicia, donde colaboramos habitualmente }

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear